• Homo consciens

Los puntos de inflexión de la Tierra podrían estar más cerca de lo que creemos

Nuestros planes actuales no funcionarán



Las políticas climáticas nos comprometen a un calamitoso 2,9ºC de calentamiento global, pero pueden producirse cambios catastróficos incluso a 1,5ºC o 2ºC

Fuente: The Guardian - Por George Monbiot - 9 de septiembre de 2021



Si hay algo que sabemos sobre la descomposición del clima es que no será lineal, suave o gradual. Al igual que una placa continental puede empujar por debajo de otra en arrebatos repentinos, causando terremotos y tsunamis periódicos, nuestros sistemas atmosféricos absorberán la tensión durante un tiempo, y luego cambiarán repentinamente. Sin embargo, en todas partes, los programas diseñados para evitarlo son lineales, suaves y graduales.


Los planes actuales para evitar la catástrofe funcionarían en un sistema simple como un lavabo, en el que se puede cerrar el grifo hasta que la entrada sea menor que la salida. Pero es menos probable que funcionen en sistemas complejos, como la atmósfera, los océanos y la biosfera. Los sistemas complejos buscan el equilibrio. Cuando se les empuja demasiado fuera de un estado de equilibrio, pueden pasar repentinamente a otro. Una propiedad común de los sistemas complejos es que es mucho más fácil empujarlos más allá de un punto de inflexión que hacerlos retroceder. Una vez que se ha producido la transición, no es posible revertirla de forma realista.


La vieja suposición de que los puntos de inflexión de la Tierra están muy lejos empieza a parecer insegura. Un documento reciente advierte que la circulación meridional de retorno del Atlántico -el sistema que distribuye el calor por todo el mundo e impulsa la Corriente del Golfo- puede estar ahora "cerca de una transición crítica". Esta circulación ha alternado entre estados de "encendido" y "apagado" varias veces en la prehistoria, sumiendo el norte de Europa y el este de América del Norte en un frío insoportable, calentando los trópicos y perturbando los monzones.


Otros sistemas también podrían estar acercándose a sus umbrales: las capas de hielo de la Antártida Occidental y Oriental, la selva amazónica, y la tundra y los bosques boreales del Ártico, que están perdiendo rápidamente el carbono que almacenan, impulsando una espiral de mayor calentamiento. Los sistemas terrestres no se quedan en sus cajas. Si uno de ellos pasa a un estado diferente, podría provocar el cambio de otros. Los cambios repentinos de estado podrían ser posibles con sólo 1,5ºC o 2ºC de calentamiento global.


Una señal común de que los sistemas complejos se acercan a los puntos de inflexión es el aumento de la volatilidad: empiezan a parpadear. El clima extremo de 2021 -los domos de calor, las sequías, los incendios, las inundaciones y los ciclones- es, francamente, aterrador. Si los sistemas de la Tierra se desploman como resultado del calentamiento global, habrá poca diferencia entre tomar medidas inadecuadas o no tomar ninguna medida. Un error por poco sigue siendo un error.


Así que el objetivo que gran parte del mundo está adoptando ahora para la acción climática -neto cero para 2050- empieza a no parecer ni racional ni seguro. Es cierto que nuestra única esperanza de evitar un colapso climático catastrófico es alguna variedad de cero neto. Esto significa que los gases de efecto invernadero se reduzcan mediante una combinación de descarbonización de la economía y de reducción del dióxido de carbono que ya está en la atmósfera. Es demasiado tarde para alcanzar los objetivos de temperatura del acuerdo de París sin hacer ambas cosas. Pero hay dos cuestiones: la velocidad y la integridad. Muchas de las promesas parecen diseñadas para ser incumplidas.


En el peor de los casos, el objetivo cero para 2050 es un dispositivo para desviar la responsabilidad en el tiempo y en el espacio. Los que están en el poder hoy buscan pasar sus responsabilidades a los que estarán en el poder mañana. Cada industria busca pasar la pelota a otra industria. ¿Quién es ese otro mágico que absorberá sus gases de efecto invernadero?


Sus planes dependen de la tecnología o de la naturaleza para absorber el dióxido de carbono que quieren seguir produciendo. Las tecnologías consisten en la captura y el almacenamiento de carbono (captura de las emisiones de carbono de las centrales eléctricas y las plantas de cemento y su posterior enterramiento en estratos geológicos), o en la captura directa del aire (succión del dióxido de carbono del aire y su posterior enterramiento). Pero el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático considera que su uso a gran escala está "sujeto a múltiples limitaciones de viabilidad y sostenibilidad". Es improbable que se implanten a gran escala en el futuro por la misma razón por la que no se están implantando a gran escala hoy en día, a pesar de 20 años de conversaciones: barreras técnicas y logísticas. No importa: puedes seguir fumando, porque un día encontrarán la cura del cáncer.


Así que lo que queda es la naturaleza: la capacidad de los sistemas vivos del mundo para absorber los gases que producimos. Como señala un informe de ActionAid, no hay suficiente tierra en el mundo para cumplir las promesas de compensar las emisiones que ya han hecho empresas y gobiernos. Incluso los propietarios de la tierra quieren que otro se ocupe de sus gases: en el Reino Unido, el Sindicato Nacional de Agricultores aspira a un cero neto. Pero los compromisos de cero emisiones por parte de otros sectores sólo funcionan si las tierras de labranza pasan a ser netamente negativas. Eso significa el fin de la ganadería y la restauración de bosques, turberas y otros sumideros naturales de carbono. En su lugar, un mítico otro tendrá que absorber las emisiones de la agricultura: posiblemente los terratenientes de Venus o Marte.


Incluso cuando se cuenten todas las soluciones tecnológicas y compensaciones prometidas, las políticas actuales nos comprometen a un calamitoso 2,9ºC de calentamiento global. Arriesgarse a un cambio irreversible procediendo a un ritmo tan pausado, confiar en tecnologías que aún no están y en capacidades inexistentes: es una fórmula para la catástrofe.


Si los sistemas de la Tierra cruzan umbrales críticos, todo lo que hicimos y todo lo que fuimos -el aprendizaje, la sabiduría, las historias, el arte, la política, el amor, el odio, la ira y la esperanza- se reducirá a la estratigrafía. No es una transición suave y lineal lo que necesitamos. Es un curso intensivo.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram