• Homo consciens

La exigencia del éxito causa alienación social y psicológica




Fuente: Les echos

En nuestras sociedades el éxito se ha hecho más difícil, pero también más visible, tanto como mandato personal como social, y todo el mundo quiere "triunfar" y se culpa a sí mismo si esto no ocurre.


Entrevista a la filósofa y psicoanalista francesa, Cynthia Fleury, que habla de la noción de éxito profesional en la sociedad francesa (pero que puede extrapolarse a todas las sociedades) y de su evolución en las últimas décadas.


¿Ha evolucionado la noción de éxito en la sociedad francesa en los últimos cincuenta años?

Los años sesenta corresponden a un deseo de emancipación, en particular de un movimiento feminista, antipatriarcal y antiautoritario, ya que se trataba de salir de la Francia gaullista, que se considera demasiado conservadora. Esta ola de rebelión coincide con un período de crecimiento económico excepcional, con un sentimiento muy fuerte de que existía posibilidad de éxito, los niveles de ansiedad eran mínimo, ya que el miedo al futuro era débil dado que había esperanza. Y las expectativas no se veían defraudadas.


Hoy en día, es diferente. El crecimiento ha disminuido, la globalización ha abierto oportunidades para los mejores, pero a veces debilita a los que ya estaban en dificultades. El mundo es altamente competitivo. El éxito se ha hecho más difícil, pero también más visible, en el orden del mandato personal y social, y todo el mundo quiere "triunfar" y se culpa a sí mismo o se convierte en víctima si esto no ocurre.


La nueva generación está muy fragmentada. Algunos jóvenes, más sabios que sus mayores, quieren un éxito "que tenga sentido", no a cualquier precio, en un deseo de conectar con el entorno vital, con la ética de la empresa, con su vida privada y familiar. Otros, por el contrario, están aún más dominados por la fantasía del éxito financiero, como única garantía de felicidad o reconocimiento.


¿Cuál es el impacto de lo digital e Internet en esta percepción de éxito? ¿Tiende a estandarizarla o, por el contrario, a diversificarla?

Es omnipresente. Nuestra sociedad es panóptica, constantemente bajo la mirada de sus pares, impulsada por la rivalidad mimética. Cada uno escenifica su propio éxito, se convierte en espectador del éxito del otro, igual de escenificado. La exigencia del éxito provoca una alienación social y psicológica bastante fuerte.


Lo digital e Internet tienden hacia un doble y contradictorio movimiento de estandarización y diversificación del éxito, en el sentido de que cualquier dato digital puede ser la fuente de una ventaja comparativa futura.


¿Qué hay de la preocupación ecológica? ¿Cree que en el futuro, cualquier éxito económico se juzgará a través del prisma de su impacto medioambiental?

En las palabras, esta preocupación está claramente presente. Pero luego está su difícil traducción a nuevos comportamientos, más respetuosos con la naturaleza: elección de alimentos, consumo, transporte, mejora del hogar, uso de la energía, etc. La conversión no es tan fácil, aunque es cierto que existe el deseo de hacerlo mejor haciendo lo contrario.


La condicionalidad ética, social y medioambiental del éxito es cada vez más importante, especialmente para los grandes grupos con una reputación vulnerable, que tienen la obligación de dar ejemplo. Tampoco se puede negar que la nueva generación -tomemos el caso del manifiesto de los estudiantes (HEC París, AgroParisTech, CentraleSupélec, Ecole polytechnique, ENS Ulm)- dice que quiere seguir este camino y se niegan a colaborar o trabajar con empleadores que no son conscientes de los problemas climáticos.


¿Corresponde nuestra percepción actual del éxito a una teoría particular presentada por un filósofo? ¿A qué filosofía podría estar más cerca?

Seguimos formando parte de un marco más bien binario que opone a la noción del éxito a la Mandeville1 ( es decir un éxito a la manera neoliberal, centrado únicamente en el beneficio económico) frente a un éxito a la Thoreau (un éxito que privilegia la relación con la naturaleza, asumiendo una forma de libertad frugal, deseando ser dueño de su tiempo). Estas dos percepciones siempre han coexistido, y también coexisten dentro de cada uno de nosotros, de acuerdo con nuestras edades, nuestros deseos, nuestra comprensión del mundo que evoluciona con la vida.




Notas

1 . La obra principal de Bernard Mandevile fue La fábula de las abejas: o, vicios privados, públicos beneficios, tomada por Friedrich Hayek como la precursora del liberalismo económico. El argumento de la obra desarrolla de forma satírica la tesis de la utilidad social del egoísmo. Según ella todas las leyes sociales resultan de la voluntad egoísta de los débiles de sostenerse mutuamente para protegerse de los más fuertes. Su tesis principal es que las acciones de los hombres no pueden ser separadas en acciones nobles y en acciones viles, y que los vicios privados contribuyen al bien público mientras que las acciones altruistas pueden en realidad destruirlo. Por ejemplo, en el dominio económico, afirma que un libertino vive con vicio, pero «su prodigalidad da trabajo a los sastres, servidores, perfumistas, cocineros y mujeres de mala vida, quienes a su vez dan trabajo a panaderos, carpinteros, etcétera». Así pues, la rapacidad y la violencia del libertino benefician a la sociedad en general.


#exito #sociedad #sistema

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com