• Alejandro T

Jane Fonda sobre la lucha climática: "La cura para la desesperación es la acción"

Fuente: The Guardian

Autora: Jane Fonda - Octubre de 2021


A veces la única manera de llamar la atención es romper las reglas. Cincuenta años después de mi primera detención, he aceptado ser encerrada en nombre del planeta. Ahora que se acerca la Cop26, he aquí por qué es el momento de levantarse




La primera vez que me detuvieron, lo hicieron por contrabando de drogas en Estados Unidos desde Canadá. Eran píldoras de vitaminas, pero eso no pareció importarle al oficial de policía de Cleveland, que mencionó que sus órdenes habían venido de la Casa Blanca de Nixon. Era 1970. Yo acababa de iniciar una gira de conferencias en el campus para protestar contra la guerra de Vietnam, y estaba vigilada por la Agencia de Seguridad Nacional. Levanté el puño para la foto de la ficha policial y, tras una noche en la cárcel, me dejaron ir.


Creo que la idea era desacreditar mi oposición a la guerra, y tal vez conseguir que se cancelaran mis discursos. En cambio, los estudiantes acudieron por miles. Mi primera detención no fue exactamente por un acto de desobediencia civil, pero la lección que me llevé de esa experiencia surrealista fue lo poderoso que puede ser oponer tus ideales a la maquinaria del Estado. Medio siglo después, sigue funcionando. Y, como atestiguan los extraordinarios activistas que cuentan sus historias aquí, sigue siendo un medio indispensable para que nos escuchen quienes preferirían ignorarnos.


'Levanté el puño para la foto de la ficha policial'. Fotografía policial de la detención de Fonda en 1970 en Cleveland, Ohio.


Hoy en día, la crisis climática requiere una acción colectiva a una escala que la humanidad nunca ha logrado, y ante esas probabilidades puede descender ocasionalmente una sensación de desesperanza. Pero el antídoto para ese sentimiento es hacer algo. La pregunta es: ¿qué? Cambiar el estilo de vida individual, como dejar de comer carne o deshacerse del plástico de un solo uso, no es suficiente cuando el tiempo no está de nuestro lado. Tenemos que ir más allá, más rápido. En lugar de cambiar los sorbetes y las bombillas, tenemos que centrarnos en cambiar la política y los políticos. Necesitamos que un gran número de personas trabajen juntas para conseguir soluciones que funcionen para el clima. La desobediencia civil no violenta puede ayudar a movilizar ese movimiento. A los 83 años, todavía estoy dispuesto a ser arrestada cuando la ocasión lo requiere.

¿Puede usted vivir el estilo de vida que nos mantenga en +1,5°C? - aquí

En 2019, por ejemplo, me arrestaron cuatro veces. Me había inspirado el ascenso global de Extinction Rebellion, el Movimiento Sunrise y Greta Thunberg. Los jóvenes como Greta pedían a las generaciones mayores que dieran un paso adelante y, bueno, yo soy definitivamente mayor. Para mí tenía sentido: ¿por qué la carga de arreglar este problema debe recaer en quienes no lo crearon? Ese mismo año, casi 400 científicos de más de 20 países hicieron un llamamiento a la desobediencia civil, argumentando que "la continua inacción gubernamental respecto a la crisis climática y ecológica justifica ahora la protesta pacífica y no violenta y la acción directa, incluso si esto va más allá de los límites de la ley actual". Pensé: tal vez si me arrestan a mis 80 años, se notará. La gente podría decir: si ella puede hacerlo, yo también.


Con la ayuda de Greenpeace, puse en marcha los "Viernes del simulacro de incendio". Durante cuatro meses celebramos concentraciones semanales en Washington DC, seguidas de actos de desobediencia civil, como plantarse en la escalinata del Capitolio con pancartas, cantar y bloquear carreteras. Empezamos con algo pequeño: unas 16 personas subimos las escaleras del Capitolio y nos giramos para enfrentarnos a la multitud de simpatizantes y medios de comunicación que nos habían seguido. Había algo rutinario, casi ritual, en ello: una fila de 10 policías se había separado para dejarnos tomar nuestra posición. Entonces, como nos habían dicho que harían, nos dieron la primera de las tres advertencias de que teníamos que irnos o ser arrestados.


En 2019, Fonda fue detenida en cuatro ocasiones durante las protestas de los Fire Drill Fridays en Washington DC.


Seguimos cantando y agitando nuestras pancartas. Después de la tercera advertencia, se dirigieron hacia los que nos habíamos mantenido firmes, y comenzaron a asegurar nuestras manos en la espalda con esposas de plástico blanco. Permanecieron en silencio, casi estoicos, mientras nos llevaban a las furgonetas. Pero nos sentimos animados. Yo no tenía miedo: esto era lo que quería hacer, poner mi cuerpo en juego, alinearme plenamente con mis valores. Hay algo poderoso en no saber lo que va a pasar, en saber que durante un periodo de tiempo no vas a tener ningún control, y luego seguir adelante, y hacerlo de todos modos.


No pretendo erigirme en héroe: el simple cálculo es que mi edad y mi celebridad garantizan el tipo de atención de la prensa nacional y mundial que la causa necesita. Por eso invité a amigas como Catherine Keener y Rosanna Arquette a acompañarme. En otra ocasión, grité mi discurso de aceptación de un Bafta mientras me llevaban esposada. Mi publicista esperaba que volviera a Los Ángeles para ello, pero me han dicho que les gustó el vídeo del auditorio.


Cada viernes, la gente viajaba para unirse a nosotros desde todo el país. La mayoría no se había arriesgado nunca a ser arrestada, y muchos me dijeron que la experiencia les había transformado. Pero como mujer blanca famosa, no me hago ilusiones de que mi experiencia tenga mucho en común con la de una persona de color sin la prensa internacional de por medio. Tenemos que enfrentarnos a esa terrible realidad si queremos estar seguros de que lo que hacemos es algo más que turismo.


A partir de un determinado número de detenciones, la policía se pone más firme, y así, tras la cuarta, acabé pasando la noche en la cárcel. Me encadenaron las manos y los pies, y me llevaron a una celda propia: sólo yo y las cucarachas. Me dieron un sándwich de queso y mortadela en pan blanco (resulta que me gusta la mortadela). Me pusieron un agente fuera "para protegerme", lo que me asustó un poco: teniendo en cuenta que estaba encerrada, ¿de quién podrían protegerme sino de ellos mismos? Utilicé mi jersey y mi bufanda como almohada, me puse el abrigo por encima e intenté descansar. Cuando los agentes se pusieron a hacer ruido, hice uso de todas mis facultades de dama de clase alta para pedirles que se callaran y así poder dormir. No sirvió de nada.


El día siguiente fue una lección de cómo el Estado te trata de forma diferente según tu raza y tu posición en el mundo: antes de salir, me retuvieron con otras mujeres, la mayoría de ellas no eran blancas, muchas de las cuales parecían necesitar una atención adecuada, no ser encarceladas. Yo me fui, pero ellas no.


Espero que mi desobediencia pueda ser una pequeña contribución a la lucha para presionar a nuestros gobiernos para que realicen cambios políticos inmediatos y audaces que pongan fin a todo el desarrollo de nuevos combustibles fósiles, garanticen una transición justa para los trabajadores y las comunidades afectadas, e inviertan en los sistemas de energía verde para sustituirlos. Cientos de millones de vidas penden de un hilo con cada medio grado de calentamiento que permitimos o evitamos, y ahora mismo los líderes mundiales van en la dirección contraria.


Hay muchas pruebas de que la desobediencia civil no violenta puede cambiar el curso de la historia. Pensemos en el motín del Té de Boston, en la marcha de la sal de Gandhi y su papel en la liberación de la India del colonialismo británico, y en el boicot de los autobuses de Montgomery. Los activistas del clima han pasado años haciendo peticiones, escribiendo artículos y libros, exponiendo a los funcionarios a las pruebas, generando cientos de miles de textos y cartas a los funcionarios, marchando, presionando: todo ello en vano.


Esto es lo que justifica la desobediencia civil no violenta hoy en día, y debe ser no violenta si quiere conseguir el apoyo del público. Una investigación del Yale Project on Climate Communication ha descubierto que el 11% de los estadounidenses están alarmados por la crisis climática, pero no han hecho campaña porque nadie se lo ha pedido. Alrededor del 10% de los estadounidenses mayores de 18 años están dispuestos a participar en la desobediencia no violenta, pero tampoco se les ha pedido que lo hagan. Pues bien, ha llegado el momento de pedirlo. Los Viernes de Simulacros de Incendio empezaron con un puñado de detenciones, y terminaron con cientos: desde entonces, hemos seguido llegando con Simulacros de Incendio virtuales durante la pandemia. En 2020 tuvimos 9 millones de espectadores en todas las plataformas digitales; espectadores a los que estamos educando sobre el clima e invitando a la acción. Es el "gran desconocido" que debe movilizarse ahora en todo el mundo.


Todos hemos visto documentales de activistas dispuestos a romper leyes injustas, enfrentarse a mangueras y porras de la policía, y nos hemos preguntado qué haríamos si nos pusieran a prueba. Ahora es nuestro momento. Este es nuestro momento. No es necesario que todos nos enfrentemos a las mangueras o seamos arrestados, pero un número sin precedentes de nosotros debe levantarse y ejercer una presión implacable sobre los líderes que asistirán a la cumbre de la Cop26 del próximo mes en Glasgow. Somos la última generación que aún tiene la oportunidad de forzar un cambio de rumbo que pueda salvar vidas y especies a gran escala. Recuerda: la cura para la desesperación es la acción. Y si te arriesgas, ¿quién sabe a quién puedes inspirar?


¿Puede usted vivir el estilo de vida que nos mantenga en +1,5°C? - aquí
Fuimos hechos para este momento - aquí
Lo que la psicoterapia puede hacer por la crisis climática y ecológica - aquí
Cómo vivir con la crisis climática sin convertirse en un nihilista - aquí
Lo que el alarmismo climático ya ha logrado - aquí
Cambio climático: sí, su acción individual hace una diferencia - aquí
¿Qué mensaje es más efectivo para comunicar el cambio climático? - aquí
Duele: permitir que nuestros sentimientos sobre el clima promuevan acción y reduzcan conflictos - aquí
Aurélien Barrau: "Vamos a tener que ser razonables, es decir, revolucionarios" - aquí
Amigándonos con la Eco-Ansiedad - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram