• Homo consciens

El verdadero peligro pandémico es el colapso social



Fuente: Foreing Affairs - Por Branko Milanovic - 19 de marzo de 2020

A medida que la economía mundial se desmorona, las sociedades también pueden desmoronarse. El principal (tal vez incluso el único) objetivo de la política económica actual debería ser prevenir la desintegración social.



A partir de marzo de 2020, el mundo entero está afectado por un mal con el que es incapaz de enfrentarse de manera efectiva y sobre cuya duración nadie puede hacer predicciones serias. Las repercusiones económicas de la nueva pandemia de coronavirus no deben entenderse como un problema ordinario que la macroeconomía pueda resolver o aliviar. Más bien, el mundo podría estar siendo testigo de un cambio fundamental en la naturaleza misma de la economía mundial.


La crisis inmediata es tanto de oferta como de demanda. La oferta está disminuyendo porque las empresas están cerrando o reduciendo sus cargas de trabajo para proteger a los trabajadores de que se contagien de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Las tasas de interés más bajas no pueden compensar el déficit de los trabajadores que no van a trabajar, así como, si una fábrica fuera bombardeada en una guerra, una tasa de interés más baja no conjuraría la pérdida de suministro al día, semana o mes siguiente.


La crisis inmediata es tanto de oferta como de demanda.

El choque de la oferta se ve exacerbado por la disminución de la demanda debido a que las personas están encerradas y muchos de los bienes y servicios que solían consumir ya no están disponibles. Si se cierran países y se detiene el tráfico aéreo, ninguna cantidad de demanda y gestión de precios hará que la gente vuele. Si la gente tiene miedo o se le prohíbe ir a restaurantes o eventos públicos debido a la probabilidad de infectarse, la gestión de la demanda podría tener, como mucho, un efecto muy pequeño, y no necesariamente el más deseable, desde el punto de vista de la salud pública.


El mundo se enfrenta a la perspectiva de un profundo cambio: un retorno a la economía natural, es decir, a la economía autosuficiente. Ese cambio es exactamente lo contrario de la globalización. Mientras que la globalización conlleva una división del trabajo entre economías dispares, un retorno a la economía natural significa que las naciones se moverían hacia la autosuficiencia. Ese movimiento no es inevitable. Si los gobiernos nacionales pueden controlar o superar la crisis actual en los próximos seis meses o un año, es probable que el mundo vuelva a la senda de la globalización, aunque haya que revisar algunos de los supuestos en los que se basó (por ejemplo, cadenas de producción muy tensas con entregas justo a tiempo).


Pero si la crisis continúa, la globalización podría desbaratarse. Cuanto más dure la crisis y cuanto más tiempo existan obstáculos a la libre circulación de personas, bienes y capitales, más normal parecerá ese estado de cosas. Se formarán intereses especiales para sostenerla, y el continuo temor a otra epidemia puede motivar los llamados a la autosuficiencia nacional. En este sentido, los intereses económicos y las legítimas preocupaciones por la salud podrían encajar. Incluso un requisito aparentemente pequeño -por ejemplo, que todo el que entre en un país tenga que presentar, además de un pasaporte y un visado, un certificado sanitario- constituiría un obstáculo para el regreso a la antigua vía globalizada, dado cuántos millones de personas viajarían normalmente.


Ese proceso de desintegración podría ser, en su esencia, similar a la desintegración del conjunto mundial que se produjo con la caída del Imperio Romano de Occidente en una multitud de estados autosuficientes entre los siglos IV y VI. En la economía resultante, el comercio se utilizó simplemente para intercambiar bienes excedentes por otros tipos de excedentes producidos por otras estados, en lugar de estimular la producción especializada para un comprador desconocido. Como escribió F. W. Walbank en The Decline of the Roman Empire in the West, "En todo el Imperio [en desintegración] se produjo una vuelta gradual a la artesanía en pequeña escala, de mano en mano, produciendo para el mercado local y para pedidos específicos en las cercanías".


En la crisis actual, las personas que no se han especializado completamente disfrutan de una ventaja. Si usted puede producir sus propios alimentos, si no depende de la electricidad o el agua suministrada públicamente, no sólo está a salvo de las perturbaciones que puedan surgir en las cadenas de suministro de alimentos o en el suministro de electricidad y agua, sino que también está a salvo de contraer una infección, porque no depende de la comida preparada por otra persona que pueda estar infectada, ni necesita que personas reparadoras, que también pueden estar infectadas, vengan a arreglar algo en su casa. Cuanto menos necesites a los demás, más seguro y mejor estarás. Todo lo que antes era una ventaja en una economía muy especializada ahora se convierte en una desventaja, y lo contrario.


El paso a la economía natural estaría impulsado no por las presiones económicas ordinarias, sino por preocupaciones mucho más fundamentales, a saber, las enfermedades epidémicas y el temor a la muerte. Por lo tanto, las medidas económicas estándar sólo pueden tener un carácter paliativo: pueden (y deben) ofrecer protección a las personas que pierden su empleo y no tienen nada a lo que recurrir y que con frecuencia carecen incluso de seguro médico. A medida que esas personas se vuelven incapaces de pagar sus facturas, crearán efectos en cascada, desde desalojos de viviendas hasta crisis bancarias.


Aún así, el costo humano de la enfermedad será el más importante y el que podría llevar a la desintegración de la sociedad. Aquellos que se queden sin esperanza, sin trabajo y sin activos podrían fácilmente volverse contra los que están mejor. Ya, alrededor del 30 por ciento de los estadounidenses tienen cero o riqueza negativa. Si más personas salen de la crisis actual sin dinero, ni empleos, ni acceso a la atención médica, y si estas personas se desesperan y se enojan, escenas como la reciente fuga de prisioneros en Italia o el saqueo que siguió al huracán Katrina en Nueva Orleans en 2005 podrían convertirse en algo común. Si los gobiernos tienen que recurrir al uso de fuerzas paramilitares o militares para sofocar, por ejemplo, disturbios o ataques a la propiedad, las sociedades podrían comenzar a desintegrarse.


Así pues, el principal (tal vez incluso el único) objetivo de la política económica actual debería ser prevenir la desintegración social. Las sociedades avanzadas no deben permitir que la economía, en particular la fortuna de los mercados financieros, les ciegue el hecho de que el papel más importante que puede desempeñar la política económica en la actualidad es mantener los vínculos sociales fuertes bajo esta extraordinaria presión.


BRANKO MILANOVIC es un académico principal del Stone Center on Socio-Economic Inequality del CUNY Graduate Center y profesor del Centenario en la London School of Economics.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com