• Homo consciens

La capa de hielo de Groenlandia alcanzó su punto de inflexión hace 20 años, según un estudio


La pérdida de hielo ha provocado un aumento del nivel del mar de unos 0,8 milímetros al año

Fuente: Phys.org - por Grace Palmer, Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia -septiembre 2020



A principios del siglo XXI, sin que el mundo lo supiera, la capa de hielo de Groenlandia probablemente entró en un estado de pérdida de masa sostenida que persistirá en el futuro previsible, según un nuevo estudio. Aunque el hallazgo ha suscitado preocupación por el futuro de la capa de hielo, los científicos subrayan que la reducción de las emisiones sigue siendo fundamental.


El estudio, que analizó 40 años de datos satelitales, se publicó el 13 de agosto en Communications Earth & Environment. La capa de hielo de Groenlandia, segunda en tamaño después de las capas de hielo de la Antártida, cubre casi el 80% de la inmensa isla. Contiene el equivalente a unos 7 metros de aumento del nivel medio del mar a nivel mundial y, debido a su acelerado retroceso, se considera el mayor contribuyente al aumento del nivel del mar en todo el mundo.


Aunque el declive de la capa de hielo está bien documentado desde hace dos décadas, este último estudio, dirigido por Michalea King, del Centro de Investigación Polar y Climática Byrd, descubrió que el retroceso generalizado de los glaciares contribuyó a que la capa de hielo pasara de un estado de equilibrio a otro de desequilibrio. Este trabajo sugiere que incluso si los océanos y la atmósfera dejaran de calentarse hoy, la capa de hielo seguirá perdiendo más hielo del que ganará.


En las décadas anteriores al cambio de siglo, la capa de hielo se encontraba en un estado de relativo equilibrio. El hielo que se perdía en un año determinado se reponía con las nevadas invernales, y la capa mantenía una masa casi constante. Pero a partir del año 2000, el hielo descargado a través de los glaciares de salida -canales que fluyen hacia el mar- empezó a superar las nevadas anuales que, en un año equilibrado, repondrían el hielo perdido. Los autores analizaron 40 años de datos satelitales, rastreando la velocidad de los glaciares de salida, el grosor y la posición del frente de parto a lo largo del tiempo para determinar la tasa de pérdida de hielo. El cambio que encontraron representa un punto de inflexión que probablemente no sea reversible en un futuro próximo. King dijo a GlacierHub: "Es como un cambio de marcha... hemos acelerado el drenaje en el borde de la capa de hielo, y ahora... esperamos que la pérdida de masa sea la nueva norma para la capa de hielo en un futuro próximo".


Ian Howat, director del Centro de Investigación Polar y Climática Byrd y coautor del trabajo, explicó a GlacierHub que la dinámica de la pérdida de hielo a través de los glaciares de salida puede compararse con el funcionamiento de una presa. "Esos glaciares actúan como el aliviadero de una presa", dijo. "Cuanto más se abre el vertedero... más rápido se reduce el embalse". El estudio sugiere que el adelgazamiento a largo plazo durante el siglo XX -probablemente debido al calentamiento de los océanos- condujo a un evento de retroceso masivo a principios de la década de 2000. El resultado fue un "aumento gradual" de la tasa de descarga a través de los glaciares de salida; antes de 2000, se descargaban 420 gigatoneladas de hielo al año. En los años siguientes, la tasa aumentó a 480 gigatoneladas de hielo descargadas anualmente. Una gigatonelada equivale a mil millones de toneladas métricas, aproximadamente la masa de todos los mamíferos terrestres (excluidos los humanos) de la Tierra. "Cuando todos estos glaciares se retiraron a la vez, fue suficiente para aumentar significativamente la velocidad con la que el hielo fluye hacia el océano. Es como si se abriera el vertedero de la presa", dijo Howat.


Según King, la importancia de este nuevo ritmo de descarga es que "sistemáticamente, se está perdiendo más hielo por el flujo de estos glaciares que el que se está ganando por la acumulación de nieve". Para volver a un estado de equilibrio se necesitarían 60 gigatoneladas más de nieve al año o reducir el deshielo. Sin embargo, en casi todos los escenarios de cambio climático, se espera lo contrario.


Los resultados de este estudio -junto con otros que documentan el declive de la capa de hielo de Groenlandia- suponen una noticia preocupante para las trayectorias de aumento del nivel del mar. Marco Tedesco, profesor de investigación de geología marina y geofísica del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty, explicó a GlacierHub que la capa de hielo de Groenlandia ha sido, y será cada vez más, uno de los principales responsables de la subida del nivel del mar. Las dos causas principales del aumento del nivel del mar son la expansión térmica -el agua de los océanos se expande al calentarse- y el derretimiento del hielo terrestre. Con la previsión de que el aumento del nivel del mar sumerja permanentemente por debajo de la línea de pleamar las tierras en las que viven 150 millones de personas (y esa estimación supone la estabilidad de la capa de hielo de la Antártida - (Nota de Climaterra: que estudios recientes indican que superar los 2ºC conlleva el riesgo de un rápido e imparable aumento del mar), Groenlandia se encuentra en el punto de mira. "En términos de contribución directa", dijo Tedesco, "Groenlandia es en realidad el mayor contribuyente ahora, con alrededor de 20 a 25 por ciento del aumento del nivel del mar debido a Groenlandia". Además, el porcentaje de contribución podría aumentar hasta el 30 o el 40 por ciento a finales de siglo, según Tedesco.


Otro estudio sobre la capa de hielo de Groenlandia, del que es coautor Tedesco, fue noticia internacional recientemente, al concluir que 2019 fue un año de pérdida de hielo récord. Según los científicos, el hielo perdido en 2019 fue el doble de la media anual desde 2003. Ian Joughin, glaciólogo del Centro de Ciencias Polares de la Universidad de Washington, conectó los puntos entre estos dos grandes estudios. "Nadie realmente, hace 20 años, esperaba que los glaciares se aceleraran tan rápidamente como lo que hemos visto", dijo a GlacierHub. En cuanto a la pérdida anual de hielo, "la gente piensa que es el deshielo, pero básicamente es el equilibrio entre la cantidad de nieve que cae cada año, y la cantidad de icebergs que se desprenden y la cantidad de deshielo que realmente se produce en la propia capa de hielo". En definitiva, ni el deshielo ni la descarga de hielo pueden explicar por sí solos los cambios en la capa de hielo. Se trata más bien de dos procesos en una dinámica compleja, que los glaciólogos se apresuran a comprender mediante una combinación de trabajo de campo, teledetección y modelización.


Es necesaria una rápida actuación internacional para limitar el calentamiento global a 1,5˚C, lo que permitiría disponer de más tiempo para adaptarse a la subida del nivel del mar. En relación con los recientes titulares que declaran que la capa de hielo ha alcanzado el punto de no retorno, una afirmación que ha sido discutida desde entonces en la comunidad científica, Howat dijo: "Creo que es muy importante subrayar que esta pérdida de la capa de hielo no es irreversible. Hemos asistido a un cambio de ritmo que probablemente no será reversible en un futuro próximo, pero aún nos queda mucho camino por recorrer y todavía tenemos mucho que decir sobre la rapidez con la que la capa de hielo seguirá retrocediendo".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram