• Homo consciens

El problema de la predicción del apocalípsis del coronavirus en África (y en el sur global)


Ruanda impuso medidas de confinamiento cuando tenían menos de 20 casos confirmados.

Fuente: Al Jazeera - Por Caleb Okereke & Kelsey Nielsen - May 2020

Mientras que Europa contabiliza más de 1,5 millones de casos confirmados, Estados Unidos supera los 1,3 millones y América Latina se acerca a los 250.000, el continente africano ha reportado alrededor de 55.000 contagios.


En una entrevista del 10 de abril con la CNN, la filántropa estadounidense Melinda Gates expresó su convicción de que la pandemia de coronavirus tendrá el peor impacto en el mundo en desarrollo. Dijo que preveía que los cadáveres se encontraran en las calles de los países africanos. Un día después se anunció que los Estados Unidos, de donde es Gates, habían superado a Italia en cuanto al número de muertos de COVID-19. Es bastante sorprendente ver que aunque ha habido informes impactantes de hospitales abrumados con pacientes y cadáveres abandonados para que se descompongan en los hogares y en las calles de los EE.UU. y en otros países occidentales, la multimillonaria filántropa y otras personas como ella siguen optando por hablar de los cadáveres en África. Es evidente que, a pesar de la crisis masiva que está experimentando Occidente, algunos líderes del pensamiento occidental siguen insistiendo en que todo un continente de 54 países experimentará colectiva e inevitablemente el apocalipsis como resultado de un brote de virus. En efecto, la mirada blanca no conoce descanso, incluso en medio de una pandemia que ha golpeado a Occidente. Existe una diferencia considerable entre un temor informado y una suposición no informada. Gran parte de la conversación sobre el posible impacto de COVID-19 en África hasta ahora parece haber surgido de esta última. Gates no es el único que predice la perdición total en África. Un informe publicado por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (UNECA) en abril afirmaba: "En cualquier lugar entre 300.000 y 3,3 millones de africanos podrían perder la vida como resultado directo de COVID-19". Aunque ha habido múltiples proyecciones con respecto al número de muertes por COVID-19 que se producirán en el continente africano, la reciente estimación de la UNECA podría ser la más confusa. Esto se debe especialmente a que la predicción de millones de muertes por COVID-19 en África es difícil de reconciliar con la actual tasa de crecimiento y la realidad sobre el terreno. En el momento de la publicación, había un total de 50.996 casos de COVID-19 en el continente y 1.998 muertes registradas. Para poner esto en perspectiva, sobre la base de la proyección más baja de la UNECA y con la tasa de crecimiento actual, las naciones africanas necesitarían ver al menos 7,6 millones de infecciones confirmadas para poder llegar a 300.000 muertes; 84 millones de personas tendrán que estar infectadas en todo el continente para que se produzcan los 3,3 millones de muertes proyectadas por la UNECA. Muchos como Gates suponen que la única razón por la que los países africanos están reportando bajas tasas de infección es debido a su limitada capacidad de pruebas. Si bien esto no es falso para algunos países, la declaración de Gates excluye fácilmente de la conversación a países como Ghana, Senegal, Sudáfrica, Mauricio y otros que han aumentado su capacidad de realizar pruebas. Si las bajas cifras son sólo el resultado de la falta de pruebas, los países africanos estarían viendo un aumento en las tasas de hospitalizaciones e incluso muertes, lo que no ha sido el caso hasta ahora. Las predicciones de muertes masivas en África son problemáticas por razones que van más allá de la inexactitud. Suponen que nada de lo que hagan los países africanos puede mitigar la propagación de la enfermedad y evitar un alto número de muertes. Presuponen que los africanos serán sólo víctimas pasivas de otro brote viral. Sin embargo, muchos países africanos tienen una larga experiencia en la lucha contra las enfermedades infecciosas y ya han desarrollado unos conocimientos técnicos que muchos países occidentales podrían no tener. Y muchos líderes africanos tampoco desconocen sus frágiles sistemas de atención sanitaria, a diferencia de algunos de sus homólogos occidentales. De hecho, esta podría ser la base sobre la que se fundamenta gran parte de la respuesta proactiva del continente. Al igual que alguien que es diabético sabe que debe evitar el azúcar, los gobiernos africanos entienden que su estrategia más eficaz en la batalla contra COVID-19 es la prevención y la aplicación de las lecciones aprendidas de brotes anteriores y/o actuales. Uganda ya ha redirigido sus esfuerzos y sistemas de detección de la lucha contra el Ébola a sus actuales intervenciones contra COVID-19. Incluso antes de que el país registrara su primer caso, el Presidente Yoweri Museveni estableció restricciones de viaje y medidas de distanciamiento social que avanzaron hasta el cierre total. Desde que se anunció el primer caso el 22 de marzo, Uganda ha registrado un total de 100 casos, 55 recuperaciones y ninguna muerte. Rwanda también reaccionó rápidamente. Poco después de que se confirmara el brote en enero, el gobierno organizó un comité para evaluar y reforzar la preparación y la respuesta a la pandemia y capacitó a unos 500 trabajadores de la salud, incluidos técnicos de laboratorio, para hacer frente a una posible epidemia nacional. Senegal es otro ejemplo en el que los expertos locales están liderando el desarrollo de intervenciones críticas durante la pandemia. El país de África occidental ha aprovechado su experiencia en la lucha contra el VIH/SIDA y el Ébola para crear un equipo de pruebas COVID-19 de 1 dólar, un recurso económico y necesario que tiene previsto compartir con otros países del continente. En Nigeria se han desplegado pruebas de COVID-19 en vehículos de tracción. Las personas que sospechan que pueden tener la enfermedad se registran en línea, son examinadas para determinar si cumplen los requisitos para someterse a la prueba, pasan por un centro de pruebas, si cumplen los parámetros, y luego también reciben los resultados electrónicamente. Mauricio ha impuesto un bloqueo y ha desplegado pruebas masivas, y tiene previsto someter a 100.000 personas (aproximadamente el 10% de su población) a pruebas en el plazo de dos semanas. La nación insular ha establecido fuertes amortiguadores de bienestar social y ha movilizado sus instalaciones sanitarias, que cuentan con 3,4 camas de hospital por cada 1.000 personas, más de las que tienen algunas naciones occidentales, entre ellas el Reino Unido, los Estados Unidos y Canadá. Y Somalia, desafiando los habituales estereotipos mediáticos sobre el país, anunció a finales de marzo que enviaría 20 médicos que se habían ofrecido como voluntarios para ayudar en la lucha contra el virus en Italia. De hecho, seguramente habrá algunos países africanos en los que el brote de COVID-19 tendrá un impacto devastador. Pero pintar con un amplio pincel todo un continente de 54 países y desestimar los esfuerzos de los gobiernos africanos para hacer frente a la situación es simplemente un error. ¿Por qué no vemos los mismos trazos amplios aplicados a continentes como Europa y América del Norte? Los países occidentales son capaces de reconocer los matices y complejidades dentro de sí mismos, reconociendo que no hay dos países exactamente iguales. Si los resultados de esta epidemia en Europa y América del Norte varían enormemente de un país a otro, ¿por qué no es posible suponer que lo mismo ocurriría en África? La opinión de que todos los africanos piensan de la misma manera y que todos los países africanos correrán la misma suerte está profundamente arraigada en la ideología colonial, que descarta a todo un continente como intrínsecamente atrasado y disfuncional. El legado del colonialismo ha perpetuado la mentira de que hay que compadecerse de los cuerpos de los negros y que éstos son exclusivamente los receptores de la ayuda. ¿Es posible que se considere a los africanos como expertos y no como víctimas pasivas? El problema de las proyecciones de la UNECA y de Gates sobre el impacto que tendrá COVID-19 en el continente africano es que despojan a los países africanos de su agencia y reorientan la atención hacia la provisión de caridad en lugar de apoyar las respuestas epidemiológicas ya existentes y que funcionan bien. Hay un momento y un lugar para que cada cultura y país sea el experto, para que esté a la cabeza y los países africanos merecen ser percibidos como autónomos, complejos y matizados como todas las partes del mundo. #coronavirus #africa #prejuicio #colonialismo #occidente

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com