• Homo consciens

Gaia 2.0 ¿Pueden los humanos añadir algún nivel de autoconciencia a la autorregulación de la Tierra?





Autor: Bruno Latour y Timothy M. Lenton

Fuente: Science Magazine- Septiembre 2018


Según la hipótesis Gaia de Lovelock y Margulis, los seres vivos forman parte de un sistema de autorregulación a escala planetaria que ha mantenido condiciones habitables durante los últimos 3.500 millones de años (1, 2). Gaia ha operado sin previsión ni planificación por parte de los organismos, pero la evolución de los seres humanos y su tecnología está cambiando eso. La Tierra ha entrado ahora en una nueva época llamada Antropoceno (3), y los humanos están empezando a tomar conciencia de las consecuencias globales de sus acciones. Como resultado, la autorregulación deliberada -desde la acción personal hasta los esquemas globales de geoingeniería- están ocurriendo o son posibles que ocurran. Tomar estas decisiones conscientes para operar dentro de Gaia constituye un nuevo estado fundamental, al que llamamos Gaia 2.0. Al hacer hincapié en la agencia de las formas de vida y su capacidad para establecer objetivos, Gaia 2.0 puede ser un marco eficaz para fomentar la sostenibilidad mundial.


A primera vista, el potencial para un Gaia 2.0 exitoso no parece prometedor. A pesar de la movilización a gran escala de científicos, activistas y ciudadanos, gran parte de la población humana es indiferente al antropoceno, y muchos niegan el cambio climático antropogénico (4). Además, no hay pruebas de que la conciencia en este contexto sea otra cosa que la comprensión tardía y retrospectiva de que se han cometido errores y que podrían ser parcialmente corregidos. De hecho, la primera formulación de la hipótesis de Gaia (1) es casi exactamente contemporánea con lo que ahora se considera el comienzo del Antropoceno (3). Además, los ejemplos del darwinismo social, la sociobiología y el materialismo dialéctico sugieren que sacar lecciones políticas de la naturaleza es problemático.


Sin embargo, es importante tener una segunda mirada a la conexión entre el concepto original de Gaia y una posible Gaia 2.0, porque el Gaia original tiene muchos rasgos que no eran detectables en nociones anteriores de la naturaleza asociadas con el desarrollo de la civilización occidental. Antes del Antropoceno, las sociedades occidentales se veían a sí mismas como los únicos agentes conscientes en un ambiente material pasivo. Hoy en día, deben hacer frente a las reacciones brutales de los organismos vivos que están continuamente remodelando su entorno, creando en parte sus propias condiciones de supervivencia (4, 5). Gaia establece así una nueva continuidad entre humanos y no humanos que no era visible antes, una relación entre agentes libres (4). Esta comprensión ofrece el potencial de aprender de las características de Gaia para crear un Gaia 2.0. Nos centramos aquí en tres de estas características: autotrofia, redes y heterarquía.


AUTOTROFIA

Los autotrófos usan energía libre para rehacerse continuamente a sí mismos a partir de sustancias simples que están presentes en su entorno. La superficie de la Tierra, donde reside la mayor parte de la biosfera, es un sistema casi totalmente cerrado. Así, como un autótrofo, el florecimiento colectivo de la vida durante los últimos 3.500 millones de años ha dependido del reciclaje interno de materiales, alimentados por energía solar (6). El origen de estos circuitos de reciclado en serie es, al menos en parte, incomprensible (7). Se necesita una fuente de energía gratuita para apoyar el reciclaje, que generalmente proviene del sol y entra en el sistema a través de productores primarios de fotosíntesis. El reciclaje se basa en subproductos metabólicos, y los desechos de un organismo se convierten en alimentos de otros. El cierre de un circuito de reciclaje desencadena un proceso de retroalimentación que se autoperpetúa: Los participantes en el ciclo de reciclaje ya no están limitados por lo que llega a su mundo, sino por la eficiencia con la que pueden reciclar los recursos.


Si, por el contrario, consideramos el estado de la tecnósfera en el Antropoceno (5), una auditoría realizada por Gaia cuestionaría la calidad de muchas de las innovaciones y notaría que, desde el punto de vista de la ingeniería, su rendimiento es deficiente. Actualmente, los seres humanos extraen energía fósil, fosfato de roca y otras materias primas de la corteza terrestre mucho más rápido de lo que normalmente llegarían a la superficie, y luego arrojan los productos de desecho a la tierra, a la atmósfera y al océano. Comparado con Gaia, este es un conjunto de invenciones muy mal acopladas e insostenibles.


Esto no significa que los seres humanos deban dejar de inventar, sino más bien que la ingeniería debe cambiar su atención para ser tan inteligente como Gaia a la hora de lograr un ciclo de material casi cerrado impulsado por energía sostenible. La aportación de energía solar tiene el potencial de superar con creces el consumo actual de energía fósil, y las energías renovables se están volviendo rápidamente competitivas en cuanto a costes con la energía procedente de combustibles fósiles para la generación de electricidad (8). Por lo tanto, no debería haber escasez de energía a largo plazo. El desafío es diseñar e incentivar una transición a una economía circular. Al igual que en el Gaia original, esto debe basarse en productos de desecho que se conviertan en recursos útiles para fabricar nuevos productos. A pesar de los obstáculos prácticos y las limitaciones termodinámicas, existe un enorme potencial para aumentar el reciclaje de materiales en Gaia 2.0 (9).


REDES

Gaia fue construida por redes adaptativas de actores microbianos que intercambiaban materiales, electrones e información (10), esta última a través de la transferencia horizontal ubicua de genes. Estas redes microbianas forman la base de los circuitos de reciclaje que conforman los ciclos biogeoquímicos globales. Los roles funcionales en estas redes se han mantenido incluso cuando los taxones que los ejecutan fueron reemplazados (11). Por lo tanto, una biodiversidad suficiente para proporcionar redundancia funcional contribuye a la autorregulación de Gaia.


Las redes microbianas también crearon productos de larga vida que a veces acumulaban oxígeno en la atmósfera. Esto a su vez facilitó el aumento de la diversidad de la vida y de los metabolismos y permitió la evolución de nuevos niveles de organización y conectividad biológica (6), con nuevos mecanismos de coordinación. Los humanos y nuestras redes sociales adaptativas son la última realización de este proceso.


En Gaia 2.0, la transferencia horizontal de información, la diversidad funcional con redundancia y el control distribuido serán probablemente importantes para una economía circular exitosa. El desafío es apoyar redes diversas y autocatalíticas de agentes humanos que puedan impulsar las transformaciones hacia objetivos como la energía sostenible, alimentando el ciclo eficiente de los recursos. Esto es particularmente desafiante dado un paradigma social y económico de ganancia localizada a corto plazo y relativamente débiles estructuras globales, unificadoras y de largo plazo, para contrarrestar este paradigma


HETERARQUÍA

Dependiendo de la escala y el lapso de tiempo, dentro de Gaia funcionan mecanismos completamente diferentes (7). Esta heterarquía es particularmente visible en la regulación del clima que ha recibido tanta atención política últimamente. Algunos de los mecanismos de autorregulación del clima de la Tierra (6) son puramente físicos y químicos, pero muchos de ellos tienen que ver con la biología. En escalas de tiempo de cientos de miles de años, los cambios en la temperatura global son contrarrestados por cambios biológicamente amplificados en la remoción de CO2 por el desgaste de silicatos (ciclo carbonato - silicato). En escalas intermedias de tiempo de milenios, la disolución de los sedimentos de carbonato en la tierra y en el fondo del océano aumenta el almacenamiento de CO2 en el océano. En escalas de tiempo aún más cortas, de años a siglos, los sumideros de carbono de la tierra y los océanos pueden reducir solamente aproximadamente la mitad del aumento del CO2 y el cambio climático.


Así, cada mecanismo en Gaia tiene su propia capacidad de resistencia y expansión. La selección natural sólo puede ayudar a explicar la regulación ambiental a pequeñas escalas de espacio y tiempo (7). A grandes escalas de espacio y de tiempo, están en juego mecanismos dinámicos más simples (7): Los sistemas que encuentran configuraciones auto-estabilizadoras tienden a persistir (12), y los sistemas que persisten tienen una mayor probabilidad de adquirir más propiedades que mejoran la persistencia (11, 13). A través de estos mecanismos de selección más crudos, la Tierra puede haber adquirido y acumulado mecanismos de retroalimentación estabilizadora que involucran a la vida (7).


El resultado es que la autorregulación del clima de Gaia es probablemente bastante rudimentaria en comparación con su eficiente reciclaje de recursos. Los recientes ciclos glaciales-interglaciales indican que el sistema climático puede ser bastante inestable y por lo tanto vulnerable a la interferencia humana, que ya ha incrementado el CO2 atmosférico a niveles que se observaron por última vez hace 3 a 5 millones de años. Esta jerarquía de mecanismos de diferente fiabilidad hace que la tarea de Gaia 2.0 sea la de restabilizar el clima de forma especialmente difíciles. Simultáneamente, los humanos están alterando los ciclos de nutrientes relativamente más que el ciclo del carbono, lo que supone un reto adicional para Gaia 2.0. La implementación de formas alternativas de control climático para reducir la producción de CO2 o aumentar las reacciones existentes (14) depende de quién esté a cargo de dicha actividad voluntaria. Los resultados serían claramente diferentes si el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el Presidente Putin, la legislatura de California o el Presidente Trump tuvieran el dedo en el termostato. En realidad, todos estos agentes y muchos otros tienen cierto control sobre el termostato, y su efecto combinado no es fácil de predecir.


POLÍTICA

Dibujar un paralelo entre el concepto original de Gaia y un posible Gaia 2.0 da una oportunidad para reevaluar nuestros objetivos colectivos, así como los medios para alcanzarlos. Un objetivo central para este siglo es, sin duda, lograr un futuro floreciente para toda la vida en este planeta, incluyendo una población proyectada de 9.000 a 11.000 millones de personas. El florecimiento humano no es posible sin un sistema terrestre biodiverso y sustentador de la vida. Esto se reconoce en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Pero para lograr esos objetivos es necesario que las sociedades humanas ejerzan una autorregulación consciente (14).


Sin embargo, mantener un planeta autorregulado y sustentador de la vida humana no es el objetivo principal de algunos de los modos dominantes de actividad humana colectiva en la actualidad. A pesar de una avalancha de información, las sociedades industriales actuales parecen menos capaces de seguir los cambios en su entorno que las formas de vida que se presentan en Gaia, porque esa información a menudo es ignorada en lo que importa por los que están en el poder. Es como si sin querer se hubiera desplazado del dominio natural al social.


Hay claramente en este punto una cuestión política de orientación hacia o fuera de las lecciones que se extraen de Gaia. El conflicto resultante tiene prioridad sobre todos los demás. Las controversias de la ciencia climática demuestran que los científicos están ahora involucrados en luchas de conocimiento y de poder para las que no están bien preparados. Sin embargo, las personas inspiradas por Gaia no estarán necesariamente dotadas de una visión más profunda. En materia de política, es prudente seguir el consejo de John Dewey (15) de que no podemos esperar conocer de antemano la mejor solución, sino que sólo podemos mejorar la calidad de los sensores -tanto los instrumentos como las personas- que detectan las deficiencias y la rapidez con la que rectificamos el rumbo. Si en política el ciego guía al ciego, entonces la esperanza se basa en encontrar la mejor manera de activar el bastón blanco para andar a tientas en la oscuridad.


Aquí es donde el establishment científico jugará un papel crucial en la multiplicación de los sensores, mejorando sus cualidades, acelerando la difusión de sus resultados, mejorando los modelos y proponiendo exploraciones alternativas a los fenómenos. Sin embargo, esta infraestructura no puede limitarse a los científicos: Deben colaborar con los ciudadanos, activistas y políticos para darse cuenta rápidamente dónde van mal las cosas. Crear una infraestructura de sensores que permita rastrear el tiempo que transcurre entre los cambios ambientales y las reacciones de las sociedades es la única forma práctica en la que podemos esperar añadir algo de autoconciencia a la autorreglamentación de Gaia. Este encuadre del problema da una dirección ética clara: Cualquier intento de manipular los sensores o ralentizar la reacción a los errores pone en peligro la oportunidad de aprender de Gaia cómo cerrar los bucles que permitirían a Gaia 2.0 sostener mejor a la población humana que en el mundo actual.


REFERENCIAS Y NOTAS

1. J. E. Lovelock, Atmos. Environ.6, 579 (1972).

2. J. E. Lovelock, L. Margulis, Tellus26, 2 ( 1 974).

3. C. N. Waters y otros, Science351, aad2622 (2016).

4. B. Latour, Facing Gaia: Eight Lectures on the New Climatic Regime (Polity, 2017).

5. P. K. Haff, Geol. Soc. Lond. Espec. Publ.395, 301 (2013).

6. T. Lenton, A. Watson, Revolutions That Made the Earth (Oxford Univ. Press, 2011).

7. T. M. Lenton y otros, Trends Ecol. Evol. 33, 633 (2018).

8. IRENA, Renewable Power Generation Costs in 2017 (Agencia Internacional de Energías Renovables, Abu Dhabi, 2018).

9. L. Ciacci y otros, Environ. Sci. Technol.50, 11394 (2016).

10. P. G. Falkowski, T. Fenchel, E. F. Delong, Science320, 1034 (2008).

11. W. F. Doolittle, J. Theor. Biol.434, 11 (2017).

12. A. Wagner, Robustez y Evolución en Sistemas Vivos, S. A. Levin, S. H. Strogatz, Eds., Princeton Studies in Complexity (Princeton Univ. Press, 2007).

13. W. F. Doolittle, Biol. Filos.29, 415 (2014).

14. O. Morton, The Planet Remade: How Geoengineering Could Change the World (Princeton Univ. Press, 2015).

15. Agradecemos a la Fundación Giorgio Cini por habernos reunido, a los dos revisores, S. Dutreuil, y a los participantes en el diálogo "¿Qué es el Cuerpo del Cuerpo Político? Soberanía, Identidad, Ecología" por su valiosa retroalimentación, y el Zentrum fur Media Kuntz Karlsruhe por su apoyo.


#brunolatour #gaia #política #redes

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com