• Homo consciens

Informe de Oxfam: Los países más pobres pasan de la crisis a la catástrofe



Fuente OXfam y en base a World Socialist Web - Por Nick Beams - 12 de abril de 2022


En vísperas de las reuniones semestrales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial que se celebran esta semana en Washington, la agencia de ayuda mundial Oxfam ha elaborado un informe en el que detalla el terrible impacto del aumento de la inflación, que se suma a los efectos devastadores de la pandemia del COVID-19, para casi la mitad de la población mundial. (Nota de Climaterra: a lo que se debería agregar el impacto de la crisis climática en las cosechas que también presiona al aumento de precio de los alimentos)



El informe afirma que las crisis de desigualdad extrema e inflación masiva de alimentos y energía, aceleradas por la guerra en Ucrania y el COVID-19, están convergiendo para crear una catástrofe para las personas más pobres del mundo "que no tiene precedentes en la memoria viva".


El informe, titulado "Primero la crisis, luego la catástrofe", estimaba que al menos 250 millones de personas más podrían verse abocadas a la pobreza extrema, definida como recibir menos de 1,90 dólares al día, lo que elevaría el total a 860 millones.


Se estima que el número de personas que viven por debajo del umbral de pobreza de 5,50 dólares al día es ya de 3.300 millones, casi la mitad de la población mundial.


El informe señala que, al mismo tiempo, la riqueza de los multimillonarios "ha experimentado el mayor aumento de su historia" y que la acumulación en la cima está por llegar.


"Las grandes empresas parecen estar aprovechando un entorno inflacionista para aumentar sus beneficios a costa de los consumidores: el aumento de los precios de la energía y de los márgenes ha hecho que los beneficios de las empresas petroleras alcancen niveles récord, mientras que los inversores esperan que las empresas agrícolas sean rápidamente más rentables a medida que los precios de los alimentos se disparan", declaró Oxfam.


La inflación está aumentando rápidamente y superará con creces el crecimiento de los salarios este año.


Los países más pobres están siendo desangrados por los bancos internacionales, las instituciones multilaterales de crédito, incluido el FMI, y las casas de inversión.


Según el informe, el servicio de la deuda de todos los países más pobres del mundo se estima en 43.000 millones de dólares para este año, lo que equivale a casi la mitad de su gasto en facturas de importación de alimentos, sanidad, educación y protección social juntos.


La situación es aún peor para los países de menor renta. En 2021, la cantidad destinada al servicio de la deuda y a los reembolsos fue el 171% de su gasto combinado en sanidad, educación y protección social.


El informe deja claro que las limitadísimas medidas iniciadas al principio de la pandemia, supuestamente para disminuir la carga de la deuda, la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda y el Marco Común introducido por el G20, "han resultado en gran medida ineficaces".


Del mismo modo, la tan cacareada decisión del FMI de poner a disposición 650.000 millones de dólares de Derechos Especiales de Giro (DEG) adicionales en agosto, que permiten un mayor acceso a las divisas sin condiciones. Los DEG adicionales no se asignaron en función de las necesidades, sino de las cuotas del FMI, lo que significa que los países más ricos fueron los principales beneficiarios.


El G20 se comprometió a reasignar unos 100.000 millones de dólares, pero hasta ahora sólo se han proporcionado 36.000 millones.


La situación financiera a la que se enfrentan los países más pobres y altamente endeudados no hará más que empeorar en el próximo periodo debido a las medidas de los principales bancos centrales del mundo, encabezados por la Reserva Federal de Estados Unidos, de subir los tipos de interés en medio de la creciente inflación.


Esta es una receta para las turbulencias financieras en los países de menor renta que necesitan dólares para pagar sus importaciones de energía, alimentos y medicinas.


El informe advertía: "Es probable que varios países en desarrollo dejen de pagar sus deudas en los próximos meses, y tratarán de evitar la quiebra mientras intentan mantener las importaciones vitales. Esto podría significar recortes drásticos del gasto en todo el mundo, exacerbando un camino ya peligroso hacia la austeridad que los países estaban empezando a tomar con el respaldo del FMI".


Según los representantes de Oxfam, mientras que en 2020 el FMI había instado a los países a gastar dinero para combatir los efectos de la pandemia, sin imponer las condicionalidades que habían estado ligadas a los préstamos en el pasado -medidas como los recortes en el gasto social y la privatización de entidades de propiedad gubernamental-, estas condicionalidades están volviendo ahora en una gran mayoría de préstamos y acuerdos de reestructuración de la deuda.


El FMI está estableciendo estas condiciones mientras los representantes del gobierno de Sri Lanka, uno de los países en el centro de la crisis de la deuda, se reúnen con sus funcionarios en Washington esta semana.


El informe de Oxfam aporta cifras que demuestran que hay dinero más que suficiente para hacer frente a la crisis.


"Un impuesto progresivo sobre la riqueza de tan sólo el 2% sobre la riqueza personal de más de 5 millones de dólares, que aumentaría al 3% para más de 50 millones de dólares y al 5% para la riqueza de más de 1.000 millones de dólares, podría generar 2,52 billones de dólares en todo el mundo", afirma el informe.


Esa cantidad de dinero sería "suficiente para sacar a 2.300 millones de personas de la pobreza, fabricar suficientes vacunas COVID-19 para el mundo y ofrecer asistencia sanitaria y protección social universales a todos los que viven en países de renta baja y media baja", con una población combinada de 3.600 millones.


Pero estas medidas nunca se aplicarán mientras el control de la economía siga en manos de los representantes de las élites financieras, los multimillonarios y los oligarcas capitalistas que conforman los gobiernos de todos los países. De hecho, se están moviendo en la otra dirección.


En EE.UU., por ejemplo, el llamado "impuesto a los multimillonarios", de carácter limitado, propuesto por el presidente Biden, ya está muerto. En Australia, en plena campaña electoral, el Partido Laborista de la oposición ha anunciado que apoyará los recortes fiscales para los sectores más ricos de la población propuestos por el gobierno liberal, al tiempo que descarta cualquier aumento de los pagos a los desempleados.


Como suele ocurrir con sus informes, Oxfam presentó una imagen devastadora del funcionamiento del sistema capitalista. Pero, como siempre, la altura de su acusación sólo se ve igualada por la profundidad de su bancarrota política cuando aborda la cuestión clave: ¿qué hay que hacer?


Un solo párrafo del informe lo dice todo:


"Mientras que la pandemia del COVID-19 empujó a las personas y a los países a una crisis económica en todo el mundo, los efectos agravados de la crisis de Ucrania significan que ahora corremos el riesgo de dirigirnos hacia la catástrofe. Pero esto puede evitarse mediante una acción internacional y nacional audaz y coordinada".


En otras palabras, si sólo prevaleciera la razón y la racionalidad se podría evitar la catástrofe. Pero el sistema de lucro capitalista, al que sirven todos los gobiernos, no funciona sobre esta base.


Un sistema que, por su propia lógica objetiva, produce necesariamente una riqueza fabulosa para una oligarquía en un polo y pobreza, muerte y miseria para miles de millones en el otro, no puede hacerse cambiar de rumbo apelando a la razón.


Además, por muy racional y necesaria que sea la cooperación internacional en un mundo que nunca ha estado tan íntimamente conectado, no puede lograrse bajo el capitalismo porque el propio sistema de beneficios está arraigado en los Estados-nación y grandes potencias rivales y conflictivas.


El informe de OXFAM propone un plan de rescate económico urgente. Un plan que debe corregir los errores de la respuesta de las naciones ricas al COVID-19 y evitar una catástrofe de pobreza sin precedentes y sufrimiento generalizado a su paso.

La mayor responsabilidad recae en los líderes de las naciones más ricas que se reunirán en el G20, el FMI y el Banco Mundial, en Washington DC este Washington DC este mes.


Oxfam insta a los líderes del G20, el FMI y el Banco Mundial, junto con todos los líderes, a:

1. Proteger a los más pobres de los perjuicios de la inflación

Atendiendo a las extraordinarias demandas del momento, los gobiernos deben tratar de controlar directamente los precios de los alimentos y la energía -incluso mediante recortes permanentes del impuesto sobre el valor añadido (IVA) y de los impuestos sobre las ventas de productos alimentarios básicos, asegurándose de que el FMI asesore en este sentido y absteniéndose de buscar gobiernos que amplíen el IVA-;

la concesión de subsidios limitados y/o temporales cuidadosamente diseñados a los productos alimentarios básicos, como por ejemplo a través de aumentos en los programas de alimentación escolar;

evitar las prohibiciones a las exportaciones y frenar los mercados, incluso aumentando la transparencia y evitando la excesiva especulación financiera.

Esto debe ir acompañado de una serie de medidas que incluyan la ampliación de las transferencias de efectivo para proporcionar apoyo a los ingresos, y la vital indexación automática de las transferencias de efectivo y los salarios en función de la inflación a intervalos cortos. Además, el llamamiento a un Fondo Mundial de Protección Social es más urgente que nunca para los países de bajos ingresos

.

2. Anular las deudas impagables con los países más pobres

Las dos principales iniciativas impulsadas por la comunidad internacional - la Iniciativa para la Suspensión del Servicio de la Deuda (ISPD) y el Marco Común - han demostrado ser en gran medida ineficaces. El G20 debe dar prioridad a la agenda de la deuda y cancelar todos los pagos de la deuda en 2022 y 2023 para todos los países de renta baja y media-baja que lo requieran; suspender inmediatamente el servicio de la deuda para los países que se acojan al Marco Común y establecer un nuevo proceso de alivio de la deuda proceso de alivio de la deuda que aborde sus fallos, en particular garantizando la participación del sector privado.


Reconociendo que las instituciones multilaterales representan alrededor de un tercio de la deuda pendiente de de los países de renta baja y media-baja, el Banco Mundial y el FMI deben participar en en estos esfuerzos. Ambos deben cancelar los pagos de la deuda pendiente, y el FMI debe eliminar los recargos.


3. Gravar la riqueza

Los gobiernos deben financiar el apoyo vital a la población para protegerla del aumento de los costes de la energía y los alimentos, así como para financiar la respuesta a la crisis y una recuperación justa. de la energía y los alimentos, así como para financiar la respuesta al COVID-19 y una recuperación justa. Deben gravar progresivamente, invirtiendo en bienes públicos universales, y rechazar la austeridad. Oxfam insta a que se apliquen impuestos de solidaridad de emergencia o impuestos sobre el patrimonio de una sola vez, o aumentos temporales de las ganancias de capital o de los impuestos sobre la renta personal para las rentas altas, basándose en las propuestas de la OCDE y el FMI, y aprendiendo del reciente y exitoso ejemplo de Argentina. Lo más importante es que los impuestos permanentes sobre la riqueza son necesarios para redistribuir los recursos y reducir la desigualdad. Un impuesto progresivo sobre la riqueza neta de sólo el 2% sobre la riqueza personal de la riqueza personal por encima de los 5 millones de dólares, aumentando al 3% para la riqueza por encima de los 50 millones de dólares y al 5% para la riqueza por encima de los 1.000 millones de dólares, podría generar 2,52 billones de dólares en todo el mundo, recaudaría lo suficiente como para sacar a 2.300 millones de personas de la pobreza. El FMI debe apoyar a los países para que creen un espacio fiscal de forma progresiva y abstenerse de aconsejar o condicionar medidas de austeridad que sólo empeorarían la pobreza y la desigualdad.

Ahora es el momento crucial de descubrir la riqueza oculta: incluso a través de un registro mundial de activos para revelar los verdaderos propietarios de bienes como propiedades, acciones, empresas, fideicomisos y otros activos. Y, reconociendo que la OCDE y la UE han propuesto que los gobiernos impongan impuestos imprevistos a las empresas energéticas que obtienen beneficios récord por el aumento vertiginoso de los precios de la energía de los precios de la energía para apoyar a las personas que se enfrentan a facturas de energía cada vez más elevadas, Oxfam insta a que se apliquen ambiciosos impuestos sobre los beneficios extraordinarios de las empresas en todos los sectores, como se hizo en el caso de la UE. todas las industrias, como se hizo tras la Segunda Guerra Mundial.


4. Reasignar y reemitir Derechos Especiales de Giro

Aunque los 650.000 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro (DEG) emitidos en agosto de 2021 fueron un gran avance, se distribuyeron según las cuotas, no según las necesidades, de acuerdo con las normas del FMI. A pesar de las promesas del G20 de reasignar 100.000 millones de dólares de sus DEG a los países de renta baja, siete meses después sólo se han comprometido 36.000 millones. Los países ricos deben reasignar al menos el 25% de sus DEG a los países en desarrollo de forma que no haya deuda ni condicionalidad.

El FMI debe garantizar que su nuevo Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad (RST), creado para canalizar los DEG, evite la condicionalidad y sea lo más concesional posible. Y -reconociendo que la asignación de 650.000 millones de dólares de DEG se quedó corta respecto a los 3 billones que Oxfam y otros pidieron en 2020- deben comenzar las discusiones sobre una nueva asignación general de DEG para hacer frente a esta crisis en 2022.


5. Aumentar la ayuda de emergencia para salvar vidas en los países más pobres

Sobre la base de sus actuales compromisos de ayuda, los donantes de los países ricos deben proporcionar una ayuda de emergencia inmediata a los países de ingresos más bajos. Sólo el 3% de los fondos se han destinado al llamamiento de emergencia de la ONU para aliviar la crisis del hambre en África Oriental, mientras que los donantes tampoco han cumplido con su parte justa de ayuda en respuesta a la COVID-19, estimada en casi 300.000 millones de dólares.

Satisfacer las necesidades en Ucrania es vital, y esto debe ser adicional a los presupuestos de ayuda existentes. Además, los donantes no deberían contabilizar como ayuda sus contribuciones a otros países donantes, por ejemplo para el apoyo a los refugiados, desplazando así fondos que son muy necesarios para responder a los desafíos en otros lugares


INJUSTICIA CLIMÁTICA

· La injusticia global de la crisis climática - aquí

· Responsabilidad histórica por el cambio climático - aquí

· Culpar a la superpoblación permite a los ricos librarse de la crisis climática que están alimentando - aquí

· Más del 60% de las emisiones a nivel mundial se deben al consumo doméstico - aquí

· El 1% más rico causa el doble de emisiones de CO2 que el 50% más pobre - aquí

· El 10% más rico produce la mitad de las emisiones globales de carbono - aquí

· Aviones privados, mansiones y superyates: la enorme huella de carbono de los multimillonarios - aquí

· Población y medio ambiente: lo que hacemos en el shopping importa más que lo que hagamos en la cama - aquí

· Los responsables: emisiones de CO2 per cápita acumuladas desde 1850 a 2021- aquí

· Extinguir la riqueza extrema: es la única manera de evitar el colapso climático - aquí

· El cambio climático es menos en una batalla entre naciones que entre ricos y pobres - aquí

· La acción climática debe ser justa - aquí

· Estados Unidos produce las mismas emisiones de carbono que 89 países del Sur Global - aquí

· La era de la desigualdad de las emisiones de carbono - aquí

· Una minoría de viajeros frecuentes "causa la mayor parte del daño climático de la aviación" - aquí

· El 1% de las personas causa la mitad de las emisiones de la aviación mundial - aquí

· Desigualdad de emisiones: existe un abismo entre ricos y pobres a nivel mundial - aquí

· La injusticia global de la crisis climática - aquí

· Ni ayuda, ni préstamos: lo que se les debe a las naciones pobres son reparaciones - aquí

· Los países ricos YA excedieron sus presupuestos de carbono para 2°C: ahora necesitamos que DECREZCAN - aquí

· Diferencia entre las emisiones de CO2 de ricos y pobres - aquí

· ¿Cuál es tu "cuota justa" de emisiones de carbono? Seguramente te pasas de la raya - aquí




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram