• Homo consciens

La ola de calor del Ártico: esto es lo que sabemos




Fuente: The Guardian - Por Tamsin Edwards - 25 Jun 2020

38C en Siberia. La ciencia puede ser complicada - pero la necesidad de acción ahora no podría ser más clara



Hay una ola de calor en el Ártico: 38C en Siberia. El hielo marino del Ártico es el segundo más bajo registrado, y el 2020 puede estar en camino de ser el año más caliente desde que comenzaron los registros.


Para muchas personas, estas noticias inducen a un temor, o evasión, cerrando la página web porque no quieren escuchar más malas noticias. Algunos podrían pensar "Es sólo el clima" y cerrar los ojos.


¿Cómo podemos darle sentido a un evento así? El clima es sutil y cambiante, con muchos conductores y escalas de tiempo. Pero podemos usar esta ola de calor en el polo norte para iluminar la complejidad de nuestro planeta. Podemos dividir esta cuestión en partes, de rápido a lento.


Rápido: el efecto inmediato es aumentar los incendios forestales. Siberia ha visto "incendios zombies" reavivados por las profundas brasas humeantes de las turberas. Estas son malas noticias, liberando partículas de contaminación atmosférica y más carbono en 18 meses que en los últimos 16 años. ¿La causa inmediata? Aquí, en las altas y medias latitudes del norte, vivimos en un clima inestable bajo la influencia de la corriente de chorro polar. Esta rápida corriente de aire en lo alto de nuestras cabezas arrastra el clima en una cinta transportadora de oeste a este, con parches alternados de aire frío y caliente, de baja y alta presión. A veces los patrones climáticos se atascan, creando un período de tiempo estable, como una ola de calor. Este es un ejemplo largo y severo.


¿El colapso climático hace más probable este "bloqueo"? Tal vez. La corriente de chorro se crea por el contraste entre el aire frío del polo y el cálido del sur. El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el promedio mundial: eso significa menos contraste norte-sur, por lo que la corriente de chorro puede ser más inestable y serpenteante. Los bucles se rompen como los brazos muertos de los ríos, encallando patrones climáticos particulares en un lugar.


¿Y por qué el Ártico se calienta más rápido? Porque el hielo marino y la nieve son muy brillantes. Cuando se derriten con el calentamiento global, el océano y la tierra debajo son más oscuros, así que absorben más del calor del sol. Su pérdida amplifica nuestro calentamiento.


La situación actual del hielo marino del Ártico, que se encuentra en su punto más bajo, es en parte el resultado de la ola de calor de Siberia, que amplifican las habituales fluctuaciones anuales. Pero la tendencia es a la baja: cuanto más CO2 emitimos, más aumenta la temperatura del planeta y más hielo marino perdemos. Los científicos predicen que el Ártico comenzará a ver veranos sin hielo marino para el 2050.


Pero no es irreversible. No es un punto de inflexión. El hielo marino volvería si pudiéramos enfriar el clima de nuevo. Desafortunadamente sólo conocemos tres maneras de hacerlo: extraer grandes cantidades de CO2 del aire con árboles o tecnología; reflejar los rayos solares a escala planetaria; o esperar, durante muchas generaciones.


Esta ola de calor en el Ártico es un pico agudo en la la tendencia de calentamiento global. Eso es lo que la hace más intensa, más probable y más que una advertencia: nos muestra el futuro de Rusia, si seguimos quemando los combustibles fósiles.


El verdadero temor en torno al Ártico a largo plazo, me parece cuando hablo con la gente, proviene de la idea de un calentamiento "galopante" por la liberación de metano. El calentamiento podría liberar reservas de metano -un fuerte gas de efecto invernadero- del permafrost o de los sedimentos congelados en el fondo del océano, lo que se sumaría al calentamiento de nuestras propias actividades. Hay más del doble de la cantidad de carbono en el permafrost que en la atmósfera, y el deshielo ya ha comenzado.


Hay grandes impactos locales: daños en carreteras y edificios, porque el suelo ya no puede soportar tanto peso, y una historia espantosa que involucra lo que parece ser la liberación de ántrax del deshielo de los cementerios. El deshielo del permafrost fue incluso culpado por una compañía minera rusa por el reciente colapso de un depósito de combustible, contaminando el río con 20.000 toneladas de diesel, aunque es probable que otros factores también estuvieran involucrados.


Entonces, ¿podría esta ola de calor siberiana, o unas similares, desencadenar un calentamiento catastrófico? Veo mucho temor en la amplificación de las reacciones al metano, incluyendo la falsa idea de que los científicos climáticos no las consideran (nosotros lo hacemos, sólo separadamente de los principales modelos climáticos globales). Sin embargo, durante varios años ha habido una creciente evidencia de que este riesgo es menor de lo que se pensaba originalmente. Se predice que el carbono almacenado en el permafrost y en los humedales contribuirá con alrededor de 100.000 millones de toneladas de CO2 en este siglo. Eso es mucho, pero nosotros mismos añadimos alrededor de 40.000 millones de toneladas cada año. El metano del fondo del océano tardaría siglos en liberarse, así que mientras limitemos el calentamiento global deberíamos mantener esos almacenes en su mayoría cerrados. Hay incertidumbres, por supuesto, pero el impacto de los almacenes en el calentamiento es probable que sea de décimas de grado, no de varios grados.


Sin embargo, cada tonelada de CO2 liberada por el permafrost significa una tonelada menos que podemos emitir si queremos llegar a las emisiones netas cero para el 2050. El equivalente a nuestras emisiones de cada año acerca nuestra fecha límite. Cada décimo de grado de calentamiento nos acerca a nuestro objetivo de 1,5°C y hace que se descongele más el permafrost, y que los impactos del colapso climático empeoren para las personas y especies más vulnerables del mundo. (Ver Nota del Traductor 1)


La ola de calor del Ártico nos muestra que hay pocas historias simples en el cambio climático. Siempre hay una mezcla de influencias naturales y humanas, malas noticias y noticias ligeramente menos malas, y ocasionalmente incluso noticias esperanzadoras. Así que, más que nunca, necesitamos evitar simplificar demasiado o caer en facilismos como "Estamos todos condenados" o "Es nada más que el tiempo", pero tratar de entender los detalles. Tal vez haya una historia simple: cada trozo de calentamiento que evitemos ayudará a mantener nuestro planeta como un lugar más familiar y más fácil para vivir.


- La Dra. Tamsin Edwards es profesora de geografía física en King's College London


Nota: en el paper de los siguientes autores: Timothy M. Lenton, Johan Rockström, Owen Gaffney, Stefan Rahmstorf, Katherine Richardson, Will Steffen y Hans Joachim Schellnhuber manifiestan"El presupuesto de emisiones restantes del mundo para una probabilidad de 50:50 de mantenerse dentro de los 1,5 °C de calentamiento es de sólo unas 500 gigatoneladas (Gt) de CO2. Las emisiones del permafrost podrían quitar un estimado del 20% (100 Gt de CO2) de este presupuesto, y eso sin incluir el metano del permafrost profundo o de los hidratos submarinos."


#artico #siberia #permafrost #oladecalor #incendios #cambioclimatico #crisisclimatica


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com