©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Las petroleras producirán 7 millones de barriles más por día a pesar de la crisis climática



SERIE CONTAMINADORES -THE GUARDIAN


Fuente: The Guardian - Por by Jonathan Watts, Jillian Ambrose and Adam Vaughan


Las 50 mayores compañías petroleras del mundo están preparadas para inundar los mercados con 7 millones de barriles adicionales por día durante la próxima década, a pesar de las advertencias de los científicos de que esto empujará el calentamiento global hacia niveles catastróficos.


Las nuevas investigaciones encargadas por The Guardian pronostican que Shell y ExxonMobil estarán entre los líderes con un aumento de la producción proyectado de más del 35% entre 2018 y 2030 - un aumento más pronunciado que en los últimos 12 años.


La aceleración es casi la opuesta a la reducción del 45% de las emisiones de carbono para 2030 que, según los científicos, es necesaria para tener la posibilidad de mantener el calentamiento global a un nivel relativamente seguro de 1,5C.


Las proyecciones de Rystad Energy, una consultora noruega considerada el estándar para los datos de la industria, destaca cómo los principales actores parecen estar ignorando las promesas del gobierno, las alarmas científicas y una creciente protesta pública de forma tal de poder producir más combustibles fósiles - y beneficios.


Rystad basa su trabajo en los activos de las empresas y en un precio del petróleo a largo plazo de 65 dólares el barril, similar a su nivel actual.


El pronóstico muestra un aumento de casi el 8% en la producción proyectada de las 50 principales empresas de petróleo y gas entre 2018 y 2030, lo que representaría casi dos quintas partes del presupuesto de carbono restante de 1,5C y aumentaría el riesgo de olas de calor, huracanes, incendios forestales e inundaciones.


Al menos 14 de los 20 mayores productores históricos de carbono planean extraer más hidrocarburos en 2030 que en 2018, según los datos de Rystad.


El análisis muestra que los EE.UU. es el centro del último boom mundial del petróleo, con una producción más de cuatro veces mayor que la del próximo país, Canadá, en los próximos 10 años.


La expansión será principalmente en la cuenca del Pérmico en Texas. BP, Chevron y ConocoPhillips estarán involucrados, así como empresas privadas más pequeñas y de crecimiento más rápido que, juntas, están impulsando a este único estado de EE.UU. a producir más petróleo y gas que toda Arabia Saudita para el año 2030.


También hay nuevos proyectos de perforación en curso o previstos en el noroeste de Argentina, frente a las costas caribeñas de Guyana, en el yacimiento petrolífero Kashagan de Kazajstán, en la península de Yamal, en Siberia, y en el mar de Barents.


Lorne Stockman, analista principal de investigación de Oil Change International, que supervisa a las compañías petroleras, dijo: "En lugar de planear una disminución ordenada de la producción, se están duplicando y actuando como si no hubiera crisis climática. Esto nos presenta una opción simple: cerrarlos o enfrentarnos a una alteración climática extrema".


Richard Heede, investigador del Climate Accountability Institute de Estados Unidos, dijo que las empresas se pondrían a sí mismas -y a la civilización humana- en peligro, a menos que cambien a energías renovables y compensen la nueva producción a cero neto a mediados de siglo.


"Ninguna empresa que valore su licencia social para operar hará una inversión de capital en nuevos proyectos de combustibles fósiles sin compensar o secuestrar una cantidad equivalente de dióxido de carbono para asegurar la alineación con los objetivos basados en la ciencia a 1,5C y emisiones netas cero para 2050", agregó.


Por otra parte, el grupo de vigilancia Global Witness estima que las compañías planean invertir $4.9tn en nuevos campos - ninguno de los cuales es compatible con el objetivo 1.5C.


Dieter Helm, un académico de la Universidad de Oxford y asesor del gobierno, dijo que los gigantes petroleros estaban planeando una "cosecha" final de combustibles fósiles.


"Si nos tomáramos en serio el cambio climático, dejaríamos algo de petróleo en el suelo, por lo que hay una lucha entre las grandes compañías petroleras para asegurarse de que sus activos no sean los que queden abandonados", dijo.


"Su respuesta es extraerr todo lo que puedan, mientras puedan, para seguir entregando dividendos a los accionistas. Pero el problema para el resto de nosotros es que van a producir mucho más petróleo y gas que lo que es consistente con el acuerdo de París".


Entre las empresas que cotizan en bolsa, se prevé que Shell aumente su producción en un 38% para 2030, aumentando su producción de petróleo crudo en más de la mitad y su producción de gas en más de un cuarto.


La trayectoria pronosticada de la compañía muestra que superará a la compañía petrolera internacional más grande de hoy, ExxonMobil, para el año 2025, según Rystad.


Shell dijo que no reveló planes de producción futuros, pero que estaba en camino de mantener la producción para satisfacer la demanda, lo que requería una inversión continua.


La compañía ha sido elogiada por su liderazgo ambiental entre sus pares petroleros, debido a su apoyo expreso al acuerdo climático de París, a los objetivos de reducción carbono -principalmente a través de un mayor énfasis en el gas que en el petróleo- y a las incursiones en proyectos con bajas emisiones de carbono.


Ben van Beurden, el director ejecutivo, ha dicho que el cambio climático es el mayor problema al que se enfrenta la industria petrolera. La compañía planea expandirse hacia las energías renovables, pero sólo entre 1.000 y 2.000 millones de dólares de sus gastos de capital anuales de entre 25.000 y 30.000 millones de dólares se destinan a proyectos de baja emisión de carbono, una cifra que espera duplicar.


"Creemos que.... nuestro papel es asegurarnos de que la energía esté disponible con una huella de carbono más baja, de modo que ayudemos al sector de la aviación, el sector residencial, el sector siderúrgico o el sector petroquímico a reducir y contener sus emisiones de gases de efecto invernadero", dijo.


"Creo filosóficamente -y sé que esto es difícil de vender porque hay un sector que piensa distinto sobre esto- que no corresponde a las compañías energéticas restringir el uso de la energía".


La empresa estatal Qatar Petroleum es la única que planea un aumento mayor, del 58% para 2030.


Shell no es la única entre las compañías internacionales que planean extraer mucho más petróleo y gas, según la investigación. Se espera que la empresa estadounidense ExxonMobil incremente su producción de combustibles fósiles en un 35% para 2030, BP en un 20% y la francesa Total en un 12%.


Espen Erlingsen, un analista de Rystad, dijo: "Entre las grandes empresas, vemos que el mayor potencial de crecimiento proviene de Shell. Aquí, los proyectos de aguas profundas, gas de esquisto y petróleo apretado (tight oil) están impulsando el crecimiento potencial de la producción". Pero dijo que Shell había vendido algunos de sus activos más intensivos en carbono, como los campos canadienses de arenas alquitranadas.


Ninguna de las 20 principales empresas cuestionó las proyecciones.


Un portavoz de ExxonMobil dijo: "Creemos que el cambio climático es un problema grave y que las empresas, los gobiernos y los consumidores tendrán que esforzarse para tomar medidas significativas. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es una cuestión mundial y requiere la participación y la adopción de medidas a nivel mundial".


Otras empresas dijeron que estaban invirtiendo en energías renovables o centrándose en el gas. La empresa Total dijo que estaba aumentando la eficiencia de sus instalaciones, pero que no era responsable de cómo sus productos eran utilizados por los consumidores. Se pueden encontrar más detalles sobre sus respuestas aquí.


En términos absolutos, las compañías petroleras internacionales seguirán siendo eclipsadas por la producción de las empresas nacionales estatales en el futuro. El más grande, Saudi Aramco, continuará extrayendo la mayor parte de los combustibles fósiles de la tierra.


Entre 2018 y 2030, tiene previsto producir petróleo y gas equivalente a 27.000 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, casi todas las cuales llegarán a la atmósfera y se sumarán al problema del calentamiento global. Le siguen Gazprom, la compañía petrolera iraní, ExxonMobil, la rusa Rosneft, Shell, PetroChina y BP.


Las 50 principales empresas producirán en conjunto el equivalente a 225.000 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono durante este período de 12 años, señala un análisis separado de Oil Change International: el 38,8% del presupuesto de carbono de 1,5C.


Algunos de los pocos descensos proyectados se dan en Argelia, México y Venezuela, aunque los pronósticos para las empresas estatales en estos países se consideran menos confiables.


#contaminadores #combustiblesfosiles #cambioclimatico

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram