©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Los ríos glaciares absorben carbono más rápido que los bosques tropicales




El descubrimiento fue una 'sorpresa total' e invalida la comprensión convencional de los ríos glaciares.


Fuente: The Guardian - Octubre 2019


En las aguas turbias y frías de los glaciares del alto Ártico canadiense, los investigadores han hecho un descubrimiento sorprendente: durante décadas, los ríos del norte sacaron secretamente dióxido de carbono de la atmósfera a un ritmo más rápido que la selva tropical del Amazonas.


Los hallazgos, publicados en PNAS - Proceedings of the National Academy of Sciences- cambian el entendimiento convencional de los ríos, que son considerados en gran medida como fuentes de emisiones de carbono.


"Fue una sorpresa total", dijo la Dra. Kyra St Pierre, bióloga de la Universidad de Columbia Británica e investigadora principal del proyecto.


El descubrimiento se produjo cuando se recogieron muestras de agua de deshielo en la isla Ellesmere, en el territorio canadiense de Nunavut, donde varios glaciares desembocan en el lago Hazen. El equipo de investigadores también recogió muestras en las Montañas Rocosas y Groenlandia.


"Tenemos un buen conocimiento del estado de los glaciares en todo el mundo", dijo St Pierre. "Algo de lo que no sabemos mucho es del deshielo y de lo que pasa cuando desemboca en ríos y lagos río abajo."


En los ríos templados, la abundancia de materia orgánica -vida vegetal y peces- provoca mayores niveles de descomposición, lo que significa que las masas de agua emiten a la atmósfera una cantidad de dióxido de carbono mucho mayor de la que absorben.


Pero los ríos glaciares, con su aspecto lechoso y su composición cargada de sedimentos, no son muy hospitalarios para la vida acuática, lo que conduce a una descomposición orgánica mucho menor y a una baja producción de carbono.


Al mismo tiempo, los sedimentos finos raspados de los glaciares, incluyendo el silicato y el carbonato, cuando son lanzados en las aguas turbulentas, comienzan el proceso geológico conocido como erosión química.


"A medida que los ríos absorben las partículas, comienzan a mezclarse con el agua y dentro de esa agua también hay gases, incluido el dióxido de carbono", dijo St Pierre. "La mezcla crea estas reacciones y une todas estas partículas diferentes. Ahí es donde vemos que el resultado neto es de secuestro de dióxido de carbono".


Esto significa que durante los períodos de alto derretimiento, el agua de los ríos glaciares absorberá 40 veces más carbono que la selva amazónica.


"Por metro cuadrado, estos ríos pueden absorver una cantidad fenomenal de dióxido de carbono", dijo St Pierre. Pero dado que los ríos tienen un tamaño limitado significa que, en una escala bruta, atraen mucho menos que el Amazonas. El equipo planea hacer muestras en las Rocosas Canadienses, y espera encontrar resultados similares.


En un clima que cambia rápidamente, los resultados proporcionan un mensaje sorprendentemente optimista: a menudo hay formas no vistas o subestimadas en que el planeta regula las emisiones de carbono. "Esto demuestra lo poco que sabemos sobre estos sistemas", dijo St Pierre.


Pero el biólogo de Vancouver advierte que los beneficios a corto plazo del recién descubierto sumidero de carbono también ilustran el rápido declive de los glaciares en el norte de Canadá.


"Los glaciares son un recurso finito. Las aguas que emanan de ellas son también un recurso finito. Y potencialmente estamos perdiendo algo de lo que estamos obteniendo muchos beneficios, antes de que lo entendamos completamente", dijo St Pierre.


Investigaciones anteriores sobre el retroceso de los glaciares descubrieron que los cuerpos masivos de hielo y roca estaban disminuyendo a un ritmo mucho más rápido de lo previsto inicialmente por los científicos.


El lago Hazen, objeto de la investigación de St Pierre, también constituye un interesante estudio de caso.


En una investigación publicada el año pasado en la revista Nature Communications, los biólogos descubrieron que el lago, uno de los más grandes del alto Ártico, estaba cambiando a un ritmo espectacular. Desde 2007, el agua que entra al lago por el derretimiento de los glaciares se ha multiplicado por diez con respecto a los caudales históricos. Con el agua viene la sedimentación, las mismas partículas responsables de eliminar el dióxido de carbono. Debido a que el agua está más turbia en el lago, los investigadores especulan que la población de carbonilla está creciendo más delgada, y que a los peces les resulta más difícil navegar por las aguas turbias.


A medida que el calentamiento en el Ártico canadiense se acelera a un ritmo más rápido que en el resto del planeta, St Pierre espera que no sea demasiado tarde para que el público entienda lo que está en juego en la región.


"En el contexto del cambio climático, estamos perdiendo sistemas que son espectaculares para la gente que realmente llega a verlos", dijo St Pierre. "Y nuestra esperanza es que la gente vea por qué esta ciencia es importante."


#glaciares #secuestrocarbono #derretimiento

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram