• Alejandro T

Los capitalistas multimillonarios quieren diseñar el futuro de la humanidad

Fuente: The Guardian – Autor: Matt Shaw – Febrero 5, 2021.


Los barones de la tecnología como Jeff Bezos quieren colonizar el espacio y nuestros océanos. Sus visiones del futuro no son de espíritu público ni democrático


El año pasado, un grupo de inversores en criptodivisas compró un crucero desguazado, el Pacific Dawn, y lo rebautizó como MS Satoshi, en honor al supuesto creador de Bitcoin. Los inversores eran miembros de la comunidad "seasteading", un movimiento experimental que quiere crear ciudades-estado autónomas y flotantes en aguas internacionales. El multimillonario de Silicon Valley Peter Thiel, autodenominado anarcocapitalista, es uno de los principales defensores del movimiento, que, al igual que la colonización espacial, parece atraer el entusiasmo de cierto tipo de barones tecnológicos fantásticamente ricos y de derecha.



El proyecto MS Satoshi fue un fracaso. En un duro golpe para el movimiento seasteading, el barco fue vendido por partes en diciembre, después de que los propietarios del barco no pudieran conseguir un seguro para su viaje a aguas internacionales. (No obstante, mantienen la esperanza de crear una urbanización de lujo de apartamentos tipo cápsula de ciencia ficción en la costa de Nueva Jersey).


La saga pone de manifiesto uno de los aspectos más preocupantes de lo que podría llamarse el movimiento futurista: la mayoría de las ideas convincentes y visibles sobre el mañana están siendo concebidas y desarrolladas por una pequeña minoría de individuos ultra ricos y empresas del sector privado.


¿Qué significa que el futuro se privatice?


No es difícil ver el atractivo de estas visiones del futuro. Hermosas representaciones digitales nos invitan a mundos brillantes y altamente conceptuales, como el plan de Elon Musk y SpaceX de construir una colonia con cúpula de cristal en Marte, o el plan de Jeff Bezos de colonias espaciales flotantes. En la Tierra, Virgin Hyperloop One, de Richard Branson, ha trabajado con los mejores arquitectos de todo el mundo para producir imágenes espectaculares e inspiradoras de un mundo conectado por vainas de propulsión al vacío a 670 mph y sin emisiones. Uber, que imagina taxis autovoladores que llevan a los pasajeros de un tejado a otro, ha presentado 16 propuestas de "skyports" diseñadas por destacados estudios de arquitectura corporativa. Bajo tierra, la Boring Company de Musk promete tiempos de desplazamiento más cortos, mientras que en nuestros hogares estamos encantados con el potencial de Nest y Alexa. Como toda buena ideología, este futurismo privatizado afecta a todo, desde las infraestructuras globales hasta los electrodomésticos de la cocina.


Este tipo de proyectos utilizan imágenes a menudo fantásticas para inspirar la imaginación del público y crear consenso en torno a estas visiones. Pero a diferencia de muchas de las propuestas futuristas del pasado - producidas por un "público" de académicos, artistas y agencias gubernamentales -, el "futuro" de hoy está casi completamente inventado por empresas privadas propiedad de multimillonarios de la tecnología. ¿Por qué les importa nuestra imaginación? ¿Qué está en juego cuando nos lo creemos? ¿Qué significa que el futuro se privatice?


Este tipo de especulación consiste en última instancia en dictar la política y la propiedad. Si las empresas controlan la imagen del futuro, entonces controlan el propio futuro y pueden controlar la infraestructura. En última instancia, definirán el funcionamiento de la sociedad. Plataformas como Amazon Web Services, Facebook y Robinhood se han convertido en infraestructuras masivas que controlan gran parte de nuestra economía y de la esfera pública.


No se trata de un fenómeno totalmente nuevo. En la Feria Mundial de 1939, General Motors presentó Futurama, una "concepción artística" que esbozaba su visión del mundo de 1960. Como escribió Norman Bel Geddes (nota del editor: no confundir con Patrick Geddes), diseñador de GM, sobre los planes: "Existe una obligación federal de desarrollar los recursos de tierra, agua, energía y riqueza natural del país. Y no hay ninguna empresa más importante para estas obligaciones que el desarrollo de instalaciones para el transporte nacional".


Al argumentar a favor de la inversión del gobierno federal y crear un consenso público con la ayuda de imágenes tomadas de artistas de vanguardia como los futuristas italianos, GM contribuyó al consenso público que condujo al sistema de carreteras interestatales de 1956.


Sin embargo, las ideas futuristas sobre la reconstrucción de la sociedad no siempre han surgido de empresas privadas con intereses privados. En las décadas de 1960 y 1970, hubo muchas visiones del futuro elaboradas por artistas, académicos y organismos públicos. Las propuestas tecnocráticas dieron forma a muchas de las ideas contraculturales de la época. De hecho, la marina estadounidense aprobó los planes de Buckminster Fuller para Triton City, una urbanización flotante diseñada para 100.000 personas en la bahía de Chesapeake, y fue encargada por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos.


Los futuros privatizados de hoy toman directamente de las propuestas utópicas de aquella época. El plan de colonización espacial de Bezos, Blue Origin, casi copia el trabajo del físico Gerard O'Neill de 1975 para la Nasa. Sin embargo, la política es muy diferente. Los ideales libertarios y tecnocráticos de Silicon Valley - en sí mismos una curiosa mutación de la contracultura californiana - podrían extender los aspectos más oscuros del hipercapitalismo. SpaceX quiere transportar colonos a Marte por 500.000 dólares el billete, con préstamos disponibles que se podrían amortizar. Teniendo en cuenta el historial laboral de la industria tecnológica, eso suena terriblemente como una servidumbre empaquetada como vida fronteriza. (El caso de MS Satoshi también es una historia de advertencia sobre las representaciones frente a la realidad).


Debemos imaginar un futuro más colectivo y de espíritu público, en el que no se permita al mercado dictar todo, desde la vivienda hasta la regulación medioambiental o los derechos mineros. Al igual que los futuristas de los años sesenta y setenta, ¿podemos pensar de forma tan audaz como democrática? Como mínimo, tenemos que intentarlo.


Al igual que las dificultades del movimiento de colonización marítima para desligarse literalmente del sistema legal, parece que cada "nuevo mundo" contiene el ADN del antiguo. Las leyes europeas sobre el uso de la tierra definieron a Estados Unidos, lo que se extendió a la expansión dirigida por el gobierno en el oeste americano. Dado que hoy alguien tiene que definir el mañana, es crucial que no dejemos la imagen del futuro en las manos decisivas de los multimillonarios de la tecnología.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com