• Homo consciens

¿Es la Tierra un organismo?


Fuente: AEON - Diciembre 2020

La hipótesis de Gaia afirma que nuestra biosfera está evolucionando. Una vez escépticos, algunos biólogos prominentes están empezando a estar de acuerdo

Por W Ford Doolittle - profesor de bioquímica y biología molecular en la Universidad de Dalhousie en Canadá.



Muchos de nosotros, incluidos los científicos, albergamos intuiciones contradictorias sobre la Madre Naturaleza. Podemos ver que los ecosistemas a menudo tienen una capacidad inherente de auto-estabilizarse, y sabemos que no estaríamos aquí si el planeta no hubiera mantenido condiciones adecuadas para la vida durante casi 4.000 millones de años. Una reacción es afirmar que existe cierto equilibrio en toda la Tierra, aunque frágil, y refleja el hecho de que las especies han evolucionado para cooperar unas con otras. Otra reacción es decir que la primera respuesta es una tontería: los organismos son "egoístas", y la evolución no es cooperativa sino más bien una brutal competencia darwiniana que selecciona organismos individuales basados en su capacidad de sobrevivir y reproducirse. El acto de equilibrio primordial realizado por nuestra biosfera, si es que existe, es más o menos un accidente afortunado.


La idea de que la Tierra misma es como un único "organismo" en evolución fue desarrollada a mediados de la década de 1970 por el científico e inventor inglés independiente James Lovelock y la bióloga estadounidense Lynn Margulis. Lo llamaron la "hipótesis Gaia", afirmando que la biosfera es un "sistema de control adaptativo activo capaz de mantener a la Tierra en homeostasis". A veces fueron bastante lejos con esta línea de razonamiento: Lovelock incluso se aventuró a decir que las esteras de algas han evolucionado para controlar la temperatura global, mientras que la Gran Barrera de Coral de Australia podría ser un "proyecto parcialmente terminado para una laguna de evaporación", cuyo propósito era controlar la salinidad oceánica.


La noción de que la Tierra misma es un sistema viviente capturó la imaginación de los entusiastas de la Nueva Era, que deificaron a Gaia como la Diosa de la Tierra. Pero ha recibido un trato duro a manos de biólogos evolutivos como yo, y es generalmente despreciado por la mayoría de los Darwinistas científicos. La mayoría de ellos todavía son negativos acerca de Gaia: ver muchos rasgos terrestres como productos biológicos bien podría haber sido extraordinariamente fructífero, generando mucha ciencia buena, pero la Tierra no es como un organismo evolucionado. Las esteras de algas y los arrecifes de coral no son "adaptaciones" que mejoran la "aptitud" de la Tierra de la misma manera que los ojos y las alas mejoran la aptitud de las aves. La selección natural darwiniana no funciona de esa manera.


Sin embargo, tengo una confesión: he simpatizado con Gaia a lo largo de los años. Fui uno de los primeros en oponerme a la teoría de Lovelock y Margulis, pero ahora empiezo a sospechar que podrían tener razón. Así que he pasado los últimos cinco años tratando de "Darwinisear Gaia" - y ver la amplia cooperación como resultado de la competencia que se produce en algún nivel más alto (incluso planetario). Puedo ver algunos caminos por los cuales un darwinista podría aceptar la idea de que el planeta en su conjunto podría presumir de evolucionado, adaptaciones a nivel de la biosfera, seleccionadas por la naturaleza para sus funciones de promoción de la estabilidad.


Esto no es exactamente una retractación de las opiniones, pero es ciertamente un marcado cambio con respecto a lo que pensaba hace 40 años. Darwinismo a Gaia parece importante no sólo para mí personalmente, sino porque ofrecería una base teórica satisfactoriamente profunda para los esfuerzos por mantener un planeta habitable - y una manera de reflexionar sobre las crisis ambientales contemporáneas más allá de la aplicación de una simple etiqueta como "la venganza de Gaia", con sus implicaciones antropocéntricas y teístas.


Para que la selección natural tradicional darwiniana funcione, las entidades en cuestión deben mostrar alguna propiedad o habilidad que pueda ser heredada, y eso resulta en que tengan más descendencia que la competencia. Por ejemplo, las primeras criaturas con visión, por muy borrosa que sea, presumiblemente eran mejores para evitar los depredadores y encontrar pareja que los miembros no-videntes de su población, y por esa razón tenían más descendencia superviviente. En términos técnicos, entonces, deben existir entidades seleccionadas en poblaciones que muestren una variación hereditaria en la aptitud, ya que una mayor aptitud da lugar a la reproducción diferencial de estas entidades.


Incluso si las propiedades heredadas son el resultado de una mutación no dirigida o "aleatoria", la repetición del proceso de selección a lo largo de las generaciones mejorará progresivamente en ellas. Esto produce adaptaciones complejas como el ojo de los vertebrados, con su función altamente sofisticada. Las áreas sensibles a la luz adquirieron lentes para enfocar y medios para distinguir los colores ventajosamente, produciendo finalmente ojos modernos que son claramente visibles. Así que incluso sin un propósito general, la evolución crea algo que se comporta como si tuviera un objetivo.


En 1979, cuando salió el primer libro popular de Lovelock, Gaia: Una nueva mirada a la vida en la Tierra, el amplio campo de la biología evolutiva se estaba convirtiendo en una disciplina muy reduccionista. El libro de Richard Dawkins, The Selfish Gene, se había publicado tres años antes, y promovía un duro centrismo genético insistiendo en que miráramos a los genes como las unidades fundamentales de selección - es decir, la cosa sobre la que opera la selección natural. Su afirmación era que los genes eran las entidades reproductoras por excelencia, porque son las únicas cosas que siempre se replican y producen linajes duraderos. La replicación aquí significa hacer copias bastante exactas de uno a uno, como hacen los genes (y los organismos asexuales como las bacterias). La reproducción, sin embargo, es un término más inclusivo y perdonador - es lo que hacemos los humanos y otras especies sexuales, cuando hacemos descendencia que se asemeje a ambos padres, pero cada uno sólo de manera imperfecta. Aún así, este proceso descuidado muestra una variación hereditaria en la aptitud, y así apoya la evolución por selección natural.


En las últimas décadas, muchos teóricos han llegado a comprender que puede haber entidades reproductoras o incluso replicantes que evolucionan por selección natural en varios niveles de la jerarquía biológica, no sólo en los dominios de la replicación de genes y bacterias, o incluso de criaturas sexuales como nosotros. Han llegado a abrazar algo llamado teoría de la selección multinivel: la idea de que la vida puede representarse como una jerarquía de entidades anidadas en entidades más grandes, como las muñecas rusas. Como dice el filósofo de la ciencia Peter Godfrey-Smith, "los genes, las células, los grupos sociales y las especies pueden todos, en principio, entrar en un cambio de este tipo".


Pero para calificar como una cosa en la que la selección natural puede operar - una unidad de selección - "deben estar conectados por relaciones padre-hijo; deben tener la capacidad de reproducirse", continúa Godfrey-Smith. Es el requisito para la reproducción y el abandonar del concepto de linajes de padres e hijos (líneas de descendencia) es lo que tenemos que centrarnos aquí, porque siguen siendo esenciales en las formulaciones tradicionales. Sin reproducción, la aptitud no está definida, y la heredabilidad parece no tener sentido. Y sin líneas de descendencia, en algún nivel, ¿cómo podemos siquiera concebir la selección natural?


Esperaría que Darwin, si estuviera vivo hoy en día, no se resistiera a mis pasos no tradicionales...

Por eso la Gaia de Lovelock va muchos pasos más allá. Las comunidades multiespecíficas como Gaia, muchos organismos simbióticos y la mayoría de los ecosistemas no se reproducen en general. Las partes de Gaia (potencialmente miles de millones de especies) se reproducen individualmente, pero la biosfera como colectivo no se reproduce como un colectivo. Por lo tanto, no tiene una herencia simple y no produce un único conjunto de linajes padre-hijo, sino más bien una multiplicidad de líneas de descendencia a menudo incongruentes, que se reproducen independientemente. Según el pensamiento estándar darwiniano, entidades como Gaia no son unidades de selección, y no pueden exhibir "adaptaciones". Tal vez las esteras de algas controlan la temperatura global y los arrecifes de coral tienen un efecto beneficioso en la salinidad del océano, pero esto es sólo buena suerte. Las especies dentro de ellos podrían "coevolucionar", usando otras especies como su ambiente biótico, pero cada una es egoísta por su cuenta. Sí, las abejas visitan las flores, y las flores fomentan esta atención, es porque así es como se propaga su polen, pero los individuos dentro de cada especie lo hacen por sus beneficios individuales, teniendo más progenie como resultado. La evolución por selección natural a nivel de la biosfera parecía imposible hace 40 años, y todavía parece problemática ahora.


Argumenté esto en 1981, y Dawkins hizo argumentos similares un año después, en El Fenotipo Extendido. No hay ninguna población darwiniana relevante en la que las biosferas compitan, observó:


"El Universo tendría que estar lleno de planetas muertos cuyos sistemas de regulación homeostática habían fallado, con, por ahí, un puñado de planetas exitosos y bien regulados, de los cuales la Tierra es uno."


Pero incluso si este fuera el caso, aún así no sería suficiente, señala Dawkins. También tendríamos que ofrecer un relato de la reproducción biosférica, "por la cual los planetas exitosos engendraron copias de sus formas de vida en nuevos planetas".


Esta visión es la que todavía mantiene el campo. Tan recientemente como en 2015, mientras revisaba A Rough Ride to the Future (2014) de Lovelock para la London Review of Books, Godfrey-Smith podría escribir eso:


"La retroalimentación entre los diferentes seres vivos es realmente ubicua, y algunos tipos de retroalimentación ayudan a que la vida continúe. Pero esos beneficios para la vida en su conjunto son subproductos - son accidentales. Las interacciones entre especies son consecuencias de los rasgos y comportamientos que los procesos evolutivos dentro de esas especies dan lugar, y esos procesos son impulsados por la competencia reproductiva dentro de cada especie... Del hecho de que la vida todavía existe, podemos decir que no deben haber surgido rasgos demasiado antagónicos a la vida misma, por muy beneficiosos que sean para los organismos que los portan. Si lo hubieran hecho, no estaríamos aquí para discutir el asunto. Pero eso no es lo que mantuvo esos rasgos a raya."


Godfrey-Smith se refiere a algo así como el principio antrópico: si la Vida no hubiera establecido retroalimentaciones estabilizadoras, no estaríamos aquí... y, ya que lo estamos, es necesario que lo hiciera, independientemente de lo improbable que fuera en realidad. Pero quiero algo más que esto: un mecanismo por el cual la selección a nivel de la biosfera probablemente produciría estabilidad. Tal mecanismo, una forma darwiniana de convertir los "accidentes" beneficiosos en el equivalente de las variaciones hereditarias que podrían evolucionar a través de la selección natural, será posible, creo. El trabajo está lejos de estar completo, y mucho debe ser alineado o contrastado con el trabajo emergente en la teoría de la evolución. Pero espero que Darwin, si estuviera vivo hoy, no se resista a los pasos no tradicionales que estoy a punto de dar.


Primero, tendríamos que aceptar la persistencia diferencial -la mera supervivencia- como una forma o mecanismo legítimo de selección natural. Una analogía es esta: imagina que hay 1.000 átomos radiactivos en proceso de descomposición (perdiendo partículas o fotones del núcleo). Los pocos átomos que quedan varias vidas medias más tarde (el tiempo que tarda la mitad del material en descomponerse) no son diferentes de los que se descompusieron al principio; simplemente son más afortunados. Pero si hubiera alguna "mutación" que diera a los átomos la capacidad de resistir la descomposición, entonces los que quedaran intactos después de varias semividas tendrían más probabilidades de poseer tales mutaciones que los que se descompusieron al principio. Esto me parece una especie de selección natural; y una primera "mutación" de este tipo daría tiempo a que se produjera una segunda, por lo que se podrían lograr "adaptaciones complejas".


Tal vez no sea posible que los átomos radiactivos adquieran mutaciones estabilizadoras. Y tal vez es muy poco probable que biosferas enteras, con múltiples linajes evolutivos independientes, puedan hacerlo. Pero esto último es posible, y en biología deberíamos estar cómodos con este tipo de razonamiento. Nos contentamos con decir que las mutaciones beneficiosas que explican por qué algunos organismos son seleccionados sobre otros también son muy poco probables - es sólo que la selección natural coopta estos eventos improbables y hace que su éxito final sea probable a largo plazo. Aquí, entonces, es donde algo parecido al pensamiento darwiniano podría entrar.


En otras palabras, lo que la selección realmente logra es un aumento en la proporción de entidades seleccionadas en relación con el total de entidades de una población. Y, en realidad, esto puede lograrse de dos maneras. La primera es la reproducción diferencial discutida anteriormente, generalmente considerada como el principio y el fin de la evolución. Las entidades seleccionadas, al superar a sus competidores, se convierten en última instancia en las únicas entidades de una población (lo que los biólogos llaman lograr la fijación). En efecto, el número superior de la proporción aumenta. Pero el fenómeno de la persistencia diferencial, en el que las entidades seleccionadas logran la fijación mediante la muerte, la extinción o la desaparición de sus competidores, también podría funcionar, y se ha descuidado injustamente. Esta disminución del número inferior de la proporción podría ser, por supuesto, aleatoria y no selectiva, como ocurre con la desintegración radiactiva. Pero si hay algunas estrategias, mecanismos o mutaciones que podrían adquirirse y que hacen que una entidad sea más resistente a tal destino, las entidades que adquieran estas características se convertirán en una proporción cada vez mayor del total a medida que pase el tiempo, incluso cuando este total disminuya. Una vez más, esas mutaciones podrían acumularse secuencialmente y producir así adaptaciones complejas.

Gaia es sólo el único clado de todos los seres vivos descendientes del último antepasado común universal de la vida

La persistencia diferencial no nos da a Gaia por sí sola, pero es el primer paso necesario. Podemos humanizarla con un segundo pensamiento-experimento. Considere una isla habitada sólo por mujeres, en la que 10 marineros varones con los apellidos Doe, Smith, Jones y así sucesivamente han naufragado. Cada uno de ellos se empareja con una de las mujeres, y los tiempos son generalmente buenos, por lo que la población se expande enormemente. Los 10 apellidos, transmitidos a la antigua usanza patrilineal, están representados. Pero periódicamente hay una hambruna y la población se reduce aleatoriamente a 10 parejas familiares, justo el número con el que empezamos.


Ahora, es poco probable que los 10 apellidos originales estén representados entre 10 parejas después de una sola hambruna. Y si tales hambrunas ocurren repetidamente, al final sólo nos quedaría uno de los apellidos, Jones, por ejemplo. (Después de cada hambruna existe la posibilidad de que uno de los apellidos no sobreviva, pero al menos uno siempre tiene que hacerlo). Así que el persistente aquí sería el apellido familiar "Jones". Habrá sobrevivido, y los apellidos competidores se habrán extinguido, por pura casualidad.


La "familia Jones" definida por el apellido es similar a lo que los biólogos llaman un clado: una especie ancestral junto con todas sus especies descendientes. Tener esa definición significa que los clados no pueden reproducirse: sólo pueden persistir o extinguirse a través de la pérdida de todas las especies. Las nuevas especies se especian de las antiguas dentro del clado, pero todas las especies de progenie así producidas se convierten en sólo una parte del clado original. El clado se agranda por especiación: como el grupo con el apellido "Jones", se hace más "gordo" pero no se reproduce para hacer otro clado.


Al azar, Doe o Smith podrían haber sido el apellido ganador en su lugar, no Jones. Pero imagina que los clades de apellido tienen una ventaja diferente debido a las diferencias biológicas subyacentes entre sus portadores: los Jones masculinos podrían ser más grandes y ser capaces de acaparar más del suministro de alimentos, y así tener más hijos, por ejemplo. Entonces ese apellido tendría más probabilidades de ser incluido después de una hambruna, incluso si las 10 parejas sobrevivientes de la hambruna fueran seleccionadas al azar de una gran población, simplemente porque habría una mayor proporción de parejas llamadas "Jones" en esta población. Esta sería una selección que opera a nivel del clado, una consecuencia o manifestación de la persistencia diferencial. El rasgo del nivel del clado seleccionado estaría desproporcionadamente representado en la población, sea cual sea su causa de nivel inferior (machos más grandes, en este caso).


Transpongamos este argumento a Gaia. Gaia (la parte biológica de ella, al menos) no es más que el único clado de todos los seres vivos que descienden del último ancestro común universal de la vida (LUCA): todos somos una gran familia de Joneses. Esto se desprende de la creencia generalizada de que LUCA era una sola célula o especie. La mayoría de nosotros también creemos que LUCA fue sólo una de las muchas células o especies presentes en esa época antigua - siendo éstas el equivalente de los Does y Smiths - que se extinguieron como clado en algún momento entre entonces y ahora. A menos que esto fuera un proceso completamente aleatorio, podríamos llamar a esto selección de clados. Eso significa que la objeción de Dawkins de que Gaia no es parte de una población de competidores en muchos planetas se vuelve irrelevante: había suficientes competidores de este tipo en este planeta, posiblemente incluso en el mismo "pequeño estanque caliente": es sólo que eran menos persistentes que Gaia, y ahora todos han desaparecido. Y parece inverosímil que este proceso fuera completamente aleatorio: se habrían favorecido clados más grandes y más ecológicamente diversos, por ejemplo, como lo harían clados que hubieran evolucionado algún tipo de cooperación de especie a especie dentro de un clado.


Más allá de la persistencia diferencial, hay una segunda forma en la que podríamos Darwinisear a Gaia. Un elemento de este enfoque es la teoría de la selección de niveles múltiples esbozada anteriormente, que ahora se ilustra en la figura siguiente. Esta figura muestra los cuatro niveles en los que la selección natural es efectiva, más dos niveles más. Abarca la idea de que la selección natural puede operar en diferentes niveles, a veces incluso varios a la vez, siempre que haya reproducción entre entidades de ese nivel. El propio experimento mental de Dawkins en El gen egoísta ofrece un ejemplo de anclaje apropiado, en el que muestra cómo los genes pueden ser individualmente egoístas pero aún así se llevan bien para sumarse a un organismo unificado y competitivo, también "egoísta".




Figura suministrada por el autor - La vida puede representarse como una jerarquía de entidades anidadas en entidades más grandes, como las muñecas rusas. En la teoría de la selección multinivel, se puede decir que la selección natural se produce en cualquier nivel en el que se reproducen las entidades, por lo que en esta jerarquía las cuatro elipses más internas, pero no las dos más externas, pueden cumplir este criterio. Aunque no son replicadores ni reproductores, estos dos exteriores siguen siendo interactores (y, en mi idioma, persisten) - por lo que la evolución por selección natural opera sobre ellos.


Dawkins comparó los genes exitosos con los buenos remeros, cuya competencia seguramente debe haber animado como estudiante en Oxford. "Una de las cualidades de un buen remero es el trabajo en equipo, la capacidad de encajar y cooperar con el resto de la tripulación", escribió. De hecho, los barcos de ocho hombres no tienen un buen desempeño con los remeros descoordinados, por lo que los remeros son seleccionados por lo bien que reman (lo que en parte tiene que ver con los genes para el desarrollo muscular y la coordinación), y los equipos en los que están son seleccionados en las carreras. Los remeros compiten por posiciones en los equipos, y los equipos compiten por la representación en la competición con Cambridge - selección en ambos niveles. Podría decirse que esta competición anual (que se celebra desde principios del siglo XIX) forma parte de la "marca" Oxbridge y contribuye a su reconocimiento académico mundial y a la longevidad de estas notables instituciones.


Recuerden la jerarquía organizativa que se muestra arriba: se puede decir que las cuatro entidades más internas - genes, células, organismos y especies - se reproducen (especies mediante la especiación) como unidades, produciendo linajes padres-hijos. La teoría de la selección de niveles múltiples se aplica a estos reproductores, y podría ser adecuada para explicar la presencia de adaptaciones en estos niveles. También puede decirse que los cuatro son interactuantes: los genes deben interactuar con éxito con la maquinaria de replicación celular, las células con el conjunto de un organismo multicelular, los organismos con sus especies, y las especies con sus ecosistemas.


Los interactuantes pueden ser comunidades, ecosistemas o incluso biosferas enteras


Pero las dos elipses exteriores (y ciertamente las propias instituciones de Oxbridge), están formadas por entidades individuales que sólo son interactores y persistencias: no se reproducen colectivamente y no calificarían como unidades de selección. Son más bien como clados, capaces de persistir si interactúan eficazmente con su entorno, pero no son capaces de reproducirse. Así que para Darwinisear a Gaia también necesitamos lo que se llama el marco de replicador/interactor, desarrollado por el filósofo David Hull. Hull caracterizó a los actores de la selección natural de la siguiente manera:


replicador: una entidad que transmite su estructura directamente en la replicación.

interactor: una entidad que interactúa directamente como un todo cohesivo con su entorno de tal manera que la replicación es diferencial .

selección: un proceso en el que la extinción diferencial y la proliferación de interactores causan la perpetuación diferencial de los replicadores que los produjeron.


Llevando esto a Gaia, lo que tendríamos que hacer es sustituir a veces "reproductor" por "replicador", y también "persistencia" por "reproducción" en ocasiones. Modificado de esta manera, podríamos decir que la "extinción diferencial y la proliferación de interactores" (en cualquier nivel de la jerarquía en la figura anterior) causa la "perpetuación diferencial de los replicadores que los produjeron" - el término "perpetuación" entendido para abarcar tanto la reproducción como la persistencia. Así es como la longevidad y el éxito -la persistencia- del recurrente evento de remo de Oxbridge ha alentado a generaciones de remeros -mientras que, para Gaia, 4.000 millones de años de vida en esta Tierra han alentado a gazillones de especies a evolucionar y proliferar.


La idea del replicador/interactor puede utilizarse de hecho para explicar una serie de fascinantes fenómenos biológicos. Actualmente se suele decir que los seres humanos y su microbiota intestinal son holobiontes, entidades formadas por la asociación de diferentes especies que dan lugar a unidades ecológica que interactúan como "conjuntos cohesivos" con su entorno. Se afirma que esta interacción tiene ahora dimensiones nutricionales, de desarrollo, inmunológicas e incluso psiquiátricas. Así pues, en la medida en que los seres humanos bien alimentados, plenamente desarrollados y sanos probablemente sobrevivan más tiempo y dejen más descendencia, estos holobiontes de bacterias humanas se "extinguirán" con menos frecuencia y "proliferarán" (aunque sólo sea por recurrencia) de forma más prolífica. Al hacerlo, servirán para "perpetuar" a los reproductores y replicadores de nivel inferior (Homo sapiens individual y muchos millones de individuos bacterianos de las miles de especies en un intestino sano) que componen un holobionte. Las cepas o especies de bacterias beneficiosas se perpetúan así diferencialmente a través del éxito de un holobionte humano-microbiano, interactuando con su entorno.


Desde este punto de vista más amplio, entonces, los interactuantes pueden ser comunidades, ecosistemas o incluso biosferas enteras. Mientras tanto, los replicadores y reproductores que se benefician de sus interacciones ambientales exitosas son cualquier entidad de nivel inferior que contribuya a esa interacción exitosa. Se podría decir entonces que las entidades en cualquier elipse de la figura anterior ayudan a la perpetuación de las entidades de cualquier nivel inferior. Así pues, no es necesario que nos limitemos a los reproductores o replicadores de material (las cuatro elipses interiores) para considerar que las propiedades específicas de cada nivel son adaptaciones - "funciones" resultantes de la evolución por selección natural.


Hay un tercer y último paso que espero que Charles Darwin esté dispuesto a dar, al evaluar si la Tierra es o no una entidad en evolución: una teoría conocida como "Es la canción, no los cantantes" (ITSNTS), como fue elaborada recientemente con el filósofo Andrew Inkpen. Canciones como el 'Feliz Cumpleaños' se repiten (son reproducidas, con un guión) porque la gente las canta. Los cantantes no son los mismos, pero se puede decir que la canción lo es (o al menos exhibe sólo un cambio incremental, "evolutivo"). Se perpetúa ("persiste") sólo a través de actuaciones periódicas. La teoría de Meme nos anima a creer que las canciones que son más fáciles de cantar, y las "mutaciones" de las canciones existentes que las hacen así, podrían evolucionar por selección natural.


La ITSNTS fue una teoría basada en la analogía, motivada por el concepto de holobión, en particular, por la observación de que la forma en que la microbiota intestinal descompone los productos químicos para obtener energía de su entorno (su función metabólica) es más estable y predecible que las cepas o especies específicas de microbios que están haciendo el metabolismo. Las perturbadoras como un curso de antibióticos matarán a muchas especies, pero con la recuperación éstas pueden ser reemplazadas por otras con metabolismos similares pero clasificadas como especies diferentes. Son las "canciones" las que parecen importar más que los "cantantes".


Cuando se trata de Gaia, entonces, tal vez la unidad relevante de selección es el proceso que implementan las especies múltiples y redundantes, no el colectivo formado por esas especies en sí. Según el ITSNTS, los patrones de interacción o los procesos metabólicos se vuelven a producir siempre que haya especies capaces de realizar los pasos: porque hay cantantes, hay una canción. Para algunos procesos metabólicos dispersos, como el ciclo global del nitrógeno, estas especies no tienen por qué estar en el mismo lugar o funcionar al mismo tiempo, o incluso estar relacionadas entre sí. La existencia de estos procesos fomenta la evolución de ('reclutas') especies que son capaces de ganarse la vida realizando pasos individuales: porque hay una canción, hay cantantes.


Sería un alivio cerrar la brecha entre el pensamiento tradicional darwiniano y los creyentes en la posibilidad de Gaia

Las canciones no se reproducen por sí solas, pero son reproducidas y evolucionan. El actual ciclo de nitrógeno no es el de la Tierra Arcaica, pero puede considerarse su continuación, en la medida en que los ciclos anteriores estimularon la evolución de las especies que luego evolucionaron para realizar versiones posteriores. De hecho, el ciclo del nitrógeno podría ser visto como el equivalente al apellido Jones, en mi parábola anterior. Si los cantos se proyectan como persistentes (en lugar de replicadores/reproductores) y las diversas especies que se reúnen periódicamente para implementarlos se proyectan como sus interactores, el marco de replicadores/interactores de Hull tiene un considerable poder explicativo.


Un problema en este caso podría radicar en la implicación de que los procesos o patrones de interacción, que posiblemente no son cosas materiales, pueden causar la evolución de las especies, que sí lo son. No está claro que el nombre de la familia Jones en sí mismo tenga un impacto en el comportamiento reproductivo de los Jones, aunque las leyendas de la familia que fomentan la confianza en las proezas reproductivas podrían hacerlo. Pero este dilema no es exclusivo de ITSNTS, en cualquier caso. De hecho, el propio Dawkins consideró que los genes como información son eternos, mientras que sus instancias materiales, genes físicos y los vehículos que producen son efímeros - los "robots madereros" reclutados para servir a sus fines egoístas. Desde este punto de vista, el biólogo evolutivo David Haig escribe:


Los genes maternos eran objetos físicos, pero los genes informativos eran las secuencias abstractas de las cuales los genes materiales eran vehículos temporales. Los genes materiales fueron identificados con fichas genéticas y los genes informativos con tipos de genes ... La continuidad reside en la representación recursiva del patrón inmortal por avatares efímeros ...


Así que el problema de la inmaterialidad/materialidad no es nuevo. Es más, al menos parece disminuir al adoptar un marco de replicadores/interactores, en el que la "perpetuación" puede significar una persistencia diferencial -la persistencia no requiere una presencia continua-, se considera que la replicación incluye la reproducción, la recurrencia y la re-producción, y procesos como el ciclo del nitrógeno pueden considerarse entidades que se perpetúan (los replicadores, por así decirlo).


Más allá del beneficio para la ciencia, "Darwinisiear Gaia" también tendría algunos beneficios políticos. Podría alentarnos a mirar a la naturaleza como un todo coherente, con una trayectoria evolutiva que podemos fomentar o desviar a nuestro antojo. Después de todo, ya lo estamos haciendo, nos demos cuenta o no. Ciertamente, sería un alivio cerrar la brecha entre el pensamiento tradicional darwiniano y los creyentes en la posibilidad de Gaia, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer para cimentar y validar la teoría. Y nunca sabremos realmente lo que Darwin podría haber aceptado como "Darwiniano", si hubiera vivido otros 138 años. Sólo espero que aplaudiera estos esfuerzos para hacer aceptable a Gaia dentro de un marco selectivo, y que no pensara que hemos estirado su gran teoría más allá del punto de ruptura.

Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram