• Homo consciens

"Ha llegado el momento de que la humanidad pase por su próxima evolución"




Fuente: DW - Junio 2020

El coronavirus es la forma que tiene la naturaleza de decirnos algo, dice el economista medioambiental Pavan Sukhdev. Quiere una economía que no se dedique a la riqueza monetaria.



Los confinamientos en todo el mundo han proporcionado al mundo natural un inesperado período de respiro. Menos emisiones, menos contaminación: el impacto positivo en el medio ambiente ha sido bien documentado.


Para el economista medioambiental Pavan Sukhdev, ex banquero de alto nivel, la crisis del coronavirus ha dejado más claro que nunca que se necesita urgentemente un cambio drástico en nuestra relación con el mundo natural.


Él argumenta que pandemias como ésta podrían ser la respuesta de la naturaleza a su explotación, y una manera de restablecer el equilibrio.


DW: ¿Crees que el coronavirus es una respuesta instintiva de nuestra tierra para mantenernos a raya?

Pavan Sukhdev: Sí, y no sólo el coronavirus. Este es el cuarto de los mayores ataques de virus que hemos tenido [después del SARS, H1N1 y MERS], todo tipo de saltos de sistemas animales a sistemas humanos. Tal vez el sistema nos está diciendo algo, y está tratando de mantenerse a salvo.


Somos la principal causa de la perturbación, somos los que estamos destruyendo los bosques, cubriendo los humedales, invadiendo el mundo de los animales salvajes, y básicamente haciéndolos parte de nuestro sistema alimentario. Bueno, el sistema puede estar ajustándose mediante la liberación de más virus. Esa es la idea básica.



Usted ha dicho durante mucho tiempo que necesitamos corregir nuestros modelos económicos y corporativos. ¿Qué tipo de economía mundial futura quieres?

Es una economía circular; una economía que, en el proceso de generación de riqueza para los humanos, no genere costos al mismo tiempo, en términos de capital humano, capital social y capital natural. Otro nombre para ella sería una economía verde y equitativa de permanencia. Verde, porque no está causando grandes tensiones en el medio ambiente; equitativa, porque es socialmente equilibrada, no es sólo gente muy rica y muy pobre.


Pero eso es a nivel macroeconómico, a nivel de sistema. ¿Qué pasa con el nivel microeconómico? El agente más importante a nivel microeconómico es la corporación. Dos tercios de la economía actual, globalmente en promedio en términos de quién genera el PIB y quién genera los trabajos, básicamente es el sector privado. Así que la pregunta es: ¿qué puede hacer la corporación, que es el mayor motor de la economía actual, de manera diferente?

Las corporaciones básicamente ignoran el hecho de que no sólo son una máquina para hacer dinero para los accionistas, sino también una enorme institución que están capacitando y desarrollando a miles y tal vez cientos de miles de personal, por lo que están creando potencialmente capital humano, también son grandes motores de destrucción natural, por lo que están minando, destruyendo los bosques, básicamente cortando, excavando y quemando. ¿Pueden hacer menos de eso? ¿Pueden ser más eficientes? ¿No pueden hacerlo en lugares donde hay formas de biodiversidad extremadamente escasas en existencia? Y finalmente, ¿están arruinando el tejido social, o están construyendo un tejido social?


En otras palabras, ¿están colaborando con sus proveedores, con sus clientes, con el gobierno al que pagan impuestos? ¿O están siempre tratando de vender basura a sus clientes y usar un marketing y una publicidad agresiva para aprovecharse de las inseguridades humanas y convertirlas en deseos, deseos en necesidades, necesidades en demanda, demanda en producción, producción en beneficio?


¿Qué clase de corporaciones son? Si son el tipo de "corporación 1920", tal vez es hora de que cambien y se conviertan en lo que yo llamo corporación 2020, que es mucho más responsable, con una especie de enfoque de ganar-ganar, diciendo, chicos, vamos a hacerlo bien para nuestros accionistas, pero también vamos a hacerlo bien para ustedes, nuestros empleados, y ustedes, la sociedad donde operamos, y ustedes, la naturaleza, que está a nuestro alrededor.


¿No es demasiado idealista, dado que la naturaleza humana tiende a la codicia?

Por supuesto que somos codiciosos, y parte de esa codicia genera innovación, por lo que no es del todo malo, pero el punto es que no se puede tener una codicia desenfrenada y desenfrenada. Así que necesitamos controles y equilibrios, y eso es lo que no estamos haciendo.


Recuerden, el mundo entero no se trata sólo de la riqueza privada. El mundo entero no es un mercado. Tenemos familias, tenemos amigos, tenemos comunidades, y no medimos su valor en términos de beneficios o dólares. Y eso está bien, medimos su valor de diferentes maneras. La naturaleza también provee mucho: puedes estimar el costo económico que incurrirás al perder los servicios de la naturaleza.


La búsqueda ciega de beneficios a expensas de todo lo demás - es simplemente un sueño de tontos. Y tristemente, parece que nos lo hemos creído.


No todo tiene un valor monetario, pero podemos estimar el costo económico de la pérdida de los servicios de la naturaleza


Entonces, ¿cómo nos detenemos? ¿Cuál es el primer paso para derribar las corporaciones?

El error es la concepción de que de alguna manera las corporaciones son los dioses de nuestra economía. Eso no es cierto. Todos somos dueños de nuestro propio destino. Todos nosotros, la gente común en el terreno, somos los verdaderos líderes hoy en día. No nos dejemos hipnotizar por la magia de los mercados, no adoremos a los CEOs como si fueran dioses. No lo son, sólo son gente normal como tú y yo. Ese es el paso número uno; crear esa conciencia.


Luego, empezar a medir los impactos, y decir, donde tienes externalidades negativas - los costos para la sociedad, para la salud humana y así sucesivamente - podemos medir estos en dólares y centavos, y vamos a informar de ellos tanto como informamos de los beneficios. Créeme, sólo que informar de los impactos negativos hará que la gente cambie su forma de actuar.


Paso número dos: poner reglas y regulaciones sobre las cosas que realmente no quieres que sucedan. Si no quieres que los mercados húmedos tengan vida silvestre y animales normales al mismo tiempo, bueno, pon una regla para eso, y luego haz que los países donde tienes estos mercados cambien la forma en que se organizan. No es algo muy difícil.


La pandemia nos ha dado una ventana de oportunidad para pensar en estas cosas - ¿podemos también ver la oportunidad de hacer que algunos de estos cambios ocurran?

Soy optimista, porque, como dijo Winston Churchill, no tiene sentido ser otra cosa. La razón por la que soy optimista es porque veo que se están produciendo cambios. Creo que ha llegado el momento de que la humanidad pase por su próxima evolución, intelectual, emocional, y reconozca que podemos ser diferentes, que no tenemos que volver a las mismas viejas costumbres, a los negocios como de costumbre. Miremos la nueva economía, miremos la energía renovable, miremos la silvicultura y la agricultura sostenibles, el transporte que es público y no necesariamente privado.


Pavan Sukhdev es un economista medioambiental indio. Es el fundador y director general de GIST, la Iniciativa Mundial para un Mañana Sostenible, presidente de WWF Internacional y embajador de buena voluntad de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Anteriormente, pasó años en puestos de alto nivel en el Deutsche Bank.


Sukhdev fue entrevistado por Neil King y Gabriel Borrud para el podcacast de DW, On the Green Fence. La entrevista ha sido editada para mayor claridad y duración.


#economiaambiental #coronavirus #corporaciones #crisisclimatica #cambioclimatico #capitalismo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com