• Homo consciens

Las catástrofes naturales son tres veces más frecuentes que hace 50 años




Fuente: ONU - 18 de marzo de 2021

Nuevas formas de desastres naturales sin precedentes afectan con mayor fuerza en la industria agrícola, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).



En ningún otro momento de la historia los sistemas agroalimentarios se han enfrentado a más peligros, como megaincendios, condiciones meteorológicas extremas, nubes de langostas del desierto de tamaño inusual y amenazas biológicas emergentes, como durante el pasado año de la pandemia COVID-19. Tampoco se han visto con tanta frecuencia, intensidad y complejidad, dice la agencia en un nuevo informe .


Estas catástrofes devastan los medios de subsistencia de la agricultura, infligiendo consecuencias económicas negativas en cascada, desde el ámbito familiar hasta el nacional, que podrían perdurar durante generaciones.


Según la FAO, las catástrofes ocurren hoy tres veces más a menudo que en las décadas de 1970 y 1980.


La agricultura absorbe una parte desproporcionada del 63% de este impacto, en comparación con otros sectores, como el turismo, el comercio y la industria.


Los países más pobres son los más amenazados

Los países menos desarrollados y de ingresos bajos y medios son los que han salido peor parados. De 2008 a 2018, los desastres naturales han costado a los sectores agrícolas de las economías en desarrollo más de 108.000 millones de dólares en daños a la producción agrícola y ganadera.


Durante el mismo período, Asia fue la región más afectada, con pérdidas económicas globales de 49.000 millones de dólares, seguida de África, con 30.000 millones de dólares, y América Latina y el Caribe, con 29.000 millones de dólares.


La sequía es el mayor responsable de las pérdidas de producción agrícola, seguida de las inundaciones, las tormentas, las plagas y enfermedades y los incendios forestales.


La falta de lluvias provocó una pérdida del 34% de la producción agrícola y ganadera, en comparación con la disminución del 9% de la producción debida a las catástrofes biológicas en ese periodo.


Mientras tanto, la pandemia de COVID-19 está agravando los problemas existentes.


Profundas repercusiones en la seguridad alimentaria

Más allá de los daños a las economías de los países, las consecuencias para la seguridad alimentaria y la nutrición son profundas. Por primera vez, esta edición del informe de la FAO convierte las pérdidas económicas en equivalentes calóricos y nutricionales.


Estima que la pérdida de producción agrícola y ganadera en los países menos desarrollados y de ingresos bajos y medios entre 2008 y 2018 fue equivalente a una pérdida de 6,9 billones de kilocalorías al año. Esto equivale a la ingesta anual de calorías de siete millones de adultos.


El informe sostiene que invertir en la resiliencia y la reducción del riesgo de desastres, especialmente en la recopilación y el análisis de datos para una acción informada por la evidencia, es de suma importancia para garantizar el papel crucial de la agricultura en el logro de un futuro sostenible.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram