• Homo consciens

Informe de inteligencia prevé un mundo trastornado por el cambio climático y fragmentado



Fuente: Washington Post - Por Shane Harris - abril de 2021

Los funcionarios de inteligencia de EE.UU. tienen poco consuelo para ofrecer a un planeta cansado de pandemias acerca de hacia dónde se dirige el mundo en los próximos 20 años. La respuesta es breve: El panorama es bastante sombrío.


El jueves, el Consejo Nacional de Inteligencia, un centro de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional que elabora previsiones y estimaciones estratégicas, a menudo basadas en el material recopilado por las agencias de espionaje estadounidenses, publicó su informe cuatrienal "Tendencias Globales".


En el horizonte temporal, el informe muestra un mundo agitado por la pandemia de coronavirus, los estragos del cambio climático -que impulsará las migraciones masivas- y una brecha cada vez mayor entre lo que la gente exige a sus líderes y lo que realmente pueden ofrecer.


La comunidad de inteligencia lleva mucho tiempo advirtiendo a los responsables políticos y a la opinión pública de que una enfermedad pandémica podría remodelar profundamente la política mundial y la seguridad nacional de Estados Unidos. Los autores del informe, que no representa la política oficial de Estados Unidos, describen la pandemia como un anticipo de las crisis venideras. Ha sido un acontecimiento desestabilizador a nivel mundial -el consejo lo calificó como "la perturbación global más significativa y singular desde la Segunda Guerra Mundial- que "ha recordado al mundo su fragilidad" y "ha hecho tambalearse las suposiciones que se tenían desde hace tiempo" sobre la capacidad de los gobiernos y las instituciones para responder a una catástrofe.


Al mismo tiempo, la pandemia aceleró y exacerbó las fisuras sociales y económicas que ya habían surgido. Y subrayó los riesgos de "más desafíos globales en cascada, que van desde las enfermedades hasta el cambio climático, pasando por las perturbaciones de las nuevas tecnologías y las crisis financieras", escriben los autores.


En un lenguaje que resonará en casi cualquier persona que haya pisado el agua en el último año, los autores escriben sobre un "desequilibrio inminente entre los desafíos existentes y futuros y la capacidad de respuesta de las instituciones y los sistemas".


Dentro de las sociedades, la fragmentación es cada vez mayor -política, cultural, económica- y "grandes segmentos de la población mundial desconfían de las instituciones y los gobiernos que consideran poco dispuestos o incapaces de atender sus necesidades", dice el informe.


Los efectos de la pandemia perdurarán y podrían influir en las expectativas de las generaciones futuras respecto a sus gobiernos, sobre todo cuando el calentamiento del mundo provoque nuevos conflictos humanos, incluyendo, en el escenario más grave, una escasez mundial de alimentos que genere violencia masiva.


El poder mundial se disputaba mucho antes de la pandemia, y esas tendencias no han disminuido.


El informe considera que el escenario internacional está configurado en gran medida por la rivalidad entre China y Estados Unidos, junto con sus aliados. Según los autores, ningún Estado está preparado para convertirse en la fuerza global dominante. Y las potencias que compiten entre sí competirán por su posición, lo que dará lugar a "un entorno geopolítico más propenso a los conflictos y a la volatilidad".


La tecnología, con todo su potencial para impulsar las economías y mejorar la comunicación, también puede agravar la tensión política, como ya lo ha hecho.


Es probable que la gente "gravite hacia silos de información de personas que comparten puntos de vista similares, reforzando las creencias y la comprensión de la verdad", concluye el informe.


La predicción es un negocio intrínsecamente arriesgado, y los profesionales de la inteligencia se apresuran a subrayar que no pueden ver el futuro. Pero el Consejo Nacional de Inteligencia imagina cinco escenarios en una especie de escala móvil que puede ayudarnos a saber hacia dónde gira el mundo a medida que nos acercamos a 2040.


En el extremo más halagüeño, un "Renacimiento de las democracias" da paso a una nueva era de liderazgo global de Estados Unidos, en la que el crecimiento económico y los logros tecnológicos ofrecen soluciones a los mayores problemas del mundo y Rusia y China quedan en gran parte en el olvido, vestigios autoritarios cuyos científicos y empresarios más brillantes han huido a Estados Unidos y Europa.


En el extremo oscuro del futuro está "la tragedia y la movilización", cuando Estados Unidos deja de ser el actor dominante y una catástrofe medioambiental mundial provoca escasez de alimentos y una revolución "de abajo arriba", con gente más joven, marcada por los fracasos de sus líderes durante la pandemia de coronavirus, que adopta políticas para reparar el clima y abordar la antigua desigualdad social. En este escenario, una Unión Europea dominada por los partidos verdes trabaja con las Naciones Unidas para ampliar la ayuda internacional y centrarse en la sostenibilidad, y China se une al esfuerzo en parte para sofocar el malestar interno en sus ciudades afectadas por la hambruna.


Entre esos extremos, el informe imagina otras tres posibilidades: China se convierte en un Estado líder pero no dominante a nivel mundial; Estados Unidos y China prosperan y compiten como las dos principales potencias; y la globalización no logra crear una fuente única de influencia, y el mundo se convierte más o menos en bloques competidores, preocupados por las amenazas a su prosperidad y seguridad.


El presente tiene mucho que decir sobre el futuro. Y ahí, los autores encuentran motivos de alarma.


"El sistema internacional -incluyendo las organizaciones, las alianzas, las reglas y las normas- está mal configurado para hacer frente a los crecientes desafíos globales a los que se enfrentan las poblaciones", escriben los autores.


Pero la pandemia puede ofrecer lecciones sobre cómo no repetir la historia reciente. Los autores señalan que, aunque los países europeos restringieron los viajes y las exportaciones de suministros médicos al principio de la crisis, la Unión Europea se ha unido en torno a un paquete de rescate económico. Eso "podría reforzar el proyecto de integración europea de cara al futuro".


"Covid-19 también podría conducir a la reorientación de los presupuestos nacionales hacia la respuesta a la pandemia y la recuperación económica", añaden, "desviando fondos de los gastos de defensa, ayuda exterior y programas de infraestructura en algunos países, al menos a corto plazo".


Pero en general, la pandemia deja a los autores con más preguntas que respuestas, y con humildad.


"Como investigadores y analistas, debemos estar siempre atentos, hacer mejores preguntas, cuestionar con frecuencia nuestros supuestos, comprobar nuestros prejuicios y buscar señales débiles de cambio", escriben.


Su trabajo no es sólo agorero. Las fuerzas que configuran el mundo "no son fijas a perpetuidad", dicen los autores. Los países que aprovechan la tecnología y la planificación, sobre todo los que se anticipan a las consecuencias aparentemente inevitables del cambio climático, estarán en condiciones de gestionar mejor la crisis. Y los países que aprovechen la inteligencia artificial podrían impulsar la productividad y ampliar sus economías de forma que el gobierno pueda prestar más servicios, reducir la deuda y ayudar a cubrir los costes de la atención a las poblaciones envejecidas.


En última instancia, las sociedades que triunfen serán las que puedan adaptarse al cambio, pero también forjar un consenso social sobre lo que debe hacerse, escriben los autores. En un mundo que se fragmenta, ese puede ser el escenario más difícil de imaginar.




Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram