• Homo consciens

La acidificación del Océano Ártico es peor de lo esperado


Esta "mariposa marina", muestra daños en su caparazón (línea dentada que irradia desde el centro)

Fuente: Phys - por la Universidad de Berna - École normale supérieure de París- Junio 2020



El Océano Ártico absorberá más CO2 durante el siglo XXI que lo que predice la mayoría de los modelos climáticos. Este CO2 adicional causa una acidificación oceánica claramente más fuerte. Estos resultados se publicaron en un estudio realizado por científicos climáticos de la Universidad de Berna y de la École normale supérieure de París. La acidificación oceánica amenaza la vida de los organismos calcificadores, como los mejillones y las "mariposas marinas", y puede tener graves consecuencias para toda la cadena alimentaria.


El océano absorbe grandes cantidades de CO2 producido por el hombre de la atmósfera. Este CO2 adicional causa la acidificación del océano, un proceso que ya se puede observar hoy en día. La acidificación oceánica afecta particularmente a los organismos que forman esqueletos y conchas de carbonato de calcio, como los moluscos, los erizos de mar, las estrellas de mar y los corales. El Océano Ártico es donde se espera que la acidificación sea mayor.


Un estudio publicado recientemente en la revista científica Nature por Jens Terhaar, de Berna, y Lester Kwiatkowski y Laurent Bopp, de la École normale supérieure de París, muestra que es probable que la acidificación oceánica en el Océano Ártico sea aún peor de lo que se pensaba. Los resultados muestran que el más pequeño de los siete mares absorberá un 20% más de CO2 durante el siglo XXI de lo que se esperaba anteriormente, bajo la suposición de que las concentraciones atmosféricas de CO2 sigan aumentando. "Esto lleva a una acidificación del océano sustancialmente mayor, particularmente entre 200 y 1000 metros", explica Jens Terhaar, miembro del grupo para el modelado oceánico en el Centro Oeschger para la Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Berna. Esta gama de profundidades es una importante zona de refugio para muchos organismos marinos.



El pterópodo, o "mariposa marina", es una diminuta criatura marina del tamaño de un pequeño guisante. Los pterópodos son comidos por organismos que van desde el diminuto krill hasta las ballenas. Esta concha de pterópodo se disolvió en el transcurso de 45 días en el agua de mar, ajustada a una química oceánica proyectada para el año 2100. Crédito: © Administración Nacional Oceánica y Atmosférica NOAA, David Liittschwager



La acidificación oceánica afecta negativamente a los organismos que construyen esqueletos y conchas de carbonato de calcio. En aguas suficientemente ácidas, estas conchas se vuelven inestables y comienzan a disolverse. "Nuestros resultados sugieren que será más difícil para los organismos del Ártico adaptarse a la acidificación del océano de lo que se esperaba anteriormente", dice el coautor Lester Kwiatkowski. Es probable que la pérdida de estos organismos afecte a toda la cadena alimentaria del Ártico hasta los peces y mamíferos marinos.


El equipo internacional de investigación explotó la gran divergencia en la captación simulada de carbono del Océano Ártico por parte de los modelos climáticos actuales. Los investigadores encontraron una relación física en todos los modelos entre la simulación de las actuales densidades de la superficie del mar Ártico y la formación asociada en aguas profundas, con una mayor formación en aguas profundas que causa un mayor transporte de carbono al interior del océano y, por lo tanto, una mayor acidificación. Utilizando mediciones de la densidad superficial del mar Ártico, el equipo de investigación pudo corregir los sesgos de los modelos y reducir la incertidumbre asociada a las proyecciones de la futura acidificación del Océano Ártico.


#cambioclimatico #acidificacion #artico #biodiversidad #cadenaalimenticia

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com