• Homo consciens

Los bancos aportan miles de millones para expandir la industria de los fósiles



Un análisis revela que los bancos, liderados por JP Morgan, han aportado 700.000 millones de dólares para ampliar el sector desde el pacto climático de París.


Los bancos de inversión más grandes del mundo han proporcionado más de 700.000 millones de dólares de financiación para las empresas de combustibles fósiles que más agresivamente se han expandido en nuevos proyectos de carbón, petróleo y gas desde el Acuerdo de cambio climático de París, según muestran las cifras.


La financiación ha sido liderada por el gigante de Wall Street JPMorgan Chase, que ha aportado 75.000 millones de dólares a empresas que se expanden en sectores como el fracking y la exploración de petróleo y gas en el Ártico, según el análisis.


El Banco de Nueva York es una de las 33 instituciones financieras poderosas que han proporcionado un total estimado de 1,9 billones al sector de los combustibles fósiles entre 2016 y 2018.


Los datos muestran que las operaciones que más se están expandiendo en minería  de carbón, compañías de petróleo y gas, las operaciones de fracking y las compañías de gasoductos han recibido 713.300 millones de dólares en préstamos, emisiones de acciones y servicios de suscripción de deuda desde 2016 hasta mediados de 2019.


Otros de los principales financistas de las empresas de combustibles fósiles son Citigroup, Bank of America y Wells Fargo.


Utilizando los datos financieros de Bloomberg y la información pública disponible de la compañía, el análisis fue compilado exclusivamente para The Guardian por Rainforest Action Network, una organización medioambiental con sede en Estados Unidos.


Las cifras actualizan el informe del grupo Banca para el Cambio Climático 2019 de abril, que mostraba que las prácticas de los principales bancos de inversión estaban en línea con provocar una catástrofe climática.


Las cifras muestran que el fracking ha sido el centro de una intensa financiación, con Wells Fargo, JPMorgan Chase y Bank of America aportando alrededor de 80.000 millones de dólares en tres años, gran parte de ellos vinculados a la cuenca del Pérmico en Texas.


El financiamiento de los proyectos de crudo de arenas bituminosas en Alberta, Canadá, está dominado por los bancos canadienses, liderados por el Royal Bank of Canada y Toronto Dominion.


Los campos de arenas alquitranadas en el noroeste de Canadá son las terceras reservas conocidas de petróleo crudo más grandes del mundo, pero la extracción ha causado daños generalizados a los ecosistemas y ha obligado a las comunidades indígenas a abandonar sus hogares.


Aunque los niveles de financiación son inferiores a los de otros sectores de la industria de los combustibles fósiles, en los años transcurridos desde el acuerdo de París sobre el clima se ha incrementado la financiación de proyectos de petróleo y gas en el Ártico, liderados por JPMorgan Chase, que aportó 1.700 millones de dólares en 2016-2018.


La extracción en la región suele estar dominada por empresas rusas como Gazprom y Rosneft, sobre las que hay menos transparencia en los datos empresariales.


Los bancos estadounidenses más grandes -JPMorgan Chase, Citi y Bank of America- lideran la financiación de proyectos de petróleo y gas en aguas ultraprofundas que extraen combustibles fósiles desde 1.500 metros o menos.


Los proyectos de aguas profundas han sido el escenario de varios desastres, incluyendo el derrame de BP Deepwater Horizon en 2010, en el cual 11 personas murieron y miles de millones de dólares fueron dañados a las comunidades y negocios locales.



Barclays es un banco que muestra signos de cambio. Aunque sigue siendo un importante banquero para la industria de los combustibles fósiles, su negocio con las compañías que más agresivamente se expanden en el sector ha caído bruscamente, de 13.100 millones de dólares en 2016 a 5.200 millones de dólares en 2018. La cifra del primer semestre de 2019 muestra que el banco está en camino de registrar otra disminución anual.


En respuesta a las cifras, JPMorgan, que ha enfrentado crecientes protestas por sus actividades de almacenamiento de combustibles fósiles, dijo que reconoció la complejidad del cambio climático y se comprometió activamente con las partes interesadas en el tema.


Wells Fargo dijo que llevó a cabo controles mejorados en sus clientes de energía, lo que representó una pequeña parte de su negocio en general.


Varios bancos de inversión contactados por The Guardián dijeron que se estaban expandiendo rápidamente en industrias renovables y que habían endurecido sus políticas de préstamos para financiar proyectos de petróleo y gas en el Ártico, carbón y arenas alquitranadas de combustibles fósiles.


Elsa Palanza, directora global de sostenibilidad y ciudadanía de Barclays, dijo: "Todos podemos sentarnos a señalarnos unos a otros, pero eso no ayuda a resolver lo que es un problema realmente complejo y multifacético. Lo que puede ayudar a resolver el problema son, en primer lugar, los mecanismos voluntarios en los que estamos trabajando, como el Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima, y luego la nueva atención de reguladores como la PRA[Prudential Regulation Authority].


"Los nuevos requisitos hacen que las personas que trabajan en los bancos piensen en el cambio climático como una moneda de dos caras, para ver los riesgos dentro de nuestra cartera, pero también para pensar en el lado de las oportunidades en términos de financiación de la energía renovable. Eso es aprovechar lo mejor de lo que un banco ofrecería".


Los cuatro grandes bancos estatales chinos, que no tienen políticas de financiación de los combustibles fósiles, han dominado los servicios para el carbón y las compañías eléctricas de carbón desde 2016.


Las cifras se dan en medio de una creciente incertidumbre sobre la viabilidad a largo plazo de la industria del petróleo y el gas, en medio del temor de un "momento Minsky" climático, una repentina caída de los precios de los activos relacionados con los combustibles fósiles, cuando los inversores y los gestores monetarios se apresuran a abrir la puerta cuando los riesgos climáticos se materializan de forma abrupta.


Se considera vital garantizar un declive controlado de la industria del petróleo y el gas, al tiempo que se financia la próxima ola de productos de energía renovable.


#contaminadores #crisisdelcapitalismo #capitalismo #finanzas #combustiblesfosiles

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com