• Alejandro T

El vórtice polar se divide en dos, lo que puede llevar a semanas de clima invernal severo



Mapa de temperaturas tomado de earth.nullschool.net para el 14 de Enero a las 13:00 GMT, La masa fría que se observa en lila, muestra temperaturas de menos de -40°C. (nota del Editor)


Fuente: Washington Post - Autor: Andrew Freedman - 5 de enero de 2021.

Un repentino calentamiento estratosférico ha empujado el vórtice polar fuera del Polo Norte, poniendo una masa el aire frío del ártico en movimiento.


Un dramático aumento de las temperaturas está ocurriendo en las altas altitudes sobre el Polo Norte, donde el aire es delgado y típicamente frígido. Conocido como un evento de calentamiento estratosférico repentino, los expertos dicen que es probable que tenga repercusiones potencialmente significativas para el clima de invierno en todo el hemisferio norte durante semanas o posiblemente meses.


Este evento inusualmente fuerte puede tener profundas influencias en el clima de los Estados Unidos y Europa, posiblemente aumentando el potencial de tormentas de nieve paralizantes y ráfagas de aire del Ártico que son como un castigo, siendo las probabilidades de que se produzcan las olas de frío más severas en el norte de Europa. Para los Estados Unidos es posible que ocurran tormentas invernales individuales difíciles de predecir más allá de unos pocos días de antelación, según los expertos.


Aunque ocurren a unos 30 kilómetros de altura en el cielo y y están desconectadas del clima a nivel del suelo, los eventos de calentamiento estratosférico pueden afectar el vórtice polar, que es una circulación de una masa de aire alrededor de un centro de baja presión que actúa como un depósito de parte del aire más frío del planeta.


Si el vórtice polar es fuerte y estable, como lo fue el invierno pasado, ese aire frío permanecerá atrapado sobre el Ártico, y las posibilidades de nieve pueden ser escasas y lejanas para regiones como el Atlántico Medio y el Noreste (de los EE.UU.)


Figura: En la primer figura el vórtice polar es estable, con una fuerte corriente de chorro (jet stream)

En la segunda figura el vórtice polar fluctúa y el aire frío se mueve hacia abajo por una débil corriente de chorro que se produce por el contraste de temperatura entre el Ecuador y el polo, se desacelera en respuesta a las condiciones inusualmente suaves que se desarrollan sobre el Ártico.


Pero cuando el vórtice polar se debilita y se tambalea fuera del polo, pedazos de él pueden separarse y girar hacia el sur, afectando a los Estados Unidos, Europa y Asia. Y eso es exactamente lo que ha empezado a suceder, debido en gran parte al pico de temperatura estratosférica.



¿Qué tiene que ver el calentamiento global?

La doctora en Físicas y meteoróloga de Eltiempo.es Mar Gómez nos explica que el modelo más aceptado de los efectos del cambio climático, es que el calentamiento del Ártico debilita la corriente de chorro y provoca que fluctúe más, llegando hasta latitudes más septentrionales.

Fuente: Euronews


Predecir cómo la división del vórtice afectará a nuestro clima


Para pronosticar con precisión cómo se desarrollará el clima de invierno en los Estados Unidos y en otros lugares, los pronosticadores estacionales como Judah Cohen del Centro de Investigación Atmosférica y Ambiental en Massachusetts están tratando de averiguar cómo los eventos en la estratosfera tendrán efecto hacia abajo, en la troposfera, la capa de la atmósfera donde ocurre la mayor parte del clima.


Los eventos de calentamiento estratosférico son un desencadenante conocido, pero no garantizado, para desestabilizar el vórtice polar, como si fuese el giro de un trompo, forzándolo a girar más lenta y erráticamente. Son desencadenados por un flujo ascendente de energía en forma de "olas atmosféricas a gran escala" de la atmósfera inferior, según Amy Butler, científica investigadora del Laboratorio de Ciencias Químicas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.


Ahora, la estratosfera está lista para transferir energía a través de las ondas atmosféricas que se mueven hacia abajo a la atmósfera más baja, donde puede ayudar a determinar qué áreas quedan enterradas en frías ventiscas mientras que otras verán condiciones inusualmente suaves.


Normalmente, los vientos en la estratosfera circulan de oeste a este alrededor del Polo Norte, alrededor de un área de baja presión. Pero el rápido calentamiento - del orden de 30 grados centígrados en las últimas dos semanas - que tiene lugar en el frígido y oscuro Ártico está causando que esa zona de baja presión se rompa y que los vientos disminuyan, dice Butler. Los vientos están incluso listos para invertirse, lo que puede aumentar las posibilidades de que el clima estratosférico afecte a las condiciones en la atmósfera baja.


El vórtice polar es sinónimo de frío extremo y nieve. Trozos del vórtice se rompieron y se arremolinaron hacia el sur durante el infame invierno de 2013-14, cuando Chicago se convirtió en "Chiberia" y cayó una gran cantidad de nieve de Washington a Boston. Eventos similares ocurrieron durante el invierno de 2009-10, que fue el más nevado de Distrito de Columbia, registrado.


Así que la noticia de que aire ultracongelado que congela los huesos podrían volver a moverse pronto podría ser motivo de preocupación para cualquiera que esté preocupado por un invierno duro en los Estados Unidos y Europa en particular. Este es el caso especialmente este año, dados los desafíos que plantea la pandemia en curso y la demostrada capacidad del coronavirus para propagarse fácilmente en ambientes de interiores.


Importantes retos de la previsión


Pero es un gran salto para ir de la estratosfera a las condiciones a nivel del suelo, y Cohen, por ejemplo, argumenta que por muy impresionante que sea el calentamiento estratosférico o el movimiento de los vórtices polares, "a nadie le va a importar hasta que haya nieve en los patios traseros de la gente".


Debido a que este repentino calentamiento estratosférico es tan intenso, hay una mayor posibilidad de que afecte al vórtice polar, pero las conexiones precisas entre la estratosfera y la troposfera aún no se entienden bien. Por ejemplo, un evento de calentamiento estratosférico relativamente fuerte el pasado invierno nunca afectó al vórtice polar, señaló Cohen.


Los eventos de calentamiento estratosférico repentinos ocurren unas seis veces por década en promedio, pero este evento es inusualmente intenso.


Cohen y otros expertos predicen que el calentamiento estratosférico y otras condiciones resultarán en un vórtice polar dividido, con un centro sobre Eurasia y otro vórtice, conocido como "vórtice hermano", girando en otro lugar. Las divisiones de los vórtices polares son distintas de los desplazamientos de los vórtices, que implican el desplazamiento de la mayor parte del vórtice hacia el sur, lejos del polo, y el estacionamiento sobre un desafortunado punto del globo.


Las escisiones de vórtices polares que se inician por acontecimientos en Siberia tienden a ser más complicadas, dijo Cohen, con menos garantías de grandes fríos y nevadas en el este de los Estados Unidos. Sin embargo, los amantes de la nieve tienen muchas razones para ser optimistas.


Los períodos de dos semanas a potencialmente un mes o más después de un evento de calentamiento estratosférico repentino tienden a favorecer las fases negativas de las Oscilaciones del Ártico y del Atlántico Norte, según Cohen y Butler. Estas son medidas de las diferencias de presión atmosférica entre el Ártico y el Atlántico, y las fases negativas de estos ciclos favorecen condiciones más frecuentes de frío y tormentas en el Atlántico Medio y el Noreste, así como en el Norte de Europa y el Este de Asia, siempre y cuando todos los demás ingredientes se combinen correctamente.


Cohen dice que una división del vórtice polar tiende a favorecer condiciones más frías que el promedio en Europa, en lugar de los Estados Unidos, pero eso no significa que no haya grandes tormentas de nieve en los Estados Unidos.


"Creo que las divisiones de los vórtices polares favorecen las grandes tormentas de nieve", dijo Cohen, mencionando los inviernos que trajeron las clásicas nevadas del noroeste al Atlántico Medio y al noreste (de los EE.UU.), como el invierno de 2009-10, 1978, 2013 y 2003. Sin embargo, advierte que "cada evento es diferente".


Esto no será frío para todos y nieve para todos.


"Algunas cosas clave que veo en términos de cómo evolucionará el clima después del evento: ¿los patrones climáticos que entran en el evento son más propensos a ser amplificados por los cambios en la estratosfera, o entrarán en conflicto y anularán cualquier influencia estratosférica?" Butler, que estudia la estratosfera, dijo en un correo electrónico. "Y, ¿qué tan fuerte es la desaceleración de los vientos en la baja estratosfera?"


De acuerdo con Cohen, un argumento a favor de un prolongado ataque de una Oscilación negativa del Ártico y de la oscilación del Atlántico Norte, es que han estado en una fase negativa al entrar en el evento de calentamiento estratosférico, lo que significa que esta configuración es probable que sea reforzada en lugar de contrarrestada.


Butler dijo que hay una investigación activa sobre los vínculos entre los eventos repentinos de calentamiento estratosférico y los patrones climáticos, incluyendo la cuestión de por qué sólo algunos episodios de calentamiento resultan en influencias claras y duraderas. También se están debatiendo los vínculos entre estos sucesos y los eventos extremos, pero se necesita más investigación.


¿Tormentas de movimiento lento?


Michael Ventrice, meteorólogo de The Weather Company, dijo que los eventos repentinos de calentamiento estratosférico, al favorecer las zonas de alta presión en las altas latitudes y las fases negativas de las Oscilaciones del Ártico y del Atlántico Norte, pueden fomentar lo que se conoce como patrones de bloqueo. Estos bloqueos tienden a ralentizar la corriente de aire (jet stream), un río de aire que dirige los sistemas meteorológicos.


Cuando se desarrolla un bloqueo, la corriente de chorro (jet stream), impulsada por el contraste de temperatura entre el Ecuador y el polo, se desacelera en respuesta a las condiciones inusualmente suaves que se desarrollan sobre el Ártico, especialmente en el este de Canadá.


Típicamente, la corriente de chorro (jet stream) alcanza su intensidad máxima en enero, pero el bloqueo puede impedirlo y forzarle a plegarse con más frecuencia mientras acelera otros sistemas meteorológicos de movimiento más lento.


"Podríamos tener una situación en enero que ciertamente conduzca a nieves, pero una corriente de chorro (jet stream) que se parezca más a marzo", dijo. "Creo que el potencial está ahí para las tormentas de movimiento lento."


Ventrice, por su parte, cree en el potencial de condiciones de bloqueo transitorias en el Atlántico Norte, basándose en un examen de los últimos eventos de calentamiento estratosférico repentino que comenzaron en Siberia.


Esto significa que las próximas semanas al menos podrían traer períodos en los que las condiciones favorezcan las tormentas de nieve a lo largo de la costa este, mezcladas con períodos de al menos varios días en los que faltarían los ingredientes más importantes. Esa es una receta para aumentar la ansiedad entre los amantes de la nieve de la Costa Este (de los EE.UU.), pero también algo de esperanza después de un invierno sin nieve récord en el Atlántico Medio y partes de Nueva Inglaterra el año pasado.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram