• Alejandro T

La muerte de las plantas es la forma más rápida de acabar con la vida en el planeta



Fuente: Truthout - Autor: Dahr Jamail - Noviembre de 2018.


Un estudio recientemente publicado ha encontrado que "el cambio climático y la actividad humana están condenando a las especies a la extinción a una velocidad sin precedentes".


El estudio, "Las co-extinciones aniquilan la vida planetaria durante los cambios ambientales extremos", publicado en la revista Scientific Reports, es el resultado de un esfuerzo conjunto de investigadores australianos e italianos de la Universidad Flinders de Adelaida y del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, respectivamente.


Para llevar a cabo el estudio, los investigadores crearon 2.000 "Tierras virtuales". Luego agregaron diferentes factores estresantes como un cambio climático abrupto que reproduce el que estamos experimentando ahora, un invierno nuclear tras la detonación de múltiples armas nucleares y el impacto masivo de un asteroide.


Cada escenario resultó en la demostración de que las especies vegetales y animales que son eliminadas por cualquiera de estos cambios ambientales extremos aumentan dramáticamente el riesgo de un efecto dominó que podría aniquilar toda la vida en la Tierra.


Co-Extinción


Los investigadores descubrieron que estos peores escenarios llevaron a lo que llamaron "co-extinciones", en las que un organismo muere porque depende de otra especie que se extingue.


El equipo desarrolló modelos para predecir el funcionamiento y la resiliencia del ecosistema, incluyendo la capacidad pasada, presente y futura de cambiar y adaptarse.

El estudio determinó que la manera más rápida de extinguir toda la vida en la Tierra era eliminar primero las especies más importantes desde el punto de vista ecológico, es decir, las especies con más conexiones en su red ecológica. Y encontró que esas especies son, en general, las que tienen más probabilidades de desaparecer primero cuando se trata del calentamiento.


"Al menos en nuestras simulaciones, el calentamiento tiende a eliminar primero las especies ecológicamente más importantes", se lee en los resultados del estudio.


Cuando los investigadores modelaron un planeta que se calienta, encontraron que tenía un efecto similar al del experimento que realizaron en el que eliminaron las especies más importantes desde el punto de vista ecológico.


En la introducción de su estudio, los investigadores declararon que sus conclusiones hacen "difícil ser optimista sobre el futuro de la diversidad de especies en la actual trayectoria de cambio mundial, y mucho menos en el caso de nuevas catástrofes externas a escala planetaria".


Encontraron que la pérdida de vida vegetal puso en marcha la aniquilación de la vida en la Tierra. Esto se debe a que las plantas tienen una tolerancia relativamente baja a los rápidos cambios de temperatura, y cuando las plantas mueren, también lo hacen los herbívoros que las consumen. Entonces, obviamente, los depredadores que se comen a los herbívoros se quedan sin comida, incluyendo a los humanos.


Descubrieron que el calentamiento del planeta también era el peor escenario cataclísmico porque afectaba más a las plantas (a escala mundial y de una sola vez), más que todos los demás escenarios.


Los estudios que no tienen en cuenta las extinciones simultáneas subestiman el ritmo y la magnitud de la pérdida de especies a causa de un evento como el cambio climático "hasta en 10 veces", dijo uno de los investigadores a The New Daily en Australia.


Giovanni Strona, del Centro de Investigación Conjunta de la Comisión Europea con sede en Ispra, en el norte de Italia, uno de los coautores del estudio, emitió un comunicado en el que decía: "En el caso del calentamiento global en particular, la combinación de la intolerancia al calor combinada con las co-extinciones significa que cinco o seis grados de calentamiento promedio a nivel mundial son suficientes para acabar con la mayor parte de la vida en el planeta".


El calentamiento planetario se acelerará


Truthout informó recientemente de cómo los bucles de retroalimentación, en particular los del Ártico, ya están acelerando drásticamente el cambio climático.


Por ejemplo, cuando el hielo marino del Ártico se derrite (gracias al calentamiento), se produce una retroalimentación positiva: El agua más oscura es capaz de absorber mucho más calor, el permafrost submarino en los mares poco profundos del Ártico se derrite y libera metano, y los dramáticos cambios en el vórtice polar podrían causar (si es que no lo han hecho ya) un cambio climático descontrolado y el consiguiente colapso de la biósfera.


Los humanos ya han añadido una cantidad de CO2 a la atmósfera comparable a lo que ocurrió durante la "Gran Muerte", el evento de extinción del fin del período Pérmico que ocurrió hace 252 millones de años, aniquilando la mayoría de la vida en la Tierra. Ese evento tomó 20.000 años, mientras que los humanos han tardado apenas 250 años desde el amplio uso de los hidrocarburos para aumentar dramáticamente los niveles de CO2 en la atmósfera.


Los estudios han demostrado que la tasa actual de inyección de CO2 en la atmósfera por parte de los humanos está reflejando ahora la tasa que tuvo lugar durante la Gran Muerte.


Las especies ya están desapareciendo tan rápido como lo hicieron durante los anteriores eventos de extinción masiva de la Tierra.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram