• Homo consciens

La cosa más radical que puedes hacer es quedarte en casa

Actualizado: abr 11



Fuente; Orion Magazine - por REBECCA SOLNIT - OCTUBRE DE 2008

Reclamar el hogar como un tipo de tiempo rítmico y coherente y abandonar la acelaración alienante que nos movía


Hace mucho tiempo el poeta y biorregionalista Gary Snyder dijo: "Lo más radical que puedes hacer es quedarte en casa", una frase que ha permanecido conmigo durante muchos años desde que la escuché por primera vez. Parte o todo su significado estaba presente entonces, en los años 70 y el surgimiento del biorregionalismo, cuando volver a la tierra y consumir menos era la forma en que se enmarcaba la tarea. La tarea sólo se ha vuelto más urgente a medida que el cambio climático en particular subraya que necesitamos consumir mucho menos. Es curioso, en el caos de conversaciones sobre lo que debemos hacer para salvar el mundo, cómo rara vez surge la austeridad pura - vivir más más modestamente, estar más cerca, tener menos - especialmente para nosotros en las filas de los privilegiados. No sólo tener un coche de bajo consumo, sino tal vez dejarlo aparcado y tomar el autobús, o vivir mucho más cerca del trabajo en primer lugar, o no tener coche en absoluto. Un tercio de las emisiones de dióxido de carbono en todo el país provienen de los incesantes movimientos de bienes y personas.


Vamos a tener que quedarnos en casa mucho más en el futuro. Para nosotros eso significa dejar las cosas. Pero la situación se ve muy diferente desde el otro lado de todas nuestras divisiones. Los indígenas del centro de México que son impulsados por la pobreza a emigrar han comenzado a insistir en que entre los derechos humanos que importan está el derecho a quedarse en casa. Así informa David Bacon, quien a través de fotografías y palabras se ha convertido en uno de los grandes cronistas de la difícil situación del trabajo migratorio en nuestro tiempo. "Hoy en día el derecho a viajar para buscar trabajo es una cuestión de supervivencia", escribe. "Pero este junio en Juxtlahuaca, en el corazón de la región de la Mixteca de Oaxaca, docenas de campesinos dejaron sus campos, y las mujeres tejedoras sus telares, para hablar de otro derecho, el derecho a quedarse en casa. . . . En español, mixteco y triqui, la gente repetía una frase una y otra vez: el derecho de no migrar. La afirmación de este derecho desafía no sólo la desigualdad y la explotación que enfrentan los migrantes, sino también las razones por las que la gente tiene que migrar para empezar." Rara vez se menciona en todo el furor sobre los inmigrantes indocumentados en este país el hecho de que la mayoría de estos indígenas y mestizos estarían muy contentos de no emigrar si pudieran ganarse la vida decentemente en su país; muchos de ellos sólo trabajan hasta que ganan lo suficiente para sentar las bases de una vida decente en su lugar de origen, o para mantener al resto de una familia que se queda atrás.


Desde el espacio exterior, los privilegiados de este mundo deben parecer hormigas en un hormiguero que ha sido revuelto con un palo: todo el mundo corre constantemente en coches y aviones para el trabajo y el placer, para reuniones, trabajos, conferencias, vacaciones y más. Esto es malo para el planeta, pero tampoco es bueno para nosotros. La mayoría de las personas que conozco ven con desconcierto o incluso con pena las vidas acosadas y dispersas que llevan. El verano pasado me encontré teniendo la misma conversación con mucha gente diferente, sobre nuestro deseo de una vida con ritos diarios; con un sentido del tiempo como un paisaje bien señalado con sus puntos de referencia y armonías; y con un sentido de la medida y la proporción, como opuesto a una lucha sin forma e interminable para ir a lugares y conseguir cosas y hacer más. Pienso en las vacaciones de la infancia de mi madre, de clase media-baja, que consistían en ir a un lago no muy lejos de Queens y quedarse quieta durante unas semanas - muy diferente de salir en avión a hacer heli-ski (N.T: ski en helicóptero para acceder a territorios remotos) y todos los demás modelos de viajes agitados y exóticos que nos urgen ahora.


Para los privilegiados, el placer de quedarse en casa significa reunirse con, o finalmente conocer, o finalmente asentarse para construir el lugar amado que el hogar puede y debe ser, y significa salir del limbo de la nada que los productos corporativos transnacionales y sus hábitats naturales - centros comerciales, cadenas, aeropuertos, terrenos baldíos de asfalto - ocupan. Significa reclamar el hogar como un tipo de tiempo rítmico y coherente. Lo cual parece ser lo que los oaxaqueños de Bacon también quieren, aunque su versión de estar desarraigados y fuera de lugar es mucho más sombría que la nuestra.


En algún momento del verano pasado empecé a sentir como si el futuro hubiera llegado, el futuro que siempre he esperado, aquel en el que las expectativas convencionales empiezan a resquebrajarse y a desmoronarse - algo así como el hielo ártico hoy en día, tal vez - y nos precipitamos hacia un mundo incierto e inestable. Por supuesto que la antigua visión del futuro era de un infierno que se desataba, pero lo que se desata ahora es una extraña mezcla de bendiciones y dificultades. Los precios del petróleo han comenzado a hacer lo que las alarmas del cambio climático no han hecho: empujar a los estadounidenses a alterar sus hábitos. Para la gente del noreste que se calefacciona con petróleo, la crisis ya había llegado hace unos años, pero para muchos estadounidenses en todo el país, no fue hasta que llenar el tanque costó tres veces más de lo que costaba hace menos de una década que todas las prisas empezaron a parecer cuestionables, inasequibles y tal vez innecesarias. El consumo de petróleo bajó un 4% en el primer trimestre del año, (N.T - Por la crisis financiera de 2008) y las millas recorridas a nivel nacional también disminuyeron por primera vez en décadas. Estas fueron pequeñas cosas en sí mismas, pero son una señal de que se avecinan grandes cambios. La extraña burbuja de prosperidad de la posguerra, con su frenesí de construcción, destrucción, transporte y viajes, parece que por fin se está desinflando. El precio del petróleo incluso hizo mella en la globalización; un artículo titulado "Los costos de envío empiezan a frenar la globalización" en el New York Times mencionó a varios fabricantes que decidieron que la mano de obra más barata ya no superaba las tarifas de envío a larga distancia. El mundo localizado, el que necesitamos abrazar para sobrevivir, parece estar en el horizonte.


Pero un mundo localizado debe abordar a los emigrantes involuntarios y explotados, así como a los jinetes de la alegría y sus bienes movidos innecesariamente. Para los oaxaqueños, el derecho a quedarse en casa implicará un cambio social y económico en México. Sin embargo, otros factores que los empujan a emigrar vienen de nuestro lado de la frontera, en particular el maíz barato que emigra hacia el sur para arruinar a las familias y comunidades agrícolas. La cambiante economía del petróleo podría reducir la ventaja económica de los granjeros corporativos del medio oeste que cultivan maíz y tal vez hacer que el envío sea más caro también. Lo que realmente se necesita, por supuesto, es un cambio de la política que hace de México un vertedero de estas cosas, ya sea que eso signifique cancelar el Tratad0 de Libre Comercio o alguna otra insurrección contra el "libre comercio". Otra cosa que rara vez se menciona en las conversaciones sobre inmigración es cómo sería la agricultura americana sin trabajadores inmigrantes con salarios por debajo del mínimo, porque nos hemos acostumbrado a la comida cuya baratura proviene en parte de las pésimas condiciones laborales. Es porque hemos roto el marco de nuestra propia civilidad que los inmigrantes indocumentados son forzados a salir de la suya.


¿Se reorganizará el mundo para mejor? ¿Podrán los agricultores de Oaxaca quedarse en casa y practicar su agricultura y cultura tradicional? ¿Nos quedaremos en casa y cultivaremos más de nuestros propios alimentos con dignidad, humanidad, un poco de sudor de nuestras propias cejas, y muchos menos barcos de contenedores y camiones refrigerados zumbando a través del planeta? ¿Recuperaremos una forma de vida más majestuosa, asentada y segura a medida que la lógica de saltar como electrones libres se extinga en el clima cambiante? Algunos de estos cambios deben surgir de la necesidad de reducir las emisiones de carbono, de la imposibilidad de mover sin cesar a las personas y las cosas. Pero algunos de ellos tendrán que venir por elección. Para elegirlo tendremos que desearlo: deseo de quedarnos en casa, poseer menos, hacer menos compras y gastos, ver una riqueza que no reside en los bienes y el poder sino en la profundidad de las conexiones. Los oaxaqueños están por delante de nosotros en este aspecto. Saben lo que se gana al quedarse en casa, y la mayoría de ellos tienen raíces más profundas en el hogar para empezar. Y saben qué hacer más allá de la economía global, cómo volver al reino de lo local que es extraordinariamente rico en alimentos y agricultura y cultura.


La palabra "radical" viene del latín "raíz". Tal vez lo más radical que se puede hacer en nuestro tiempo es empezar a dar vuelta el suelo, aflojándolo para que los cultivos se asienten, y luego quedarse en casa para cuidarlos.


#nuevoparadigma #local #raices #agricultura #lentitud #familia #hogar #garysnyder


Rebecca Solnit es escritora, historiadora y activista. Es autora de diecisiete libros, incluyendo Men Explain Things To Me (2014), Unfathomable City: A New Orleans Atlas (2013), y River of Shadows: Eadweard Muybridge and the Technological Midwest (2004) . Es columnista de Orion y colaboradora habitual del programa diario de noticias Tomdispatch del Instituto Nacional.





Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com