©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Llueven microplásticos sobre los habitantes de la ciudades

Se desconocen los impactos en la salud de respirar o consumir las partículas plásticas, y los expertos dicen que se necesita una investigación urgente para evaluar los riesgos.



Fuente: The Guardian - Por Damian Carrington



La contaminación por microplásticos está lloviendo sobre los habitantes de la ciudad, y las investigaciones revelan que Londres tiene los niveles más altos hasta ahora registrados.


Se desconocen los impactos en la salud de respirar o consumir las diminutas partículas de plástico, y los expertos dicen que se necesita una investigación urgente para evaluar los riesgos. La gente come por lo menos 50.000 partículas microplásticas por año, según un estudio de la Universidad Newcastle de Australia, el equivalente a una tarjeta de crédito por semana.


Hasta la fecha sólo se han evaluado cuatro ciudades, pero todas tenían contaminación microplástica en el aire. Los científicos creen que todas las ciudades estarán contaminadas, ya que las fuentes de microplástico, como la ropa y los envases, se encuentran en todas partes.


Investigaciones recientes muestran que todo el planeta parece estar contaminado con contaminación microplástica. Los científicos han encontrado las partículas en todas partes, desde la nieve del Ártico y los suelos de las montañas, hasta muchos ríos y los océanos más profundos. Otros trabajos indican que las partículas vuelan por todo el mundo.


El nivel de microplástico descubierto en el aire de Londres sorprendió a los científicos. "Encontramos una gran abundancia de microplásticos, mucho más alta de lo que se había reportado anteriormente", dijo Stephanie Wrightfrom Kings College London, quien dirigió la investigación. "Pero en cualquier ciudad del mundo sucede algo similar".


"Lo encuentro preocupante, por eso estoy trabajando en ello", dijo. "La mayor preocupación es que no sabemos mucho. Quiero saber si es seguro o no".


Cada año se producen alrededor de 335 millones de toneladas de plástico nuevo, y sólo el 9% es reciclado, con lo cual el resto queda en el ambiente. La investigación, publicada en la revista Environment International, recogió los microplásticos que caían sobre el tejado de un edificio de nueve plantas en el centro de Londres. Esto aseguró que sólo se recogiera el microplástico de la atmósfera.


Se encontraron en las ocho muestras, con tasas de deposición que oscilaban entre 575 y 1.008 piezas por metro cuadrado al día, y se identificaron 15 plásticos diferentes. La mayoría de los microplásticos eran fibras acrílicas, probablemente de ropa. Sólo el 8% de los microplásticos eran partículas, y éstos eran principalmente poliestireno y polietileno, ambos comúnmente usados en el envase de alimentos.


La tasa de deposición de microplásticos medida en Londres es 20 veces mayor que en Dongguan, China, siete veces mayor que en París, Francia y casi tres veces mayor que en Hamburgo, Alemania. Los investigadores no conocen la razón de la variación, pero es probable que las diferencias en los métodos experimentales sean en parte responsables.


Las partículas microplásticas en Londres tenían entre 0.02mm y 0.5mm. Estas son lo suficientemente grandes como para depositarse en las vías respiratorias cuando se inhalan y se ingieren en la saliva. Las partículas más pequeñas que pueden llegar a los pulmones y al torrente sanguíneo representan el mayor peligro potencial para la salud. Éstas se vieron en las muestras pero su composición no pudo ser identificada con la tecnología actual.


Los graves daños a la salud causados por las partículas de contaminación emitidas por el tráfico y la industria son bien conocidos. En un examen mundial exhaustivo realizado a principios de 2019 se llegó a la conclusión de que la contaminación atmosférica puede estar dañando todos los órganos y prácticamente todas las células del cuerpo humano.


Sin embargo, se desconocen los posibles efectos sobre la salud de la inhalación de partículas de plástico del aire o su consumo a través de los alimentos y el agua.


Los plásticos pueden transportar sustancias químicas tóxicas y albergar microbios nocivos, y las limitadas investigaciones realizadas hasta la fecha han demostrado el daño que causan a algunas criaturas marinas. La única evaluación de microplásticos en los pulmones humanos, publicada en 1998, encontró que las fibras inhaladas estaban presentes en especímenes pulmonares cancerosos.


"Estos estudios que muestran cuánto plástico hay en el aire son una llamada de atención", dijo Steve Allen, del instituto de investigación EcoLab, cerca de Toulouse, Francia, cuyo trabajo ha demostrado la contaminación del aire por microplásticos en áreas montañosas remotas. "La [investigación de Londres] es un estudio muy bien hecho que muestra números increíblemente altos de microplásticos en el aire. Actualmente tenemos muy poco conocimiento sobre el efecto que esta contaminación atmosférica tendrá en los humanos", dijo. "Pero con lo que sabemos es bastante aterrador pensar que lo estamos respirando. Necesitamos una investigación urgente".


Johnny Gasperi, de la Universidad Paris-Est, dijo que la investigación muestra una amplia contaminación del aire por microplásticos. Dijo que el estudio de Londres mostró que la deposición de microplásticos no dependía de la fuerza o dirección del viento, sugiriendo que la ciudad misma era la fuente más probable.


Melanie Bergmann, del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina de Alemania, dijo que era muy importante realizar más investigaciones sobre los efectos potenciales de la contaminación con microplásticos para la salud. "No sabemos actualmente qué proporción de los microplásticos inhalados penetra realmente en el pulmón profundo", dijo.


Los asesores científicos principales de la Comisión Europea dijeron en un informe en abril: "La evidencia [sobre los riesgos ambientales y para la salud de los microplásticos] proporciona motivos de preocupación genuina y de precaución que se debe ejercer".


Los microplásticos también se encuentran en el agua potable y en agosto una evaluación de la Organización Mundial de la Salud no encontró evidencia de daño hasta la fecha, pero dijo que se necesitaba más investigación.


Para reducir la contaminación por microplásticos es necesario cambiar la forma en que se usa y se desecha el plástico, dijo Wright: "Una vez en el ambiente no se puede limpiar, así que se trata de detenerlo en la fuente". Allen dijo: "Este no es un problema que vaya a desaparecer pronto".


#plasticos #polución #contaminación #salud #microplasticos

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram