• Homo consciens

La selva del Congo está perdiendo la capacidad de absorber el dióxido de carbono


Medición de uno de los enormes árboles de una parcela en la Estación de Investigación de Yangambi en el Congo.


Fuente Washington Post - Por Daniel Grossman - Marzo 2020

El estudio predice que para el 2030, la selva africana absorberá un 14% menos de dióxido de carbono que hace 10 o 15 años. Para 2035, los árboles amazónicos no absorberán ningún tipo de dióxido de carbono, según los investigadores


Los científicos han determinado que los árboles de la cuenca del Congo de África central están perdiendo su capacidad de absorber el dióxido de carbono, lo que hace saltar las alarmas sobre la salud de la segunda selva tropical contigua más grande del mundo y su capacidad de almacenar los gases de efecto invernadero vinculados al cambio climático.


Un estudio publicado el miércoles en la revista Nature encontró que algunos sitios de la cuenca del Congo mostraban signos de una menor absorción de carbono ya en 2010, lo que sugiere que la disminución en África puede haber estado en marcha durante una década.


Se cree que el aumento del calor y la sequía están sofocando el crecimiento de los árboles en la selva tropical africana, un fenómeno que ya se había observado anteriormente en el Amazonas. Los nuevos datos proporcionan la primera prueba a gran escala de que los bosques tropicales de todo el mundo que no han sido tocados por la tala o por otras actividades humanas están perdiendo su potencia para luchar contra el cambio climático.


El estudio predice que para el 2030, la selva africana absorberá un 14 por ciento menos de dióxido de carbono que hace 10 o 15 años. Para 2035, los árboles amazónicos no absorberán ningún tipo de dióxido de carbono, según los investigadores.


Para mediados de siglo, las selvas tropicales que quedan sin cortar en África, el Amazonas y Asia liberarán más dióxido de carbono del que absorben: el "sumidero" de carbono se habrá convertido en una fuente de carbono.


Los bosques tropicales "se sumarán al problema del cambio climático, en lugar de mitigarlo", dijo Simon Lewis, ecologista de la Universidad de Leeds, en Inglaterra, y uno de los coautores del documento.


Los resultados implican que a menos que las naciones aceleren los esfuerzos para contrarrestar el cambio climático, las temperaturas aumentarán aún más rápido de lo previsto. La Tierra "es más sensible a las emisiones de dióxido de carbono de lo que pensábamos", dijo Lewis, que publicó un estudio menos exhaustivo del sumidero de carbono africano en 2009.


Las conclusiones contradicen los modelos utilizados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y los gobiernos de todo el mundo, que preveían que la selva tropical de la cuenca del Congo seguiría absorbiendo carbono durante muchas décadas.


Los científicos han advertido durante décadas que el aumento de las temperaturas y la reducción de las precipitaciones podrían obstaculizar el sumidero de carbono tropical, o la absorción de dióxido de carbono por los bosques tropicales.


Los investigadores estiman que en la década de 1990, el 17 por ciento del dióxido de carbono bombeado de las chimeneas y tubos de escape fue absorbido por las selvas tropicales, en lugar de acumularse en la atmósfera, lo que frenó el cambio climático. Esa cifra ha bajado a sólo el 6 por ciento, dicen.


La investigación de la Cuenca del Congo llevó más de una década de trabajo, requiriendo viajar en canoas, en motocicletas y a pie a algunas de las selvas más inaccesibles del mundo, y la medición de decenas de miles de árboles a mano. "Este ha sido un esfuerzo enorme", dijo Wannes Hubau, ecologista forestal del Museo de África en Bruselas y coautor del documento.


Un duro entorno de investigación

Los orígenes del nuevo estudio se remontan a 2005 cuando, con una beca de investigación de la venerable Sociedad Real Británica, Lewis comenzó a reunir una red de parcelas forestales en África que no habían sido degradadas por la tala para rastrear la cantidad de carbono que los árboles de allí absorben cada año.


Un grupo de varios cientos de parcelas en el Amazonas había sido establecido por un colega cinco años antes. Pero nadie había hecho un estudio similar de los árboles en la cuenca del Congo. Y África es diferente.


"Es un entorno de investigación difícil", dijo Lewis. La red de carreteras en África central es escasa y está mal mantenida, y la perenne agitación política a menudo detiene el trabajo. Además, hay pocos fondos para apoyar esa investigación, y pocos investigadores africanos con los que colaborar.


Computar el contenido de carbono de un bosque requiere midir la circunferencia de cada árbol en un parche de aproximadamente el doble del tamaño de un campo de fútbol con una frecuencia de pocos años, dijo Lewis.


Los científicos han creado ecuaciones estándar para convertir el diámetro del tronco de un árbol en la cantidad de carbono que contiene la madera. La cantidad de carbono absorbido, o perdido, por una parcela es simplemente la diferencia matemática entre cuánto contienen los árboles en sucesivos censos.


Lewis estableció varias docenas de sitios él mismo en Camerún y el Congo. Pero quería un registro de la absorción de carbono. Así que buscó parcelas que habían sido establecidas antes, a menudo con diferentes propósitos por otros investigadores, y a menudo abandonadas más tarde.


Un sitio de estudio fue iniciado en 1979 en Liberia por un grupo de silvicultores alemanes. Los investigadores huyeron del país a finales de los años 80 durante la guerra civil de Liberia, y los registros allí fueron destruidos. Pero Lewis descubrió una base de datos de mediciones que se había guardado en una computadora en los Países Bajos. Una vez terminadas las hostilidades, en 2007 fue hasta la única selva tropical que quedaba en Liberia con un bosquejo de los lugares de investigación y encontró a un residente local que había ayudado a realizar el censo original. "Nos llevó directamente al árbol número uno del censo", dijo Lewis. "Ahora son una parte esencial de nuestra red".


En 2013, Lewis contrató a Hubau para expandir la red y examinar datos cuestionables sobre los sitios existentes. No fue fácil. Querían parches dispersos por toda África central, lo más lejos posible de la influencia humana.


Hubau llegó a un sitio en el Congo en motocicleta para encontrar troncos tan grandes como columnas griegas, elevándose 10 pisos de altura. Había traído un montón de papeles que contenían los signos vitales de cada árbol . Eran 376 árboles, cuando se contó por última vez en 2014.


Hubau anotó qué árboles habían muerto desde entonces y cuáles habían crecido lo suficiente como para ser añadidos a la lista. Envolvió una cinta métrica alrededor del tronco de cada árbol.


Pero el sitio tenía serias complicaciones. La tripulación del 2014 había clavado etiquetas numeradas que identificaban cada árbol demasiado apretadas a los troncos. El crecimiento posterior se había tragado algunos de ellos. Las termitas habían atacado las llamas rojas que un equipo de 2012 había pintado para marcar la altura del suelo en la que habían aplicado sus cintas. La circunferencia del árbol debe ser revisada en el mismo lugar cada vez. Incluso un ligero cambio en el punto de medición introduce errores que desvían el recuento de carbono.


Después de dos días de sudoroso trabajo y trabajo detectivesco, Hubau identificó y midió cada árbol de la parcela.


Prediciendo el futuro del sumidero

El nuevo documento de Nature combina el trabajo de investigadores y asistentes de campo que estudiaron 135.625 árboles en 244 parcelas africanas en 11 países con datos que, en algunos casos, se remontan a la década de 1960. Concluye que, en promedio, los árboles africanos absorbieron la misma cantidad de dióxido de carbono durante dos décadas hasta 2014. Pero un subconjunto de árboles comenzó a perder su capacidad de absorber carbono ya en 2010.


Un acre típico de selva africana acumula 1.200 libras extra de madera cada año. Al igual que sus homólogos amazónicos, los bosques africanos parecen beneficiarse de la fertilización con dióxido de carbono: crecen más rápidamente a medida que la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera aumenta constantemente.


Pero las temperaturas más altas y el aumento de la sequía, ambos perjudiciales para el crecimiento de los árboles, están erosionando los beneficios de la fertilización con carbono, según el nuevo estudio.


Lewis, Hubau y una larga lista de colegas utilizaron los registros africanos, combinados con un conjunto comparable ya disponible en el Amazonas, para determinar los factores que influyen en la salud del sumidero de carbono tropical y para predecir su futuro.


Los investigadores ya han documentado una reducción de la absorción de carbono en la selva tropical del Amazonas. En un documento de 2015, también publicado en Nature, los científicos descubrieron que la selva amazónica absorbió un 30 por ciento menos de carbono en la década de 2000 que en la de 1990. El nuevo estudio revela que África está atrasada sólo 10 ó 20 años respecto al Amazonas. Hubau dice que los bosques de África central son más fríos que los del Amazonas, un factor que ha retrasado el impacto del aumento de las temperaturas.


"Este sumidero de carbono se está apagando mucho antes que el más pesimista de estos modelos climáticos", dijo Lewis.


Ahora, "tendremos que reducir las emisiones más rápido de lo esperado", dijo Betts, del Centro Hadley.


El informe de Grossman en el Congo fue apoyado por el Centro Pulitzer de Información de Crisis.


#congo #selva #co2 #puntodeinflexion #secuestrodecarbono #amazonas #calentamientoglobal #crisisclimatica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com