©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Intensas "tormentas de fuego" se forman por los incendios de Australia



De apariencia apocalíptica, las tormentas eléctricas generadas por los incendios forestales generan relámpagos y producen vientos que pueden llevar peligrosas brasas por millas.


Fuente: National Geographic - Por Sarah Gibbens - 6 de enero de 2020

Comienzan con los restos ahumados de los incendios forestales que arrastran a la atmósfera. Formándose primero como pequeños grupos de nubes blancas, en tan sólo 30 minutos pueden convertirse en imponentes tormentas eléctricas.


"Es difícil exagerar lo oscuras que se vuelven", dice Nicholas McCarthy, un científico especializado en incendios forestales de la Universidad de Queensland en Australia, sobre las nubes de pyrocumulonimbus que crecen a partir de intensos incendios forestales.


Llamados piroCbs para abreviar, o a menudo sólo tormentas de fuego, los peligrosos fenómenos atmosféricos pueden empeorar los incendios al generar vientos intensos, transportar brasas y golpear rayos en regiones aún intactas.


Durante el infame incendio de Carr en California en 2018, los piroCbs crecieron de tres a siete millas de diámetro en sólo 15 minutos y generaron un tornado ardiente. Estas tormentas de fuego se han visto en lugares plagados de mortales incendios forestales como Portugal, Texas y Arizona.


A medida que el planeta se calienta, los incendios a gran escala son cada vez más frecuentes, y las temporadas de incendios forestales son cada vez más largas. Australia, que este año experimentó su primavera más seca y su año más caluroso, ha experimentado incendios forestales cada vez más peligrosos. Los científicos dicen que las tormentas de fuego allí también pueden aumentar, creando un peligroso bucle de retroalimentación positiva que chamusca la tierra ya seca.


Cómo se forman estas tormentas

Exactamente cuándo y cómo las tormentas de fuego cobran vida puede ser difícil de predecir, dice Mike Flannigan, un profesor de incendios forestales en la Universidad de Alberta.


"Son increíblemente intensas y erráticas", señala.


"Todo lo que entra en estos fenómenos es peor cuando estos incendios están ocurriendo", dice David Fromm, experto en piroCbs en el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos.


Las mismas condiciones que pueden conducir a incendios forestales devastadores -aire caliente y seco y viento intenso- son también las más probables de producir tormentas de fuego.


A medida que el aire que está sobre el fuego se calienta intensamente, crea una ráfaga de viento ascendente llamada corriente ascendente que introduce el humo en la atmósfera como una chimenea. A medida que el aire sube, se enfría y se condensa, formando nubes. Mientras más alto se eleva, es más probable que forme una tormenta eléctrica, dice Flannigan.


"Estas tormentas crean su propio campo de viento porque tienen una corriente ascendente muy violenta. Es un ambiente muy turbulento", dice.


Una vez formados, los piroCbs pueden parecer similares a las tormentas eléctricas intensas, pero tienen diferencias clave. Tienden a producir rayos con cargas positivas, en lugar de negativas, lo que dura más tiempo y permite que los golpes de rayos tengan más tiempo para incendiar el suelo. Las tormentas de fuego también tienden a estancarse, quedándose estacionadas sobre los incendios que las crean. Y quizás lo más notable es que las tormentas de fuego raramente producen la precipitación que se necesita desesperadamente para sofocar incendios masivos.


"Casi no producen precipitaciones en absoluto", dice Fromm. "Una de las ironías del pyroCb es que debido a que es generado por el fuego, el humo que se siembra cambia la microfísica hasta el punto en que no se forma la precipitación".


La cuestión del clima

Australia está particularmente en riesgo de sentir los impactos directos del cambio climático. Desde 2005, el país ha vivido sus 10 años más calurosos de los que se tiene constancia.


Ya sea un solo huracán, inundación o incendio, los científicos no pueden atribuir un solo evento meteorológico al cambio climático, sino que buscan tendencias que muestren cómo han cambiado los patrones meteorológicos a lo largo del tiempo. Fromm dice que su investigación no ha mostrado definitivamente tal tendencia todavía, pero su investigación sigue en curso.


En el último año, Australia ha tenido más tormentas generadas por fuego que en los últimos 20 años. Como las condiciones calurosas y secas persisten en el país, los científicos esperan que los piroCbs continúen formándose.


"Con el cambio climático, deberíamos ver incendios de mayor intensidad, y con incendios de mayor intensidad, se esperaría ver más de estas tormentas", dice Flannigan. "


En un artículo publicado en julio del año pasado, McCarthy y sus coautores del estudio encontraron que el clima cambiante de Australia podría poner a más personas y hábitats en riesgo de ver tormentas de fuego.


Lo que aún no está claro son los efectos a largo plazo de las tormentas. Los científicos saben que son capaces de propagar incendios y empeorar las condiciones de los incendios forestales, pero Fromm dice que los piroCbs pueden bloquear el sol en áreas localizadas, creando un efecto de enfriamiento.


Australia se encuentra todavía en el comienzo de su temporada de incendios forestales, y los meteorólogos dicen que los incendios podrían continuar durante meses.


#tormentasdefuego #incendios #australia #calentamientoglobal #cambioclimatico

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram