• Homo consciens

El neoliberalismo nos manipula para que luchemos contra el cambio climático como individuos



Deje de obsesionarse con cuan ecologicamente vive - y empiece a luchar colectivamente contra el poder corporativo


Fuente: The Guardian - Martin Lukacs - Julio 2017

¿Le aconsejarías a alguien que apague una casa en llamas con toallas mojadas? ¿Que traiga un matamoscas a un tiroteo? Sin embargo, el consejo que escuchamos sobre el cambio climático apenas podría estar más fuera de sintonía con la naturaleza de la crisis.


El correo electrónico en mi bandeja de entrada la semana pasada ofrecía treinta sugerencias para hacer más verde mi espacio de oficina: usar bolígrafos reutilizables, redecorar con colores claros, dejar de usar el ascensor.


De vuelta a casa, una vez subido por las escaleras, podría seguir con otras opciones: cambiar mis bombillas de luz, comprar verduras locales, comprar electrodomésticos ecológicos, poner un panel solar en mi techo.


Y un estudio publicado el jueves afirmaba que había descubierto la mejor manera de luchar contra el cambio climático: Abandonar la idea de tener un hijo.


Estas exhortaciones generalizadas a la acción individual - en anuncios corporativos, libros de texto escolares, y las campañas de los principales grupos ambientalistas, especialmente en occidente - parecen tan naturales como el aire que respiramos.


Pero mientras nos ocupamos de hacer más ecológicas nuestras vidas personales, las corporaciones de combustibles fósiles están haciendo que estos esfuerzos sean irrelevantes. El desglose de las emisiones de carbono desde 1988? Un centenar de empresas son responsables de un asombroso 71%. Si seguimos jugando con nuestros objetos reciclados, seguirán incendiando el planeta.


La libertad de estas corporaciones para contaminar - y la obsesión en focalizarse en cambios débiles de estilo de vida - no es un accidente. Es el resultado de una guerra ideológica, librada en los últimos 40 años, contra la posibilidad de la acción colectiva. Con un éxito devastador, no es demasiado tarde para revertirla.


El proyecto político del neoliberalismo, llevado a la cúspide por Thatcher y Reagan, ha perseguido dos objetivos principales. El primero ha sido el de desmantelar cualquier barrera al poder privado. El segundo ha sido el poner esas barreras al ejercicio de cualquier voluntad pública democrática.


Sus políticas típicas de privatización, desregulación, recortes de impuestos y acuerdos de libre comercio: han permitido a las corporaciones acumular enormes beneficios y tratar la atmósfera como un vertedero de aguas residuales, y han obstaculizado nuestra capacidad, a través del instrumento del Estado, para planificar nuestro bienestar colectivo.


Cualquier cosa que se parezca a un control colectivo del poder corporativo se ha convertido en un objetivo de la élite para que no suceda: el lobby y las donaciones corporativas, vaciando las democracias, han obstruido las políticas ecológicas y han mantenido los subsidios a los combustibles fósiles fluyendo; y los derechos de asociaciones como los sindicatos, el medio más efectivo para que los trabajadores ejerzan el poder juntos, han sido socavados siempre que ha sido posible.


En el mismo momento en que el cambio climático exige una respuesta pública colectiva sin precedentes, la ideología neoliberal se interpone en el camino. Por eso, si queremos reducir rápidamente las emisiones, tendremos que superar todos los mantras del libre mercado: volver a poner los ferrocarriles, los servicios públicos y las redes de energía bajo control público; regular a las empresas para que eliminen gradualmente los combustibles fósiles; y aumentar los impuestos para pagar las inversiones masivas en infraestructuras preparadas para el clima y la energía renovable, de modo que los paneles solares puedan estar en los tejados de todo el mundo, y no sólo en los de aquellos que pueden permitírselo.


El neoliberalismo no sólo ha garantizado que esta agenda sea políticamente irrealista: también ha tratado de hacerla culturalmente impensable. Su celebración del interés propio competitivo y el hiper-individualismo, su estigmatización de la compasión y la solidaridad, ha deshilachado nuestros lazos colectivos. Ha difundido, como una insidiosa toxina antisocial, lo que Margaret Thatcher predicaba: "No existe tal cosa como la sociedad".


Los estudios muestran que las personas que han crecido en esta época se han vuelto más individualistas y consumistas. Empapados de una cultura que nos dice que nos consideremos consumidores en lugar de ciudadanos, autosuficientes en lugar de interdependientes, ¿es de extrañar que tratemos un tema sistémico convirtiendolo en esfuerzos individuales e ineficaces? Todos somos hijos de Thatcher.


Incluso antes del advenimiento del neoliberalismo, la economía capitalista había prosperado en la creencia de que sufrir cualquiera de los problemas estructurales de un sistema explotador - pobreza, desempleo, mala salud, falta de satisfacción - era, de hecho, una deficiencia personal.


El neoliberalismo ha tomado esta culpa internalizada y la ha recargado. Le dice a uno que no sólo debe sentirse culpable y avergonzado por no conseguir un buen trabajo, estar muy endeudado y demasiado estresado o sobrecargado de trabajo para pasar tiempo con sus amigos. Ahora también eres responsable de soportar la carga de un posible colapso ecológico.


Por supuesto necesitamos que la gente consuma menos e innovar en alternativas de bajo carbono - construir granjas sostenibles, inventar almacenes de baterías, difundir métodos de cero desechos. Pero las elecciones individuales serán más importantes cuando el sistema económico pueda ofrecer opciones ambientales viables para todos, no sólo para unos pocos ricos.


Si no se dispone de un transporte masivo asequible, la gente se desplazará en coche. Si los alimentos orgánicos locales son demasiado caros, no dejarán de ir a las cadenas de supermercados que consumen muchos combustibles fósiles. Si los bienes baratos producidos en masa fluyen sin cesar, comprarán y comprarán y comprarán. Esta es la estafa del neoliberalismo: persuadirnos para que abordemos el cambio climático a través de nuestros bolsillos, en lugar de a través del poder y la política.


El ecoconsumismo puede expiar su culpa. Pero sólo los movimientos de masas tienen el poder de alterar la trayectoria de la crisis climática. Esto requiere de nosotros, primero, romper con el hechizo mental lanzado por el neoliberalismo: dejar de pensar como individuos.


La buena noticia es que el impulso de los humanos por unirse es inextinguible - y el imaginario colectivo ya está haciendo un retorno político. El movimiento por la justicia climática está bloqueando oleoductos, forzando la desinversión de billones de dólares, y ganando apoyo para economías de energía 100% limpia en ciudades y estados de todo el mundo. Se están estableciendo nuevos lazos con Black Lives Matter, los derechos de los inmigrantes e indígenas y las luchas por mejores salarios. Tras estos movimientos, los partidos políticos parecen finalmente dispuestos a desafiar el dogma neoliberal.


Ninguno más que Jeremy Corbyn, cuyo Manifiesto Laboral expuso un proyecto redistributivo para abordar el cambio climático: reorganizar públicamente la economía e insistir en que los oligarcas corporativos tengan algún límite. La noción de que los ricos deberían pagar su justa cuota para financiar esta transformación fue considerada risible por la clase política y los medios de comunicación. Millones no estaban de acuerdo. La sociedad, que durante mucho tiempo se dijo que se había ido, ahora ha vuelto con fuerza.


Así que cultiva algunas zanahorias y súbete a una bicicleta: te hará más feliz y saludable. Pero es hora de dejar de obsesionarse con lo personalmente verde que vivimos - y empezar a luchar colectivamente el poder corporativo.


#neoliberalismo #individuo #sociedad #crisisclimatica #soluciones

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com