• Homo consciens

Hicimos un mapa de las turberas del mundo, lo que encontramos fue muy preocupante



Fuente: The Conversation - agosto de 2020

Por Gustaf Hugelius - Profesor titular de Geografía Física, Universidad de Estocolmo

El calentamiento global pronto significará que estas turberas empiezan a emitir más carbono del que almacenan.


Las turberas cubren sólo un pequeño porcentaje de la superficie terrestre mundial, pero almacenan casi una cuarta parte de todo el carbono del suelo, por lo que desempeñan un papel crucial en la regulación del clima. Mis colegas y yo acabamos de producir el mapa más exacto hasta ahora de las turberas del mundo: su profundidad, y cuánto gas de efecto invernadero han almacenado. Encontramos que el calentamiento global pronto significará que estas turberas empiezan a emitir más carbono del que almacenan.


Las turberas se forman en áreas donde las condiciones de encharcamiento retardan la descomposición del material vegetal y la turba se acumula. Esta acumulación de restos vegetales ricos en carbono ha sido especialmente fuerte en las zonas de tundra y taiga del norte, donde han ayudado a enfriar el clima mundial durante más de 10.000 años. Ahora, grandes zonas de turberas perennemente congeladas (permafrost) se están descongelando, lo que hace que liberen rápidamente el carbono bloqueado por el hielo de nuevo a la atmósfera como dióxido de carbono y metano.


Los geocientíficos han estudiado las turberas durante mucho tiempo. Han observado por qué algunas áreas tienen turba y otras no y han visto cómo las turberas funcionan como archivos naturales a través de los cuales podemos reconstruir cómo era el clima y la vegetación en el pasado (o incluso cómo era la vida humana: se han encontrado muchos humanos antiguos bien conservados en las turberas).


Los científicos también han reconocido desde hace tiempo que las turberas son partes importantes del ciclo global del carbono y del clima. Cuando las plantas crecen absorben CO₂ de la atmósfera y a medida que este material se acumula en la turba, hay menos carbono en la atmósfera y por lo tanto el clima se enfriará a largo plazo.


Con todo este conocimiento sobre la importancia de las turberas septentrionales, tal vez sea sorprendente saber que, hasta hace poco, no existía un mapa completo de su profundidad y de cuánto carbono almacenan. Es por eso que dirigí un grupo internacional de investigadores que armó tal mapa, que podemos usar para estimar cómo las turberas responderán al calentamiento global. Nuestro trabajo se publica ahora en la revista PNAS.




Mapas que muestran la ubicación de las turberas del norte y el permafrost.

Las turberas cubren gran parte del extremo norte y a menudo se superponen con el permafrost. Hugelius et al / PNAS, el autor proporcionó


Las turberas son sorprendentemente difíciles de cartografiar ya que su crecimiento está conectado a muchos factores locales diferentes, como la forma en que el agua drena en el paisaje. Esto significó que tuvimos que reunir más de 7.000 observaciones de campo y usar nuevos modelos estadísticos basados en el aprendizaje por máquina para crear los mapas.


Encontramos que las turberas cubren aproximadamente 3,7 millones de kilómetros cuadrados. Si se tratara de un país, "Turberas" sería ligeramente más grande que la India. Estas turberas también almacenan aproximadamente 415 gigatoneladas (mil millones de toneladas) de carbono, tanto como el que se almacena en todos los bosques y árboles del mundo juntos.


Casi la mitad de este carbono de las turberas del norte está actualmente en el permafrost, suelo que está congelado todo el año. Pero, a medida que el mundo se calienta y el permafrost se descongela, causa el colapso de las turberas y cambia completamente la forma en que se relacionan con los gases de efecto invernadero. Las zonas que una vez enfriaron la atmósfera almacenando carbono, en cambio, liberarían más tanto de CO₂ como de metano del que almacenaron. Encontramos que el deshielo proyectado por el futuro calentamiento global causará liberaciones de gases de efecto invernadero que ensombrecerán y revertirán el sumidero de dióxido de carbono de todas las turberas del norte durante varios cientos de años. El momento exacto de este cambio es todavía muy incierto, pero es probable que ocurra en la última mitad de este siglo.


Hay regiones de turberas de permafrost muy extensas en Siberia occidental y alrededor de la Bahía de Hudson en Canadá. Estos entornos y ecosistemas únicos cambiarán fundamentalmente a medida que el permafrost se descongele, y su característica mezcla de montículos de turba congelada y pequeños lagos será reemplazada por extensas zonas de pantanos húmedos.


Estos cambios provocarán que se libere más CO₂ y metano a la atmósfera a medida que la turba previamente congelada esté disponible para los microbios que la degradan. El deshielo también provocará grandes pérdidas de turba en los ríos y arroyos, lo que influirá tanto en las cadenas alimenticias como en la bioquímica de las aguas continentales y el Océano Ártico.


Estos nuevos hallazgos refuerzan aún más la urgencia de reducir rápidamente nuestras emisiones, ya que la única manera de detener el deshielo del permafrost es limitar el calentamiento global. No hay soluciones de geoingeniería que puedan desplegarse en estas vastas y remotas áreas. Nuestros resultados muestran claramente que un calentamiento global más limitado de 1,5-2℃ sería mucho menos perjudicial que nuestras trayectorias actuales de 3℃-4℃ grados o más.


#artico #calentamientoglobal #crisisclimática #permafrost #emisiones #co2 #cambioclimático #metano

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com