• Alejandro T

La Islas Marshall, más contaminadas que Chernobyl o Fukushima

Actualizado: may 3

Fuente: Newsweek - Autora: Kashmira Gander - Julio 2019.


Algunas de las Islas Marshall, donde Estados Unidos realizó docenas de pruebas nucleares a mediados de siglo, tienen niveles de radiación más altos que Fukushima y Chernobyl, según los científicos.


Formadas por dos cadenas de atolones compuestas por más de 1.000 pequeños islotes, las Islas Marshall se encuentran en el centro del Océano Pacífico, entre Hawai y Filipinas. Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ocupó las islas y las utilizó para pruebas de armas nucleares entre 1946 y 1958. Bikini y Enewetak se utilizaron como zona cero y los residentes fueron reubicados para poder llevar a cabo las 67 pruebas.


El domo de cemento que cubre la zona de mayor radiación en la isla Runit


Las pruebas de las Islas Marshall representan sólo un 6% de las 1.054 pruebas realizadas por Estados Unidos entre 1946 y 1992, pero la zona se llevó la peor parte de la energía producida. Sólo el atolón de Bikini fue alcanzado por una producción total de alrededor de 77 Mt, o casi el 40 por ciento de la producción total de energía de todas las pruebas nucleares de EE.UU. en ese tiempo, escribieron los autores de un nuevo estudio.


Los científicos investigaron los niveles de contaminación radiactiva en los atolones de Bikini, Enewetak, Rongelap y Utirik, al norte de la cadena. Los investigadores examinaron muestras de suelo, sedimentos oceánicos y niveles de radiación gamma externa recogidos en el territorio. Las pruebas realizadas en el sur de la isla de Majuro en 2015 actuaron como control de los niveles de radiación gamma externa.


Los científicos descubrieron que los niveles de radiación gamma externa en la isla Enjebi del atolón Enewetak y en la isla Naen del atolón Rongelap eran significativamente elevados en comparación con las islas del sur. La radiación en las islas Bikini y Naen estaba en niveles superiores a los acordados en un memorando entre EE.UU. y los dirigentes de la República de las Islas Marshall. El valor medio de los niveles de radiación gamma de fondo en Bikini resultó ser casi el doble de ese límite. Esto significa que los residentes no podrán volver a Bikini.


Los autores también estudiaron los núcleos tomados del cráter dejado por Castillo Bravo, la mayor bomba de hidrógeno probada por EE.UU. El cuenco estaba contaminado con radionúclidos en su totalidad, y los niveles de contaminación de isótopos radiactivos como el plutonio y el americio "probablemente durarán siglos".


Los autores dijeron que les sorprendió lo contaminado que estaba el atolón de Rongelap, ya que no fue un lugar de pruebas nucleares, "sino que sólo estuvo expuesto a la lluvia radiactiva, principalmente de la prueba Bravo realizada en 1954".


Sus tres estudios se publicaron en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.


Científicos que no participaron en la investigación dijeron a Newsweek que los resultados eran útiles, pero no sorprendentes.


Zoe Richards, del Grupo de Conservación e Investigación de Corales de la Universidad de Curtin (Perth, Australia), declaró a Newsweek: "Estos estudios suponen una valiosa contribución a nuestra comprensión de los impactos a largo plazo del régimen de pruebas nucleares de la RMI [República de las Islas Marshall]. Hasta ahora había pocos datos recogidos de forma independiente sobre los niveles de contaminación que estuvieran a disposición del público".


Dijo que los resultados de Naen "son una causa particular de preocupación".


"La idoneidad de las islas del norte para la ocupación humana es una cuestión de amplio significado cultural y social, especialmente para los descendientes de estas islas".


"Para los habitantes del norte de las Islas Marshall la seguridad alimentaria es una preocupación muy real y es importante que se emitan consejos claros, pertinentes y fiables para que la gente aclare si el fruto del pan, el coco, los cangrejos del coco, los pollos, el pescado de las lagunas u otras plantas y animales no son seguros para comer", dijo.


Steven L. Simon, del Programa de Epidemiología y Bioestadística del Instituto Nacional del Cáncer, de los Institutos Nacionales de Salud, dirigió un importante estudio radiológico del Gobierno de las Islas Marshall, que publicó sus conclusiones en 1997. Dijo a Newsweek: "El informe de Hughes es un buen análisis, aunque el tema ya se conoce bien".


También cuestionó por qué los autores no citaron y compararon ampliamente sus conclusiones con trabajos anteriores.


El profesor Jim T. Smith, de la Escuela de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad de Portsmouth del Reino Unido, dijo a Newsweek: "Este estudio es ampliamente coherente con lo que sabemos sobre las transferencias de radiactividad, en particular de radiocaesio, en este y otros sistemas contaminados".


"Las tasas de dosis están por encima del límite acordado de 1 mSv (miliSievert) [100 mRem (miliRoentgen equivalentes por persona)] al año, pero esto no significa en absoluto que sean peligrosas: representan un riesgo adicional muy pequeño de cáncer futuro si la gente se reasienta en el atolón de Bikini", dijo.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram