• Alejandro T

La última moda entre los multimillonarios - Cada uno tiene su plan contra la crisis climática

Fuente: The Guardian - Autores: Oliver Milman, Dominic Rushe - 25 de Marzo de 2021.


Elon Musk, Jeff Bezos y Bill Gates tienen una riqueza estimada de 466.000 millones de dólares, y son el emblema de una visión del mundo centrada en Davos que ve el libre mercado y la tecnología como la respuesta.



La última necesidad de los ultrarricos de Estados Unidos no es otro megayate o un programa espacial, sino un plan para salvar al mundo de la crisis climática.


Elon Musk, fundador de Tesla y una de las personas más ricas del mundo, ha prometido 100 millones de dólares en premios para la tecnología que mejor capture el dióxido de carbono de la atmósfera que calienta el planeta. Jeff Bezos, el fundador de Amazon que encabeza la lista de los más ricos del mundo, se ha comprometido a destinar 10.000 millones de dólares a iniciativas climáticas que merezcan la pena. Y Bill Gates, otro multimillonario y cofundador de Microsoft, ha publicado recientemente un libro sobre cómo llevar las emisiones a cero.


Juntos, los tres hombres tienen una riqueza estimada de 466.000 millones de dólares y una de las mayores huellas personales de carbono del planeta. También son el emblema de una visión del mundo centrada en Davos que considera que el libre mercado y los avances tecnológicos son la respuesta a una emergencia existencial que ya está trastornando la vida de millones de personas.


"Pienso más como un ingeniero que como un politólogo", declaró Gates en su nuevo libro, instando a tomar medidas como el cambio completo a la carne sintética. Musk ha descrito el uso de combustibles fósiles como un "experimento demencial", pero también ha calificado el transporte público como una gran incomodidad.


"Lo que entusiasma a esta gente es la tecnología y la innovación", dijo Bill Weihl, director ejecutivo de Climate Voice, que anteriormente dirigió divisiones de energía limpia y sostenibilidad tanto en Google como en Facebook. "Compiten entre sí, aunque sea de forma subconsciente. La mentalidad es invertir fondos en un montón de cosas y esperar que unas pocas tengan realmente éxito".


Se necesitará una nueva mentalidad para eliminar las emisiones de ciertos ámbitos con pocas alternativas actuales, como la siderurgia y la aviación, así como para absorber el CO2 que ya hemos emitido. Pero, como señala Weihl, los científicos han dejado claro que la humanidad debe reducir urgentemente las emisiones a la mitad en la próxima década para evitar un calentamiento global desastroso.


"Hay una tendencia natural a encontrar la única solución para un problema, pero con el cambio climático lo que se necesita es más bien un abanico de soluciones", dijo. "Tenemos que desplegar a toda máquina las energías renovables y los coches eléctricos y las bombas de calor y todo lo demás hoy, como locos. No tenemos tiempo para desarrollar únicamente opciones a largo plazo".


Los defensores del clima han acogido con satisfacción el interés y el peso financiero de la élite rica de EE.UU. tras un año en el que los incendios forestales y los huracanes, que alcanzaron cifras récord, asolaron un país que sufre las crecientes consecuencias del calentamiento global. Pero algunos también señalan que los estadounidenses más vulnerables podrían beneficiarse de inmediato de intervenciones menos glamorosas, como más espacios verdes públicos y sombra en las ciudades para escapar del creciente calor.


"Es estupendo que se propongan nuevas ideas, pero creo que lo primero y más importante es asegurar que las comunidades afectadas primero y de peor forma sean resilientes, en lugar de recoger los pedazos después", dijo Adrienne Hollis, una activista de justicia ambiental de la Unión de Científicos Preocupados. "Si no estás expuesto a algo a lo que están expuestas muchas personas más pobres y de color, probablemente no estés pensando tanto en ello".


Los multimillonarios también tendrán que conseguir una mayor adhesión de la sociedad para sacar adelante sus ideas. "Lo que están haciendo es bien intencionado y tiene un gran impacto", dijo Tom Steyer, también multimillonario y ex candidato presidencial demócrata. "Me alegro de que lo hagan. Pero no vamos a tener éxito o fracasar basándonos en unas pocas personas. Será porque todo el mundo se subió al carro, como en la segunda guerra mundial".


Elon Musk

A qué se dedica: El trabajo diurno de Musk consiste en ayudar a construir un nuevo mundo de bajas emisiones, con Tesla, fabricante de vehículos eléctricos y baterías para el hogar, que es ahora la empresa automovilística más valiosa del mundo. El nuevo "tecnócrata" también prometió recientemente 100 millones de dólares al ganador del Premio X de captura de carbono, que, según dijo, iría a parar a aquellos capaces de "construir sistemas reales que puedan tener un impacto medible y escalar a un nivel de gigatones". Los equipos tendrán que demostrar cómo pueden eliminar el CO2 de la atmósfera y los océanos y encerrarlo permanentemente. "Cueste lo que cueste", dijo Musk. "El tiempo es esencial".


¿Funcionará? Los científicos han dejado claro que es muy poco probable que las emisiones se reduzcan a cero con la suficiente rapidez sin algún tipo de "rebasamiento" que requiera que el CO2 emitido se elimine de la atmósfera, ya sea mediante un esfuerzo de reforestación masiva o con máquinas capaces de aspirar los gases directamente del aire para enterrarlos bajo tierra o darles otro uso.


El problema es que esta tecnología es relativamente nueva y tendrá que ser ampliada de forma masiva para poder llevar a cabo la tarea: según un estudio, para limitar el calentamiento global a 1,5C por encima de la era preindustrial será necesario capturar unos 810.000 millones de toneladas de CO2, lo que equivale a unos 20 años de emisiones actuales. En la actualidad, los sistemas de eliminación de carbono son bastante caros y requieren mucho calor, y por lo tanto energía causante de emisiones, para funcionar.


"Elon Musk es un optimista de la tecnología, así que tiene sentido que apueste por la captura de carbono", afirma Andrés Clarens, ingeniero medioambiental de la Universidad de Virginia que ha investigado las opciones de captura de carbono. "Se podría crear un nuevo widget, pero ampliarlo es el verdadero reto; además, Musk tampoco toca el tema de qué hacer con el CO2 una vez obtenido. Pero si podemos resolver estas cosas, nuestro conjunto de herramientas para hacer frente al clima será mucho más potente."


Bill Gates

Gates, que en su día fue uno de los empresarios más despiadados del mundo, ha dedicado los últimos 20 años a utilizar su fortuna para hacer frente a grandes problemas como la pobreza, las enfermedades y el cambio climático. (Nota de Climaterra: hay bastantes cuestionamientos a las acciones de Bill Gates)


Breakthrough Energy, su fondo de inversión, cuenta con un montón de multimillonarios entre sus patrocinadores, como Mike Bloomberg, George Soros y Mark Zuckerberg. Invierte en proyectos de alto riesgo y a largo plazo con el objetivo de que el mundo llegue a las emisiones neto cero.


Entre esas inversiones se encuentra un plan para convertir el agua de mar en partículas microscópicas que se rociarán en las nubes, aumentando su blancura y, por tanto, su capacidad para reflejar más luz solar hacia el espacio, reduciendo el calentamiento global. El plan de geoingeniería podría cambiar fundamentalmente el planeta, blanqueando los cielos y cambiando los patrones climáticos y las corrientes oceánicas. También invierte en nuevas centrales nucleares y en tecnología "verde" más tradicional, como la solar y la eólica. (Nota de Climaterra: en realidad el plan de geoingeniería con financiamiento de Bill Gates más avanzado, es el que lidera la Universidad de Harvard, SCOPEX, y que propone la pulverización de partículas en la alta atmósfera para gestionar la radiación solar.)


Su nuevo libro, Cómo evitar una crisis climática, reclama cambios fiscales y grandes inversiones por parte de los gobiernos para hacer frente a lo que él llama la "prima verde", la diferencia de coste entre un producto que emite carbono y otro que no.


¿Funcionará? Gates tiene muchas, muchas ideas y es un incansable defensor de la causa de la cero neto. Pero es posible que sus grandes ideas no den resultado, o no resulten políticamente aceptables. Incluso alguien con la riqueza e influencia de Gates puede tener dificultades para cambiar el panorama político mundial. Y, de nuevo, su defensa del libre mercado, que tanto ha contribuido a crear la crisis a la que nos enfrentamos, le resta legitimidad.


Yishan Wong

Lo que está haciendo: Los sistemas de eliminación de carbono ya existen en la naturaleza, por supuesto, en forma de árboles, suelos y humedales. Yishan Wong, que fue director ejecutivo de Reddit, se inspiró en un artículo académico que leyó sobre cómo la reforestación masiva podría ayudar a evitar la crisis climática. ¿Qué pasaría si pudiera ayudar a un esfuerzo para que el mundo plantara 1 billón de árboles, lo que cubriría una superficie mayor que la de Estados Unidos y México juntos?


Cuatro años después, Wong dirige Terraformation, una organización que ayuda a planificar, alimentar y poner en práctica los esfuerzos de reforestación. Empezando por Hawai, donde Wong creó el mayor sistema de desalinización con energía solar del mundo para ayudar a sostener nuevas masas de árboles, la empresa ha ayudado a establecer miles de acres de nuevos bosques en países tan diversos como Nueva Zelanda, Ecuador y Uganda.


"Aportamos una fusión de la experiencia forestal y la escalabilidad de Silicon Valley", dijo Wong. "Otras soluciones necesitan ese riesgo de I+D y luego un prototipo y luego escalar, mientras que los árboles existen desde hace mucho tiempo. Sólo necesitan ser escalados. Pensé en qué podía hacer mejor para ayudar a trabajar a gran escala, con componentes fiables".


¿Funcionará? Los árboles, sobre todo los grandes y viejos ejemplares que se alzan en lugares como California desde hace cientos de años, almacenan una enorme cantidad de carbono junto con los suelos que los absorben cuando mueren y se descomponen, y en conjunto retienen alrededor del 80% de todo el carbono que hay actualmente en la atmósfera de la Tierra.


Una prioridad inmediata, según los ecologistas, es impedir la tala, que actualmente es desenfrenada en almacenes de carbono cruciales como la selva amazónica. A nivel mundial, cada año se elimina una superficie de bosque del tamaño del Reino Unido para dejar paso a las tierras de cultivo, las carreteras y la urbanización.


Según los científicos, la plantación de 1 billón de árboles reduciría una enorme cantidad de CO2, aunque otros han expresado su preocupación por la gran cantidad de terreno que se necesita, por la posibilidad de que el tipo de bosques apoye realmente la menguante biodiversidad y por las décadas que tardarían estos árboles en crecer hasta el punto de eliminar una cantidad significativa de carbono. "No hemos llegado a donde estamos ahora mediante procesos naturales y no saldremos de ahí mediante procesos naturales", dijo Clarens. "Los números no cuadran, no hay la tierra necesaria para ello".


Wong dijo que el problema del uso de la tierra puede resolverse centrándose en la reforestación de las tierras improductivas que actualmente no se utilizan para otra cosa, así como regando las zonas áridas y desérticas para establecer allí los árboles. "Parece que no tenemos suficiente tierra, pero se puede crear tierra adicional convirtiendo estas zonas", dijo. "Si esperamos 100 años quizá esto no sea una opción, pero lo es ahora, así que hagámoslo".


Jeff Bezos

Lo que está haciendo: En noviembre, el Fondo de la Tierra de Bezos repartió los primeros 791 millones de dólares en subvenciones a una serie de grupos de conservación y soluciones climáticas, en lo que Bezos dijo que es sólo el comienzo de sus donaciones para combatir lo que ha llamado "la mayor amenaza para nuestro planeta".


Bezos también estableció un compromiso climático para Amazon en el que el gigante del reparto llegaría a cero emisiones netas de CO2 para 2040, mediante un cambio a la energía renovable y la compra de 100.000 vehículos de reparto eléctricos. Decenas de otras empresas se han comprometido a emular el objetivo de Amazon, siendo quizá la más destacada IBM.


¿Funcionará? El hecho de que una de las empresas más grandes y poderosas del mundo se comprometa con la lucha contra el cambio climático ha sido acogido con satisfacción por los defensores del clima y ya ha demostrado su influencia en otras empresas. Otros, sin embargo, han destacado la falta de detalles sobre cómo Amazon llegará realmente a las emisiones netas cero, mientras que algunos de los trabajadores de la empresa están descontentos porque Bezos se negó a cortar los contratos que proporcionan servicios de computación en la nube a las empresas de combustibles fósiles.


En términos más generales, el creciente número de empresas que hacen promesas de reducción de emisiones se ve compensado por la falta de fuerza política, según Weihl. Un informe reciente descubrió que las mayores empresas tecnológicas de EE.UU. gastaban comparativamente muy poco en grupos de presión política. "Amazon tardó en entrar en el juego, pero está dando un paso adelante con el compromiso climático", dijo Weihl.


"Pero estas empresas tecnológicas están dejando que las grandes petroleras dominen el debate político. Las grandes petroleras están luchando con ahínco para debilitar y retrasar las políticas, mientras que la mayoría de las demás empresas se mantienen al margen en lugar de mover ficha. Tienen que inclinarse y asegurarse de que los legisladores sepan que se trata de una cuestión existencial".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram