• Homo consciens

"Estamos condenados": Mayer Hillman sobre la realidad climática


Fuente: The Guardian - Abril 2018

El científico social de 86 años dice que aceptar el inminente fin de la mayoría de la vida en la Tierra podría ser lo que se necesita para ayudarnos a prolongarla. "Estamos condenados", dice Mayer Hillman con una sonrisa tan radiante que las palabras tardan un momento en calar. "El resultado es la muerte, y es el fin de la mayor parte de la vida en el planeta porque somos tan dependientes de la quema de combustibles fósiles. No hay forma de revertir el proceso que está derritiendo los casquetes polares. Y muy pocos parecen estar preparados para decirlo". Hillman, un científico social de 86 años y miembro emérito del Instituto de Estudios Políticos, lo dice. Su sombrío pronóstico de las consecuencias del cambio climático desbocado, dice sin bombo y platillo, es su "última voluntad y testamento". Su última intervención en la vida pública. "No voy a escribir más porque no hay nada más que pueda decirse", dice cuando lo oigo hablar por primera vez ante un público atónito en la Universidad de East Anglia a finales del año pasado. Desde Malthus hasta el problema infórmatico del año 2000, el pensamiento apocalíptico tiene un pobre historial. Pero cuando sale de Hillman, puede valer la pena prestar atención. A lo largo de casi 60 años, su investigación ha utilizado datos factuales para desafiar la sabiduría convencional de los políticos. En 1972, criticó a los centros comerciales o shoppings que se construían fuera de la ciudad más de 20 años antes de que el gobierno cambiara las reglas de planificación para detener su propagación. En 1980, recomendó que se detuviera el cierre de de las líneas secundarias de los ferrocarriles - sólo ahora se están reabriendo algunas líneas cerradas. En 1984, propuso clasificaciones de energía para las casas - finalmente adoptadas como política gubernamental en 2007. Y, hace más de 40 años, desafió la búsqueda del crecimiento económico de la sociedad. Hillman está ansioso por que no nos desviemos de su investigación más conocida, que desafió la supremacía del automóvil. "Con la fatalidad que se avecina, hacer un caso para la bicicleta como el principal medio de transporte es casi irrelevante", dice. "Tenemos que dejar de quemar combustibles fósiles. Muchos aspectos de la vida dependen de los combustibles fósiles, excepto la música, el amor, la educación y la felicidad. Estas cosas, que apenas usan combustibles fósiles, son en las que debemos concentrarnos". Aunque el enfoque del pensamiento de Hillman durante el último cuarto de siglo ha sido el cambio climático, es más conocido por su trabajo en la seguridad vial. Él vio el impacto perjudicial del coche en las libertades y la seguridad de los que no tienen uno - fundamentalmente, los niños - hace décadas. Algunas de sus prescripciones políticas se han convertido en algo común, como los límites de velocidad de 20 mph, pero no hemos logrado frenar el aplastamiento de la libertad de los niños por parte del coche. En 1971, el 80% de los niños británicos de siete y ocho años de edad iban a la escuela por su cuenta; hoy en día es virtualmente impensable que un niño de siete años vaya caminando a la escuela sin un adulto. Como ha señalado Hillman, hemos alejado a los niños del peligro en lugar de eliminar el peligro de los niños, y hemos llenado las carreteras con coches contaminantes en los recorridos escolares. Calculó que escoltar a los niños requería 900 millones de horas de adulto en 1990, costando a la economía 20.000 millones de libras esterlinas cada año. Es aún más caro hoy en día. La incapacidad de nuestra sociedad para comprender el verdadero costo de los coches ha formado la opinión de Hillman sobre la dificultad de combatir el cambio climático. Pero él insiste en que no debo presentar su pensamiento sobre el cambio climático como "una opinión". Los datos son claros; el clima se está calentando exponencialmente. El IPCC - Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas predice que el mundo en su curso actual se calentará en 3°C para el 2100. La reciente revisión de los modelos climáticos sugirió una estimación óptima de 2,8°C, pero los científicos se esfuerzan por predecir el impacto total de las retroalimentaciones de futuros eventos como la liberación del metano por el derretimiento del permafrost. Hillman se sorprende de que nuestro pensamiento raramente se extiende más allá de 2100. "Esto es lo que encuentro tan extraordinario cuando los científicos advierten que la temperatura podría subir a 5C u 8C. ¿Qué, y detenerse ahí? ¿Qué legados estamos dejando a las generaciones futuras? A principios del siglo XXI, no hicimos nada en respuesta al cambio climático. Nuestros hijos y nietos van a ser extraordinariamente críticos". Las concentraciones sólo pueden disminuir si no emitimos ningún tipo de dióxido de carbono, dice Hillman. "Incluso si el mundo se pusiera en cero carbono hoy, eso no nos salvaría porque hemos pasado el punto de no retorno". Aunque Hillman no ha volado durante más de 20 años como parte de un compromiso personal para reducir las emisiones de carbono, ahora desdeña las acciones individuales que describe como "tan buenas como inútiles". Por la misma lógica, dice Hillman, la acción nacional también es irrelevante "porque la contribución de Gran Bretaña es diminuta". Incluso si el gobierno se pusiera a cero el carbono, no habría casi ninguna diferencia". En cambio, dice Hillman, la población mundial debe pasar a tener cero emisiones en la agricultura, el transporte aéreo, el transporte marítimo, la calefacción de los hogares - todos los aspectos de nuestra economía - y reducir también nuestra población humana. ¿Se puede hacer sin un colapso de la civilización? "No lo creo", dice Hillman. "¿Quiénes en una democracia se ofrecerán como voluntarios para dejar de volar? ¿Puedes ver a la mayoría de la población volviéndose vegana? ¿Puedes ver a la mayoría aceptando restringir el tamaño de sus familias?" Hillman duda de que el ingenio humano pueda encontrar una solución y dice que no hay pruebas de que los gases de efecto invernadero puedan ser enterrados con seguridad. Pero si nos adaptamos a un futuro con menos, centrándonos en el amor y la música, podría ser bueno para nosotros. "¿Y quiénes somos 'nosotros'?" pregunta Hillman con una sonrisa típicamente pícara. "La gente rica podrá adaptarse mejor, pero la población mundial se dirigirá a regiones del planeta como el norte de Europa que se librarán temporalmente de los efectos extremos del cambio climático. ¿Cómo van a responder estas regiones? Lo vemos ahora. Se impedirá la llegada de migrantes. Dejaremos que se ahoguen". Un pequeño grupo de artistas y escritores, como el proyecto Dark Mountain de Paul Kingsnorth, han abrazado la idea de que la "civilización" pronto terminará en una catástrofe medioambiental, pero sólo unos pocos científicos - que normalmente trabajan más allá del patrocinio de los organismos de financiación, y se acercan al final de sus propias vidas - lo han sugerido. ¿Es la opinión de Hillman una consecuencia de la vejez y la mala salud? "Decía este tipo de cosas hace 30 años cuando estaba sano y salvo", dice. Hillman acusa a todo tipo de líderes -desde los líderes religiosos a los científicos y los políticos- de no haber discutido honestamente lo que debemos hacer para pasar a las emisiones de carbono cero. "No creo que puedan hacerlo porque la sociedad no está organizada para hacerlo. Los partidos políticos se centran en el empleo y el PIB, dependiendo de la quema de combustibles fósiles". Sin esperanza, se suele decir, nos daremos por vencidos. Y sin embargo el optimismo sobre el futuro es una ilusión, dice Hillman. Cree que aceptar que nuestra civilización está condenada podría hacer que la humanidad se pareciera a un individuo que reconoce que es un enfermo terminal. Estas personas rara vez se van de atracón en atracón; en cambio, hacen todo lo que pueden para prolongar sus vidas. ¿Puede la civilización prolongar su vida hasta el final de este siglo? "Depende de lo que estemos dispuestos a hacer". Teme que pase mucho tiempo antes de que tomemos medidas proporcionadas para detener la calamidad climática. "El capitalismo se interpone en el camino. ¿Se imagina que la industria aérea mundial se desmantele cuando se están construyendo cientos de nuevas pistas de aterrizaje ahora mismo en todo el mundo? Es casi como si intentáramos deliberadamente desafiar a la naturaleza. Estamos haciendo lo contrario de lo que deberíamos hacer, con la aquiescencia silenciosa de todos, y nadie pestañea".


#cambioclimatico #crisisclimatica #co2 #capitalismo #decrecimiento #pbi #combustiblesfosiles

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com