• Alejandro T

Los colapsólogos advierten a la humanidad de que si todo sigue igual, la Tierra será inhabitable


Fuente: Los Angeles Times - Autores; Christopher Ketcham y Jeff Gibbs - 31 de Enero de 2021.


Cientos de científicos, escritores y académicos de 30 países lanzaron una advertencia a la humanidad en una carta abierta publicada en The Guardian en diciembre: Los responsables políticos y el resto de nosotros debemos "asumir abiertamente el riesgo de perturbación e incluso de colapso de nuestras sociedades". "El daño al clima y al medio ambiente" será la causa principal, y "los investigadores de muchas áreas" han proyectado el colapso social generalizado como "un escenario creíble este siglo".



No es difícil encontrar los estudios de "colapso" de los que hablan. En un informe para el grupo de sostenibilidad Future Earth, una encuesta de científicos encontró que los eventos climáticos extremos, la inseguridad alimentaria, la escasez de agua dulce y la amplia degradación de los ecosistemas que sostienen la vida "tienen el potencial de impactar y amplificar entre sí de manera que podría crear un colapso sistémico global en cascada." Un informe de 2019 del Breakthrough National Center for Climate Restoration, un think tank de Australia, proyectó que un mundo que se calienta rápidamente, con recursos agotados y una creciente contaminación, llevaría a "una Tierra en gran medida inhabitable" y a una "ruptura de las naciones y del orden internacional". Los analistas de los ejércitos de Estados Unidos y Gran Bretaña han emitido en los dos últimos años advertencias similares sobre el caos provocado por el clima y el medio ambiente.


Por supuesto, si se trata de una especie no humana, el colapso ya está en marcha. El 99% de las praderas de hierba alta de Norteamérica ha desaparecido, según una estimación; el 96% de la biomasa de los mamíferos -la biomasa es su peso en la Tierra- está formada ahora por seres humanos, nuestras mascotas y nuestros animales de granja; casi el 90% de las poblaciones de peces que vigila la ONU están totalmente explotadas, sobre-explotadas o agotadas; un estudio de varios años en Alemania mostró un descenso del 76% en la biomasa de insectos.


El llamamiento al compromiso público con lo impensable es especialmente pertinente en este momento de pandemia aún incontrolada, fallos institucionales y crisis económica en las naciones tecnológicamente más avanzadas del mundo. No hace mucho tiempo, también era impensable que un virus cerrara las naciones y que las redes de seguridad demostraran una falta de resiliencia tan desastrosa.


La advertencia de los expertos internacionales no se aventura a decir exactamente cómo será el colapso o cuándo podría ocurrir. La colapsología se ocupa más bien de identificar las tendencias y con ellas los peligros de la civilización cotidiana: el crecimiento económico en constante expansión, el consumo rapaz de recursos y la saturación de los limitados depósitos de residuos del planeta.


Entre los firmantes de la advertencia se encuentra William Rees, ecologista de poblaciones de la Universidad de Columbia Británica, más conocido por ser el creador del concepto de "huella ecológica", que mide la cantidad total de insumos ambientales necesarios para mantener un determinado estilo de vida. Con la huella actual de la humanidad -más atrozmente la huella del Norte Global, que se alimenta de energía y recursos- "parece que es inevitable algún tipo de colapso social global, posiblemente dentro de una década, ciertamente dentro de este siglo", dijo Rees en un correo electrónico.


La causa más apremiante del colapso biofísico es lo que él denomina sobregiro: los seres humanos explotan los sistemas naturales más rápido de lo que éstos pueden regenerarse. La empresa humana financia su crecimiento y desarrollo liquidando el "capital" biofísico esencial para su propia existencia. Estamos vertiendo residuos a un ritmo que supera la capacidad de asimilación de la naturaleza. El calentamiento de las temperaturas, la caída de la biodiversidad, la deforestación mundial y la contaminación de los océanos, entre otros problemas, son importantes por sí mismos. Pero cada uno de ellos es un mero síntoma del rebasamiento, dice Rees.


El mensaje que debemos extraer de las pruebas es que toda empresa humana está determinada en última instancia por los límites biofísicos. Somos animales excepcionales, pero no estamos exentos de las leyes de la naturaleza.


Otro de los firmantes de la carta de advertencia es Will Steffen, científico jubilado de sistemas terrestres de la Universidad Nacional de Australia. Steffen señala el paradigma de crecimiento económico neoliberal - la búsqueda de un PIB en constante expansión - como "incompatible con un sistema terrestre que funcione bien a nivel planetario". El colapso, dijo a un entrevistador, "es el resultado más probable de la trayectoria actual del sistema, tal y como se modeló proféticamente en 'Los límites del crecimiento'. ' "


"Los límites del crecimiento" es un libro de 150 páginas publicado en 1972. Los autores, un equipo de científicos del MIT, crearon un modelo informático de dinámica de sistemas llamado World3, el primero de su clase, para examinar las tendencias del crecimiento mundial entre 1900 y 1970. A partir de los datos históricos extrapolaron 12 escenarios futuros proyectados hasta el año 2100.


Los modelos mostraban que cualquier sistema basado en un crecimiento económico y demográfico exponencial acababa estrellándose. El modelo más sombrío era aquel en el que "las tendencias actuales de crecimiento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y el agotamiento de los recursos continúan sin cambios". En ese escenario de "seguir como hasta ahora", el colapso comenzaría lentamente en la década de 2020 y se aceleraría a partir de entonces. Actualizaciones del estudio "Límites" han revelado que sus proyecciones, hasta ahora, han sido acertadas.


Sólo si discutimos las consecuencias de nuestros límites biofísicos, dice la carta de advertencia de diciembre, podremos reducir su "probabilidad, velocidad, gravedad y daño". Y, sin embargo, es probable que se ignore a los mensajeros de las turbulencias que se avecinan: agoreros consagrados, colapsistas, marginales y, por lo tanto “indignos de ser escuchados”. Todos queremos esperar que las cosas salgan bien. "El hombre es una víctima de la droga / En la forma incurable de la esperanza", como escribió el poeta Ogden Nash.


Los cientos de académicos que firmaron la carta pretenden acallar la esperanza que ignora la preparación. Miremos directamente al abismo del colapso, dicen, y abordemos las terribles posibilidades de lo que vemos allí "para sacar lo mejor de un futuro turbulento".


Los autores

Christopher Ketcham es el autor, más recientemente, de "Esta tierra: cómo los vaqueros, el capitalismo y la corrupción están arruinando el Oeste americano".


Jeff Gibbs es el guionista y director del documental "Planet of the Humans".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com