• Homo consciens

Isabelle Stengers"Cultivar la deslealtad hacia quienes nos gobiernan"


Fuente: Contretemps - 6 de noviembre de 2013

Entrevista realizada por Michail Maiatsky para el proyecto "General Intellect", que apareció en ruso el 11 de octubre de 2013 en la web de Colta.

Isabelle Stengers es filósofa. Ha publicado: "Otra ciencia es posible: manifiesto por una desaceleración de las ciencias" - "En tiempo de catástrofe: resisitir la barbarie que viene"



MM: No duda en utilizar la palabra "barbarie". Es una hermosa metáfora. ¿Hasta dónde llega? Los bárbaros de la antigüedad eran los que venían de otros lugares y eran ajenos a "nuestras" costumbres, religiones, divinidades y lenguas. Pero, ¿los defensores de las lógicas neoliberales que usted designa con esta palabra son realmente ajenos a nosotros? ¿No son "nuestros otros"?


IS: Hablo de barbarie, no de bárbaros, y esto en referencia a Rosa Luxemburgo que, desde su prisión en 1915, hablaba de "los millones de proletarios de todos los países [que] caen en el campo de la vergüenza, del fratricidio, de la automutilación, con sus cantos de esclavos en los labios", y afirmaba que nuestro futuro tenía como horizonte una alternativa: "socialismo o barbarie" [nombre retomado en los años 50 por un grupo de Castoriadis, Lefort o Lyotard]. Casi un siglo después, no hemos aprendido mucho sobre el socialismo. Por otro lado, ya conocemos el triste estribillo que estará en boca de los que sobrevivan en un mundo de vergüenza, fratricidio y automutilación. Será "tenemos que hacerlo, no tenemos otra opción". No hace falta ser "partidario" de las lógicas neoliberales para tener este estribillo en los labios. Esta lógica nos detiene, nos hace "otros" a nosotros mismos. Traduce una impotencia que es lo que esta lógica sigue fabricando, lo que yo llamo las "alternativas infernales".



MM: Hablemos de estas "alternativas infernales". O el crecimiento o la miseria; o las prestaciones sociales o la deslocalización; o la disciplina financiera o la implosión del Estado... En efecto, es difícil rechazar este tipo de dilema y ser un "dialéctico" a la antigua o incluso un esquizofrénico a lo Guattari, como se quiera. ¿Cómo se sale de esta lógica antinómica?


IS: Es difícil de rechazar, ya que es un montaje cuya verdad es la impotencia que produce. Pero ante todo, es importante no respetarlos, escuchar a los que nos piden que los respetemos, como podíamos escuchar a los colaboradores durante la guerra. No dejarse movilizar, apoyar a los desertores de esta movilización, cultivar una decidida deslealtad a los que nos gobiernan y a sus razones, y aprender a tejer solidaridades y cooperaciones entre los que resisten, no es evidentemente "la solución", pero es lo que hoy es posible, es también una manera de contrarrestar la desesperación y el cinismo, el "sálvese quien pueda" y el "todo el mundo está podrido" que está ganando terreno muy peligrosamente.


MM: Usted señala el hecho de que digan "¿Qué harían ustedes si fueran nosotros?" como una muestra de la irresponsabilidad de los responsables. Dice usted que no hay que caer en la trampa de burlarse de la seriedad de los dirigentes. No debemos ponernos en su lugar. Llevaré esta lógica un paso más allá: ¿no está defendiendo la posición de la eterna oposición que teme el poder y la lucha por hacerse de él bajo el pretexto de que el propio lugar del poder está maldito y que infecta a quien lo ocupa?


IS: No, en absoluto. Ciertamente, entre algunas personas existe la idea de que no debemos "tomar el poder", que este lugar está maldito. Pero el capitalismo neoliberal ha resuelto el problema: ya no hay plazas que ocupar, están vacías. Los responsables ya no son responsables de nada, salvo de nuestra sumisión. Antes de hablar de nuevas formas de poder, hay que reapropiarse de la posibilidad misma de experimentar modos de insubordinación activa -y no hablo de oposición, porque la oposición se basa en cuestiones ya identificadas- donde se nos espera. Se trata de inventar nuevos temas y nuevas solidaridades, una nueva pragmática de lucha que desmoralice a nuestros dirigentes - el caso de los transgénicos es bastante interesante desde este punto de vista. Nuestros dirigentes han hecho todo lo posible para desacreditar a los que "descontaminan los campos", pero en algunas partes de Europa, aunque no en todas, la resistencia a este tipo de agricultura está creciendo e incluso los científicos están participando.


* El ejemplo de los movimientos de resistencia a los Organismos Genéticamente Modificados

Isabelle Stengers insiste en la necesidad de producir nuevos modos de práctica, nuevas condiciones de creación de conocimiento y de lo colectivo. Considera que los movimientos europeos de resistencia a los OGM son un ejemplo privilegiado en la medida en que han sido capaces de inventar formas de producir "conocimientos cada vez más concretos" y modos de acción para ya no sufrir sino, precisamente, actuar. La importancia de estos movimientos es múltiple: cambiar los puntos de vista, las preguntas y las respuestas; desenmascarar una lógica puramente económica bajo la apariencia de progreso para la humanidad; derrotar esta lógica y sus consecuencias ecológicas, políticas y económicas; producir y difundir un conocimiento distinto al de los expertos científicos y políticos, cuestionando el privilegio teórico, institucional y político de estos últimos; exponer las conexiones objetivas entre la industria, la investigación, el Estado y las instituciones; exponer la privatización del conocimiento y los mecanismos de la "economía del conocimiento" que implican "el pilotaje directo de sectores enteros de la investigación pública por parte del sector privado", "la apropiación de la agricultura mediante patentes", el hecho de que "la propia investigación, en biotecnología y en otros ámbitos, [... está ahora determinada por las patentes"; poner de manifiesto los límites, los supuestos y el funcionamiento del "progreso" y el "crecimiento"; rehabilitar "las prácticas de producción que la "modernización" había condenado (el movimiento de la comida lenta, la permacultura, las redes de rehabilitación e intercambio de semillas tradicionales, etc.)"; crear conexiones entre diferentes culturas y religiones. El movimiento contra los transgénicos es un acontecimiento por el hecho de que no sólo es la forma más importante y más eficaz de luchar contra la pobreza, sino también porque es la forma más importante y más eficaz de luchar por los derechos de los pobres y de los más pobres.


El movimiento anti-OGM es un acontecimiento por las rupturas que introduce y por lo que produce en la relación con el conocimiento, con el pensamiento, con el Estado, con la colectividad, uniéndose así a otros movimientos de los que se hace eco, como los de, por ejemplo, los diversos "movimientos de usuarios", usuarios de drogas o asociaciones de pacientes seropositivos enfrentados a los médicos y a las empresas farmacéuticas. Cada vez se crea un "saber colectivo" que exige ser reconocido por los "expertos" científicos o políticos, así como una nueva forma de relacionarse con el saber, de hablar en su nombre, de inventar y afirmar un "nosotros", de construir nuevas subjetividades. Así, se produce un diagnóstico social, político e institucional que obliga a pensar de otra manera y moviliza las posibilidades de acción: se forman grupos en torno a la pregunta "¿qué queremos?", se piensa y se responde colectivamente a esta pregunta, de una manera nueva y contestataria, creando un "nosotros" cuya inexistencia o negación es la condición del poder, un "nosotros" transversal que piensa y actúa transversalmente sobre todos los centros de poder (empresas, Estados, instituciones, conocimientos, mercados, etc.).




MM: Usted reclama un proceso creativo que movilice la inteligencia común y el activismo de la sociedad. ¿Quién, en su opinión, estaría en contra de esta propuesta?


IS: Todos aquellos que nos piden confianza y que destruyen sistemáticamente los medios de esta inteligencia. Los que dicen a los parados que su deber es hacer todo lo posible para encontrar un trabajo, cualquier trabajo. Los que prohíben el comercio de semillas no producidas por la industria. Los que gritan "¡proteccionismo!" en cuanto se cuestiona la globalización.... Los que presentan el derecho de patentes como la condición misma del progreso. Y la lista continúa: es la santa alianza de los Estados que dejan que el capitalismo haga lo suyo, y el capitalismo que hace que los Estados hagan lo suyo.



MM: Le gustan las situaciones en las que los ciudadanos desafían la opinión de los "expertos" (que a menudo sólo sirven a los intereses de las multinacionales). ¿No existe el peligro de que este nuevo reino de la doxa (opinión) triunfe sobre la epistêmê (ciencia)?


IS: La doxa es lo que más se comparte en el mundo, especialmente entre los científicos, en cuanto salen de su especialidad. Por otra parte, hay muy buenas razones para pensar que lo que usted llama "epistêmê" está desapareciendo incluso aquí - porque los científicos independientes de los intereses de las multinacionales son ahora una minoría cuya desaparición está programada por la economía del conocimiento. En este contexto, el único contrapoder sólo puede venir de la creación de nuevos tipos de alianzas, en las que participen tanto científicos como grupos con otros tipos de conocimiento y otros problemas, como fue el caso del asunto de los OGM, alianzas capaces de producir y promover un conocimiento que ponga de manifiesto el carácter parcial e incluso ciego del conocimiento experto que ahora está supeditado a los intereses privados. Y que, al hacerlo, también producen información "activa", que ayuda a los ciudadanos a orientarse.


Fuente: https://aeternaimperoblog.wordpress.com/



MM: ¿Cómo ve la relación entre estos ciudadanos responsables, estos activistas, y las personas que, en su mayoría, apoyan la voz de los "funcionarios responsables" o al menos se ponen voluntariamente en su lugar?


IS: No hablo de "ciudadanos responsables" sino de grupos que tienen razones para resistir. Pero no estoy nada seguro de que "el pueblo" esté del lado de los que mandan. Al pueblo, o "la gente", no se le ofrece otra perspectiva que la de estar entre los "ganadores", y ay de los derrotados. Y como los derrotados son cada vez más numerosos, como los que ganan tienen miedo de ser derrotados a su vez, hay una especie de fría desesperación que gana. Creo que la situación es inestable, y que el pueblo puede muy bien inclinarse hacia el lado del resentimiento odioso si no se vislumbra otra forma de hacer que exista otro futuro posible.



MM: ¿Todavía tiene esperanza en la ciencia? A menudo lo tratas como un suplicante, no como una fuerza liberadora. ¿Hay que reinventarla también?


IS: Nunca he visto la ciencia como una fuerza liberadora en sí misma, a pesar de que en el siglo XVIII se vio envuelta en un movimiento de emancipación de las autoridades tradicionales. Lo que se llama "ciencia" no debe separarse de sus condiciones de producción, es decir, de los valores que obviamente no son valores de conocimiento puro. El siglo XIX vio la creación de instituciones de investigación en estrecha relación simbiótica con lo que, siguiendo a Marx, podría llamarse el "desarrollo de las fuerzas productivas", y fue, al mismo tiempo que el "valor de la ciencia" se asoció a la búsqueda del conocimiento que se identificaba con el progreso de la humanidad. Hoy en día, la relativa autonomía reflejada en la noción de simbiosis está dando paso a una relación de dependencia directa. Sin embargo, creo que necesitamos de manera crucial la ciencia, pero una ciencia que no se defina según la idea de una racionalidad conquistadora que debe ser autorizada por encima de la opinión. Necesitamos ciencias -y por tanto científicos- capaces de situarse en un mundo directamente amenazado por el desarrollo de las fuerzas productivas. ¿Pueden nuestras ciencias cambiar, pueden participar en la producción de la inteligencia colectiva cuya destrucción han bendecido en el pasado? Esto es una incógnita, y sólo ocurrirá mediante la invención de instituciones que cultiven la preocupación por la pertinencia, en lugar de la conquista. Mi tesis es que es posible, pero no probable. Pero la sola idea de que podamos escapar de la barbarie no es muy probable.



MM: Usted pide una mayor responsabilidad por el futuro del planeta, por ejemplo, pero por otro lado se muestra muy recelosa cuando el capitalismo se preocupa más por la sostenibilidad. Está en la naturaleza del capitalismo usar y agotar. ¿No sería más razonable obligar al capitalismo a ser responsable mientras persigue sus propios intereses, mediante una argucia (aún por inventar) de la razón? Por ejemplo, demostrando que las energías renovables son más ventajosas.


IS: No soy hegeliana, no confío en el ardid de la razón. Confiar en una convergencia sostenible de intereses, en la posibilidad de un capitalismo "verde", responsable, etc., sería cometer el mismo error que la rana de la fábula, que aceptó llevar un escorpión a cuestas para cruzar un río. Si la picara, ¿no se ahogarían los dos? Pero la picó, justo en medio del río. Con su último aliento, la rana susurró "¿por qué? A lo que el escorpión, justo antes de hundirse, respondió: "Está en mi naturaleza, no pude evitarlo". La naturaleza del capitalismo es explotar las oportunidades, no puede hacer otra cosa. Si la energía renovable ofrece una oportunidad, la aprovechará, pero sin ninguna obligación de responsabilidad. No es que sea "malo", como tampoco lo es el escorpión. Sencillamente, no está preparado para asumir responsabilidades.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram