• Homo consciens

"Estamos destruyendo el planeta para alimentar nuestros egos"




Fuente: Les Echos - Por Julia Lemarchand - Junio de 2020

"Nuestras vidas están al servicio de la economía, no al revés. Es este cambio de rumbo el que la crisis nos ha revelado"


Para el autor de "Bullshit Jobs", el funcionamiento de nuestra economía necesita ser repensado a la luz de las cuestiones relacionadas con nuestro planeta y el equilibrio social, para dar sentido a nuestras acciones y nuestros trabajos. Fiel a sí mismo, David Graeber, un antropólogo que enseña en la London School of Economics, Londres, anarquista y figura del movimiento Ocupa Wall Street, barre nuestras certezas, sin ninguna ambigüedad.


¿Qué cree que esta crisis ha revelado sobre nuestras economías y organizaciones sociales?

La economía se ha detenido, y hemos empezado a vivir, a tomarnos tiempo para nosotros mismos, para los demás. Eso es lo que pasó. Entonces nos dimos cuenta de que la economía en última instancia tenía poco que ver con la vida, en el sentido biológico de la palabra. Sin embargo, los gobiernos se apresuraron a rescatar esta gran máquina, que se creía bien aceitada, primero deteniéndola artificialmente y luego reiniciándola a cualquier costo.


Esta economía, que teóricamente se supone que nos ayuda a vivir, a alimentarnos, a alojarnos, a cuidarnos y, más en general, a dar sentido a nuestras vidas, es una especie de cuento de hadas que se cuenta desde hace, digamos, apenas doscientos años. Nuestras vidas están al servicio de la economía, no al revés. Es este cambio de rumbo el que la crisis nos ha revelado.


En 2013, en "Bullshit Jobs", usted describió la alienación de una gran mayoría de trabajadores de cuello blanco, convencidos de que ocupaban un trabajo sin sentido e inútil. ¿Ha llevado esta crisis a un cuestionamiento más radical de nuestra visión del trabajo y su lugar en nuestras vidas?

Con cada crisis, se nos dice que tenemos que trabajar más, más duro. Esta vez tuvimos que trabajar menos para detener el virus. Entendimos que era más importante que ir a la oficina todos los días. Lo hemos visto con el teletrabajo, muchos trabajos en realidad requieren que trabajemos durante quince minutos al día, complementados con algunas reuniones de videoconferencia para darnos la impresión de que lo que hacemos cuenta y que nuestra vida es consistente.


Es inevitable que te haga pensar. ¿Por qué debo llevar mi coche para sentarme diez horas al día en un gran edificio con aire acondicionado? Destruimos el planeta para alimentar nuestros egos o los de nuestros líderes, que miden su poder e importancia principalmente por el tamaño de sus equipos.


¿Por qué dices que la economía ha matado el significado del trabajo?

La versión financiera del capitalismo tal y como la conocemos hoy en día es más una bestia política al servicio de una minoría que un sistema económico eficiente. Todo el mundo a la derecha y a la izquierda está de acuerdo en que el sistema genera más y más empleos, supuestamente la solución a todos nuestros problemas.


La inflación del personal administrativo en los últimos decenios no ha mejorado la productividad, sino todo lo contrario. No nos hemos vuelto más satisfechos en el trabajo. Sin mencionar la presión que ejerce sobre los salarios. Durante la crisis, los cuidadores, aliviados de los procesos administrativos, pudieron finalmente atender a los pacientes y llevar a cabo su trabajo con mayor eficiencia y satisfacción, y también con mayor reconocimiento.


¿Está cerca el fin de los "trabajos de mierda"?

Esperemos que así sea. La mayoría de las teorías económicas se basan en la falsa creencia de que el hombre es intrínsecamente perezoso y que busca obtener el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo. Si este fuera el caso, los "trabajos de mierda" no existirían, la gente estaría feliz de sentarse a hacer poco en la oficina por un salario cómodo, y sería un premio gordo! No, mucha gente es infeliz. Quieren hacer otra cosa.


¿Qué los detiene? ¿Qué tendría que cambiar para que nuestros trabajos vuelvan a tener sentido?

Millones de personas quisieran hacer algo que beneficiara a otros seres humanos, sin dejar de poder alimentar a sus familias con dignidad. Los salarios suelen ser inversamente proporcionales a los beneficios que el empleo aporta a los demás. Lo hemos visto con el personal médico en medio de una crisis sanitaria, y otras profesiones de primera línea en el comercio, la gestión de residuos y la educación. Los trabajos que son esenciales para la comunidad son los que están menos pagados, con las horas más difíciles, las menores perspectivas de ascenso y, a menudo, los más peligrosos.


Tendremos que escuchar esta revuelta de la "clase solidaria", que ha llevado a más y más huelgas en el mundo occidental, desde conductores de ambulancias hasta maestros y trabajadores de la salud. Existe una necesidad urgente de mejorar los salarios y las condiciones de trabajo de las profesiones útiles para hacerlas más atractivas.


Eres un fuerte defensor de la renta universal. ¿Por qué cree que es una medida prioritaria?

Nuestro sustento no debería depender de nuestro trabajo. Por eso creo que se necesita urgentemente un ingreso universal, uno que dé a todos los medios para proveerse a sí mismos. Esta libertad económica restaurada permitiría a todos decidir qué contribución quieren hacer a la sociedad.


Salarios crecientes, ingresos universales... estas elecciones tienen un costo. ¿Cómo no preocuparse por la deuda que dejaremos a las generaciones futuras?

La deuda está vinculada al riesgo. Si garantiza a los prestamistas que su dinero será devuelto sin importar qué, ¿dónde está el riesgo? Por supuesto, no todas las deudas están destinadas a ser perdonadas, pero algunas podrían ser fácilmente perdonadas.


Crisis económica: ¿de dónde vienen todos estos miles de millones de euros anunciados por el gobierno?

Dejemos de tratar el dinero como si fuera un recurso natural limitado. Creamos mucho dinero todo el tiempo, especialmente ahora. Por otra parte, prestar dinero a las personas para comprar bienes que no necesitan y especular con esos créditos, en lugar de invertir en oportunidades futuras que beneficien al mayor número de personas, es un sistema que falla a largo plazo.


¿Cómo pueden los economistas ayudarnos a definir un nuevo proyecto?

Redefinir los indicadores económicos, como el crecimiento, la producción o el consumo, que se han utilizado durante más de sesenta años y que ya no son relevantes. ¿Con qué deberíamos reemplazarlos? Esto es en lo que tenemos que trabajar. Una cosa es cierta: debemos tener más en cuenta la preservación de los recursos naturales y el equilibrio social.


Oímos hablar del índice de felicidad para sustituir al PIB, no sé si podemos medir la felicidad, pero me parece interesante la idea de ver la economía como una forma de cuidarnos mutuamente y del planeta. Al hacerlo, nos cuidamos a nosotros mismos, recuperando un sentido de propósito y autonomía. La ventaja con estos valores de cuidado y libertad es que podemos aumentarlos tanto como queramos sin destruir el planeta.


Escribiste: "Dentro de una generación, el capitalismo habrá dejado de existir. "¿Cree que sus estudiantes de la Escuela de Economía de Londres creen esto? ¿Con qué sistema sueñan?

La mayoría de los jóvenes de los Estados Unidos e Inglaterra (los que mejor conozco) son explícitos en cuanto a que quieren otro modelo, que el sistema actual no es viable. Depende de ellos decir cómo será. Y no me importa cómo lo llamen. ¿Van a utilizar los conocimientos adquiridos e imaginar verdaderas palancas para una distribución más equitativa de los ingresos y reducir el impacto en nuestro planeta? Creo que lo harán.


¡Usted es decididamente optimista! Y sin embargo, después de la última crisis en 2008, nada ha cambiado finalmente. ¿Por qué debería ser diferente esta vez?

No creo que nada haya cambiado. Tras Ocupar Wall Street, vimos por primera vez a los defensores de una generación en los Estados Unidos rechazar abiertamente el capitalismo tal como lo conocemos. ¡Es bastante significativo! La humanidad está sentada en una vía férrea y un tren viene hacia nosotros a toda velocidad. ¿Vamos a sentarnos ahí discutiendo sobre la velocidad del tren, en lugar de cambiar de vía?


Con esta crisis, hemos percibido el abismo al que podría llevarnos. Esta crisis es una increíble ventana de oportunidad para transformar nuestros sistemas, que ya han sido sacudidos en los últimos meses por unos cuarenta movimientos sociales en varias partes del mundo (en Chile, Hong Kong, Francia con las "chaquetas amarillas", etc.). Las encuestas actuales lo demuestran: la gran mayoría de la gente no quiere volver al "mundo de antes".


#trabajosdemierda #capitalismo #crisisclimatica #decrecimiento #bienestar #pbi #crecimiento

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com