• Alejandro T

Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto?


Una zona de Carolina del Norte, tras la tala de árboles para producir pellets de madera.

Fuente: The Conversation - Autor: William Moomaw - Mayo de 2018.


El administrador de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt, dijo recientemente a un grupo de ejecutivos forestales y estudiantes que, a partir de ahora, el gobierno de Estados Unidos considerará que la quema de madera para generar electricidad, comúnmente conocida como biomasa forestal o leñosa, es "neutral en carbono."


Los ejecutivos, reunidos en una celebración del Día de la Tierra en Georgia, acogieron la noticia con entusiasmo. Pero yo no lo sentí así.


La biomasa (utilizada como combustible) no introduce nuevo carbono en el sistema, como señalan sus partidarios. Sin embargo, transfiere el carbono de los bosques a la atmósfera, donde atrapa el calor y contribuye al cambio climático.


Como científico y autor principal coordinador del informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en materia de energías renovables, he llegado a la conclusión, a partir de amplios estudios científicos, de que la conversión de los bosques en combustible no es neutra en carbono. También he trabajado con muchos otros científicos para informar a los gobiernos sobre el potencial de los bosques para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera, y los peligros para el clima de la quema de madera y residuos forestales a escala industrial para obtener energía eléctrica.


Convertir los bosques en combustible


La energía puede ser renovable. O sostenible. O neutra en carbono. O una combinación. Estos términos se utilizan a menudo indistintamente, pero significan cosas muy diferentes. La energía eólica y la energía solar tienen claramente los tres atributos. ¿Y la bioenergía, el calor liberado por la quema de madera y otras plantas?


Los árboles pueden acabar creciendo para sustituir a los que se talaron para producir pellets de madera que se queman para producir electricidad. Esto hace que la biomasa sea renovable muy lentamente, si los árboles de sustitución crecen lo suficiente como para absorber todo el dióxido de carbono emitido anteriormente.


Los ecologistas se oponen en general a la biomasa forestal (utilizada como combustible) (y aquí) porque contribuye al cambio climático al tiempo que perturba importantes ecosistemas y la biodiversidad que sustentan. También se oponen a esta fuente de energía porque parece que la quema de biomasa libera contaminantes que ponen en peligro la salud pública.


Los científicos que estudian el cambio climático, el ciclo global del carbono y la ecología forestal tienden a rechazar la noción de neutralidad del carbono de la biomasa. Sin embargo, algunos economistas forestales y científicos de la silvicultura apoyan la noción de neutralidad del carbono, dependiendo de las circunstancias.



Más sobre el tema:

Quemar árboles no es una solución a la crisis climática - aquí

Contabilidad del carbono


Para zanjar este debate, muchos de mis colegas y yo creemos que es esencial contabilizar con precisión todas las emisiones derivadas de la quema de madera para obtener energía eléctrica. Se trata de algo más que un ejercicio académico, ya que la biomasa ya produce importantes emisiones y los observadores del sector prevén que su uso se multiplique casi por siete para 2050 con respecto a los niveles de 2013.


Los bosques pueden, al menos en teoría, gestionarse de forma sostenible siempre que la tala anual no supere las tasas de crecimiento anuales. Los proveedores afirman utilizar para ello los residuos de la tala de madera, los clareos -árboles que crecen demasiado cerca de otros árboles para prosperar- y el serrín. Sin embargo, la biomasa a gran escala ha llevado a la tala de árboles y a la recogida de árboles enteros.


Además, los expertos ven la neutralidad del carbono de la biomasa forestal de forma diferente según los plazos que consideren y según sus suposiciones sobre la probabilidad de que los árboles jóvenes plantados para sustituir a los árboles quemados crezcan lo suficiente como para compensar todas las emisiones de carbono asociadas.


Los partidarios de la neutralidad del carbono


Los partidarios de la bioenergía afirman que es posible que los árboles de sustitución acaben eliminando de la atmósfera todo el carbono emitido a través de la biomasa.


Pero para ello habría que cultivar árboles y bosques más grandes que los que ya se han cosechado y quemado como combustible. Además de las emisiones de la combustión, el carbono se libera de los suelos forestales cuando se talan los árboles. Y se necesitan grandes cantidades de energía para preparar los pellets de madera y transportarlos hasta donde se queman.


Algunos defensores de la bioenergía afirman que el dióxido de carbono emitido cuando los servicios públicos y la industria queman madera para obtener energía es eliminado instantáneamente por otros árboles en crecimiento situados en otros lugares. Mientras los bosques de todo el mundo eliminen más dióxido de carbono del que se libera al cosecharlos y quemarlos, afirman que la bioenergía es neutra en carbono hasta que las emisiones de la combustión superen la tasa de eliminación de los árboles vivos.


Sin embargo, no parece haber ningún estudio cuantitativo que apoye este concepto.


La quema de combustibles fósiles y otras actividades humanas están aumentando rápidamente el dióxido de carbono atmosférico.


Críticas a la biomasa


Los científicos y otros expertos en energía que sostienen que la quema de madera no es neutra en carbono -incluyéndome a mi - señalan que la bioenergía libera tanto o más dióxido de carbono por unidad de energía térmica que el carbón o el gas natural.


Las personas añaden cada año casi el doble de dióxido de carbono del que pueden eliminar los sistemas naturales. Si los bosques y los suelos no hicieran continuamente su trabajo de eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera, las concentraciones crecerían anualmente un 75% más de lo que lo hacen.


Al igual que la mayoría de los críticos de la bioenergía, señalo que este debate depende de la elección de las líneas de base sobre cómo y cuándo se mide el impacto neto del carbono de las emisiones de biomasa. Dicho de otro modo, no se pueden contar los árboles -y el carbono que eliminarían- antes de que crezcan.


Y si las empresas de servicios públicos que ahora utilizan la biomasa desplegaran en su lugar la energía solar, quedaría más carbono almacenado en los bosques y se liberaría menos a la atmósfera.


El cultivo de árboles lleva tiempo


También está la cuestión del tiempo. La madera se quema en cuestión de minutos, liberando dióxido de carbono a la atmósfera. Pero los estudios han determinado que se necesita alrededor de un siglo para eliminar el dióxido de carbono emitido anteriormente, incluso si se sustituyen los árboles forestales típicos.


Muchos defensores de la bioenergía reconocen este hecho. Sostienen que un plazo de 100 años es razonable para lograr la neutralidad del carbono, pero en los 50 años siguientes, algunas especies de árboles pueden duplicar su tamaño para almacenar el doble de carbono. Además, según el consenso científico, el mundo debe empezar a reducir las emisiones antes de 2020 para cumplir los objetivos del acuerdo climático de París y evitar un calentamiento global desastroso.


Pero esperar a que los bosques crezcan completamente es el mejor de los casos. La industria forestal suele talar los árboles para obtener madera, pulpa y otros productos antes de que crezcan en todo su potencial. Y no hay ninguna garantía de que los árboles jóvenes plantados para sustituir a los cortados para obtener biomasa crezcan lo suficiente como para cumplir los objetivos de eliminación de carbono antes de perderse a causa de los incendios, las plagas, la sequía o el viento, o de que la tierra donde se planten no se convierta en agricultura, viviendas, parques de oficinas o aparcamientos.


Ni siquiera el uso de los residuos forestales de la tala y los raleos de la gestión forestal son neutrales en cuanto al carbono. Sólo la expansión de los bosques y el alargamiento de los tiempos entre cosechas reducen las emisiones.

Además, lo que realmente importa son las consecuencias del cambio climático, como la inundación de las ciudades costeras, el derretimiento irreversible de los glaciares y el hielo marino, la extinción de especies y los fenómenos meteorológicos más graves, como los huracanes, y no las emisiones netas de carbono. La eventual neutralidad del carbono no asegura la neutralidad del clima. E incluso si el crecimiento de los árboles contrarrestara el carbono liberado a través de la biomasa, llevaría décadas. Pero el mundo necesita detener el crecimiento de las emisiones ahora.


Y, por supuesto, si esa madera no se hubiera quemado, la gran mayoría de esos árboles supervivientes habrían eliminado y almacenado el dióxido de carbono emitido por la quema de carbón y otros combustibles fósiles.


Apoyo gubernamental


Sin embargo, muchos gobiernos están convirtiendo la biomasa forestal en un pilar de sus políticas de energía renovable, especialmente en la Unión Europea, que declaró que todas las formas de bioenergía son neutras en carbono en 2009.


El Reino Unido está sustituyendo todas sus centrales eléctricas de carbón por nuevas instalaciones que queman pellets de madera importados en su mayoría de estados del sur como Carolina del Norte y Mississippi.


Producir electricidad quemando madera cuesta ahora más que la energía eólica o solar, lo que hace que la biomasa sólo sea económicamente viable con grandes subvenciones. La quema de biomasa tiene un coste medioambiental considerable para la tierra, el agua y la biodiversidad locales, y genera tanta contaminación atmosférica como el carbón, o incluso más, en el caso de algunos contaminantes.


La evidencia demuestra que la quema de biomasa empeora el cambio climático. Por el contrario, la protección y restauración de los bosques aumenta la eliminación y el almacenamiento a largo plazo del carbono de la atmósfera, un medio muy eficaz para frenar el calentamiento global.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram