• Homo consciens

Las petroleras están en problemas. Su plan: Inundar África con plástico




Fuente: The New York Times - Por Hiroko Tabuchi, Michael Corkery y Carlos Mureithi

30 de agosto de 2020

Ante la caída de las ganancias y la crisis climática que amenaza a los combustibles fósiles, la industria exige un acuerdo comercial que debilite las normas de Kenia sobre los plásticos y sobre las importaciones de basura estadounidense.


Enfrentando una crisis climática que amenaza a la industria de los combustibles fósiles, las compañías petroleras se apresuran a fabricar más plástico. Pero se enfrentan a dos problemas: Muchos mercados ya están inundados de plástico, y pocos países están dispuestos a ser vertederos de los residuos plásticos del mundo.


La industria cree haber encontrado una solución a ambos problemas en África.


Según documentos reseñados por The New York Times, un grupo industrial que representa a los mayores fabricantes de productos químicos y empresas de combustibles fósiles del mundo está ejerciendo presión para influir en las negociaciones comerciales de los Estados Unidos con Kenya, una de las mayores economías de África, a fin de que se inviertan los estrictos límites que impone a los plásticos, incluida una dura prohibición de las bolsas de plástico. También está presionando para que Kenya siga importando basura plástica extranjera, una práctica que se ha comprometido a limitar.


Los fabricantes de plásticos están mirando más allá de las fronteras de Kenya. "Anticipamos que Kenya podría servir en el futuro como centro de suministro de productos químicos y plásticos de fabricación estadounidense a otros mercados de África mediante este acuerdo comercial", escribió Ed Brzytwa, director de comercio internacional del Consejo Americano de Química, en una carta de 28 de abril a la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos.


Los Estados Unidos y Kenya están en medio de negociaciones comerciales y el presidente de Kenya, Uhuru Kenyatta, ha dejado claro que está deseoso de llegar a un acuerdo. Pero el lobby entre bastidores de las empresas petroleras ha sembrado la preocupación entre los grupos ecologistas de Kenya y otros países que han estado trabajando para reducir tanto el uso de plástico como los desechos.


Kenya, como muchos países, ha luchado contra la proliferación del plástico. Aprobó una ley estricta contra las bolsas de plástico en 2017, recientemente aprobó una ley prohibiendo el consumo de botellas plásticas de un sólo uso en lugares públicos y el año pasado fue una de las muchas naciones de todo el mundo que firmaron un acuerdo mundial para detener la importación de desechos plásticos, un pacto al que se opuso firmemente la industria química.


Las propuestas del Consejo de Química sobre los plásticos "significarían inevitablemente más plástico y productos químicos en el medio ambiente", dijo Griffins Ochieng, director ejecutivo del Centro de Justicia Ambiental y Desarrollo, un grupo sin fines de lucro con sede en Nairobi que trabaja en el problema de los desechos plásticos en Kenya. "Es impactante".


La propuesta de los plásticos refleja una industria petrolera que contempla su inevitable declive mientras el mundo lucha contra el cambio climático. Las ganancias están cayendo en medio de la pandemia de coronavirus, y la industria teme que el cambio climático obligue al mundo a retirarse de la quema de combustibles fósiles. Los productores están luchando para encontrar nuevos usos para un exceso de suministro de petróleo y gas. La energía eólica y solar son cada vez más asequibles, y los gobiernos están sopesando nuevas políticas para luchar contra el cambio climático reduciendo la quema de combustibles fósiles.


En el último decenio, la industria ha gastado más de 200.000 millones de dólares en plantas químicas y manufactureras en los Estados Unidos. Pero los Estados Unidos ya consumen hasta 16 veces más plástico que muchas naciones pobres, y la reacción contra los plásticos de un solo uso ha hecho más difícil vender más en casa.


En 2019, los exportadores estadounidenses enviaron más de 1.000 millones de libras de desechos plásticos a 96 países, incluida Kenya, aparentemente para ser reciclados, según las estadísticas comerciales. Pero gran parte de los residuos, que a menudo contienen los plásticos más difíciles de reciclar, terminan en cambio en los ríos y océanos.


Y después de que China cerrara sus puertos a la mayor parte de la basura plástica en 2018, los exportadores han estado buscando nuevos vertederos. Las exportaciones a África se cuadruplicaron con creces en 2019 con respecto al año anterior.


Ryan Baldwin, portavoz del Consejo Americano de Química, dijo que las propuestas del grupo abordan la importancia global de tratar con los residuos. La carta dice que hay "una necesidad mundial de apoyar el desarrollo de infraestructuras para recoger, clasificar, reciclar y procesar los plásticos usados, particularmente en países en desarrollo como Kenia". El Consejo de Química incluye las operaciones petroquímicas de Exxon Mobil, Chevron y Shell, así como las principales empresas químicas, incluyendo Dow.


Las conversaciones están en sus primeras etapas, y aún no está claro si los negociadores comerciales han adoptado las propuestas de la industria. Pero las industrias suelen tener una voz fuerte en la configuración de la política comercial, y los grupos de presión empresariales han ganado concesiones similares antes.


En las conversaciones mantenidas con México y el Canadá en 2018, por ejemplo, los fabricantes de productos químicos y plaguicidas ejercieron presión para que se aprobaran las condiciones, lo que hizo más difícil que esos países regularan las industrias. En las mismas conversaciones, los negociadores comerciales, instados por las empresas alimentarias estadounidenses, también trataron de restringir a México y el Canadá la posibilidad de advertir a la gente sobre los peligros de la comida chatarra en el etiquetado, pero abandonaron el plan tras una protesta pública.


La propuesta de Kenia "realmente hace saltar las alarmas", dijo Sharon Treat, abogada principal del Instituto de Agricultura y Política Comercial, que ha trabajado durante más de una década asesorando en las conversaciones comerciales tanto en la administración de Trump como en la de Obama. Los cabilderos de las empresas "frecuentemente ofrecen propuestas muy específicas, que luego el gobierno toma", dijo.


Las propuestas de la industria del plástico también podrían hacer más difícil la regulación de los plásticos en Estados Unidos, ya que un acuerdo comercial se aplicaría a ambas partes.


La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos no respondió a las solicitudes de entrevistas ni a las listas detalladas de preguntas escritas, ni tampoco lo hicieron los funcionarios del Ministerio de Comercio de Kenya.


El año pasado, Kenya fue uno de los muchos países del mundo que firmaron un acuerdo mundial para poner fin a la importación de desechos plásticos, pacto al que se opuso firmemente la industria química. Los correos electrónicos reseñados por The Times mostraban a representantes de la industria, muchos de ellos ex funcionarios de comercio, trabajando con los negociadores de los Estados Unidos el año pasado para tratar de detener esas normas.


Los registros, obtenidos a través de solicitudes de la Ley de Libertad de Información por parte de Unearthed, una filial con sede en Londres del grupo ambientalista Greenpeace, dibujan un cuadro de estrechos vínculos entre los representantes comerciales, los funcionarios de la administración y los representantes de la industria.


El 29 de marzo de 2019, por ejemplo, un ejecutivo de un grupo comercial de reciclaje escribió a varios negociadores comerciales y otros funcionarios federales para mostrarles una declaración reciente de activistas ambientales. "Hola señoras", escribió, "Esto nos da un buen forraje para construir una estrategia".


En una entrevista, la autora del correo electrónico, Adina Renee Adler, ex funcionaria superior de comercio de los Estados Unidos, dijo que su grupo de comercio se oponía a las prohibiciones de las exportaciones de desechos plásticos porque impedirían que se reciclara material de desecho plástico viable. "Mi papel es proporcionarles información basada en nuestra experiencia", dijo de sus comunicaciones con los funcionarios federales.


De los Apalaches a Nairobi

La planta de plásticos de Royal Dutch Shell de 386 acres en las afueras de Pittsburgh se anuncia como el ancla para un nuevo centro petroquímico en los Apalaches, una región que se tambalea por el colapso de la industria del carbón. Plantas como estas han revolucionado la industria del plástico al convertir el gas natural fraccionado en el material de fabricación de millones de botellas de plástico, bolsas, contenedores con tapa, pajitas para beber y un desfile de otros productos, aprovechando un suministro aparentemente interminable de gas de esquisto barato procedente de los florecientes campos de petróleo y gas de Estados Unidos. Entre las comunidades locales, las plantas han suscitado preocupaciones por la contaminación del aire.


En los Apalaches, Texas y en todo el país, casi 350 nuevas plantas químicas se están construyendo, según el recuento de la industria, que representan la apuesta de vida o muerte de las compañías petroleras por los plásticos como futuro.


Pero ahora la pandemia de coronavirus ha causado no sólo la caída de los precios del petróleo y el gas, sino también de los plásticos. El mes pasado, los gigantes petroleros como Shell, Exxon Mobil y Chevron reportaron algunos de sus peores resultados financieros en la historia, llevando a algunos analistas a cuestionar si las nuevas plantas de plásticos entregarían las ganancias que las compañías esperaban.


Un portavoz de Shell dijo que aunque "las perspectivas a corto plazo de este negocio son desafiantes", a largo plazo, "los productos derivados de los petroquímicos continuarán creciendo y proporcionando atractivos beneficios". Un portavoz de Exxon Mobil dijo que la empresa "comparte la preocupación de la sociedad por los residuos plásticos" y pretende invertir más en soluciones para acabar con ellos. Dow remitió las preguntas al Consejo Americano de Química. Chevron no respondió a las peticiones de comentarios.


Con ese telón de fondo, el Presidente Uhuru Kenyatta de Kenia visitó la Casa Blanca en febrero, deseoso de iniciar conversaciones comerciales. En la actualidad, Kenya puede enviar la mayor parte de sus exportaciones a los Estados Unidos libres de impuestos en el marco de un programa regional, pero éste expira en 2025.



La industria petroquímica percibió una apertura.


Exxon Mobil ha pronosticado que la demanda mundial de productos petroquímicos podría aumentar en casi un 45 por ciento durante la próxima década, superando significativamente el crecimiento económico mundial y la demanda de energía. La mayor parte de eso provendría de los mercados emergentes.


La carta del 28 de abril del Consejo Americano de Química a la oficina del representante de comercio expuso la visión del grupo. Los crecientes puertos, ferrocarriles y redes de carreteras de Kenya "pueden apoyar una expansión del comercio de productos químicos no sólo entre los Estados Unidos y Kenya, sino en todo el África oriental y el continente", escribió el Sr. Brzytwa.


Para fomentar un centro de plásticos, escribió, un acuerdo comercial con Kenya debería impedir que el país adopte medidas que pongan freno a la fabricación o el uso de plásticos, y asegurar que Kenya siga permitiendo el comercio de desechos plásticos, exigencias que, según los expertos, son inusuales e intrusivas.


Esos términos podrían "encapsular literalmente todo tipo de prohibición de bolsas y botellas", dijo Jane Patton, experta en plásticos del Centro de Derecho Ambiental Internacional. Ella lo llamó un esfuerzo liderado por la industria "para erosionar estas políticas promulgadas democráticamente" en países extranjeros.


Daniel Maina, fundador de la Red de Conservación Kisiwani en Mombasa, Kenia, dijo que las conversaciones comerciales se acercaban en un momento especialmente vulnerable, ya que Kenia estaba empezando a sentir los efectos económicos de la pandemia. "Si nos obligaran a firmar este tipo de acuerdo comercial, me temo que seríamos presa fácil", dijo.


Las duras leyes de Kenya

El Consejo Americano de Química está presionando a personas como James Wakibia, que ayudó a inspirar a Kenia a promulgar una de las prohibiciones de bolsas de plástico más duras del mundo.


Cuando era un estudiante universitario que iba a clase, el Sr. Wakibia, que ahora tiene 37 años, solía pasar por un vertedero nocivo en Nakuru, la cuarta zona urbana más grande de Kenya. El hedor y los desechos de plástico que se derramaban en la calle, dijo, le impulsaron a actuar.


Comenzó a hacer campaña, principalmente en los medios de comunicación social, a favor de la prohibición, y su petición pronto cobró fuerza en todo un país inundado de plástico. Las bolsas estaban por todas partes, en el aire, aferradas a los árboles, obstruyendo las vías fluviales y causando inundaciones.


Con un fuerte respaldo público, la prohibición de las bolsas de plástico entró en vigor en 2017, y tiene dientes: Cualquiera que sea sorprendido violando la ley puede ir a la cárcel. Este año, el gobierno siguió prohibiendo otros tipos de plástico de un solo uso, incluyendo botellas y pajillas, en parques nacionales y otras áreas protegidas.


"Hemos hecho algo", dijo el Sr. Wakibia sobre la prohibición de las bolsas. "Pero no debemos detenernos porque hay mucha contaminación".


Kenia no es el único país que está tomando medidas para frenar los plásticos. En un informe reciente de las Naciones Unidas se contabilizaron 127 países con políticas para regular o limitar el uso.


En respuesta, la industria ha tratado de abordar el problema de los plásticos. La Alianza para Acabar con los Desechos Plásticos -formada por gigantes petroleros como Exxon Mobil y Chevron, así como por empresas químicas como Dow- prometió el año pasado 1.500 millones de dólares para luchar contra la contaminación de los plásticos. Esa cifra, señalan los críticos, es una pequeña fracción de lo que la industria ha invertido en la infraestructura del plástico.


Los fabricantes "dicen que se ocuparán de los residuos plásticos, pero nosotros decimos que el plástico en sí mismo es el problema", dijo el Sr. Ochieng. "Un crecimiento exponencial en la producción de plásticos no es algo que podamos manejar".


Los esfuerzos de Kenya por restringir los plásticos y fomentar su reutilización son preocupantes para los fabricantes de plásticos, cuyos dirigentes consideran que el país es un mercado prometedor.


Para los fabricantes de plásticos, los tratos directos con países como Kenya han cobrado más importancia después de que la industria sufriera un importante revés en otra cuestión de dimensiones mundiales: las exportaciones de desechos plásticos.


En mayo del año pasado, las naciones llegaron a un acuerdo para regular el plástico como residuo peligroso en el marco del Convenio de Basilea, lo que hace mucho más difícil enviar residuos plásticos a los países en desarrollo. Las industrias petroquímica y plástica lucharon contra el acuerdo, y los negociadores comerciales adoptaron en gran medida la posición de la industria, según los correos electrónicos internos de la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos y otros negociadores presentes.


En los correos electrónicos, el Consejo Americano de Química encontró un oído comprensivo entre los representantes comerciales de los Estados Unidos. En abril de 2019, el consejo invitó a Maureen Hinman, funcionaria de comercio, junto con otros funcionarios de la agencia, para discutir la propuesta de la industria de 1.500 millones de dólares para combatir la contaminación.


Aunque los grupos ecologistas habían criticado las propuestas de la industria por considerarlas inadecuadas, la Sra. Hinman tuvo una respuesta diferente. "Lo que están haciendo con la alianza es una importante contra narrativa", dijo, refiriéndose a la Alianza de la industria para poner fin a los desechos plásticos.


La oficina de comercio no respondió a las solicitudes de hablar con la Sra. Hinman ni a las preguntas escritas sobre el correo electrónico.


A pesar de la oposición de la industria, el año pasado más de 180 países aceptaron las restricciones. A partir del próximo año, se espera que las nuevas reglas reduzcan en gran medida la capacidad de las naciones ricas de enviar basura no deseada a los países más pobres. Los Estados Unidos, que aún no han ratificado la Convención de Basilea, no podrán enviar residuos a las naciones miembros de Basilea en absoluto.


"Era Estados Unidos contra el mundo", dijo Jim Puckett de la Red de Acción de Basilea, una organización sin fines de lucro que presiona contra el comercio de residuos plásticos. "Creo que estaban en shock".


Ese revés ha revitalizado la industria para buscar acuerdos con países individuales para impulsar el mercado de los plásticos y encontrar nuevos destinos para los desechos plásticos, dicen los analistas.


En Nairobi, los grupos locales están preocupados. "Mi preocupación es que Kenia se convierta en un vertedero de plásticos", dijo Dorothy Otieno del Centro para la Justicia Ambiental y el Desarrollo. "Y no sólo para Kenia, sino para toda África".


#plásticos #residuos #combustiblesfósiles #crisisecológica #crisisclimática

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com