• Alejandro T

La captura de carbono es una herramienta en la lucha contra el clima, pero ¿a qué costo?


Fuente: Phys.org - Autor: Julien Mivielle - 9 de diciembre de 2020


Las técnicas de captura y almacenamiento de carbono están diseñadas para capturar y almacenar el dióxido de carbono generado por las centrales eléctricas que utilizan combustibles fósiles


La tecnología para capturar el carbono de las emisiones industriales y almacenarlo puede estar todavía en sus primeras etapas, pero sus defensores creen que puede convertirse en un instrumento importante en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, para que sus métodos se desplieguen a una escala lo suficientemente grande como para marcar la diferencia, los expertos y los críticos dicen que la captura y el almacenamiento de carbono (CAC) todavía tiene que superar una serie de obstáculos logísticos y financieros.


Las técnicas de CAC están diseñadas para capturar y almacenar el dióxido de carbono generado por las centrales eléctricas que utilizan combustibles fósiles, así como por las plantas industriales, desde las siderúrgicas hasta las refinerías y las plantas petroquímicas. Los partidarios ven que la tecnología tiene un gran potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de energía, la industria en general y el refinado de combustibles fósiles. El CO2 capturado se transporta y se reinyecta en depósitos geológicos herméticamente cerrados, por ejemplo, en antiguos yacimientos petrolíferos, para su almacenamiento permanente. Una parte puede ser reutilizada mientras tanto, un proceso conocido como captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS por Carbon Capture, Utilisation, and Storage ).




El procedimiento no es nuevo, ya que la primer planta se estableció en Texas a principios de los años 70. Sin embargo, a pesar del creciente interés en la tecnología, hasta la fecha sólo existen unos 20 sitios en todo el mundo, según el Global CSS Institute, que combate la sospecha popular de que la CCS distrae del objetivo de alejarse de los combustibles fósiles.


La Agencia Internacional de la Energía dice que la tecnología tiene un enorme potencial y que puede desempeñar un papel "crítico" para ayudar a allanar el camino hacia el logro de las emisiones netas cero. "Después de años de lento progreso, nuevos incentivos de inversión y el fortalecimiento de los objetivos climáticos están creando un nuevo impulso detrás de la CCUS", dijo la AIE en un informe de septiembre, señalando 30 proyectos que han entrado en funcionamiento en los últimos tres años. La AIE sostiene que las CCUS tienen un papel positivo que desempeñar en los sectores cuya huella de carbono es difícil de reducir de manera significativa, como la producción de cemento.


Ventajas Los productores de hidrocarburos ven la tecnología como un medio para justificar su uso de gas natural para producir electricidad o hidrógeno. La Iniciativa sobre el Clima del Petróleo y el Gas (OGCI o Oil and Gas Climate Initiative), que agrupa a los principales actores del sector, ha hecho de la CAC una prioridad. Gigantes del petróleo como BP, Equinor, Shell y Total están a la vanguardia de su desarrollo.


Equinor, Shell y Total son socios en un gran proyecto noruego para almacenar CO2 bajo el Mar del Norte. "Las compañías petroleras tienen ventajas en comparación con otras industrias cuando se trata de operar en estas actividades de CCUS", dice Moez Ajmi de Ernst & Young Francia. "La actividad de captura de CO2 está cerca, en tamaño de los proyectos y en complejidad, de las actividades de refinación de las petroquímicas; el transporte de CO2 está cerca del transporte de gas y, finalmente, el almacenamiento requiere conocimientos geológicos que las industrias de exploración y producción de petróleo ya poseen", dice Ajmi.


'La falsa solución'

Sin embargo, un factor potencial que podría frenar la tecnología es "el número limitado de sitios para secuestrar el carbono", dice Nicolas Berghmans del Instituto independiente de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI o Independent Institute for Sustainable Development and International Relations . El costo es otro factor limitante. "Realmente tendría que haber un marco regulador con un precio del carbono mucho más fuerte y estable a su debido tiempo que permitiera la inversión industrial en la infraestructura necesaria", dice Berghmans.


En Francia, el organismo de transición ecológica Ademe ha identificado sólo un potencial de captura limitado en tres zonas industriales que ha evaluado. El organismo considera que la captura es "una solución arriesgada que llega como último recurso en un análisis de costo-beneficio". Las organizaciones no gubernamentales ambientales también siguen siendo escépticas respecto de un proceso que durante mucho tiempo han considerado como una "solución falsa". Sus críticas incluyen el riesgo de fugas de CO2 almacenado, la probabilidad de que aumenten los requisitos de energía en el despliegue real de la tecnología de captura y almacenamiento y la justificación de mantener las emisiones que conlleva.


"La ayuda financiera pública debe orientarse prioritariamente a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en la fuente", dijo Cecile Marchand de Amigos de la Tierra.



Más sobre el tema:

¿Qué es la captura, el uso y el almacenamiento de carbono, y puede atrapar las emisiones? aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram