• Homo consciens

La biosemiosfera cuántica: un nuevo entendimiento de la biósfera



Reseña del libro: La biosfera cuántica, de Michael Charles Tobias y Jane Gray Morrison

Por Geoffrey Holland, escritor de Transition Earth. - Mayo 2022


Empecemos con una definición de la biosfera. Es un término acuñado probablemente por primera vez por Susan Petrilli en un ensayo publicado en 2015, pero recientemente ampliado en gran medida por Michael Charles Tobias y Jane Gray Morrison, autores de un nuevo libro de la editorial Nova Science titulado, The Quantum Biosemiosphere. Comienza con la biosemiótica, que se refiere al "estudio de la representación, el significado, el sentido y el significado biológico de los códigos y signos, desde las secuencias de códigos genéticos hasta los procesos de señalización intercelular, pasando por el comportamiento de los animales y los artefactos semióticos humanos, como el lenguaje y el pensamiento simbólico abstracto".


El prólogo del nuevo libro de Tobias y Morrison afirma que "La biosfera cuántica sumerge al lector en el contexto y las implicaciones científicas, culturales y filosóficas de la interacción humana con la naturaleza". Es una forma trascendente de ser consciente y apreciar todas las fuerzas naturales que actúan en nuestras vidas, tanto las que se ven como las que no se ven. Refleja una visión de ondas y partículas de la vida elemental que requiere una profunda reevaluación de lo efímero y de las responsabilidades permanentes con todas las demás formas de vida del ser humano.


Para apreciar la importancia de la perspectiva biosemiosférica de la vida, tal y como se ilumina poderosamente en este nuevo libro, debemos examinar primero cómo los humanos han visto su mundo desde nuestra primera aparición como especie distinta hace unos 350.000 años. Nuestra existencia temprana es una saga bien conocida. Proporciona un contexto de fondo para las contemporáneas y extraordinariamente elegantes teorías ecodinámicas propuestas por Tobias y Morrison.


Durante el 95% inicial de la existencia, los humanos sobrevivieron como cazadores-recolectores, con una gama desconocida de habilidades comunicativas lingüísticas. Los humanos de la Edad de Piedra eran muy conscientes de la gran variedad de plantas y animales con los que compartían la existencia. Se veían a sí mismos como parte de un tejido místico que les ofrecía a diario tanto oportunidades como grandes peligros. La supervivencia favoreció a aquellos humanos que mejor emplearon su capacidad cognitiva para comprender su realidad; para utilizar sus conocimientos para aprovechar las oportunidades y evitar los riesgos que formaban parte de la vida.


La agricultura y la aparición de la represión cultural

Hace unos 10.000 años, la mayoría de los humanos empezaron a abandonar su existencia nómada para pasar a una vida impregnada de asentamientos permanentes y dependiente de la agricultura. Hasta ese momento, los datos adquiridos en miles de yacimientos arqueológicos sugieren que los humanos se esforzaban por comprender su entorno; por ser conscientes de cada matiz y pista sensorial procedente de lo que Tobias y Morrison describen como el "potencial expresivo compuesto de la naturaleza".


La necesidad de proteger los "almacenes de alimentos" de un asentamiento frente a los merodeadores dio lugar a una clase guerrera masculina, y junto con ella a una nueva forma de ver el mundo. La cultura humana fue redefinida por el dominio y la jerarquía, con los hombres al mando, los hombres haciendo las reglas, y las mujeres reducidas a una forma de propiedad, sujetas a la autoridad masculina. Esta historia ha sido contada en detalle. La dominación masculina entre los humanos ha tenido enormes consecuencias para el planeta. Nuestro destino ha estado marcado por la asunción de la superioridad humana sobre todas las especies; por la creencia de que los humanos tienen el derecho, incluso la obligación, de explotar y consumir el mundo natural, y que podemos seguir ese camino sin preocuparnos de las consecuencias.


Desde la edad más temprana, se ha enseñado a los niños humanos a aceptar el paradigma de la dominación y su lugar en la jerarquía cultural de la existencia humana. La lealtad religiosa se imponía rígidamente. Las mujeres eran especialmente objeto de una violenta represión.


Crecimiento constante y exageración antropocéntrica

En 1970, la población humana había alcanzado casi cuatro mil millones. Si se mide sólo por el dominio, los humanos se habían convertido, con diferencia, en la especie más exitosa de la Tierra. Al mismo tiempo, las consecuencias de la extralimitación humana o antropocéntrica también se habían hecho muy evidentes.


En sólo los últimos 50 años, la población humana se ha duplicado hasta alcanzar casi ocho mil millones de merodeadores carnívoros en gran medida egocéntricos. Nuestra disfuncionalidad geopolítica socava todas las medidas biológicas conscientes e inconscientes - ciertamente a nivel taxonómico de vertebrados e invertebrados - como describen con notable detalle Tobias y Morrison. Las cifras de extinción de especies hablan por sí solas. Casi la mitad de los paisajes de la Tierra han sido tomados por la agricultura humana y otros mecanismos extractivos. Los seres humanos y los animales que crían para matar y comer representan ahora el 96% de toda la biomasa de mamíferos de la Tierra, y sólo el 4% de todos los mamíferos salvajes de sangre caliente del planeta siguen en libertad. En el centro de esta crisis actual, argumentan Tobias y Morrison, está la quintaesencia de la crueldad, la explotación industrial a gran escala de los animales domésticos. Lo que se necesita es un nuevo tipo de biología de la conservación en la que la humanidad se esfuerce por sobrevivir fomentando una comunión con toda la gama de formas de vida que componen la biosfera.

Las armas y los tractores "amenazan la biodiversidad más que el clima" - aquí

"El mundo está conectado como nunca antes. La gente está compartiendo vínculos positivos en tiempo real a escala global. Al mismo tiempo, también hay toda una serie de consecuencias que conlleva estar ampliamente conectado. Toda la humanidad se verá afectada si no encontramos la manera de navegar y gestionar sabiamente un mundo totalmente conectado."


*****

"La biosemiótica no es más que una palabra para connotar los misterios incalculables, que esperemos que nunca se desvelen, que unen el aliento vivo, la sangre, las neuronas y los sueños de los bosques, los mares, los ríos y las mentes de todas las dimensiones en una perpetuidad biológica funcional".

~ La Biosemiosfera Cuántica


*****


Abrazando la Biosemiosfera

Lo que representa La Biosemiosfera Cuántica es una nueva forma de ver y apreciar la biosfera al reconocer con todo el corazón, las ciencias, la tecnología y la ingeniería que los humanos somos unos recién llegados con una huella desmesurada. Tobias y Morrison nos instan a "imaginar un trillón de circunstancias subjetivas de especies diferentes, todas trabajando de forma interdependiente. Esa es la biosemiosfera que ni siquiera hemos empezado a imaginar".


La conciencia biosemiosférica abre todo el espectro de comportamientos, signos y comunicaciones dentro de la amplia gama de especies vegetales y animales de la Tierra.


Ver la naturaleza de forma biosemiosférica no es muy diferente de los predicados de la lucidez de muchos pueblos indígenas, aunque la extinción de las lenguas y la exposición de cada vez más pueblos no contactados que quedan en el mundo pone en gran peligro esta última y verdadera brújula de la naturaleza.


Sin embargo, hay una parte de la humanidad contemporánea que sigue dependiendo totalmente de sus hábitats naturales. En esos casos, es su elección vivir de forma abierta e interdependiente con la naturaleza. Estos pueblos, identificados por Tobias y Morrison, abrazan las complejas conexiones dentro y entre sus cohabitantes biodiversos; cohabitantes que gran parte del resto del mundo está demasiado ansioso por exterminar.


Los seres humanos que ven su mundo a través de una lente biosemiosférica son muy conscientes de que la vida no gira sólo en torno a ellos. Ven el mundo natural con gratitud. Asumen su responsabilidad de ser fieles administradores de todos los ecosistemas, tanto cercanos como lejanos.


Tobias y Morrison transmiten componentes poderosamente ilustrativos de una biosfera cuántica que deja al descubierto los milagros y enigmas de la profunda ciencia de la interconectividad. Sus debates sobre las matemáticas, la física, la historia del arte y los coeficientes antropológicos de los mundos vistos y no vistos constituyen un desafío único a las simplicidades convencionales del pensamiento jerárquico y la ética humanos. Los autores nos desafían, mediante datos empíricos y un alcance extraordinariamente imaginativo, a reconocer lo que puede ser nuestra única posibilidad de supervivencia. A saber, la santificación de la Naturaleza en todas sus partes milagrosas, la mayoría de las cuales aún no hemos visto, y mucho menos comprendido. Con este enfoque, y en plena sintonía con los últimos avances de la física cuántica, proponen una teoría especial del infinito, que es biosférica hasta la médula.


No podemos comprenderla, como tampoco pudieron hacerlo grandes mentes como las de Aristóteles o el brillante budista Nagarjuna (c.150-c.250 CE). Pero el renacimiento actual de la biología molecular, la genómica, los ideales de desextinción y las aspiraciones de re-salvajismo convergen, como mínimo, en una nueva cultura de la gratitud hacia la Naturaleza que proporciona una especie de hoja de ruta para los idealistas de todo el mundo que también son ecologistas prácticos.


Lo invisible se celebra en La Biosemiosfera Cuántica. Incluye con fuerza una conciencia exponencial de la realidad cuántica subcelular en la que existen infinitas posibilidades en superposición. Cada observación humana se suma de forma significativa a los algoritmos bioculturales que se traducen en elecciones neuronales, reflejos y, en última instancia, decisiones a nivel de superficie sobre el futuro de la vida en la Tierra, tal y como la ve, hace y rehace la humanidad.


Tobias y Morrison preguntan: "¿Pueden los avances biosemióticos y las iniciativas profundamente sensibles ayudar a mejorar el sufrimiento? A continuación, ofrecen una respuesta. La pregunta gira en torno a un sencillo plan de acción, que trataría de alterar no la forma salvaje de las cosas, sino el papel de la humanidad dentro de esos espacios bióticos".


Ha llegado el momento de poner fin al arrogante egocentrismo de la humanidad. Somos totalmente dependientes del complejo tejido vivo de la naturaleza para nuestra propia supervivencia. Necesitamos una nueva narrativa humana, impulsada por nuestra conciencia colectiva y nuestra gratitud por toda la complejidad viviente de la biosfera de la que todos dependemos. La biosfera cuántica de Tobias y Morrison representa un trabajo innovador en esa dirección.


*****

'Como ocurre con cualquier sentido del deber que se ha elevado en la mente a una responsabilidad sagrada, las visiones personales de la naturaleza que guían nuestra implicación en la conservación son el principio de todo pivote inspirador hacia una mayor conciencia de sí mismo.'

~ La Biosemiosfera Cuántica

*****


Trascendencia a la Humanidad 4.0

Está claro que la humanidad ha llegado a su límite con el rebasamiento ecológico y sistémico. Hemos sobrepasado todos los límites planetarios geofísicos. Tenemos que forjar un nuevo comienzo, una nueva naturaleza humana formada por un compromiso común con la administración responsable del medio ambiente y la humanidad.

Límites del Crecimiento. Estudios muestran que estamos cerca del colapso - aquí

Ha llegado el momento del pensamiento biosemiótico. En su forma más básica, se trata simplemente de ser conscientes de la maravillosa complejidad de la naturaleza, de apreciarla y de agradecer lo que tomamos de ella, conscientes de que cada constante física exige que le devolvamos.


Tobias y Morrison analizan la termodinámica de la condición ecológica. Se trata de una forma de pensar totalmente original; un llamamiento a todos nosotros para comportarnos de forma benigna y compasiva, tal y como se detalla en prácticamente todas las tradiciones éticas mundiales. Debe reflejarse en la crianza y educación de todos los niños.


En este momento nos encontramos en el ocaso del posmodernismo. Es tóxico, ensordecedor y autodestructivo. La supervivencia de la biosfera depende de una voluntad renovada por parte de nuestra desgarbada especie para empezar de nuevo, tomando lo mejor de nuestro pasado, desmantelando lo peor, y avanzando hacia algo que garantice las exigencias de la evolución que, a su vez, sólo conoce un campo de juego biológico igualitario, no incoherente.


Esta nueva era humana puede o no estar emergiendo. Hay motivos demostrables de alarma, de fatalismo, incluso de nihilismo. Pero también hay una ferviente esperanza -compartida por Tobias y Morrison- de que la humanidad todavía tiene lo que hace falta para consagrar un compromiso común con la dignidad de toda la humanidad y una convicción compartida respecto a la humildad ecológica, la moderación y el amor incondicional. Esa es la esencia del pensamiento biosemiótico.


*****

La gente protege lo que ama". - Jacques Yves Cousteau, explorador planetario

*****


Geoffrey Holland es un galardonado escritor y productor de vídeos de larga y corta duración. Actualmente es también coordinador de diálogos de la Alianza del Milenio para la Humanidad y la Biosfera.

 

OTRA RESEÑA DEL LIBRO LA BIOSEMIOSFERA CUANTICA

Fuente: Resilience - Por Michael S. Bostick 15 de junio de 2022

Michael Charles Tobias y Jane Gray Morrison han vuelto a abrirse paso en un nuevo ámbito de la investigación medioambiental con su última y alucinante obra, La Biosemiosfera Cuántica. Esta compleja empresa ofrece a los lectores la oportunidad de explorar algunas de las ideas más intrincadas jamás compuestas en el panteón literario ecológico. Los autores desafían a los lectores a estirar los "límites evolutivos" de nuestra comprensión ecológica y a conectarse con un medio existente, pero nunca visto, de comunicarse con la naturaleza, en un esfuerzo científico/literario por ayudar a motivar aquellas ideas e ideales que la humanidad aún podría esgrimir para salvar a la Tierra de nosotros mismos.


Percibir el mundo cuántico, enormemente omnipresente, de los mensajes sociales subyacentes de los habitantes de la Tierra, la Biosemiosfera -una elaborada, aunque incalculable interdependencia de profundo significado que comparten las especies, las montañas, las células y las ondas de luz- es similar a entrar en una versión enormemente e intensamente viva del estanque de Walden. Para alcanzar objetivos de conservación reales y duraderos, necesitamos saber lo que sienten y piensan las criaturas de dentro y fuera del proverbial estanque. Este "lenguaje" existe en un dominio del ser que puede y debe desarrollarse en percepciones que informen de un camino hacia una administración y conciencia transformadoras.


En esta época precaria, en una época cada vez más decisiva del Antropoceno y con el último informe del IPCC augurando los resultados más graves, las insondables implicaciones para el mundo de guerras imprudentes, la continua expansión de la humanidad y el debilitamiento de la vida en la tierra, está claro que nos esperan unos "buenos tiempos", como podría reírse oscuramente mi hija. Esta honestidad de náufrago subyace a una depresión generalizada en aquellos de nosotros que lidiamos con la cruda y sombría visión de que estamos realmente arruinados global y ontológicamente, si no llegamos a algún tipo de cambio paradigmático. No sólo en nuestra forma de pensar, sino en nuestro poder inherente para delinear y erradicar nuestras formas autodestructivas. Como las plataformas de hielo se están derritiendo rápidamente, el momento de dar un giro drástico es ahora. Por tanto, necesitamos que las mentes más brillantes y los filósofos más incisivos hagan brillar la luz al final de este oscuro túnel que nosotros, y tristemente, nuestra agitada juventud, aún no hemos visto.

La crisis climática y ecológica nos obliga a una mutación ontológica - aquí

Michael Tobias y Jane Morrison son dos faros brillantes que, al igual que David Attenborough, se han ganado su credibilidad y su reputación invirtiendo toda su vida en la búsqueda de un camino, un sendero en el bosque de nuestra ceguera, para encontrar una vía. Sus viajes, investigaciones, trabajos heroicos y prolíficos mensajes innovadores han culminado en esta última demostración de atención inquebrantable al borde del precipicio. La amplitud y profundidad de su indagación en la cuestión de nuestra relación disociada con la naturaleza están a la altura de su análisis de la notable capacidad de nuestra especie para imaginar lo imposible.


La Biosemiosfera Cuántica nos señala la posibilidad de que nuestra arrogancia como especie pueda ser evitada y sustituida por una forma mucho más rica, innata y terrenal de relacionarnos con el mundo, cumpliendo así la promesa de lo que somos, y engendrando nuestra responsabilidad hacia la preservación y el sostenimiento de la tenue biodiversidad de este planeta.


Sin embargo, el camino a seguir depende únicamente de nuestra capacidad de ampliar e innovar más allá de la categorización científica o empírica de cada célula de sensibilidad que encontramos. Nuestro atrapamiento psicolingüístico tiene todas las características de una psicosis antrópica. En otras palabras, nuestro intratable engrandecimiento que se traduce en una obsesiva afición por nombrar, identificar y, por tanto, controlar la propia semiótica de nuestras relaciones con la vida en la Tierra. Este trágico estrechamiento, por todo lo que creemos haber conseguido, no ha hecho más que limitar los canales de comunicación de que disponemos. Esto, a su vez, nos priva de la información que necesitamos para apreciar los mensajes críticos que se nos transmiten y que no estamos escuchando. Este singular peligro de tráfico afecta al homo sapiens y, por tanto, a la inmensa mayoría de las demás especies, biomas e innumerables interconexiones.


Gregory Bateson, el filósofo/ecólogo pionero en la idea de integrar los sistemas de información y la conciencia ecológica, acuñó el término "patrones que conectan". Bateson sólo podía insinuar la notable elucidación de un paradigma medioambiental tan claro y verdaderamente empático como el que Tobias y Morrison han transmitido en su nueva obra. Los autores han creado una enorme riqueza de investigación artística, literaria, científica y ecológica, catalizando poderosamente un camino de inmersión para sintonizar con nuestra inherente pero distraída inmanencia ecopsicológica. Las complejidades no pueden ser fácilmente elaboradas en una reseña. Hay que experimentar el libro. Pero lo que está muy claro es que la comunicación etológica cuántica puede servir de base para nuestra supervivencia y nuestra capacidad de entender, descifrar e intuir las infinitas señales de la tierra, a lo Dolittle. No sólo la belleza indescriptible, sino la vulnerabilidad de los demás. El objetivo, inequívoco, pero tratado con un estilo agudo y empírico, está firmemente orientado a conjurar y sanar nuestras propensiones al olvido bruto y a la hostilidad manifiesta hacia la naturaleza.


Eso sí, este libro no es para los aprensivos. El dominio del autor de la lengua inglesa es humillante; a menudo desafía los límites de la propia erudición entrenada. La complejidad de sus observaciones, la minuciosidad de los detalles y la amplitud referencial parecen, intrínsecamente, un reflejo del punto que intentan alcanzar. La Biosemiosfera, en la que estamos inmersos, nos proporciona inconscientemente todo tipo de beneficios biológicos/éticos. Al sintonizarnos, incluso en los reinos cuánticos, podríamos ayudar a guiar e infundir un paradigma ecológico aún apenas concebido, y mucho menos habilitado por la humanidad global. Como hemos cargado a la Tierra con nuestra torpe e indiferente presencia, la oportunidad de ser, más allá de ser humanos, sigue siendo nuestra vocación.




La expresión clara de nuestra profunda asociación de la relación "Yo-Tú" (como el filósofo Martin Buber enunció tan bellamente), es la compasión.


Los autores escriben:


"La Biosemiosfera es esa misma realidad funcional y espacial intrínseca a todo organismo que acepta en su milagro continuo que es la vida. La relatividad entre las ondas y las partículas que componen sus estados cuánticos no son, de nuevo, una cuestión de efímera y desconcertante medición, sino nuestra voluntad, a pesar de las infinidades, dentro y alrededor de nosotros, de conformarnos con algunos, cualquier personaje a la vez, una compasión seria que no tiene límites."


La conciencia ecológica siempre ha consistido en encontrar formas de hacerse uno con la naturaleza, alistando nuestras mentes y corazones dentro de esa infinidad generosa de vida en la Tierra y más allá. Tobias y Morrison afirman que este es un camino disponible para todos si comprendemos el engranaje de nuestra selección natural para la bondad y la curiosidad.


El gratificante libro de Tobias y Morrison ofrece un enfoque centelleante y presenta un tratado serio aunque demoledor. Un paradigma ecológico transformador basado en una nueva metafísica teórica que nos rodea, nos habla, vive dentro de nosotros y pretende guiarnos hacia un futuro trascendente en el que cuidemos de nuestra preciosa Tierra.


Sobre Michael Charles Tobias


Presidente y director general de la Fundación Dancing Star. Ecólogo global, antropólogo, historiador, explorador, autor y cineasta. Tobias se doctoró en el Departamento de Historia de la Conciencia de la Universidad de California-Santa Cruz. Fue profesor adjunto de estudios medioambientales y profesor adjunto de inglés y humanidades en el Dartmouth College. Tobias es autor de más de 55 libros (tanto de ficción como de no ficción). Ha escrito, dirigido, producido o co-producido más de 100 películas - series de televisión, documentales y dramas, la mayoría sobre temas ambientales, culturales, sociales o científicos.


Sobre Jane Gray Morrison


Vicepresidenta ejecutiva de la Dancing Star Foundation, Morrison es una autora, cineasta y ecologista cuyo trabajo la ha llevado a decenas de países. Morrison ha producido numerosas películas para las cadenas Discovery, PBS y Turner Broadcasting (como productora principal de Voice of the Planet, una serie dramática de 10 horas basada en la historia de la vida en la Tierra). Sus otras películas incluyen una trilogía de largometrajes documentales, Mad Cowboy, No Vacancy y Hotspots, y proyectos como el cortometraje Yasuní - A Meditation on Life para la Cumbre de Río+20. Sus libros incluyen Sanctuary: Global Oases of Innocence, The Metaphysics of Protection, Bhutan: Conservación y protección del medio ambiente en el Himalaya, God's Country: El factor neozelandés, y La especie hipotética: Variables de la evolución humana.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram