©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Las 20 empresas detrás de un tercio de todas las emisiones de carbono



Investigación especial de The Guardian. Nuevos datos muestran cómo las empresas de combustibles fósiles han provocado la crisis climática a pesar de que la industria conocía los peligros


por Matthew Taylor y Jonathan Watts para The Guardian - 9 de octubre de 2019


The Guardian revela hoy las 20 compañías de combustibles fósiles cuya explotación de las reservas mundiales de petróleo, gas y carbón pueden estar directamente relacionadas con más de un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero en la era moderna.


Nuevos datos de investigadores de renombre mundial revelan cómo este conjunto de empresas estatales y multinacionales están impulsando la emergencia climática que amenaza el futuro de la humanidad, y detallan cómo han continuado expandiendo sus operaciones a pesar de ser conscientes del devastador impacto de la industria en el planeta.


El análisis, realizado por Richard Heede del Climate Accountability Institute de Estados Unidos, la principal autoridad mundial sobre el papel del gran petróleo en la creciente emergencia climática, evalúa lo que las corporaciones globales han extraído de la tierra, y las emisiones subsiguientes de las que estos combustibles fósiles son responsables desde 1965 - el momento en el que los expertos dicen que el impacto ambiental de los combustibles fósiles fue conocido tanto por los líderes de la industria como por los políticos.


Las 20 principales empresas de la lista han contribuido al 35% de todo el dióxido de carbono y el metano relacionados con la energía en todo el mundo, con un total de 480.000 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono (GtCO2e) desde 1965.


Los identificados van desde empresas propiedad de inversores - nombres tan conocidos como Chevron, Exxon, BP y Shell - hasta empresas estatales como Saudi Aramco y Gazprom.


Chevron encabezó la lista de las ocho corporaciones propiedad de inversionistas, seguido de cerca por Exxon, BP y Shell. Juntas, estas cuatro empresas globales son responsables de más del 10% de las emisiones de carbono del mundo desde 1965.


Doce de las 20 principales empresas son de propiedad estatal y, en conjunto, sus extracciones son responsables del 20% de las emisiones totales en el mismo período. El principal contaminador estatal es Saudi Aramco, que ha producido por sí solo el 4,38% del total mundial.


Michael Mann, uno de los científicos climáticos más importantes del mundo, dijo que los hallazgos arrojaron luz sobre el papel de las empresas de combustibles fósiles y pidió a los políticos que en las próximas conversaciones sobre el clima en Chile en diciembre tomen medidas urgentes para frenar sus actividades.



"La gran tragedia de la crisis climática es que siete mil quinientos millones de personas deben pagar el precio -en forma de un planeta degradado- para que un par de docenas de intereses contaminantes puedan seguir obteniendo beneficios sin precedentes. Es un gran defecto moral de nuestro sistema político que hayamos permitido que esto ocurra".


La lista de contaminadores globales se realizó en base a la producción anual reportada por las compañías, luego se calculó qué cantidad de carbono y metano se emite a la atmósfera por los combustibles producidos a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la extracción hasta el uso final.


Se encontró que el 90% de las emisiones atribuidas a los 20 principales culpables del cambio climático se debían al uso de sus productos, como la gasolina, el combustible para aviones, el gas natural y el carbón térmico. Una décima parte provino de la extracción, refinación y entrega de los combustibles terminados.


The Guardian se acercó a las 20 compañías nombradas en la lista de contaminadores. Siete de ellos respondieron. Algunos argumentaron que no eran directamente responsables de la forma en que los consumidores utilizaban el petróleo, el gas o el carbón que extraían. Varios alegatos controvertidos afirmaban que el impacto ambiental de los combustibles fósiles ya se conocía a finales de la década de 1950 o que la industria había trabajado colectivamente para retrasar la adopción de medidas.


La mayoría dijo explícitamente que aceptaban los pronósticos de la ciencia del clima y algunos afirmaron que apoyaban los objetivos establecidos en el acuerdo de París para reducir las emisiones y mantener los aumentos de la temperatura mundial a 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales.


Todos señalaron los esfuerzos que están haciendo para invertir en fuentes de energía renovables o con bajas emisiones de carbono y dijeron que las empresas de combustibles fósiles tienen un importante papel que desempeñar para hacer frente a la crisis climática. PetroChina dijo que era una compañía separada de su predecesora, China National Petroleum, por lo que no tenía influencia ni responsabilidad sobre sus emisiones históricas. Las respuestas de las empresas pueden leerse íntegramente aquí.



Este último estudio se basa en trabajos anteriores de Heede y su equipo que han analizado el papel histórico de las empresas de combustibles fósiles en la escalada de la crisis climática.


El impacto de las emisiones de carbón, petróleo y gas producidas por las empresas de combustibles fósiles ha sido enorme. Según una investigación publicada en 2017 por Peter Frumhoff de la Union of Concerned Scientists in the US -Unión de Científicos Preocupados de los Estados Unidos y sus colegas, las emisiones de CO2 y metano de los 90 mayores productores industriales de carbono fueron responsables de casi la mitad del aumento de la temperatura global y de cerca de un tercio del aumento del nivel del mar entre 1880 y 2010. Los científicos dijeron que ese trabajo promovía la "consideración de las responsabilidades históricas de las[empresas] en relación con el cambio climático".


Heede dijo: "Estas empresas y sus productos son sustancialmente responsables de la emergencia climática, han retrasado colectivamente la acción nacional y global durante décadas, y ya no pueden esconderse tras la cortina de humo de que los consumidores son las partes responsables.


"Los ejecutivos del petróleo, el gas y el carbón entorpecen cualquier progreso y ofrecen excusas cuando su vasto capital, experiencia técnica y obligación moral deberían permitir, en lugar de frustrar, el cambio hacia un futuro con bajas emisiones de carbono".


Heede dijo que se eligió 1965 como punto de partida para estos nuevos datos porque una investigación reciente había revelado que para esa etapa el impacto ambiental de los combustibles fósiles era conocido por los líderes de la industria y los políticos, particularmente en los Estados Unidos.


En noviembre de 1965, el presidente, Lyndon Johnson, publicó un informe escrito por el Panel de Contaminación Ambiental del Comité Asesor Científico del Presidente, que estableció el probable impacto de la producción continua de combustibles fósiles en el calentamiento global.


Ese mismo año, el presidente del Instituto Americano del Petróleo dijo en su reunión anual: "Una de las predicciones más importantes del[informe del presidente] es que el dióxido de carbono se está añadiendo a la atmósfera de la Tierra mediante la quema de carbón, petróleo y gas natural a un ritmo tal que para el año 2000 el balance térmico se modificará de tal manera que posiblemente cause cambios marcados en el clima más allá de los esfuerzos locales o incluso nacionales".



Heede añadió: "Las principales empresas y asociaciones industriales eran conscientes de la amenaza del cambio climático, o la ignoraban deliberadamente, debido al uso continuado de sus productos desde finales de la década de 1950".


El objetivo de la investigación es identificar a las empresas más responsables de las emisiones de carbono, y alejar el debate público y político de un enfoque centrado únicamente en la responsabilidad individual. Es consecuencia de una advertencia de la ONU en 2018 de que el mundo sólo tiene 12 años para evitar las peores consecuencias del calentamiento global galopante y restringir los aumentos de temperatura a 1,5C por encima de los niveles preindustriales.


El estudio muestra que muchos de los mayores responsables son empresas propiedad de inversores conocidos en todo el mundo y que gastan miles de millones de dólares en presionar a los gobiernos y presentarse a sí mismos como ambientalmente responsables.


Un estudio realizado a principios de este año reveló que las cinco mayores empresas de petróleo y gas que cotizan en bolsa gastan casi 200 millones de dólares cada año en lobby para retrasar, controlar o bloquear las políticas de lucha contra el cambio climático.


Heede dijo que las empresas tenían una "importante responsabilidad moral, financiera y legal por la crisis climática, y una carga proporcional para ayudar a abordar el problema".


Agregó: "Aunque los consumidores globales, desde individuos hasta corporaciones, son los últimos emisores de dióxido de carbono, el Climate Accountability Institute centra su trabajo en las compañías de combustibles fósiles que, en nuestra opinión, tienen el poder colectivo de apretar el acelerador y manejar el timón que determinan la tasa de emisiones de carbono y el cambio a combustibles no carbonosos".


#combustiblesfosiles #responsabilidad #injusticiaclimatica #co2

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram