• Homo consciens

La pérdida de biodiversidad es tan catastrófica como el cambio climático




La naturaleza está siendo erosionada a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad, pero aún tenemos tiempo para evitar las extinciones masivas.



Autor: Robert Watson, presidente IPBES -ONU para The Guardian

Mayo 2019


Una colega describió recientemente cómo los peces nadaban entre su ropa cuando ella era una niña que se bañaba en el océano frente a la costa de Vietnam, pero hoy los peces se han ido y sus hijos encuentran la historia inverosímil.


Otro recordó sus experiencias del año pasado en Ciudad del Cabo -uno de los destinos turísticos y de ocio más atractivos del mundo- cuando más de 2 millones de personas se enfrentaron a la pesadilla de que no había agua, ni en los hogares ni en los negocios.


Estas instancias, en lados opuestos del mundo, son dos caras del mismo problema; la presión implacable que estamos ejerciendo sobre la biodiversidad y las contribuciones que la naturaleza hace a nuestro bienestar, y la forma en que los seres humanos estamos cambiando el clima de la Tierra.


La increíble variedad de la naturaleza nos proporciona la comida que comemos, el agua que bebemos y el aire que respiramos, e innumerables momentos de inspiración personal que pasamos en bosques y montañas, explorando playas y ríos, o incluso escuchando el canto de un simple pájaro en un momento de tranquilidad.


Todos hemos asumido que la naturaleza siempre estará para nosotros y nuestros hijos. Sin embargo, nuestro consumo ilimitado, nuestra dependencia miope en los combustibles fósiles y nuestro uso insostenible de la naturaleza amenazan seriamente nuestro futuro.


Ambientalistas, científicos y pueblos indígenas han estado dando la voz de alarma durante décadas. Nuestra comprensión de la sobreexplotación del planeta ha avanzado con una claridad sombría y aguda durante este tiempo.


Hemos entrado en una era de rápida y acelerada extinción de especies, y nos enfrentamos a la pérdida irreversible de especies vegetales y animales, hábitats y cultivos vitales, al tiempo que nos enfrentamos cara a cara con los horribles impactos del cambio climático mundial.


Sólo en 2018, hubo olas de calor mortales en Europa y el sudeste asiático, mientras que Estados Unidos sufrió inundaciones e incendios forestales. Las compañías de seguros se hundieron, incapaces de soportar los costos de reconstrucción después de eventos climáticos extremos.


Hay una ola creciente de ira y ansiedad colectiva. El espectro de tales daños ambientales ha causado una grave preocupación, especialmente entre los jóvenes del mundo, por nuestra incapacidad para mantener nuestra salud, productividad, seguridad y bienestar. Y estas realidades han puesto al descubierto iniciativas, como la prohibición de los sorbetes de plástico, como las gotas en el océano que realmente son cuando se trata de proteger el futuro para nosotros mismos, nuestros hijos y todas las especies con las que compartimos nuestro planeta.


Ahora debemos considerar a los animales, los insectos, las plantas y todos los lugares en los que viven.


A pesar de la profunda amenaza de la pérdida de biodiversidad, es el cambio climático el que desde hace tiempo se considera la preocupación ambiental más acuciante. Esto cambió esta semana en París, cuando representantes de 130 países aprobaron la evaluación más completa de la biodiversidad mundial jamás realizada.


El informe, encabezado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), encontró que la naturaleza está siendo erosionada a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad.


Un millón de especies están actualmente amenazadas de extinción y estamos socavando toda la infraestructura natural de la que depende nuestro mundo moderno.

La naturaleza impulsa los esfuerzos humanos, apuntalando la productividad, la cultura e incluso nuestras creencias e identidades. Pero nuestras economías, nuestros medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, la salud y la calidad de vida en todo el mundo están amenazadas. Estamos explotando la naturaleza más rápido de lo que puede reponerse.


La evaluación de la IPBES ha demostrado la fuerte interrelación entre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el bienestar humano. El cambio climático ha sido identificado como el principal causante de la pérdida de biodiversidad, alterando ya cada parte de la naturaleza. Asimismo, la pérdida de biodiversidad contribuye al cambio climático, por ejemplo, cuando destruimos los bosques emitimos dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero "producido por el hombre".


No podemos resolver las amenazas del cambio climático inducido por el hombre y la pérdida de biodiversidad de forma aislada. O resolvemos ambas cosas o no resolvemos ninguna.


El informe de la IPBES muestra que los gobiernos y las empresas están lejos de hacer lo suficiente. El mundo está en camino de no alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, los objetivos de biodiversidad de Aichi y el 80% de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas (seguridad alimentaria, hídrica y energética), debido a nuestra mala gestión del mundo natural.


Sin embargo, la buena noticia es que hay muchas políticas y tecnologías que limitarían el aumento de la temperatura global y abordarían la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. Estas también ofrecerán nuestra última y mejor oportunidad para limitar el cambio climático inducido por el hombre y preservar la mayor cantidad de biodiversidad posible. La forma en que producimos y utilizamos la energía, y cultivamos, utilizamos nuestros suelos, protegemos los ecosistemas costeros y tratamos nuestros bosques construirá o romperá nuestro futuro, pero también puede ayudarnos a tener una mejor calidad de vida.


Todavía tenemos tiempo - aunque muy limitado - para cambiar las cosas. No será fácil. Requiere cambios masivos, desde la eliminación de los subsidios que llevan a la destrucción de la naturaleza y al calentamiento futuro de la Tierra, hasta la promulgación de leyes que fomentan la protección de la naturaleza; desde la reducción de nuestra creciente adicción a los combustibles fósiles y al consumo de recursos naturales, hasta el replanteamiento de la definición de una vida gratificante.


Nuestro sistema agrícola actual está roto. Si seguimos produciendo alimentos utilizando las actuales prácticas agrícolas insostenibles, socavaremos la producción futura de alimentos. Pero ya tenemos más que suficiente comida para todos. Hoy 815 millones de personas se acuestan con hambre, 38 millones más que en 2015. Sin embargo, si los residuos de alimentos fueran un país, sus emisiones ocuparían el tercer lugar en el mundo, después de China y los Estados Unidos, produciendo el 8% de las emisiones producidas por el hombre.


Tenemos que reorientar las subvenciones gubernamentales hacia una agricultura más sostenible y regenerativa. Esto no sólo contribuirá a la absorción de carbono y a la reducción de las emisiones de otros gases de efecto invernadero, sino que también puede detener una trayectoria aterradora en la que las tierras de cultivo están tan sobrecargadas que, con el tiempo, simplemente dejarán de producir.


Simplemente no podemos permitirnos el coste de la inacción. El cambio de la magnitud requerida significará una vida diferente para todos, pero los costos de no hacer nada serán mucho mayores.


Los ministros de Medio Ambiente del G7, reunidos actualmente en Francia, tienen la oportunidad de volver a sus capitales con el informe de la IPBES recientemente aprobado. El mundo necesita que reflejen nuestro nivel actual de crisis en la reunión de jefes de Estado que se celebrará a finales de este año.


El parlamento del Reino Unido ha aprobado una moción para declarar una emergencia formal en materia de clima y medio ambiente, lo cual es un comienzo, pero la acción y los presupuestos de los gobiernos y las empresas tendrán que seguir adelante.


A medida que los responsables de la formulación de políticas de todo el mundo se enfrentan a las amenazas gemelas del cambio climático y la pérdida de biodiversidad, es esencial que comprendan los vínculos entre ambos para que sus decisiones y acciones se dirijan a ambos.


El mundo debe reconocer que la pérdida de biodiversidad y el cambio climático inducido por el hombre no son sólo cuestiones medioambientales, sino también de desarrollo, económicas, sociales, de seguridad, de equidad y morales. El futuro de la humanidad depende de la acción actual. Si no actuamos, nuestros hijos y todas las generaciones futuras nunca nos perdonarán.


#biodiversidad #extinción #calentamientoglobal #ipbes


- Sir Robert Watson es presidente de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), y ex presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com