• Alejandro T

Lo más deprimente de "No Mires Hacia Arriba"

Fuente: Independent Australia - Autor: Andrew P. Street - 1 de enero de 2022.


"No Mires Hacia Arriba", la sátira de Adam McKay sobre los científicos que intentan desesperadamente (y sin éxito) advertir a un mundo hastiado y profundamente comprometido sobre la inminente llegada de un cometa con poder de extinción, ya ha cosechado una verdadera enciclopedia de opiniones. Pero, por lo que puedo ver, ninguna ha sido hasta ahora específicamente sobre qué es lo más deprimente sobre esta película profundamente deprimente.


(Atención: siguen varios spoilers, obviamente, montones de ellos. En ese caso: No mires hacia abajo).



Y eso a pesar de que hay muchas, muchas cosas deprimentes en No mires hacia arriba, empezando por toda su premisa. Pero el aspecto más deprimente, en mi opinión, no es que concluya con la destrucción total de la civilización humana y la muerte de miles de millones de seres humanos.


Tampoco es la forma en que todos, desde el científico recientemente famoso de Leonardo di Caprio, el Dr. Randall Mindy, hasta los seguidores de "No mires hacia arriba", se den cuenta demasiado tarde de que han sido manipulados hasta la muerte literal por los medios de comunicación y los poderosos intereses políticos y económicos. O incluso momentos más pequeños, como cuando Kate Dibiaski (Jennifer Lawrence) acepta una propuesta de matrimonio sabiendo que no importará lo más mínimo porque todos están a punto de morir.


O la forma en que Mindy sonríe tristemente cuando pronuncia la frase más socorrida de la película, sentado alrededor de la mesa con su familia y amigos mientras los primeros estampidos de los primeros impactantes golpean en la distancia:


"Realmente lo teníamos todo, ¿no? Quiero decir, cuando lo piensas".


Esas no son las cosas que me dejaron helado cuando pensé en ello un día después. Lo que lo hizo, fue Ariana Grande.


Ella interpreta a Riley Bina, una estrella del pop similar a Ariana Grande, cuyos dramas de relación con su novio-convertido-en-ex-convertido-prometido DJ Chello (interpretado por Kid Cudi) es una obsesión nacional, la cobertura mediática de saturación, abruma fácilmente la primer charla sobre todo ese asunto del cometa durante la primer parte de la película.


Sin embargo, ese no es el aspecto más deprimente, como tampoco lo es el retrato de los medios de comunicación que se rigen exclusivamente por los clics, con los globos oculares y las acciones como métrica completa de lo que constituye el periodismo, por muy deprimente que eso sea.


(Entre paréntesis, creo que eso podría ser parte de la razón por la que los críticos han sido tan mordaces con la película: cuando se nos retrata en las películas, los periodistas definitivamente preferimos que se nos muestre como valientes iconoclastas que dicen la verdad al poder en lugar de perseguidores de algoritmos que tratan desesperadamente de mantener nuestros puestos de trabajo cada vez más frágiles. Pero ni siquiera eso es lo más deprimente. Ya estoy llegando a ello, de verdad).


Al final de la película, Bina se convierte en una entusiasta defensora del movimiento "Just Look Up" (“Sólo mira Hacia Arriba”) e interpreta una canción del mismo título en un evento masivo de concienciación en directo. Hay miles y miles de personas allí - supuestamente todas de acuerdo en exigir a las autoridades que les salven de una muerte inminente - y la canción en sí es uno de los puntos álgidos de la película: no sólo porque es un número perfectamente decente, sino también porque hace una escalada cómica excepcionalmente bien.


Aunque empieza con sentimientos positivos y parece una canción de Eurovisión de alto presupuesto, "Just Look Up" se vuelve más estridente y directa a medida que avanza, y termina con Bina cantando la siguiente estrofa:


Mira hacia arriba, lo que realmente está tratando de decir

Es que saques tu cabeza de tu culo

Escucha a los malditos científicos cualificados

La hemos cagado, la hemos cagado esta vez

Está tan cerca, puedo sentir el calor a lo grande

Y puedes actuar como si todo estuviera bien

Pero esto probablemente está sucediendo en tiempo real

Celebra o llora o reza, lo que sea necesario

Para que pases por el lío que hicimos

Porque puede que el mañana nunca llegue


Y es divertido e inteligente, y días después Bina y Chello presumiblemente mueren en la misma conflagración que todos esos apasionados miembros del público, porque escribir e interpretar una canción e incluso organizar un evento masivo en torno a ella, que es lo más impactante que puede hacer una estrella del pop, al final no cambia absolutamente nada.


Y eso es claramente una alegoría deliberada de la propia película.


En Don't Look Up tenemos a un grupo de personas con talento, comprometidas y apasionadas que claramente intentan marcar la diferencia. Hay un guionista y director de enorme éxito en McKay. Hay superestrellas mundiales como Lawrence, di Caprio, Grande y la increíble Meryl Streep. Todos ellos están haciendo lo más impactante que pueden hacer, que es crear una obra de arte para transmitir un mensaje ante una emergencia global masiva: en este caso, el no esfuerzo global que se está haciendo sobre la muy real crisis climática.


Y sin embargo, como muestra la canción de Bina, incluso ellos son conscientes de que su esfuerzo y su talento son casi seguramente inútiles. No importa lo poderosa que sea la canción que escribas - o la película que crees - para enviar un mensaje de concienciación. Y es que lo que se interpone en el camino de la acción sobre el cambio climático está relacionado con el poder - tanto político como económico -, donde los líderes y las instituciones son inmunes a los ataques de la música pop y de Netflix. Ya sea que Riley Bina esté cantando una balada de poder o que Adam McKay esté haciendo una película, la catástrofe sigue llegando, su ritmo no se ha ralentizado en absoluto.


Y eso, amigos, es lo más deprimente de Don't Look Up: que incluso la película misma sabe lo poco que puede esperar hacer en realidad.


Eso me afectó especialmente. Como escritor y periodista, hace tiempo que quiero creer en el poder de las palabras para influir y provocar el cambio, aunque sospeche que todas las columnas cuidadosamente escritas del mundo harán mucho, mucho menos por salvar el planeta que diez minutos con una barreta - o una maza - en la sala de control de una central eléctrica de carbón.


Ojalá me equivoque. O, por el contrario, que inspire a una generación a coger por fin unas barretas.


Más sobre el tema:

Peter Kalmus: Soy un científico del clima. "No mires hacia arriba" capta la locura que veo cada día - aquí
La gran desprogramación ha comenzado, ¿hacia un nuevo paradigma? - aquí
La crisis climática y ecológica nos obliga a una mutación ontológica - aquí
Los puntos de inflexión social son la única esperanza para el clima - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram