• Homo consciens

Europa amenaza con aranceles al carbono para combatir el cambio climático


"La cuestión no es "si" va a suceder, va a suceder", predice el ex secretario de Estado americano, John Kerry.


Fuente: Politico, Kalina Oroschakoff, Eric Wolff y Anthony Adragna colaboraron en la elaboración de este informe - Diciembre 2019


MADRID - Los países europeos frustrados por la inacción sobre el cambio climático están aprendiendo la lección de las guerras comerciales del presidente Donald Trump y amenazan con aplicar aranceles al carbono a los rezagados como Estados Unidos.


Al imponer aranceles a los productos procedentes de los Estados Unidos y de otros países que carecen de políticas climáticas estrictas, los europeos ayudarían a sus propias industrias a evitar verse perjudicadas por los esfuerzos de la UE en materia de gases de efecto invernadero. Pero si golpean a Estados Unidos, se arriesgarían a una guerra comercial cada vez peor con la administración Trump, que ya ha amenazado con fuertes aranceles sobre bienes como el champán francés y los automóviles alemanes por una serie de disputas de competencia.


Los posibles aranceles al carbono han sido un tema activo en la conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima que concluye este fin de semana en Madrid, donde casi 200 países han estado en desacuerdo sobre cómo contrarrestar el continuo aumento mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero. Y algunos diplomáticos dicen que es inevitable que los gobiernos recurran a las barreras comerciales para luchar contra el cambio climático.


"La cuestión no es "si" va a suceder, va a suceder", dijo el ex secretario de Estado John Kerry, quien ayudó a negociar el acuerdo de París durante la administración de Obama, en una entrevista con POLÍTICO.


La Unión Europea cobra una cuota de 25 euros -casi 28 dólares- por tonelada métrica de dióxido de carbono emitido por empresas de la UE como las refinerías de petróleo, las siderúrgicas y los productores de papel. Debido a que otras economías importantes, como la estadounidense, se niegan a fijar un precio del carbono para sus propias industrias, el enfoque de la UE corre el riesgo de hacer que muchas empresas europeas dejen de ser competitivas, y ha dado lugar a llamamientos a favor de un arancel de "ajuste fronterizo" basado en el impacto climático de las importaciones en sus países de origen.


La ministra española de Economía, Nadia Calviño Santamaría, dijo a la prensa en la conferencia de la ONU que quiere una tarifa para el carbono "lo antes posible" que se dirija a cualquier país que no cumpla con sus compromisos en virtud del acuerdo sobre el clima de París de 2015. Trump ha dicho que tiene la intención de sacar a Estados Unidos del pacto el próximo año.


"Necesitamos asegurarnos de que la política climática no cree un campo de juego desigual entre los actores que operan en jurisdicciones que tienen estándares más altos y los que tal vez no", dijo Calviño.


Ni la Casa Blanca ni la oficina del representante comercial de Estados Unidos respondieron a una solicitud de comentarios, aunque un alto funcionario de Estados Unidos en las conversaciones de la ONU dijo que los asuntos tributarios "nos preocupan mucho".


La presidenta de la Comisión de Energía del Senado americano, Lisa Murkowski (Republicana-Alaska), dijo que esperaba que la UE diera un paso atrás en sus esfuerzos por aumentar las tarifas. "Uno hubiera pensado que ya habíamos terminado con la escalada", dijo Murkowski, quien lideró el esfuerzo que levantó la prohibición de las exportaciones de petróleo crudo de Estados Unidos en 2015.


Algunos líderes europeos han expresado su preocupación por la idea, entre ellos la Canciller alemana Angela Merkel, que el viernes subrayó la necesidad de que la UE actúe con cautela o se arriesgue a escalar las tensiones comerciales.


"Los países que no han expresado un compromiso similar al nuestro con el clima podrían considerar esto como una especie de medida proteccionista", dijo a los periodistas en Bruselas.


Los líderes de la UE tampoco apoyaron la propuesta de empezar a establecer una tarifa que se incluyó en el plan de la Comisión Europea para un acuerdo ecológico en su reunión del viernes en Bruselas. Pero el esfuerzo parecía estar ganando impulso.


Las naciones que quieren evitar los aranceles al carbono pueden simplemente promulgar sus propias políticas climáticas estrictas, dicen algunos líderes europeos.


"Si se toman las mismas medidas, o medidas comparables, no habrá necesidad de corregir nada en la frontera", ha declarado el Vicepresidente Ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans. "Si no lo hacen, entonces por supuesto, en algún momento tendremos que proteger nuestras industrias."


La posible fisura se produce cuando la Organización Mundial del Comercio ha quedado a la deriva esta semana, cuando expiró el mandato de dos jueces de su panel de apelaciones. Estados Unidos ha bloqueado el nombramiento de nuevos jueces, una medida que destruyó efectivamente el poder del árbitro comercial mundial para decidir sobre las disputas entre países.


La cautela de Merkel está en consonancia con los llamamientos de la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para que se establezca un impuesto sobre las emisiones de carbono en las fronteras que cumpla plenamente las normas del comercio mundial, tal y como expuso en una serie de prioridades políticas emitidas antes de tomar posesión de su cargo este mes.


Francia, el país que más apoya los aranceles sobre el carbono, ha recibido el apoyo de países como España. Han persuadido a Alemania para que reconsidere la idea después de años de resistencia, aunque muchos en la comunidad empresarial alemana siguen oponiéndose.


"Veo explícitamente el peligro de hablar de un impuesto al carbono en la frontera. No creo que sea una buena idea", dijo Holger Lösch, subdirector general de la Federación de Industrias Alemanas.


Las industrias internacionales de uso intensivo de energía, como el aluminio, el acero y los productos químicos, están impulsando gran parte del debate, dijo Dirk Forrister, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones. ArcelorMittal, la mayor empresa siderúrgica del mundo, con sede en Luxemburgo, ha pedido durante años un impuesto sobre el carbono, argumentando que el sistema de comercio de derechos de emisión de la UE pone a las empresas nacionales en desventaja frente a sus rivales internacionales que no pagan tasas sobre el carbono.


Forrister dijo que la Comisión Europea ha tenido que considerar medidas de protección para esos sectores en su intento de lograr la meta de lograr emisiones netas de carbono cero en toda la economía para el año 2050, mientras que los principales competidores en China y Estados Unidos, los dos principales emisores del mundo, aún no han implementado tales regímenes.


"Las dimensiones comerciales se están volviendo más serias y esta es una reacción lógica igual y opuesta a esas preocupaciones", dijo Forrister. "A medida que pasa el tiempo, si no obtienes ese resultado[a través del acuerdo de París], entonces esperarías que estas cuestiones arancelarias surjan más y más."



#UniónEuropea #carbono #impuesto #tarifas #guerracomercial



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com