©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

El precio real de comprar en las grandes cadenas de ropa



Fuente: BBC - Por Dharshini David - Agosto 2019

Los franceses o los italianos pueden pensar que son las personas más a la moda en Europa, pero son los británicos los que más se dedican a las compras. Los británicos compran más ropa que sus vecinos y cinco veces más artículos que en los años ochenta.


Lo que una vez fue un autoregalo mensual cuando se cobraba el sueldo, ahora es algo cada fin de semana - o tal vez más a menudo que eso. ¿Y quién puede culparnos? Una rápida caminata por una calle comercial revela vestidos por menos de diez libras, y puedes conseguir un bikini por tan poco como 1 libra esterlina.


La globalización significa que las cosas se pueden producir en tierras lejanas a bajo costo, lo que significa más opciones y precios más bajos.


¿Pero cómo es eso posible? ¿Y qué pasa con el coste medioambiental de nuestros hábitos de compra? La relación entre el comprador y la industria de la moda puede haberse vuelto disfuncional.


Una investigación de la BBC Radio 4 para el programa Today nos llevó de España a Etiopía para examinar si el planeta, y algunos de sus habitantes más pobres, están pagando la factura de nuestra sed insaciable por la moda, y cómo deberíamos abordarla.


¿Cómo lo hacen?


La presión sobre las marcas para que las tendencias de las pasarelas sean más baratas, y para que los inversores obtengan más beneficios, puede dar lugar a una indecorosa lucha para conseguir la mano de obra y las materias primas más baratas.


La difícil situación de algunas de las personas que fabrican nuestras prendas de vestir se puso de manifiesto en 2014, cuando 1.138 trabajadores de la industria textil perdieron la vida en el colapso del complejo fabril de Rana Plaza en Bangladesh.


El escrutinio público y la presión para mejorar las condiciones laborales allí fueron inmensos y dieron resultados. Algunos grandes minoristas -como H&M y Converse- han empezado a publicar listas de sus proveedores y, a veces, de subcontratistas -que pueden llegar a ser miles- en respuesta a las peticiones de mayor transparencia.


Pero ha habido consecuencias imprevistas. A medida que los salarios subían en Bangladesh, las empresas buscaron en otros lugares para mantener bajos los costos.


En Etiopía, por ejemplo, los salarios promedian sólo un tercio de las tasas pagadas en Bangladesh. Tarifas de menos de $7 (£5.75) por semana son típicas. Hablando con la BBC, con la condición del anonimato, los trabajadores de una fábrica cerca de Addis Abeba nos dijeron que esto era insuficiente para vivir. También dijeron que las condiciones -desde baños insalubres hasta el abuso verbal- eran intolerables: trabajadores a los que se les retenía el pago de horas extras, mujeres a las que las revisaban para verificar si estaban embarazadas. Con el fin de evitar la dura competencia, el gobierno etíope ha hecho de sus bajos costes laborales casi una virtud.

Tal es la situación que los trabajadores dejan sus puestos para volver a ocupar puestos en otros sectores informales o en la agricultura".


Orsola de Castro, co-fundador del grupo de campaña Fashion Revolution tras el desastre de Rana Plaza. Su organización está animando a los clientes a hacer preguntas más duras a sus marcas favoritas, a través de una campaña de postales.


"Hay dos grandes conceptos erróneos cuando se trata de la sostenibilidad y la ética: uno es que el culpable es la moda rápida, y esto deja al sector del lujo libre de problemas, cuando de hecho es toda la industria de la moda necesita ser puesta en duda", dijo a la BBC. "Y la otra es si la producción local es ética y sostenible. No lo es".


¿Qué hay de los costes medioambientales?


La ONU afirma que la producción textil contribuye más al cambio climático que la aviación y el transporte marítimo combinados. Y hay consecuencias en cada etapa del ciclo de vida de una prenda de vestir: abastecimiento, producción, transporte, venta al por menor, uso y eliminación.


Para empezar con las telas básicas utilizadas: no es tan simple como decidir entre el algodón y el sintético. El algodón es un cultivo extraordinariamente intensivo en agua.


Como el Comité de Auditoría Medioambiental de la Cámara de los Comunes del Reino Unido destacó en un informe reciente, una sola camisa y un par de pantalones vaqueros pueden requerir hasta 20.000 litros de agua para su producción. Concluía que "sin saberlo, estamos usando el suministro de agua dulce de Asia Central".


Sin embargo, una camisa de poliéster hecha de plásticos vírgenes tiene una huella de carbono mucho mayor. El transporte de los artículos aumenta, por lo que los tejidos que se tiñen pueden introducir más contaminantes.


El vertido de fibras microplásticas en las vías fluviales se está convirtiendo en un problema cada vez mayor: una sola carga de lavadora puede liberar cientos de miles de fibras.


Además, un millón de toneladas de ropa se eliminan cada año en el Reino Unido, y el 20% de esa cantidad termina en vertederos.


Esa compra impulsiva se acumula rápidamente. Pero, ¿de quién es la responsabilidad de abordar esto?


¿Cuánto está haciendo realmente el negocio de la moda para evitarlo?


A medida que aumenta la presión de los consumidores, los minoristas se toman las cosas en sus propias manos. En las afueras de la ciudad costera española de A Coruña se encuentra la sede central de Inditex. No es un nombre muy conocido, pero su principal marca de moda, Zara, sí lo es.


Lo que comenzó como un pequeño equipo de fabricación es ahora uno de los mayores minoristas del planeta. Además, Zara ha cambiado la forma en que hacemos nuestras compras: en tan sólo tres semanas y a un precio asequible, hemos conseguido llevar la imagen de la pasarela a la calle principal.


La cadena se comprometió recientemente a cambiar a telas 100% sostenibles para el año 2025. Por supuesto, no se trata sólo de Inditex: desde H&M hasta M&S, los minoristas buscan mejorar la forma de aprovisionarse y sus procesos.


¿Greenwash? Bueno, algunos grandes minoristas al menos parecen estar participando y tomando medidas. Pero en el corazón de su modelo de negocios está la novedad, convencernos e incentivarnos a que sigamos comprando. ¿Es responsabilidad de los minoristas convencernos de que compremos menos?


Pablo Isla, de Zara, argumenta que el minorista simplemente está respondiendo a los deseos del consumidor, y que esos clientes deben tener la libertad de elegir.


¿Qué hay de los clientes?


Con las protestas por el cambio climático de Extintion Rebelion, los diseñadores emergentes del London College of Fashion nos dijeron que iban a hacer huelgas de moda, haciendo un voto de no gastar durante varios meses o incluso un año. Tal acción está creciendo en popularidad, y hay un creciente enfoque en la compra de mejores prendas de vestir - y en la confección y reparación de prendas rotas.


Uno de los diseñadores que conocimos incluso se centró en hacer ropa usando las iendas de campaña descartadas en los festivales de música.


Pero puede que no sea suficiente. A medida que la popularidad de las personas que influyen en las redes de comunicación social se ha disparado, también lo han hecho las preocupaciones sobre el impacto que pueden tener en nuestra actitud hacia las compras.


Una de cada seis personas influyentes admite no volver a usar un atuendo una vez que ha salido en las redes.


La eco-activista Livia Firth ha estado usando alfombras rojas junto a su esposo Colin para exhibir telas sostenibles, incluyendo bolsos de "cuero" de piel de pescado. Incluso lo convenció de que usara un esmoquin hecho de botellas recicladas. Ella dice que los influyentes necesitan cambiar su enfoque, diciendo que "si Kim Kardashian promoviera la moda sostenible, yo podría retirarme".


Ella compara nuestra relación con la moda con una adicción. Con la previsión de que la demanda de ropa aumentará en el equivalente a 500.000 millones de camisetas en la próxima década, es posible que tenga razón.


Pero nadie ha encontrado aún la cura.


#fastfashion #moda #contaminacion #consumismo #medioambiente #huellahidrica #microplásticos

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram