• Homo consciens

El nuevo peso del lobby del "decrecimiento"


La figura del decrecimiento, Aurélien Barrau tiene 155.000 suscriptores en su canal de YouTube

Fuente: Les Echos - Por Florent Vairet - 26 de junio de 2020

El confinamiento dio nueva vida al movimiento decrecentista, que vio cómo sus ideas atraían a cada vez más franceses sometidos a un estilo de vida más lento.


A 1.400 kilómetros de París, al este de Budapest, Vincent Liegey dirige Cargonomia, un laboratorio experimental sobre el decrecimiento. "Un espacio para hacer preguntas, profundizar en la teoría y probar aplicaciones concretas en torno al decrecimiento", explica. Todos los años, acoge a estudiantes franceses que vienen a confrontar su deseo de "menos".


En los últimos doce meses, alrededor de treinta de ellos han completado una pasantía allí. El perfil está lejos del estereotipo de la licenciatura altermundista en sociología. Encontramos estudiantes formados en Sciences Po, en escuelas de negocios o de ingeniería. Recientemente, dos estudiantes de la Central de Nantes, que pasaron por Cargonomia, publicaron un informe sobre el tema "Repensar el papel del ingeniero desde la perspectiva del decrecimiento". "Vienen a cuestionar el sistema, a mover las líneas", informa Vincent Liegey, quien ha sido un defensor del decrecimiento en los últimos diez años.


Cuando no está en Hungría, este ingeniero de formación visita las escuelas francesas para participar en los debates. "Las salas de conferencias están llenas", dice. El día después de nuestra entrevista, debería haber hablado en la apertura del foro de ingeniería sostenible de la Universidad Tecnológica de Compiègne, que fue cancelado debido a la crisis sanitaria. Prueba de que las ideas a favor del decrecimiento han hecho grandes progresos, ahora incluyen el campo de las posibilidades, en el corazón de la educación superior.


La desconfianza observada durante los años 1990-2000, durante los cuales los pensadores franceses del decrecimiento Serge Latouche (economista), Paul Ariès (politólogo) o Pierre Rabhi (filósofo y agricultor) fueron dinamizadores de los medios de comunicación, parece lejana. Desde entonces, el movimiento a favor de la "feliz sobriedad" se ha hecho más estructurado. Ahora se apoya en grupos de reflexión como el Instituto Momentum, que reflexiona sobre las formas de salir de la sociedad industrial, el Comité Adrastia, que sensibiliza sobre la colapsología y los riesgos inminentes de colapso de la civilización, y una plétora de pensadores y grupos menos visibles.


Los libros más vendidos han popularizado la idea de que el crecimiento ya no es deseable. El libro de Pablo Servigne y Raphaël Stevens, "Comment tout peut s'effondrer" (2015), vendió más de 120.000 ejemplares, según Le Seuil, con una aceleración de las ventas en los últimos meses. Los decrecentistas están incluso eligiendo cabezas para las elecciones. El movimiento municipalista, aunque polimorfo y escurridizo, ilustra esta oleada. Los resultados son más o menos honrosos según la comuna, como en Montpellier, donde el candidato ha estado cerca del 10%.


EL decrecimiento se mete, incluso, en los comités de la Asamblea Nacional. La ex Ministra de Ecología y diputada de Deux-Sèvres, Delphine Batho, declaró en noviembre de 2019 durante el examen de la ley antidesechos: "No hay ninguna disociación entre el crecimiento económico y el de las emisiones de gases de efecto invernadero. El crecimiento del PIB se basa en el consumo de energía y materiales. Los límites globales están siendo explotados. "Y ni la izquierda, ni siquiera el mundo político, tiene el monopolio de este tema. Recordemos que en 2015, el Papa Francisco escribió en su encíclica "Laudato Si": "Sabemos que el comportamiento de los que consumen y destruyen cada vez más es insostenible. Por eso ha llegado el momento de aceptar un cierto decrecimiento. »


Desde entonces, sus palabras han encontrado una resonancia en los corazones de algunos católicos. Ha habido una toma de posesión de la Iglesia sobre este tema, porque es una buena manera de reciclar un antiguo trasfondo religioso en torno al ascetismo", dijo Paul Ariès al "Le Monde". El rechazo del desarrollo va de la mano de la voluntad de no tocar la naturaleza o la propia concepción del hombre. »


La mayoría de los franceses quieren ir más despacio

El "lobby" del decrecimiento es ahora proteico, con prioridades que varían según las corrientes: reducir el consumo de la población, cambio de actitud de los industriales, disminución pura y simple del PIB. El pasado mes de octubre, una encuesta de Odoxa mostró que el 54% de los franceses piensa que la forma más eficaz de resolver los problemas ecológicos y climáticos es "cambiar fundamentalmente nuestro estilo de vida, nuestros viajes y reducir drásticamente nuestro consumo". En abril, en el corazón del encierro, el Instituto Viavoice subraya a su vez que el 69% considera necesario "frenar el productivismo y la búsqueda perpetua de rentabilidad".


Pero es sobre todo el confinamiento lo que llevo agua para el molino decrecentista "No estamos soñando: nuestro sueño de decrecimiento es posible", escribió un grupo de intelectuales en un editorial publicado en "Libération" en abril. Al mismo tiempo, los vídeos publicados en YouTube por Aurélien Barrau, astrofísico y partidario de una revolución ecológica, vieron cómo su audiencia se elevaba de varias decenas de miles a unos pocos cientos de miles de vistas.


"La dinámica era interesante antes de la crisis en Francia y Europa, pero el encierro ha obligado a la gente a frenar y salir de este estilo de vida impuesto", cree Vincent Liegey. Y subraya: "La idea provocadora del decrecimiento no es volver a la Edad de Piedra, sino abandonar la religión del crecimiento y del PIB que mide algo muy limitado. Consumamos menos para consumir mejor. Por ejemplo, dejemos de pedir camarones y aguacates que se entregan en un cuarto de hora producidos en el otro lado de la tierra. »


El contra-lobby.

Frente a esta galaxia "decreciente" que va en aumento, el contra-lobby se está organizando. El economista liberal Nicolás Bouzou no escatima esfuerzos para mostrar lo absurdo de tal idea. En Twitter escribe: "El decrecentismo" es una ideología burguesa: es el lujo de aquellos que pueden permitirse el lujo de ser más pobres. Para las clases trabajadoras, es un desastre. "Un mensaje publicado el 3 de mayo y retransmitido más de 730 veces. Prevé un resurgimiento de la malnutrición y una disminución de la esperanza de vida. "Una recesión del 10% significa menos gasto en atención de la salud", añade.


Hermano de armas en la batalla contra el decrecimiento, Olivier Babeau, presidente y fundador del Instituto Sapiens, también dispara. En respuesta al llamamiento del colectivo de artistas "No a la vuelta a la normalidad" publicado en Le Monde y lanzado por Juliette Binoche y Aurélien Barrau, responde en las columnas de Les Echos: "Menos riqueza creada, menos ingresos, mañana significará también menos estrenos en el cine y el teatro, menos ingresos fiscales para mantener el precioso (pero caro) ejército de artistas. "Hay pocas posibilidades de equivocarse, la guerra ha sido declarada.




#decrececimiento #francia #economia #nuevoparadigma #cambioclimatico #crisisclimatica #aurelienbarrau

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com