• Alejandro T

En medio de la sequía, los agricultores californianos arrancan los preciados almendros

Fuente; phys.org - Autora: Camille Camdessus - 5 de Aosto de 2021


Aplastado por una devastadora sequía y las nuevas restricciones de agua, Daniel Hartwig no tuvo más remedio que arrancar miles de preciosos y fragantes almendros de su granja de California.


"Se le rompe a uno el corazón", suspira mientras observa el paisaje, antes vibrante, que tiene ante sí: hojas rizadas y amarillentas que cubren las cáscaras encogidas que habrían sido la cosecha de almendras de este año, si hubiera llegado el agua.





Sus raíces expuestas ya están empezando a empolvarse con la podredumbre, y la temperatura de casi 40 grados centígrados en esta mañana de verano acelera su descomposición.


Entre ellos se mueven enormes máquinas que convertirán los "hermosos almendros de primera" de Hartwig en grandes montones de astillas.


Choque brutal


"Es un choque brutal y repentino", dice el agricultor.


Hartwig está a cargo de la gestión del agua de la megapropiedad Woolf Farms, una finca de más de 8.000 hectáreas en torno a la pequeña ciudad comercial de Huron.


Es la primera vez que la finca tiene que arrancar tantos árboles antes de que lleguen al final de su vida.


Desde los sistemas de riego por goteo hasta los sensores de última generación instalados en toda la propiedad, todo se ha diseñado para optimizar el uso del agua.


Pero los almendros tienen mucha sed, y este es un valle que tiene una gran carencia de agua.


Las cáscaras de almendra secas y arrugadas en los árboles arrancados son todo lo que queda de lo que habría sido la cosecha de este año, si hubiera habido agua.


Tras varios años de escasas precipitaciones y un invierno especialmente seco, las autoridades californianas cerraron el grifo a los productores agrícolas. En abril, tras una serie de cálculos, la granja tuvo que enfrentarse a la dura realidad.


"No hay suficiente agua en el mercado" para mantener vivos los almendros, dijo Hartwig. "Seguramente es doloroso hacer esos cambios".


Y por una buena razón: El mercado de la almendra en California tiene un valor de casi 6.000 millones de dólares al año.


'Los malos'


California produce el 80% de las almendras que se consumen en todo el mundo, un mercado que se ha duplicado en 15 años impulsado por la demanda de sustitutos de productos animales, como la leche de almendras.


Las almendras de Woolf Farms llegan hasta la India o Australia. Pero, ¿ha terminado esa época?


"Existe la percepción de que los agricultores están aquí para malgastar el agua", dice Hartwig, con las manos metidas en los bolsillos de sus vaqueros. "Hace que parezca que somos los malos".


Para regar los cultivos que han conseguido conservar, Woolf Farms bombea agua que encuentra en el subsuelo.


"Estoy muy orgulloso de que podamos alimentar al mundo desde aquí", dice.

"Si no tenemos las herramientas para poder hacerlo, ¿de dónde van a salir esos alimentos?", preguntó.


Conduciendo por la finca, que se extiende hasta donde alcanza la vista, Hartwig señaló una serie de campos en barbecho.


Suspiró. "Hemos hecho todo lo que hemos podido".


Adenda


"La industria de la almendra aporta la asombrosa cifra de 11.000 millones de dólares anuales, ya que la popularidad de las almendras ha aumentado en los últimos años debido a los numerosos beneficios para la salud que aporta. California suministra alrededor del 80% de las almendras de Estados Unidos, y dedica el 10%, es decir, 80 millones de galones (303 milline de litros), del agua de su estado al cultivo de este fruto seco. Para cultivar una almendra se necesitan 1,1 galones (4,4 litros) de agua, y para cultivar un kg se necesitan 15.856 litros. Lo más descabellado es que las nueces, las avellanas, los pistachos y los anacardos también utilizan aproximadamente la misma cantidad de agua para crecer, pero es la almendra la que tiene una mayor demanda en este momento. Actualmente, California se encuentra en medio de una sequía de 5 años que tiene a todo el mundo mirando a la industria de los frutos secos como culpable. Debido a que la gente está comprando más almendras y frutos secos en general, los agricultores están cambiando hacia el cultivo de más de ellos, lo que puede llevar a señalar la culpa a ellos por la crisis del agua en California. Y debido a la sequía, el precio de la libra de almendras ha subido mucho, hasta los 11 dólares la libra, frente a los 2 dólares la libra en 2010. Esto incentiva aún más a los agricultores a cultivarlas, incluso con la crisis del agua en marcha".


Comentario

Esta viñeta señala otro, entre innumerables ejemplos, de los impactos ambientales adversos del "mercado", incluyendo el concepto de "oferta y demanda" con nuestro actual sistema económico asesino del planeta. Recordemos que este sistema, que no sólo hay que desbaratar, sino desechar, es sólo una invención humana y, por tanto, puede reinventarse. Esta reinvención hace tiempo que debería haberse producido. Lo alentador es que los conceptos necesarios de decrecimiento, los principios de la economía circular, el cradle-to-cradle, la triple cuenta de resultados, la valoración de los activos naturales (en lo que respecta a los ecosistemas dañados y la atribución de los costes significativos a los contaminadores), los límites planetarios y su bienestar social asociado y las métricas biofísicas han sido bien estudiados y discernidos, con una base de conocimientos sustancial y políticas desarrolladas en la mano.


No todos los frutos secos comestibles, que son una excelente fuente de alimentación, son iguales. Este ejemplo de la almendra citado en el artículo también señala la importancia de las elecciones que hacemos y la influencia que podemos ejercer como consumidores en el mercado. Es más importante que nunca convertirse en consumidores muy informados y de "compras poco discrecionales", especialmente en el mundo superdesarrollado. El agua se convertirá en el nuevo petróleo y, por desgracia, las guerras seguirán librándose por ella y aumentarán en intensidad y frecuencia. Esto ha demostrado ser el "estilo humano" a lo largo de la historia de los homínidos. A pesar del potencial de nuestro cerebro humano, tenemos una opinión de nosotros mismos como especie mucho más elevada de lo que hasta ahora hemos merecido.


Brad Atchison

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram