• Homo consciens

Los costos de los impactos del cambio climático son habitualmente subestimados




La ciencia económica, que está detrá de la obsesión por el crecimiento, subestima los costos de los impactos del cambio climático porque la tasa y magnitud del cambio climático no tiene precedentes.


Fuente; Yale Climate Connections - Por Dana Nuccitelli - Noviembre 2019


Los investigadores de la economía climática a menudo han subestimado -a veces de manera considerable- los costos de los daños resultantes del cambio climático. Estas subestimaciones ocurren particularmente en escenarios donde la temperatura de la Tierra se calienta más allá del objetivo climático de París de 1,5 a 2 grados C (2,7 a 3,6 grados F).


Esa es la conclusión de un nuevo informe escrito por un equipo de científicos y economistas del clima y de la Tierra del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, el Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam y el Instituto de Investigación sobre el Cambio Climático y el Medio Ambiente de Grantham. Es una conclusión consistente con los hallazgos de numerosos estudios recientes de economía climática.


Una vez que las temperaturas se calientan más allá de los objetivos de París, aumentan los riesgos de provocar daños climáticos sin precedentes. Sin embargo, debido a que la tasa y magnitud del cambio climático ha entrado en territorio desconocido en la historia de la humanidad, los umbrales de temperatura y la gravedad de los futuros impactos climáticos siguen siendo muy inciertos y, por lo tanto, difíciles de captar en los modelos de la economía del clima. En pocas palabras, es difícil proyectar los impactos económicos resultantes de circunstancias que en sí mismas no tienen precedentes.


Por ejemplo, si la comunidad científica no conoce la temperatura a la que pueden producirse varios "puntos de inflexión", como el colapso acelerado de la capa de hielo o las grandes emisiones de carbono de los océanos que se calientan o el derretimiento del permafrost, entonces los modelos económicos excluirán los impactos asociados (aumento rápido del nivel del mar o cambio climático acelerado).


Además, las estimaciones de los costos económicos del cambio climático han sufrido tradicionalmente de suposiciones cuestionables sobre el crecimiento económico continuo y de la incapacidad de dar cuenta de los valores no monetarios.


Los desafíos de un cambio climático sin precedentes


Las investigaciones han demostrado que los seres humanos están calentando el clima a un ritmo entre 20 y 50 veces más rápido que algunos de los eventos naturales de cambio climático más rápidos de la Tierra. Las temperaturas globales pueden ser ya más cálidas de lo que han sido durante toda la civilización humana, y continúan aumentando rápidamente.


Continuar en esta senda de calentamiento rápido creará una "probabilidad creciente de que los principales umbrales del sistema climático de la Tierra se superen a medida que aumenta la temperatura media de la superficie terrestre, sobre todo si el calentamiento supera los 2ºC por encima del nivel preindustrial", según los autores del nuevo estudio. Algunos de estos umbrales incluyen eventos climáticos extremos aún más severos (por ejemplo, sequías, calor, inundaciones y huracanes), la desestabilización de las capas de hielo y el consiguiente aumento del nivel del mar, la destrucción de la biodiversidad y el colapso de los ecosistemas.


Los modelos climáticos incorporan estos impactos lo mejor que pueden -algunos mejores que otros- pero a medida que el clima de la Tierra entra en un estado sin precedentes en la historia de la humanidad, el alcance y la gravedad de los daños se vuelven cada vez más difíciles de explicar con precisión. Los modelos de economía climática como el reciente del Premio Nobel William Nordhaus incorporan estos daños climáticos en sus modelos a través de lo que se llama la "función de daño". Sin embargo, como Nordhaus ha señalado, "las estimaciones de las funciones de daño son prácticamente inexistentes para los aumentos de temperatura por encima de los 3°C". ... La función de daño necesita ser examinada cuidadosamente o reespecificada en casos de un mayor calentamiento o daños catastróficos."


Por ejemplo, el modelo de Nordhaus sugiere que el calentamiento global de 6° C -que tendría impactos catastróficos en la sociedad y los ecosistemas- reduciría el ingreso global en sólo un 8,5 %. (N.T: los científicos estiman que una Tierra de +4°C puede soportar a tan sólo 1.000 millones de personas). Un artículo de 2010 dirigido por el difunto economista Frank Ackerman encontró que no fue hasta que el calentamiento global alcanzó los 19°C que el modelo produjo una reducción del 50% en la producción económica.


Crecimiento económico continuo: ¿Cuán confiable?


Uno de los problemas es que estos modelos económicos climáticos tienden a asumir que la economía mundial continuará creciendo de manera confiable independientemente de la magnitud del cambio climático. Como la historiadora del clima Naomi Oreskes y el economista británico Nicholas Stern escribieron recientemente en el New York Times, los modelos "abordan los daños climáticos como perturbaciones menores en torno a un camino subyacente de crecimiento económico, y tienen poco en cuenta la destrucción fundamental que podríamos estar enfrentando porque está tan fuera de la experiencia de la humanidad". Como concluyeron Stern y el economista Simon Dietz en un documento de 2015, estos modelos tienen "suposiciones incorporadas sobre el crecimiento, los daños y el riesgo, que en conjunto resultan en una subestimación bruta de la escala general de los riesgos del cambio climático no gestionado".


Numerosos trabajos de investigación recientes sobre economía climática han concluido que, como cabría esperar, el cambio climático continuado obstaculizará el crecimiento económico. Por ejemplo, esa es la conclusión de

- un estudio de 2012 dirigido por Melissa Dell en el MIT;

- un documento de 2015 de Frances C. Moore y Delavane B. Diaz en Stanford;

- un estudio realizado en 2015 por Marshall Burke, Solomon M. Hsiang y Edward Miguel en Stanford y Berkeley; y

- un documento de trabajo de 2018 de economistas del Banco de la Reserva Federal de Richmond que se centraba en la economía estadounidense.


El estudio de 2015 dirigido por Burke encontró evidencia de una temperatura óptima para la actividad económica. Las regiones con temperaturas promedio de alrededor de 13 grados C (55 grados F, como Estados Unidos, Japón, China y gran parte de Europa) tienen las economías más fuertes. A medida que las temperaturas se calientan más allá de ese punto, la productividad económica se debilita, lo cual es especialmente problemático para los países más pobres cercanos al ecuador que ya tienen climas subóptimos.


En resumen, los modelos económicos que asumen que la economía global continuará creciendo junto con una perturbación climática relativamente menor, inevitablemente subestimarán los impactos económicos de un cambio climático severo. La economía ha crecido constantemente en el pasado, pero eso no significa que deba seguir creciendo rápidamente en el futuro frente a cambios potencialmente extremos en el clima y a los impactos sociales generalizados.


Desvalorización del bienestar futuro y de los factores no monetarios


Otra complicación radica en lo que los economistas llaman la "tasa de descuento". En pocas palabras, debido a que el dinero ahorrado acumula intereses (debido a un crecimiento económico históricamente confiable), se supone que en el futuro valdrá más que el dinero que se gasta hoy. Sin embargo, es fácil ver dónde puede salir mal esta suposición en un mundo con un cambio climático sin precedentes. Ahorrar dinero hoy en día en lugar de gastarlo en frenar el calentamiento global podría tener graves consecuencias para la economía y la sociedad en el futuro. Como dice el nuevo informe, "Una tasa de descuento inapropiado por parte de los economistas puede conducir a impactos futuros muy significativos.... para ser tratados como si fueran relativamente triviales en comparación con los impactos actuales".


Y finalmente, es fácil olvidar que no todo puede ser evaluado basándose sólo en los costos económicos. Como señaló un reciente Informe Especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, "Muchos impactos, como la pérdida de vidas humanas, el patrimonio cultural y los servicios de los ecosistemas, son difíciles de valorar y monetizar". Un huracán poderoso puede tener un impacto económico relativamente pequeño, pero las vidas perdidas, los hogares, la estabilidad y otros intangibles pueden tener un valor no monetario significativo y crear trauma y sufrimiento. Por ejemplo, un estudio encontró que casi la mitad de los padres de bajos ingresos afectados por el huracán Katrina experimentaron trastorno de estrés postraumático.


A menos que se aborden estas deficiencias, es probable que las previsiones económicas sigan subestimando los costes reales del cambio climático. En 2013, Jonathan Koomey, de Stanford, publicó un documento en el que sugería que, en lugar de basarse en análisis económicos de coste-beneficio, la política climática debería estar formada por "trabajar hacia un objetivo" como los objetivos climáticos de París. En este marco, la economía se utilizaría para evaluar las políticas más rentables para alcanzar las metas, en lugar de establecer metas o argumentar que todas las políticas son demasiado costosas, por lo que los seres humanos deberían aprender a adaptarse al cambio climático. Una cantidad sustancial de investigación ha demostrado que el enfoque de adaptación simple será la opción más costosa de todas.


#cambioclimatico #costos #economia #subestimacion #tasadedescuento #crecimiento #decrecimiento

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com