• Homo consciens

Los científicos se apresuran a congelar el ADN de las plantas antes de la "sexta extinción"



Fuente: BBC News, Por Jane O'Brien - 9 de julio de 2015


A medida que el mundo se adentra en la sexta gran extinción, los científicos se lanzan a una carrera contrarreloj para salvar las pruebas genéticas de las plantas de todo el mundo.


En 2015 se puso en marcha un ambicioso proyecto para recoger los genomas de los principales grupos de plantas del planeta en los próximos dos años y congelarlos.


El proyecto forma parte de la Iniciativa Global del Genoma, que pretende reunir y preservar el ADN de toda la vida en la Tierra en instalaciones de crioconservación.


La tarea parece abrumadora, pero los científicos que dirigen la iniciativa en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian afirman que sólo se tardará unos meses en reunir muestras de la mitad de las familias de plantas del mundo porque ya están creciendo en los jardines botánicos. La mayoría se encuentran en un radio de 8 km de Washington DC.


Hay unas 500 familias de plantas y más de 13.000 géneros dentro de esos grupos. La tarea es urgente porque algunas especies se enfrentan a la extinción. De hecho, los científicos advierten que la Tierra ha entrado en su sexta extinción masiva: el último evento de este tipo acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años.


"No son sólo plantas: son plantas, animales y microorganismos", dice John Kress, subsecretario interino de Ciencia del Instituto Smithsoniano.


"Todo lo que está vivo y vive en un hábitat natural está ahora amenazado por la degradación de esos hábitats, principalmente por lo que estamos haciendo los humanos".


Dice que es difícil medir el ritmo de extinción de las plantas, pero algunos científicos han calculado que todas las especies de la vida se están extinguiendo 100 veces más rápido de lo normal.


La Iniciativa Global del Genoma complementa los esfuerzos en curso para salvar las semillas de muchas plantas que se están almacenando en bóvedas especiales en todo el mundo.


"Los bancos de semillas se crearon principalmente para preservar las semillas de los cultivos de importancia económica, para mantener un banco vivo de tejidos con el que podamos volver a cultivar estas plantas en el futuro. El proyecto del genoma consiste en preservar la historia y el contenido genómico de estas plantas para que podamos entender cómo funciona la vida", dice Kress.


"Estamos aprendiendo cómo funciona un organismo. Cuando tengamos el genoma completo podremos identificar los genes que controlan la floración, la fructificación, la producción de semillas, la tolerancia a la sequía y todas esas cosas que ayudan a la planta a sobrevivir en su hábitat nativo".


El ADN comienza a degradarse a los tres minutos de la muerte de un organismo. Las muestras de plantas tienen que ser congeladas inmediatamente en botes de nitrógeno líquido antes de ser transferidas al almacenamiento permanente.


En la Iniciativa Mundial del Genoma participa una creciente red internacional de instalaciones de crioconservación. Hasta ahora hay 25 en todos los continentes, excepto en la Antártida. Los tanques que contienen la mayor colección de genomas de historia natural del mundo son operados por el Smithsonian en un centro de Maryland. Es capaz de albergar más de cuatro millones de muestras.


Jonathan Coddington, director de la Iniciativa Global del Genoma, afirma que los genomas son vitales para entender las enfermedades zoonóticas, identificar nuevas especies y avanzar en la medicina. Uno de cada cuatro medicamentos recetados ya contiene materiales aislados de plantas.


"Hay un gusano que puede regenerarse a partir de un solo milímetro cúbico de tejido. Piense en las lesiones de la columna vertebral y en el dolor que causa a los humanos. Este gusano puede hacer crecer un cuerpo entero: ¿cómo lo hace? Hay una medusa que es inmortal. ¿Cuál es su secreto? La vida está llena de misterios como éste y los misterios están fundamentalmente codificados en sus genes", dice.


"También tenemos que ser capaces de seguir lo que el cambio climático hace a los ecosistemas en tiempo real. Para ello tenemos que ampliarlo y convertirlo en big data. Para ello, necesitamos las firmas genéticas de todas las especies importantes de esos ecosistemas para poder monitorizarlas. Cuanto más comprendamos el cambio, mejor podremos afrontarlo".


Hace poco que los científicos disponen de la tecnología -y la financiación- para embarcarse en una tarea tan extraordinaria. En 2001 la secuenciación del genoma costaba unos 95 millones de dólares (61,2 millones de libras). Hoy en día, la secuenciación puede realizarse por 600.000 dólares.


De los 11 millones de especies que se calcula que hay en el mundo, sólo se han documentado dos millones, y sólo se ha secuenciado el 1% de los genomas conocidos del planeta.


La campaña de recogida de genomas de plantas se ha puesto en marcha en tres jardines de la zona de Washington: el Jardín Botánico de los Estados Unidos, el Arboreto Nacional y los Jardines Smithsonianos. Las muestras serán tomadas principalmente por voluntarios, los llamados "científicos ciudadanos".


"Somos coleccionistas gigantes, acaparadores de plantas, y es sorprendente la diversidad vegetal que conseguimos mantener entre nuestras paredes", dice Ari Novy, director ejecutivo del Jardín Botánico de EE UU.


"Las instituciones botánicas como la nuestra llevan décadas y, en algunos casos, siglos coleccionando plantas. El Jardín Botánico de EE.UU. cuenta con casi 250 familias, lo que supone la mitad del número total de familias de plantas del planeta. Eso facilita mucho este proyecto".


Algunos genomas sólo pueden recogerse de plantas cultivadas porque están efectivamente extinguidas en la naturaleza.


La Brighamia insignis, apodada "col en un palo", es una especie en peligro crítico que se encuentra en Hawai. La planta ya no puede reproducirse por sí misma porque su único polinizador era un tipo de polilla halcón que ya se ha extinguido.


El Jardín Botánico de Estados Unidos es uno de los pocos lugares donde se cultiva y poliniza artificialmente. Pero con la combinación de plantas vivas y las futuras tecnologías que permita la recogida de genomas, puede que algún día prospere en la naturaleza.


"Estos genomas se conservarán para siempre", dice Coddington. "Estamos poniendo la vida en hielo".




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram