• Homo consciens

La "infraestructura natural" podría ahorrar miles de millones en la respuesta a la crisis climática


Delta del río Paraná, Argentina

Fuente: The Guardian - Por Fiona Harvey - 25 de octubre de 2021

La plantación de árboles y la conservación de manglares y humedales son medidas baratas y eficaces, pero se pasan por alto, según un informe


La plantación de árboles, la restauración de humedales, los manglares y otras formas naturales de proteger el medio ambiente de los impactos de la crisis climática podrían ahorrar cientos de miles de millones de dólares al año y sustituir las infraestructuras con alto contenido en carbono, según una investigación.

Los humedales desempeñan un papel fundamental en el almacenamiento de carbono - aquí
Los pastos marinos y los manglares pueden absorber mucho carbono del aire - aquí
Los árboles como solución para el cambio climático - aquí

La plantación de árboles ayuda a proteger la tierra de las inundaciones y los desprendimientos, los manglares amortiguan la subida del nivel del mar y las mareas de tempestad, y los humedales actúan como esponjas para absorber el exceso de agua.

Estas formas de "infraestructura natural", o soluciones basadas en la naturaleza, tienen la ventaja añadida de absorber el dióxido de carbono de la atmósfera, actuando como sumideros naturales de carbono.


Pero estas alternativas naturales a las infraestructuras construidas, como los diques y las barreras contra las inundaciones, a menudo se descuidan y no se financian.


El mundo natural puede ayudarnos a salvarnos de la catástrofe climática - aquí

Un estudio publicado el lunes por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD) revela que el uso de infraestructuras naturales para protegerse del cambio climático podría ahorrar hasta 248.000 millones de dólares al año en todo el mundo, con un coste de sólo la mitad de las infraestructuras construidas equivalentes y la misma protección.


La mejor manera de luchar contra el cambio climático es recurrir a la naturaleza - aquí

Las soluciones basadas en la naturaleza también tienden a ser más baratas de mantener, a la vez que crean puestos de trabajo locales, y beneficios adicionales como ayudar a limpiar la contaminación del aire y el agua, mejorar los hábitats para la vida silvestre y restaurar los ecosistemas naturales. Los manglares, por ejemplo, sirven de viveros para los peces, en beneficio de la pesca local, y atraen a otras especies silvestres, pero alrededor de un tercio de ellos han sido arrancados o dañados en todo el mundo en las últimas décadas en aras del desarrollo.


Es decir no sólo ayudarían a absorber carbono y mitigar los efectos del cambio climático sino que nos ayudarían a detener la otra gran crisis que se cierne sobre todo el planeta y la humanidad: la sexta extinción masiva de especies.


Según el informe, cada año se necesitan más de 4.000 millones de dólares en nuevas infraestructuras en todo el mundo, de los cuales más de una décima parte podrían realizarse con soluciones basadas en la naturaleza.


La construcción de nuevas infraestructuras para protegerse de los estragos del calentamiento global -en forma de olas de calor, sequías, inundaciones, subidas del nivel del mar y tormentas más fuertes- es ahora urgente, porque el clima extremo se está imponiendo en todo el mundo. Sin embargo, falta financiación para las medidas de adaptación, e iniciativas como la restauración de humedales, turberas y otros elementos naturales son difíciles de financiar porque los beneficios suelen ser difusos.


Los países ricos deben garantizar el flujo de al menos 100.000 millones de dólares anuales a los países en desarrollo en concepto de financiación climática para ayudarles a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y hacer frente a los impactos de las condiciones meteorológicas extremas. El secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido que la mitad de esa financiación se destine a medidas de adaptación.


El gobierno del Reino Unido, anfitrión de la cumbre climática de la Cop26 que se inaugura en Glasgow el 31 de octubre, está destacando en las conversaciones las soluciones basadas en la naturaleza, y se espera que se anuncien nuevos fondos y una serie de proyectos innovadores.


Liesbeth Casier, asesora principal de políticas del IISD, dijo: "Mejorar la adaptación es realmente importante, y la naturaleza puede desempeñar un gran papel en ello. Los gobiernos deberían ser más conscientes del papel que puede desempeñar la naturaleza, pero a menudo no valoramos las infraestructuras naturales del mismo modo que las construidas. Eso tiene que cambiar.


"Cop26 está situando a la naturaleza mucho más en el centro de las soluciones, y esperamos que se aproveche esta oportunidad, ya que los beneficios son múltiples".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram