• Homo consciens

Bruno Latour: "¿Estás listo para salir de la economía?"


The Truman Show

Por Bruno Latour - (A.O.C. 1 de junio -amablemente traducido del francés al inglés por Timothy Howles) -



"El Presidente [francés] está poniendo en marcha una comisión de expertos para prepararse para los grandes desafíos que se avecinan", informa Le Monde en su edición del 29 de mayo. Sus periodistas añaden: "la elección se hizo para privilegiar una comisión que sea homogénea en cuanto a su perfil, de tal manera que se tenga la respuesta de los académicos a estos grandes desafíos. Pero su contribución será sólo una entre otras y no agotará sus temas, el Elíseo nos tranquiliza". ¿Por qué no me siento en absoluto "tranquilizado" por eso? Mis pensamientos se dirigieron a la Restauración, al que el alivio del confinamiento se parece cada vez más: al igual que fue el caso con el régimen de los Borbones de 1814, es posible que este comité, incluso si está compuesto por mentes excelentes, no haya "olvidado nada y aprendido nada".1


Ciertamente sería una pena perder tan rápido todo el beneficio que el Covid-19 ha revelado como esencial. En medio del caos, de la crisis mundial que está por venir, de la pena y el sufrimiento, hay al menos una cosa que todo el mundo ha sido capaz de comprender: algo está mal en la economía. Ante todo, por supuesto, porque parece que puede ser detenida de un solo golpe; ya no tiene la apariencia de un movimiento irreversible que tampoco puede ralentizarse, ni detenerse de ninguna manera, sin riesgo de catástrofe. Luego, porque todos los que están encerrados se han dado cuenta de que las relaciones de clase, que fueron solemnemente declaradas como abrogadas, se han hecho tan visibles como lo fueron en el tiempo de Dickens o Proudhon: la revaluación de los valores ha recibido un serio golpe, añadiendo un nuevo giro al famoso mandato del Evangelio: "Muchos de los que ahora son los primeros (los que están en la cúspide), serán los últimos; y los que ahora son los últimos (los que están en la base) serán los primeros." (Mateo 19:30).2


Ya sabíamos que algo andaba mal en la economía, usted puede decir; que no ha empezado con el virus. Sí, sí, pero lo que es más insidioso es que ahora decimos que algo está mal en la forma en que la economía define el mundo. Cuando decimos que "la economía tiene que volver a arrancar", nosotros nos preguntamos, in petto (N.T: interiormente), "¿por qué? ¿Es realmente una buena idea?"


¡Bueno, no nos deberían haber dado tanto tenido tiempo para reflexionar!

Arrastrados por el desarrollo, deslumbrados por la promesa de la prosperidad, estábamos probablemente destinados a no ver nunca las cosas más que a través del prisma de la economía. Entonces, durante sólo dos meses, nos encontramos extraídos de esta situación auto-evidente, como un pez fuera del agua que se da cuenta de que el medio ambiente en que vive su vida no es el único. Paradójicamente, el confinamiento ha "abierto puertas" liberándonos de nuestros patrones acostumbrados.


Así que la liberación del encierro parece la cosa más dolorosa; como un prisionero que, habiendo recibido un permiso temporal, encuentra insoportable tener que volver a la celda a la que estaba tan acostumbrado. Esperábamos un gran viento de liberación, pero estamos siendo encerrados nuevamente por todas partes en la ineludible "marcha hacia adelante de la economía" - a pesar de que que durante los últimos dos meses nuestras exploraciones del "mundo venidero" nunca han sido más intensas. Entonces, ¿todo volverá a ser como antes? Es... probable, pero no inevitable.


La duda que se ha introducido durante este paréntesis es demasiado profunda. se ha insinuado demasiado ampliamente; se ha apoderado de demasiada gente. Incluso en enero, tal vez, la idea del Presidente rodeándose con una comisión de expertos económicos se habría sentido como un signo tranquilizador; pero después del Covid-19, no hace más que llenarnos de temor: "¿qué?, ¿van a empezar de nuevo tomando la totalidad de lo que está pasando como parte de la economía? ¿Y confiar todo el asunto a 'una comisión homogénea en cuanto a su perfil y experiencia'? ¿Son realmente competentes para comprender la situación tal como se nos presenta ahora a la luz de esta inesperado detenimiento?"


El hecho de que la economía pueda parecer ajena o separada de la experiencia humana normal ha sido comprendido por muchos investigadores y activistas, por supuesto, pero la dolorosa experiencia de la pandemia ha hecho que esta ruptura sea ampliamente conocida. Millones de personas han tenido la misma experiencia que Jim Carrey, el héroe de The Truman Show: finalmente han perforado un agujero en el set y se han dado cuenta de que el el decorado del escenario puede ser separado de la estructura metálica que lo sostiene. De esta experiencia, esta ruptura, esta duda, no hay vuelta atrás. ¡Nunca harás que Carrey regrese por segunda vez al set de filmación esperando que "funcione" esta vez!


Hasta ahora, el término especializado para hablar de esta ruptura era "economización". La existencia material no está hecha, en sí misma, de relaciones económicas. Los humanos tienen una multitud de relaciones entre sí y con las cosas entre las que viven, que movilizan una gama extraordinariamente amplia de pasiones, afectos, conocimientos, técnicas e invenciones. Además, la mayoría de las sociedades humanas no tienen un término unificado para explicar esta multitud de relaciones: son coincidentes con la vida misma. Marcel Mauss hace cien años, el mariscal Sahlins hace cincuenta años, Philippe Descola o Nastassja Martin hoy día, en resumen, una gran parte de la antropología nunca ha dejado de explorar este camino.3


Sucede que, en ciertas sociedades recientes, un trabajo concertado de "formateo" ha intentado (sin lograrlo nunca completamente) reducir y simplificar estas relaciones, para extraer de ellas ciertos tipos de pasión, afectos, conocimiento, técnica e inventiva, e ignorar todos lo demás. Usar el término "economización" es poner de relieve esta labor de formateo a fin de evitar confundirla con la multitud de relaciones necesarias para la continuación de la vida. También es para introducir una distinción entre las disciplinas económicas y el objeto que le es propiamente suyo (la palabra "disciplina" es preferible a la palabra "ciencia" para resaltar adecuadamente la distancia entre ambas). Estas actividades llevan a cabo el formateo, lo que llamamos "inversiones de forma", pero no pueden tomar el lugar de la experiencia, que simplifican o reducen. La distinción es la misma que la que se da entre construir el set de filmación en el que Jim Carrey aparecerá" y transmitir la producción en la que aparece.


Existe la tendencia a decir que las disciplinas económicas realizan o ejecutan (N.T: en inglés to perform) lo que estudian - la expresión "performatividad" se toma prestada de la lingüística para designar las expresiones que promulgan lo que dicen por el mero hecho de decirlo - ya sean promesas, amenazas o actos jurídicos 4. Es un principio general que uno no puede aprehender ningún objeto sin formatearlo primero.


Por ejemplo, no hay fenómeno más objetivo y mejor probado hoy en día que la asepsia. Sin embargo, cuando quiero probar a mi nieto de diez años la existencia de la asepsia, debo ayudarle a comprender todos los gestos que permiten conservar el caldo de pollo que he sellado en un tarro de mermelada, a salvo de la contaminación (¡y esto no es tan fácil de explicar con el Zoom durante la pandemia!). No basta con mostrarle frascos hechos por las manos del vidriero de Pasteur donde el líquido sigue estando perfectamente puro después de ciento cincuenta años. Mi nieto Ulysses debe obtener una comprensión de este hecho objetivo aprendiendo todo un conjunto de prácticas que hacen posible el surgimiento de un fenómeno: la asepsia se hace posible gracias a estas prácticas y no existen antes (esto crea, además, para los microbios, una presión selectiva completamente nueva). La permanencia de la asepsia como un hecho bien establecido depende así de la permanencia de una institución - y de unos cuidadosos procedimientos en laboratorios, salas limpias, laboratorios de producción farmacéuticos, salas de enseñanza experimental, etc.


Siguiendo la analogía, la economización es un fenómeno tan objetivo, pero también tan cuidadosa y obstinadamente construido, como la asepsia. Todo lo que se necesita es que Ulysees cometa el más mínimo error al calentar el frasco de vidrio, o al aplicar su tapa, y unos días después el caldo de pollo estará enturbiado por la contaminación. Lo mismo sucede con la economización: dos meses de encierro, lejos de nuestra marco habitual, y observa cómo vuelven los "malos hábitos", cómo innumerables relaciones cuya presencia había sido olvidada o negada empiezan a proliferar. Mantenerse alejado de la contaminación es tan difícil como permanecer sometido a la economización [économisable]. La lección es tan válida para el Covid-19 como lo es para las disciplinas económicas. Siempre se necesita una institución en buen estado de funcionamiento para mantener la continuidad de un hecho o de una prueba.


Al igual que los microbios no estaban preparados para enfrentarse a la medidas de protección de la asepsia inventadas por los pasteurianos, los seres humanos inmersos en relaciones materiales con las cosas que los rodean no estaban preparados para la domesticación que la economización les impondría a partir del siglo XVIII. Por sí mismo, nadie se convierte en un individuo desapegado, capaz de calcular una agenda egoísta que lo beneficie y entrar en competencia con todos los demás en búsqueda de beneficios. Estas palabras resaltadas identifican propiedades que realmente existen en el mundo, pero sólo porque primero fueron extraídas, mantenidas, conectadas y aseguradas con la inmensa ayuda de herramientas de contabilidad, títulos de propiedad, escuelas de negocios y algoritmos académicos. El homo economicus es como una cepa de bacteria cultivada en un plato de petri: existe, pero no hay nada natural, autóctono o espontáneo en él. Alivie las condiciones, y vea cómo se emancipa, de la misma manera que un virus abandonado repentinamente en un laboratorio del que se ha retirado repentinamente la financiación - listo para dar la vuelta al mundo.


Podemos ir aún más lejos. En un libro lleno de humor (y en un reciente artículo de Libération - traducido aquí al español), David Graeber sugiere que cuanto más difícil sea el formateo y más agentes "resistan" su disciplinamiento, más violenta se vuelve la "economización" [mise en économie].5 Cuanto menos realista parezca la economización, más necesidad habrá de operadores, funcionarios, consultores, contables y auditores de todo tipo para hacer cumplir su funcionamiento. Si bien es relativamente fácil contar el número de chapas de acero producidas por un laminador (bastará con un sensor digital y una hoja de cálculo), si se quiere calcular la productividad de un asistente, profesor o bombero, tendrás que multiplicar el número de intermediarios para compatibilizar su actividad con una hoja de cálculo de Excel. De ahí, según Graeber, la multiplicación de los "trabajos de mierda".


Si la experiencia de la pandemia tiene algún sentido, es revelar la rapidez con que la noción de productividad ha pasado a depender de las herramientas de la contabilidad. Sí, es cierto, no se puede calcular la productividad de los profesores, enfermeras, amas de casa con mucha precisión. ¿Qué conclusión sacamos de esto? ¿Que son improductivos? ¿Que merecen que se les pague menos y que se les mantenga en el fondo de la escala? ¿O que no importa, porque esa no es la cuestión? Cualquiera que sea el nombre que se le dé a su "producción", es a la vez indispensable e incalculable; pues bien, dejemos que otros se ocupen de esta contradicción; simplemente significa que estas actividades pertenecen a un tipo de acción que es no-economizable. El que todos se den cuenta que esta resistencia a la contabilización "no tiene importancia" pone en duda todas las demás operaciones de economización. Aquí es donde el control económico de las condiciones de vida se rompe de lo que describe, como una pared agrietada se desprende de su entorno.


"Pero seguramente, los lectores dirán, a partir de las disciplinas económicas que instituyeron la economía como una extracción de las relaciones que hacen posible la vida, nosotros al menos, nosotros los productores y consumidores de los países industrializados, nos hemos convertido ciertamente, después de tanto formateo, en personas que se pueden economizar al por mayor y sin casi ningún resto. Puede que haya habido otras formas de relacionarse con el mundo en otros tiempos y lugares, y en los conmovedores relatos de los etnólogos, pero eso ha desaparecido para siempre, al menos para nosotros. Nos hemos convertido en esos individuos egoístas que compiten entre sí, capaces de calcular nuestros intereses hasta el punto decimal más cercano".


Aquí es donde el shock de Covid-19 nos obliga a reflexionar: creer en su irreversibilidad es como creer que el progreso en la higiene, en la vacunación, o en los métodos antisépticos nos han librado para siempre de los microbios... lo que era cierto en enero de 2020 quizás ya no lo sea en junio de 2020.


Un paréntesis de sólo dos meses es todo lo que se necesitó para lograr lo que numerosos estudios de sociólogos de los mercados y antropólogos de las finanzas nunca habrían logrado: una comprensión ampliamente compartida de que la economía se mantiene sólo mientras la institución que la ejecuta lo hace - y ni un día más. La proliferación de las formas de relacionarse necesarias para la vida continúan, desbordando e invadiendo el formato reduccionista de la economización, al igual que la combinación de virus, bacteriófagos y bacterias continúan conectándose, de incontables maneras diferentes, seres tan distantes como murciélagos, chinos hambrientos y gastrónomos, sin mencionar a Bill Gates y al Dr. Fauci. Esta es la contaminación: de unos cincuenta colegas en la ciencia a decenas de millones de personas que se inscribieron pacíficamente en los numerosos movimientos, sindicatos, partidos y diversas tradiciones que tienen buenas razones para desconfiar de la economía y de los economistas (por muy "expertos", "homogéneos" y calificados que podrían ser). El desafortunado Jim Carrey se ha convertido en una multitud.


Lo que la pandemia hace más intensa, entonces, no es simplemente dudar sobre la utilidad y la productividad de diversos oficios, bienes, productos y empresas - sino dudar sobre cómo los conceptos y formatos proporcionados por la economía han captado las formas de vida que todos necesitamos para subsistir. La productividad - su cálculo, su medida, su intensificación - está siendo gradualmente reemplazada, gracias al virus, por una cuestión totalmente diferente: una cuestión de subsistencia. Este es el punto de inflexión; esta es la duda; este es el punto de no retorno: no el qué y cómo producir, sino ¿es la "producción" una buena manera de conectarse con el mundo? Así como no podemos seguir "haciendo la guerra" al virus sin comprender la multitud de relaciones de coexistencia con él, tampoco podemos seguir "produciendo" sin comprender las relaciones de subsistencia que hacen posible toda producción. Esa es la lección perdurable de la pandemia.


Y no sólo porque, al principio, durante dos meses, vimos tantos ataúdes por televisión y escuchamos ambulancias bajando por calles vacías, sino también porque, una cosa lleva a la otra, y desde las preguntas sobre el equipo de protección médica perdido hasta las camas de hospital, hemos terminado por cuestionar el valor y la política de la vida - lo que la hace posible, lo que la sostiene, lo que la hace vivible y justa.


Al principio, por supuesto, se trataba de detener la propagación del virus, por medio de la paradójica invención de medidas preventivas que requirió de todos nosotros, como un acto de solidaridad, permanecer encerrados en nuestras casas. Luego, en una segunda etapa, comenzamos a ver proliferar, a plena vista, el trabajo de estas "personas olvidadas" y nos dimos cuenta, cada día más y más, que eran indispensables... aquí hubo un retorno a la cuestión de las relaciones de clase, claramente racializadas. También fue el retorno de las duras relaciones geopolíticas y de las desigualdades entre países, hechas visibles (esta ha sido también una de las lecciones perdurables) producto por producto, cadena de valor por cadena de valor, ruta de migración por ruta de migración. Como tercera etapa, las jerarquías laborales se han visto sacudidas: empezamos a notar mil cualidades en los trabajos menos remunerados y menos considerados, los que exigen cuidado, atención y múltiples precauciones. Aquellos que hasta ahora habían sido los más indiferentes se dedicaron a aplaudir a estos "cuidadores" desde su balcón; donde antes se habrían conformado con cortar el césped, los altos ejecutivos se dedicaban ahora a la permacultura; incluso los padres que trabajaban a distancia notaron que para enseñar aritmética a sus hijos se requerían mil cualidades de paciencia y obstinación, cuya importancia nunca habían sospechado.


¿Todo eso terminará? No, porque los cuestionamientos sobre la producción tienen una forma divertida de proliferar y de contaminar gradualmente todo lo que tocan: tan pronto como empezamos a hablar de la subsistencia o de prácticas generativas, la lista de seres, afectos, pasiones y relaciones que hacen que nos sea posible vivir sigue creciendo. El formateo proporcionado por la economización, al igual que la asepsia, tenía precisamente como objetivo, multiplicar las medidas preventivas para limitar el número de seres a tener en cuenta, en todos los sentidos de la palabra. Buscaba evitar la proliferación, obtener cultivos puros, simplificar los fundamentos de la acción, que era la única manera de hacer que los microbios o los seres humanos fueran conocibles, calculables y manejables. Estas son las barreras, los obstáculos, los diques que han empezado a agrietarse durante la pandemia.


Lo que no habría sido posible sin la existencia de otra crisis que la supera en todos los aspectos. Por una coincidencia que no es completamente fortuita, el coronavirus se propagó rápidamente entre personas que ya eran conscientes de la índole de la amenaza multiforme que una crisis generalizada de la existencia planteaba para ellos. Sin esta otra crisis, la pandemia probablemente se habría abordado como un grave problema de salud pública, pero no como una cuestión existencial: las personas confinadas habrían sido cautelosas sobre la infección, pero no se habrían puesto a discutir si era realmente útil producir aviones, seguir navegando en barcos gigantes que parecen como los buques portacontenedores, o esperar que la Argentina proporcione la soja necesaria para los cerdos bretones. El nuevo régimen climático, cuando se superpone a la crisis de salud , arroja una duda tan fundamental sobre toda la cuestión de la producción que sólo se necesitaron dos meses de encierro para que el tema se revitalizara.


De ahí la prodigiosa extensión de las cuestiones de subsistencia.

Si la crisis sanitaria nos ha recordado el papel de estos trabajos olvidados [petits métiers], si ha dado un nuevo significado a las profesiones de cuidados, si ha hecho las relaciones de clase más visibles, también nos ha recordado gradualmente la importancia de esos otros participantes en nuestras formas de vida, primero los microbios, y luego, una cosa lleva a la otra, todo lo que se necesita para mantener en buen estado una economía que hasta ahora habíamos supuesto que constituía la totalidad de la experiencia y que se recuperaría. Incluso el reportero más obtuso, que continúa contrastando a los que se preocupan por el clima con los que simplemente desean "reabastecer la nevera"6, ya no puede ignorar el hecho de que no hay nada en la nevera que no dependa del clima, por no mencionar los incontables microorganismos asociados con la fermentación del queso, yogur y cerveza.


Una cita del libro de Graeber sobre el origen del valor (un debate clásico entre economistas) resume la nueva situación. Nos recuerda que la idea de la teoría del valor del trabajo era evidente en el siglo XIX, antes de desaparecer bajo el aluvión neoliberal del siglo XX, un siglo que fue muy poco considerado en cuanto a las condiciones de vida. De este modo se inflige una injusticia a los creadores de valor, que él resume en esta cita: "hoy en día, si se habla de 'productores de riqueza', la gente asumirá automáticamente que no se está refiriendo a los trabajadores, sino a los capitalistas "7. Pero cuando se ve a la luz del día la importancia del trabajo y del cuidado, pronto nos damos cuenta de que otros valores, y otros "trabajadores", deben actuar para que los humanos puedan subsistir. Para captar esta nueva injusticia, tendríamos que reescribir las palabras de Graeber de la siguiente manera: "Hoy en día, si se habla de 'productores de riqueza', la gente asumirá automáticamente que no se refiere a los seres vivos, sino a los capitalistas o a los trabajadores".


¡Debajo de los capitalistas están los trabajadores, y debajo de los trabajadores están los seres vivos! El Viejo Topo sigue funcionando8. La atención se ha disparado no un nivel, sino dos. El centro de gravedad también se ha desplazado. Otras fuentes de valor se han manifestado. Este es el mundo que ahora aparece a plena luz, negándose absolutamente a aceptar el estatus de "mero recurso" que le fue concedido en forma condescendiente por la definición estándar de la economía y atraviesa todas las medidas preventivas que deberían haberla mantenido a distancia. Está muy bien producir, pero aún así tenemos que subsistir. La pandemia proporciona esta sorprendente lección: cuando pensábamos que podíamos hacerle la guerra al virus, en su lugar tenemos que aprender a vivir con él con el menor perjuicio para nosotros mismos; donde pensábamos que debíamos tener una Recuperación Económica, en su lugar probablemente tendremos que aprender a salir de la Economía, ese resumen simplificado de las formas de vida.



Traducción realizada por Carolina Flynn


Notas:

1 Esta cita, que se cree que se originó en una carta de 1796 del oficial de marina francés

Charles Louis Etienne y posteriormente utilizado por Talleyrand, se refiere a la restaurada

dinastía de los Borbones después de la abdicación de Napoleón.

2 Latour utiliza dos frases, de cordée y de corvée, que se han popularizado recientemente en la retórica de la oposición al Presidente Macron, por lo que ver:

https://www.lefigaro.fr/langue-francaise/actu-des-mots/2018/04/18/37002-

20180418ARTFIG00088-premier-de-cordee-d-o-vient-l-expression-favorite-demmanuel-macron.php

3 Hay una enorme literatura, pero suscintamente: Sahlins, Marshall, Stone Age Economics (Abingdon: Routledge, 2017, 1972); Descola, Philippe, The Ecology of Others: La antropología y la Cuestión de la Naturaleza (traducido por Geneviève Godbout & Benjamin P. Luley, Chicago: Prickly Paradigm Press, 2013); Martin, Nastassja, Les âmes sauvages. Face à l'Occident, la résistance d'un peuple d'Alaska (París: La Découverte, 2016); y para las sociedades industriales, Callon, Michel, ed. Sociología de los organismos marchantes. Textes choisis(Paris: Presses de l'Ecole Nationale des Mines de Paris, 2013); Mitchell, Timothy, Carbon Democracy: Política El poder en la era del petróleo (Londres: Verso, 2013).

4 Donald MacKenzie, Fabian Muniesa & Lucia Siu, eds., Do Economists Make Markets? En Performativity of Economics (Princeton: Princeton University Press, 2007).

5 Graeber, David, Bullshit Jobs: The Rise of Pointless Work, and What We Can Do About It (New York, NY: Simon & Schuster, 2018).

En español, la traducción del artículo en Liberation: https://www.climaterra.org/post/david-graeber-hacia-una-econom%C3%ADa-de-mierda

6 N.T: en Francia a raíz de los Chalecos amarillos se dió un debate entre "fin du monde ou fin de mois" (fin del mundo o fin de mes), fin del mundo en alusión al impuesto al carbono que hizo surgir la protesta y la imposibilidad de llegar a fin de mes por la presión impositiva.

7 Graeber, Bullshit Jobs p.233

8 N.T: La Vieille Taupe -El Viejo Topo- era una editorial y librería de ultraizquierda en París, su nombre derivada de una concepción comunista de la maduración de las fuerzas sociales bajo la superficie de la sociedad que (se pensaba) eventualmente estallaría en un movimiento revolucionario.


#BrunoLatour #crisisclimatica #crisisecologica #coronavirus #produccion #economia

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com