• Homo consciens

Las recientes sequías europeas son las peores en 2.000 años


Incendios forestales en Alemania en 2019


Fuente: The Guardian - Damian Carrington @dpcarrington - Mar 2021

El estudio de los anillos de los árboles que se remontan al imperio romano concluye que el clima desde 2014 ha sido extraordinario



La serie de graves sequías y olas de calor en Europa desde 2014 es la más extrema desde hace más de 2.000 años, sugiere una investigación.


El estudio analizó anillos de árboles que se remontan al imperio romano para crear el registro más largo hasta la fecha. Los científicos afirman que el calentamiento global es la causa más probable del reciente aumento del calor extremo.


Según los investigadores, las olas de calor han tenido consecuencias devastadoras, causando miles de muertes prematuras, destruyendo cosechas y provocando incendios forestales. El bajo nivel de los ríos interrumpió el tráfico marítimo y afectó a la refrigeración de las centrales nucleares. Los científicos del clima prevén olas de calor y sequías más extremas y frecuentes en el futuro.


El estudio también constató un secado gradual del clima estival en Europa central durante los dos últimos milenios, antes del reciente aumento. Los científicos descartaron la actividad volcánica y los ciclos solares como causas de esta tendencia a largo plazo y creen que los cambios sutiles en la órbita de la Tierra son la causa.


"Todos somos conscientes del cúmulo de veranos excepcionalmente calurosos y secos que hemos tenido en los últimos años", dijo el profesor Ulf Büntgen, de la Universidad de Cambridge, que dirigió el estudio. "Nuestros resultados muestran que lo que hemos vivido es extraordinario. La serie no tiene precedentes en los últimos 2.000 años". Los datos disponibles terminan en 2018, pero 2019 y 2020 también tuvieron veranos europeos muy calurosos.


Los científicos dijeron que los cambios en la posición de la corriente de chorro y la circulación del aire sobre el continente causaron las sequías, y que el cambio climático fue probablemente el motor subyacente. "El cambio climático [significa] que las condiciones extremas serán más frecuentes, lo que podría ser devastador para la agricultura, los ecosistemas y las sociedades en su conjunto", dijo Büntgen.


El profesor Mrislav Trnka, del centro de investigación CzechGlobe de Brno, que formó parte del equipo del estudio, dijo que el fuerte aumento de las sequías era especialmente alarmante para la agricultura y la silvicultura. "El retroceso sin precedentes de los bosques en gran parte de Europa central corrobora nuestros resultados", dijo.


La Dra. Friederike Otto, de la Universidad de Oxford, afirmó que la falta de datos históricos suele dificultar la identificación clara de los factores que impulsan los fenómenos observados, por lo que el nuevo trabajo es importante y útil. "Corrobora desde una perspectiva a largo plazo que el enorme aumento de los extremos de calor observado sobre Europa en verano, que se ha atribuido claramente al cambio climático inducido por el hombre, cambia efectivamente la naturaleza del verano en Europa", dijo.


El estudio, publicado en la revista Nature Geoscience, analizó 27.000 anillos de crecimiento de 147 robles. Para el último siglo se utilizaron robles vivos y luego madera de edificios antiguos, como las iglesias. Para la Edad Media, los investigadores utilizaron robles conservados en depósitos fluviales o lechos de grava, y para el periodo romano emplearon restos como la madera utilizada para construir pozos.


Las reconstrucciones climáticas anteriores a partir de los anillos de los árboles utilizaban la anchura y la densidad de la madera para determinar la temperatura. El estudio dirigido por Büntgen utilizó mediciones de isótopos de carbono y oxígeno para mostrar la cantidad de agua de la que disponían los árboles, proporcionando un registro de las sequías. Esto demostró que la elevada frecuencia de las recientes sequías europeas no tenía precedentes, incluso en comparación con las graves sequías históricas, como la del Renacimiento a principios del siglo XVI.


Las muestras de madera proceden de la República Checa y de Baviera, en Alemania, y representan las condiciones climáticas de toda Europa central. Las altas temperaturas han sido la principal causa de las recientes sequías, que se han dado en toda Europa.


La crisis climática también está relacionada con el tiempo húmedo extremo en invierno. Las precipitaciones en el Reino Unido el 3 de octubre de 2020 fueron las más altas en los registros que se remontan a 1891, y un estudio publicado el miércoles pasado dijo que esto se había hecho tres veces más probable por el calentamiento global. La investigación de la Oficina Meteorológica del Reino Unido también concluyó que estos aguaceros serán 10 veces más probables en 2100 si no se reducen las emisiones de carbono.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram