• Alejandro T

El veneno que se encuentra en todos, incluso en bebés no nacidos - y quién es responsable de ello

Actualizado: may 3



Fuente: The Guardian – Autor: Rob Bilott - 17 de diciembre de 2020


Las sustancias químicas llamados PFAS y PFOS - conocidos como productos químicos eternos - están en la sangre de prácticamente todas las personas en el planeta. Y seguirán acumulándose.


Imaginen que un pequeño grupo de personas coordinara la fabricación y liberación intencional de un veneno letal, e imagínense que supieran que este veneno tenía propiedades especiales que significaban que, una vez liberado en el mundo, sería inevitable que llegara a la sangre de prácticamente todas las personas del planeta, incluso de los bebés en el vientre de sus madres, y que se quedara allí, como una bomba de tiempo.


Bueno, esa "bomba de tiempo" esperando para explotar en una enfermedad seria, incluso mortal, no es algo ficticio de alguna película del día del juicio final; es real, está dentro de virtualmente todos nosotros, ahora mismo. Tic, tic, tic.


Y sabemos exactamente quién es el responsable. Durante mucho tiempo, poderosos intereses corporativos lograron mantener esta atroz, descarada y continua amenaza a la salud pública oculta a los reguladores, a los científicos y al público. Pero ahora es un asunto de registro público que estas personas conocían el potencial de daño y la grave amenaza a la vida humana, y continuaron de todos modos.


La única razón por la que el mundo sabe algo de esto hoy en día es porque, en 1998, Earl Tennant, un valiente granjero de Virginia Occidental, vino a mí exigiendo respuestas. Su ganado se estaba muriendo en tropel y estaba seguro de que el problema provenía de la espuma blanca que contaminaba su arroyo donde bebía su ganado. Algo estaba matando eficientemente no sólo a su ganado, sino también a los ciervos y a otros animales salvajes. Earl quería respuestas y yo quería ayudarlo. Ninguno de los dos podía entender lo malo o lo profundo que esto era.


Obtener las respuestas requirió más de dos décadas de litigios, que continúan hasta hoy. Pero como el ganado y otros animales de su granja, Earl no sobreviviría lo suficiente para obtener todas sus respuestas. Los oscuros secretos deliberadamente ocultos a Earl sobre su arroyo y sus vacas moribundas, fueron mucho más allá del límite de su propiedad. El veneno que fluía en el arroyo de Earl también se filtraba en el agua potable de 70.000 de sus vecinos, pero no se le decía nada a nadie. Y esto era solo la punta del iceberg. En secreto, el veneno se había esparcido por todo el país, y en la corriente sanguínea de prácticamente todos los americanos.


Este veneno artificial, llamado PFOA, nos trajo la magia del teflón, la conveniencia de los antiadherentes y una serie de productos resistentes a las manchas y al agua que revolucionaron nuestros hogares y nuestras vidas para siempre. Internamente, los principales científicos de la compañía habían estudiado su toxicidad durante décadas. Y hubo una alarma tras otra: cáncer en animales de laboratorio; cáncer en trabajadores expuestos; deformidades de nacimiento en la descendencia de animales de laboratorio expuestos - incluso, de manera desmedida, en bebés de trabajadores expuestos. Las propiedades únicas del PFOA, y su primo químico cercano, el PFOS (utilizado en un surtido igualmente vertiginoso de productos, desde el Scotchgard hasta ciertas espumas retardantes de llama) los hacen increíblemente persistentes: duran un tiempo inusualmente largo en nuestro torrente sanguíneo, donde se acumulan. Y duran prácticamente para siempre en nuestro medio ambiente. Por eso se les llama "químicos para siempre" (“forever Chemicals” y también Persistent Organic Pollutants o POP en inglés)


Y los efectos de este veneno que corre por nuestras venas pueden ser devastadores y de gran alcance. Los científicos han confirmado los vínculos entre la exposición al PFOA y una variedad de enfermedades graves, incluyendo el cáncer de riñón, cáncer de testículos, colitis ulcerosa, enfermedad de la tiroides, y la hipertensión inducida por el embarazo. Y estudios más recientes están planteando ahora la preocupación de que algunos de estos “químicos para siempre” puedan impactar negativamente en nuestro sistema endocrino, nuestra fertilidad y nuestro sistema inmunológico - y posiblemente incluso en la eficacia de las vacunas. Noticias aterradoras, en efecto, cuando todos estamos tratando de luchar contra una pandemia mundial y necesitamos que nuestras vacunas sean tan eficaces como sea posible.


Me llevó años tirar de los hilos que eventualmente desenredarían todos los secretos. Francamente, me sacudió hasta la médula lo que se expuso, pero entendí por qué había mucho en juego para aquellos que buscaban ocultar la verdad. Por qué era una lucha a muerte para mantener sus secretos en secreto... e igualmente alto el riesgo para aquellos que se habían metido en sus bolsillos. Aún así, la verdad ganó.


Así que ahora, mientras luchamos por vivir una pandemia única en el siglo, existe, de hecho, otra amenaza para la salud pública mundial que se cierne sobre todos nosotros, aunque pocos saben de ella o se dan cuenta de su riesgo. Y esta amenaza, a diferencia de la de Covid-19, tiene un alcance y una escala sin precedentes en la historia de la humanidad.


Quienes han conocido esta otra amenaza para la salud (el envenenamiento, no el virus) y comprenden su urgencia, me hacen todos la misma pregunta: ¿cómo es que casi todos nosotros tenemos este veneno en la sangre, y todavía no es una historia mundial, y cómo es posible que las empresas que lo hicieron no sean consideradas responsables? Esta es una pregunta que no puedo responder.


¿Por qué una nación y un mundo tan indignados por el plomo en el agua en la ciudad de Flint aceptan esto sin inmutarse? Esto está envenenando no sólo el agua potable de una ciudad americana, sino de incontables ciudades de todo el mundo, y el agua subterránea, las aguas superficiales, los suelos y la vegetación. Es un veneno que puede durar para siempre en nuestro medio ambiente y ahora está circulando en la sangre de casi todos los seres humanos y criaturas vivas del planeta, para esta generación y las generaciones venideras. A menos que actuemos. Rápida y decisivamente.


Hemos visto a través del Covid-19 que la movilización al estilo de la guerra, enorme en alcance y escala, puede ser montada contra una amenaza mortal para la población. Hemos visto con nuestros propios ojos que esto es posible. Debemos unirnos para hacer brillar nuestra mejor ciencia y liderazgo para aprender y abordar el alcance total de la amenaza que nos acecha y el daño a nuestro medio ambiente y a nuestra salud que representan los “productos químicos para siempre”. Y detenerlo - ahora.


¿Quién debería pagar la factura de todo esto? Las empresas que han estado cosechando miles de millones en beneficios cada año, durante décadas, por fabricar y desatar este veneno letal en el mundo, sabiendo al mismo tiempo la grave amenaza para la salud que representaba para nosotros y nuestros hijos, pero que decidieron no decírnoslo.


Hagámoslos responsables. Estas empresas deben reconocer lo que han hecho y hacer lo correcto. Debemos exigirlo. Y tenemos el poder y la responsabilidad moral de asegurarnos de que así sea, porque nuestras vidas dependen de ello, y por el bien de todo el planeta - y el futuro de todos.



* Rob Bilott es socio del bufete de abogados de Taft Stettinius & Hollister, LLP y autor de Exposure: Poisoned Water, Corporate Greed, y One Lawyer's Twenty-Year's Battle Against DuPont.


* Su libro fue la historia detrás de la película, Dark Waters y el documental, The Devil We Know. Rob también ha recibido el Premio Right Livelihood Award 2017, también conocido como el "Premio Nobel Alternativo", por su trabajo en Forever Chemicals.


Notas del editor:


El PFOS es un Contaminante Orgánico Persistente (Persistent Organic Pollutant o POP por sus siglas en inglés) que se agregó a la lista de Estocolmo en 2009.


Para mas datos de Rob Bilott, ver:

The Lawyer Who Became DuPont’s Worst Nightmare

The New York Times, 6 de Enero de 2016


Se han hecho dos documentales sobre el tema:

* The Devil We Know (2018)


* Dark Waters (2019)


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram