top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Lynn Margulis: Todos somos hijos de las bacterias

Fuente: Discover Magazine - Entrevistador Dick Teresi - 16 de junio de 2011


Una conversación con Lynn Margulis es una forma eficaz de cambiar tu forma de pensar sobre la vida. No sólo tu vida. Toda la vida. Los científicos reconocen hoy cinco grupos de vida: bacterias, protoctistas (amebas, algas), hongos (levaduras, mohos, setas), plantas y animales. Margulis, que se autodenomina "evolucionista", defiende de forma convincente que en realidad sólo hay dos grupos: las bacterias y todo lo demás.


Esta distinción la llevó a la cima de su carrera. En un artículo publicado en 1967 en el Journal of Theoretical Biology, Margulis sugirió que las mitocondrias y los plástidos -estructuras vitales de las células animales y vegetales- evolucionaron a partir de las bacterias hace cientos de millones de años, después de que las células bacterianas empezaran a agruparse en comunidades interactivas y a vivir simbióticamente entre sí. Las fusiones resultantes dieron lugar a las células compuestas conocidas como eucariotas, que a su vez dieron origen a todas las demás: protoctistas, hongos, plantas y animales, incluidos los humanos. La idea de que todos somos hijos de bacterias parecía descabellada en su momento, pero ahora está ampliamente respaldada y aceptada. "La evolución de las células eucariotas fue el acontecimiento más importante de la historia del mundo orgánico", afirmó Ernst Mayr, el principal biólogo evolutivo del siglo pasado. "La contribución de Margulis a nuestra comprensión de los factores simbióticos fue de enorme importancia".


Sus ideas posteriores siguen siendo decididamente más controvertidas. Margulis llegó a considerar la simbiosis como la fuerza central de la evolución de nuevas especies, una idea que ha sido descartada por los biólogos modernos (Nota de Climaterra: el artículo es de 2011, su teoría que postula la cooperación como uno de los principales motores de la evolución chocaba con los enfoques neodarwinianos en donde el motor es el egoismo y la supervivencia del más apto. Desde entonces, no obstante, la teoría de Margulis se ha ido abriendo camino, y en la actualidad su validez respecto a la aparición de la célula eucariota es un hecho ampliamente aceptado).


La teoría dominante de la evolución (a menudo llamada neodarwinismo) sostiene que las nuevas especies surgen por la acumulación gradual de mutaciones aleatorias, que son favorecidas o eliminadas por la selección natural. Para Margulis, la mutación aleatoria y la selección natural no son más que engranajes de la evolución; los grandes saltos adelante son el resultado de fusiones entre distintos tipos de organismos, lo que ella denomina simbiogénesis. La visión de la vida como una gigantesca red de conexiones sociales ha puesto a Margulis en contra de la corriente dominante en otros aspectos. Se opone a la concepción médica actual del SIDA y considera que todo tipo de vida es "consciente" en cierto sentido.


La propia Margulis es un organismo muy social. A sus 71 años, es muy conocida en la Universidad de Massachusetts en Amherst, donde forma parte de la facultad de Geociencias, y monta en bicicleta con cualquier tiempo y a cualquier hora del día. El entrevistador Dick Teresi, un vecino, casi la atropella cuando, vestida con un abrigo oscuro, se cruzó en bicicleta delante de su coche a altas horas de la noche. En las tres ocasiones en que se reunieron para esta entrevista, Teresi no pudo evitar darse cuenta de que Margulis compartía su casa con muchas otras personas: familia, estudiantes, académicos visitantes, amigos, amigos de amigos y cualquier persona interesante que necesitara un lugar donde quedarse.


P: La mayoría de los científicos dirían que no hay controversia sobre la evolución. ¿Por qué no está de acuerdo? Todos los científicos están de acuerdo en que ha habido evolución: que toda la vida procede de un ancestro común, que ha habido extinciones y que han surgido nuevos taxones, nuevos grupos biológicos. La cuestión es si la selección natural basta para explicar la evolución. ¿Es el motor de la evolución?

¿Y usted no cree que la selección natural sea la respuesta?

Margulis: Este es el problema que tengo con los neodarwinistas: Enseñan que lo que genera la novedad es la acumulación de mutaciones aleatorias en el ADN, en una dirección fijada por la selección natural. Si quieres huevos más grandes, sigues seleccionando las gallinas que ponen los huevos más grandes, y obtienes huevos cada vez más grandes. Pero también se obtienen gallinas con plumas defectuosas y patas tambaleantes. La selección natural elimina y tal vez mantiene, pero no crea.


P: Parece una objeción bastante básica. Entonces, ¿cómo cree que la perspectiva neodarwinista se afianzó tanto?

Margulis: En la primera mitad del siglo XX, el neodarwinismo se convirtió en el nombre de las personas que conciliaban el tipo de cambio evolutivo gradual descrito por Charles Darwin con las reglas de la herencia de Gregor Mendel [que obtuvieron un reconocimiento generalizado hacia 1900], en las que los rasgos fijos se transmiten de una generación a la siguiente. El problema era que las leyes de la genética mostraban estasis, no cambio. Si tenemos flores rojas puras y flores blancas puras, como los claveles, las cruzamos y obtenemos flores rosas. Si las vuelves a cruzar con el progenitor rojo, puedes obtener tres cuartas partes rojas y una cuarta parte blancas. Mendel demostró que las flores abuelas y las flores hijas podían ser idénticas entre sí. No había ningún cambio a través del tiempo.

No hay duda de que Mendel estaba en lo cierto. Pero el darwinismo afirma que sí ha habido cambios a lo largo del tiempo, ya que toda la vida procede de un antepasado común, algo que pareció corroborarse cuando, a principios del siglo XX, los científicos descubrieron que los rayos X y determinadas sustancias químicas provocaban mutaciones. Pero, ¿salieron alguna vez de sus despachos los neodarwinistas? ¿Observaron alguna vez ellos o sus seguidores modernos, los genetistas de poblaciones, lo que ocurre en la naturaleza como lo hizo Darwin? Darwin era un buen naturalista. Si realmente quieres estudiar la evolución, tienes que salir fuera alguna vez, ¡porque verás simbiosis por todas partes!


P: Entonces, ¿se le escapó algo a Mendel? ¿Se equivocó Darwin?

Margulis: Yo diría que ambos están incompletos. Los rasgos que siguen las leyes de Mendel son triviales. ¿Tienes un pico de viuda o una línea de cabello recta? ¿Tienes los lóbulos de las orejas colgando o pegados? ¿Es usted hombre o mujer? Mendel encontró siete rasgos que seguían exactamente sus leyes. Pero los neodarwinistas dicen que surgen nuevas especies cuando se producen mutaciones que modifican un organismo. A mí me enseñaron una y otra vez que la acumulación de mutaciones aleatorias conducía al cambio evolutivo, a nuevas especies. Lo creí hasta que busqué pruebas.


P: ¿Qué tipo de pruebas le hicieron volverse en contra del neodarwinismo?

Margulis: Lo que le gustaría ver es un buen argumento a favor del cambio gradual de una especie a otra en el campo, en el laboratorio o en el registro fósil, y preferiblemente en los tres. El gran misterio de Darwin era por qué no existía ningún registro antes de un momento determinado [datado hace 542 millones de años por los investigadores modernos], y de repente en el registro fósil aparecen casi todos los tipos principales de animales. Los paleontólogos Niles Eldredge y Stephen Jay Gould estudiaron los lagos de África Oriental y las islas del Caribe en busca del cambio gradual de Darwin de una especie de trilobites o caracoles a otra. Lo que encontraron fue un montón de variaciones en la población y luego, bum, una especie completamente nueva. No hay gradualismo en el registro fósil.


P: Gould utilizó el término "equilibrio puntuado" para describir lo que él interpretaba como verdaderos saltos en el cambio evolutivo. La mayoría de los biólogos se mostraron en desacuerdo, sugiriendo que aún faltaban muchas pruebas fósiles por encontrar. ¿Cuál es su posición en el debate?

Margulis: "Equilibrio puntuado" se inventó para describir la discontinuidad en la aparición de nuevas especies, y la simbiogénesis apoya la idea de que estas discontinuidades son reales . Un ejemplo: La mayoría de las almejas viven en aguas profundas y bastante oscuras. Entre un grupo de almejas hay una especie cuyos antepasados ingerían algas -un alimento típico-, pero no conseguían digerirlas y guardaban las algas bajo la concha. Con el tiempo, la concha se volvió translúcida, permitiendo la entrada de la luz solar. Las almejas se alimentaban de sus algas cautivas y su hábitat se expandió hacia aguas iluminadas por el sol. Así que hay una discontinuidad entre el antepasado que vive en la oscuridad y se alimenta de comida y los descendientes que se alimentan fotosintéticamente.



P: ¿Y los famosos estudios evolutivos del "pico del pinzón" de los años setenta? ¿No reivindicaban a Darwin?

Margulis: Peter y Rosemary Grant, dos biólogos evolutivos casados, dijeron: "Al diablo con toda esta teoría; queremos llegar allí y ver cómo se produce la especiación". Midieron año tras año los huevos, los picos, etc., de los pinzones de la isla Daphne, una pequeña y montañosa cima de un antiguo volcán en las Galápagos ecuatorianas. Descubrieron que durante las inundaciones u otras épocas en las que no hay semillas grandes, los pájaros con picos grandes no pueden comer. Los pájaros mueren de hambre y se extinguen en esa isla.


P: ¿Documentaron los Grant la aparición de nuevas especies?

Margulis: Vieron este gran cambio: las aves de pico grande se extinguieron, las de pico pequeño se extendieron por toda la isla y fueron seleccionadas por el tipo de semillas que comían. Vieron mucha variación dentro de una especie, cambios a lo largo del tiempo. Pero nunca encontraron especies nuevas. Decían que si esperaban lo suficiente encontrarían una nueva especie.


P: Algunas de sus críticas a la selección natural suenan muy parecidas a las de Michael Behe, uno de los más famosos defensores del "diseño inteligente", y sin embargo usted ha debatido con Behe. ¿Cuál es la diferencia entre sus puntos de vista?

Margulis: Los críticos, incluidos los creacionistas, tienen razón en sus críticas. El problema es que no tienen nada que ofrecer salvo diseño inteligente o "lo hizo Dios". No tienen alternativas que sean científicas.


P: Usted afirma que el mecanismo principal de la evolución no es la mutación sino la simbiogénesis, en la que surgen nuevas especies a través de la relación simbiótica entre dos o más tipos de organismos. ¿Cómo funciona eso?

Margulis: Todos los organismos visibles son producto de la simbiogénesis, sin excepción. Las bacterias son la unidad. Para mí, el mundo es como un cuadro puntillista. Te alejas y parece el famoso cuadro de Seurat de la gente en el parque.

Fíjese bien: Los puntos son cuerpos vivos: diferentes distribuciones de bacterias. El mundo viviente prosperó mucho antes del origen de los organismos nucleados [las células eucariotas, que tienen material genético encerrado en membranas bien definidas]. No había animales, ni plantas, ni hongos. Era un mundo exclusivamente bacteriano, en el que las bacterias han sabido encontrar nichos especializados. La simbiogénesis reconoce que toda forma de vida visible es una combinación o comunidad de bacterias.


P: ¿Cómo pudieron comunidades de bacterias formar niveles de vida completamente nuevos y más complejos?

Margulis: La simbiogénesis reconoce que las mitocondrias [las fábricas de energía] de las células animales, vegetales y fúngicas proceden de bacterias que respiran oxígeno y que los cloroplastos de plantas y algas -que realizan la fotosíntesis- proceden de cianobacterias. Éstas se denominaban algas verdeazuladas y producen el oxígeno que todos los seres vivos necesitan para vivir.


P: ¿Está diciendo que una bacteria de vida libre pasó a formar parte de la célula de otro organismo? ¿Cómo es posible?

Margulis: En algún momento, una ameba se comió una bacteria pero no pudo digerirla. La bacteria produjo oxígeno o vitaminas, lo que supuso una ventaja para su supervivencia y la de la ameba. Con el tiempo, las bacterias del interior de la ameba se convirtieron en mitocondrias. Los puntos verdes que se ven en las células de las plantas se originaron como cianobacterias. Esto se ha demostrado sin lugar a dudas.


P: ¿Y ese tipo de asociación impulsa grandes cambios evolutivos?

Margulis: La cuestión es que la evolución va a grandes saltos. Esa idea ha sido llamada macromutación, y fui denigrada en 1967 en Harvard por mencionarla. "¿Usted cree en la macromutación? ¿Cree en las características adquiridas?", me preguntó con sorna el importante profesor Keith Porter. No, creo en los genomas adquiridos.


P: ¿Puede dar un ejemplo de simbiogénesis en acción?

Margulis: Mire esta portada de Plant Physiology [una importante revista del ramo]. El

animal es una babosa juvenil. No tiene ascendencia fotosintética. Luego se alimenta de algas y toma cloroplastos. Esta foto está tomada dos semanas más tarde. El mismo animal. La babosa es completamente verde. Tomó

cloroplastos de algas, y se convirtió en completamente fotosintética y se acuesta en el sol. A finales de septiembre, estas babosas se vuelven rojas y amarillas y parecen hojas muertas. Cuando ponen huevos, esos huevos contienen el gen de la fotosíntesis en su interior. O mira una vaca. Es un tanque de fermentación de 40 galones sobre cuatro patas. No puede digerir la hierba y necesita todo un lío de organismos simbióticos en su sobredimensionado esófago para digerirla. La diferencia entre las vacas y especies afines como el bisonte o el buey almizclero debe buscarse, en parte, en los distintos simbiontes que mantienen.


P: Pero si estas asociaciones simbióticas son tan estables, ¿cómo pueden impulsar también el cambio evolutivo?

Margulis: La simbiosis es un fenómeno ecológico en el que un tipo de organismo vive en contacto físico con otro. La simbiosis a largo plazo da lugar a nuevas estructuras intracelulares, nuevos órganos y sistemas de órganos y nuevas especies, ya que un ser incorpora a otro que ya es bueno en otra cosa. Este importante modo de innovación evolutiva ha sido ignorado por los llamados biólogos evolutivos. Se creen los dueños de la evolución, pero en el fondo son zoólogos antropocéntricos. Juegan a este juego pero les faltan cuatro de las cinco cartas. Las cinco son bacterias, protoctistas, hongos, animales y plantas, y sólo juegan con animales, una quinta parte de la baraja. Los biólogos evolutivos creen que el patrón evolutivo es un árbol. Pero no lo es. El patrón evolutivo es una telaraña: las ramas se fusionan, como cuando las algas y las babosas se unen y permanecen juntas.

P: Por el contrario, la visión simbiótica de la evolución tiene un largo linaje en Rusia, ¿verdad?

Margulis: Desde el principio, los rusos dijeron que la selección natural era un proceso de eliminación y no podía producir toda la diversidad que vemos. Comprendieron que la simbiogénesis era una importante fuente de innovación y rechazaron a Darwin. Si el mundo anglosajón es dueño de la selección natural, los rusos lo son de la simbiogénesis. En 1924, este hombre, Boris Mikhaylovich Kozo-Polyansky, escribió un libro titulado Symbiogenesis: A New Principle of Evolution, en el que conciliaba la selección natural de Darwin como eliminadora y la simbiogénesis como innovadora. Kozo-Polyansky se fijó en los cilios -los pelos ondulados que algunos microbios utilizan para moverse- y afirmó que no está fuera de lo posible que los cilios, las colas de los espermatozoides, procedieran de "citobios flagelados", con lo que se refería claramente a bacterias nadadoras.


P: ¿Se ha comprobado alguna vez esta idea?

Margulis: Los órganos sensoriales de los vertebrados tienen cilios modificados: Los bastones y los conos del ojo tienen cilios, y el órgano del equilibrio del oído interno está recubierto de cilios sensoriales. Si inclinamos la cabeza hacia un lado, las piedrecitas de carbonato cálcico del oído interno golpean los cilios. Esto se sabe desde poco después de la aparición de la microscopía electrónica en 1963. Los cilios sensoriales no proceden de mutaciones aleatorias. Surgieron al adquirir el genoma completo de una bacteria simbiótica que ya podía percibir la luz o el movimiento. En concreto, creo que fue una espiroqueta [una bacteria con forma de sacacorchos] la que se convirtió en el cilio.


P: ¿Las espiroquetas no causan la sífilis?

Margulis: Sí, y la enfermedad de Lyme. Hay muchos tipos de espiroquetas y, si no me equivoco, algunas son antepasadas de los cilios de nuestras células. Las bacterias espiroquetas ya están optimizadas para la sensibilidad al movimiento, la luz y las sustancias químicas. Todas las células eucariotas tienen un sistema de transporte interno. Si no me equivoco, todo el sistema -llamado sistema citoesquelético- procede de la incorporación de espiroquetas ancestrales. La mitosis, o división celular, es una especie de sistema de movilidad interna que procede de estas bacterias nadadoras simbióticas de vida libre. Aquí [muestra un vídeo] comparamos colas de espermatozoides nadadores aislados con espiroquetas nadadoras libres. ¿Está suficientemente claro?


P: Y, sin embargo, estas ideas no gozan de aceptación general. ¿Por qué?

Margulis: ¿Quiere creer que sus colas de esperma proceden de unas espiroquetas? La mayoría de los hombres, la mayoría de los biólogos evolutivos, no. Cuando entienden lo que digo, no les gusta.


P: Solemos pensar en las bacterias como estrictamente dañinas. ¿No estás de acuerdo?

Margulis: No podríamos vivir sin las bacterias. Mantienen nuestra fisiología ecológica. Hay vitaminas en las bacterias sin las que no podrías vivir. El movimiento de tus gases y heces no tendría lugar sin bacterias. Hay cientos de formas en las que tu cuerpo no funcionaría sin bacterias. Entre los dedos de los pies hay una jungla; debajo de los brazos hay una jungla. Hay bacterias en tu boca, montones de espiroquetas y otras bacterias en tus intestinos. Damos por sentada su influencia. Las bacterias son nuestros antepasados. Hace años, uno de mis alumnos se hizo un corte profundo con un cristal y se inoculó accidentalmente al menos 10 millones de espiroquetas. Todos nos asustamos, pero no pasó nada. Ni siquiera tuvo una reacción alérgica. Esto te dice que a menos que estos microbios tengan una historia con la gente, son inofensivos.


P: ¿Estás diciendo que las únicas bacterias dañinas son las que comparten una historia evolutiva con nosotros?

Margulis: Correcto. Las espiroquetas peligrosas, como la Treponema de la sífilis o la Borrelia de la enfermedad de Lyme, tienen relaciones simbióticas con nosotros desde hace mucho tiempo. Probablemente tuvieron relaciones con los simios prehumanos a partir de los cuales evolucionaron los humanos. Treponema ha perdido cuatro quintas partes de sus genes, porque usted está haciendo cuatro quintas partes del trabajo para él. Y, sin embargo, la gente no quiere entender que la infección crónica por espiroquetas es un ejemplo de simbiosis.


P: Usted ha disgustado a muchos investigadores médicos con la sugerencia de que las espiroquetas en forma de sacacorchos se convierten en "cuerpos redondos" latentes. ¿A qué se debe ese debate?

Margulis: Las espiroquetas se convierten en cuerpos redondos en cualquier condición desfavorable en la que sobrevivan pero no puedan crecer. El cuerpo redondo es una fase latente que tiene todos los genes y puede empezar a crecer de nuevo, como una espora de hongo. Las espiroquetas de la enfermedad de Lyme se convierten en cuerpos redondos si las suspendes en agua destilada. Luego salen y empiezan a crecer en cuanto las pones en el medio alimentario adecuado con suero. El mito común es que la penicilina mata las espiroquetas y, por lo tanto, la sífilis no es un problema. Pero la sífilis es un gran problema porque las espiroquetas permanecen ocultas como cuerpos redondos y pasan a formar parte de la propia química de la persona, que requisan para reproducirse. De hecho, el conjunto de síntomas, o síndrome, que presentan los sifilíticos se solapa completamente con otro síndrome: EL SIDA.


P: Espere, ¿está sugiriendo que el SIDA es en realidad sífilis?

Margulis: Existe una vasta literatura sobre la sífilis que abarca desde el siglo XVI hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la enfermedad fue supuestamente curada por la penicilina. Sin embargo, los mismos síntomas describen ahora perfectamente el sida. Está en nuestro artículo "El resurgimiento del gran imitador". Nuestra afirmación es que no hay pruebas de que el VIH sea un virus infeccioso, ni siquiera una entidad en absoluto. No hay ningún documento científico que demuestre que el virus VIH causa el sida. Kary Mullis [ganador del Premio Nobel de 1993 por la secuenciación del ADN, y muy conocido por sus opiniones científicas poco convencionales] dijo en una entrevista que fue a buscar una referencia que corroborara que el VIH causa el sida y descubrió: "No existe tal documento".

Se ha llamado a la sífilis "el gran imitador" porque los pacientes presentan toda una serie de síntomas en un orden determinado. Tienes un chancro genital, los síntomas desaparecen, luego tienes la viruela, este problema cutáneo, y luego es crónico, y enfermas cada vez más. La idea de que la penicilina mata la causa de la enfermedad es una locura. Si tratas el chancro indoloro en los primeros días de la infección, puede que detengas a la bacteria antes de que se desarrolle la simbiosis, pero si realmente contraes sífilis, lo único que puedes hacer es vivir con la espiroqueta. La espiroqueta vive permanentemente como simbionte en el paciente. La infección no puede eliminarse porque pasa a formar parte del genoma del paciente y de la bioquímica de síntesis de proteínas. Una vez que la sífilis establece esta relación simbiótica con una persona, se vuelve dependiente de las células humanas y es indetectable mediante cualquier prueba.


P: ¿Existe aquí una conexión entre la sífilis y la enfermedad de Lyme, que también está causada por una espiroqueta y de la que también se dice que es difícil de tratar cuando se diagnostica tarde?

Margulis: Tanto la Treponema que causa la sífilis como la Borrelia que causa la enfermedad de Lyme contienen sólo una quinta parte de los genes que necesitan para vivir por sí solas. Las espiroquetas afines que pueden vivir fuera por sí mismas necesitan 5.000 genes, mientras que las espiroquetas de esas dos enfermedades sólo tienen 1.000 en su organismo. Los 4.000 productos génicos que faltan y que son necesarios para el crecimiento bacteriano pueden ser suministrados por tejido humano húmedo y caliente. Por eso, tanto la Borrelia de la enfermedad de Lyme como la Treponema de la sífilis son simbiontes: necesitan otro organismo para sobrevivir. Estas Borrelia y Treponema tienen una larga historia en el interior de las personas. La sífilis se ha detectado en anomalías del cráneo que se remontan a los antiguos egipcios. Pero me interesan las espiroquetas sólo por nuestra ascendencia. No me interesan las enfermedades.


P: Cuando habla de la inteligencia evolutiva de las bacterias, casi parece que las considera seres conscientes. Margulis: Creo que la conciencia es una propiedad de todas las células vivas. Todas las células están delimitadas por su propia membrana. Para percibir sustancias químicas -alimentos o venenos- se necesita una célula. Para tener olfato se necesita una célula. Para sentir la luz, se necesita una célula. Para sentir la luz hay que tener una entidad delimitada con fotorreceptores en su interior. Las bacterias son conscientes. Estos seres bacterianos han existido desde el origen de la vida y siguen controlando el suelo y el aire y afectando a la calidad del agua.


P: Su perspectiva es bastante humilde. Las especies de algunos protoctistas tienen 542 millones de años. Las especies de mamíferos tienen una vida media en el registro fósil de unos 3 millones de años. ¿Y los humanos? ¿Sabes cuál será el fósil índice del Homo sapiens en el registro fósil reciente?

Margulis: Los restos aplastados del automóvil. Habrá una capa en el registro fósil donde sabrás que la gente estaba aquí debido a los automóviles. Será una capa muy delgada.


P:¿Nos sobrevaloramos como especie?

Margulis: Sí, pero no podemos evitarlo. Mire, hoy hay casi 7.000 millones de personas en la Tierra y hay 10.000 chimpancés, y cada día son menos porque estamos destruyendo su hábitat. Reg Morrison, que escribió un libro maravilloso titulado The Spirit in the Gene (El espíritu en el gen), dice que aunque genéticamente tenemos un 99% en común con los chimpancés, ese 1% supone una gran diferencia. ¿Por qué? Porque nos hace creer que somos los mejores de la Tierra. Pero hay muchas pruebas de que somos "malas hierbas mamíferas". Como muchos mamíferos, sobrecrecemos en nuestros hábitats y eso conduce a la pobreza, la miseria y las guerras.


P: ¿Por qué tiene fama de hereje?

Margulis: Cualquiera que critique abiertamente los fundamentos de su ciencia es persona non grata. Soy crítica con la biología evolutiva que se basa en la genética de poblaciones. Lo llamo zoocentrismo. A los zoólogos se les enseña que la vida empieza con los animales, y bloquean cuatro quintas partes de la información en biología [ignorando los otros cuatro grandes grupos de vida] y toda la información en geología.


P: Usted ha atacado la genética de poblaciones -la base de gran parte de la investigación evolutiva actual- como "numerología". ¿Qué quiere decir con ese término?

Margulis: Cuando los biólogos evolutivos utilizan modelos informáticos para averiguar cuántas mutaciones se necesitan para pasar de una especie a otra, no es matemática, es numerología. Están limitando el campo de estudio a algo manejable e ignorando lo más importante. No suelen saber nada de química atmosférica ni de la influencia que tiene en los organismos, ni de la influencia que los organismos tienen en la química. No saben nada de sistemas biológicos como la fisiología, la ecología y la bioquímica. Darwin decía que los cambios se acumulan con el tiempo, pero los genetistas de poblaciones describen mezclas que son temporales. Lo que se une por el sexo se rompe en la siguiente generación por el mismo proceso. Los genetistas de poblaciones se han apoderado de la biología evolutiva. Son reduccionistas ad absurdum. El genetista de poblaciones Richard Lewontin dio una conferencia aquí en UMass Amherst hace unos seis años, y matematizó todo ello: cambios en la población, mutación aleatoria, selección sexual, coste y beneficio. Al final de su charla dijo: "Hemos intentado probar estas ideas en el campo y en el laboratorio, y realmente no hay mediciones que se ajusten a las cantidades de las que les he hablado". Esto me horrorizó. Así que le dije: "Richard Lewontin, eres un gran conferenciante por tener el valor de decir que no te ha llevado a ninguna parte. Pero entonces, ¿por qué sigues haciendo este trabajo?" Y él miró a su alrededor y dijo: "Es lo único que sé hacer, y si no lo hago no conseguiré el dinero de mi subvención". Así que es un hombre honesto, y esa es una respuesta honesta.


P: ¿Se cansa alguna vez de que le llamen polémica?

Margulis: No considero mis ideas controvertidas. Las considero correctas.


MAS SOBRE ESTE TEMA:

Holobionte -Invadido por criaturas alienígenas: después de todo, no eran hostiles - aquí

Baptiste Morizot: La evolución está dentro nuestro y disponible en cada momento - aquí

"Todo entrelazado": una historia de la evolución - aquí

Nuestro reto es trascender nuestra herencia evolutiva - aquí

Thomas Berry: Todos los seres tienen derechos - aquí

Thomas Berry: LA ERA ECOZOICA - aquí

La tarea de Gaia de mil millones de años: Colonizar la tierra - aquí

Todos los componentes del ADN podrían proceder del espacio - aquí

Pensar como un árbol. Los bosques como holobiontes - aquí


MAS SOBRE EL TEMA INDIVIDUALIDAD

  • Holobionte -Invadido por criaturas alienígenas: después de todo, no eran hostiles - aquí

  • Nosotros, los animales - aquí 

  • ¡Aprendamos a aceptar la parte vegetal que hay en nosotros! -aquí

  • Frans de Waal: "Somos muy parecidos a los primates - aquí 

  • Vinciane Despret "¿Qué dirían los animales si les hiciéramos las preguntas adecuadas? - aquí 

  • Emanuele Coccia:"Las plantas demuestran que vivir juntos no es una cuestión comunitaria ni política" - aquí 

  • Nuestro ADN es sorprendentemente similar a muchos otros seres vivos - aquí 

  • Los microbios son "desconocidos" a pesar de cumplir funciones vitales para todas las formas de vida - aquí 

  • ¿Qué animales deben considerarse sintientes a los ojos de la ley? - aquí 

  • ¿Qué es un individuo? La biología busca pistas en la teoría de la información. - aquí 

  • Interconexión: La red oculta de la vida - aquí 

  • Para pensarlo - Las plantas de porotos muestran signos de intención, dicen los científicos - aquí 


MÁS SOBRE GAIA Y LOVELOCK


  • Lovelock: "La biosfera y yo estamos en el último 1% de nuestras vidas" - aquí 

  • Bruno Latour: Gaia 2.0 ¿Pueden los humanos añadir algún nivel de autoconciencia a la autorregulación de la Tierra? - aquí 

  • ¿Es la Tierra un organismo? - aquí 

  • Bruno Latour: "Esta es una catástrofe global que ha venido desde adentro" - aquí 

  • El gran retorno de la hipótesis de Gaia - aquí 

  • Gaïa vive su momento #MeToo - aquí 

  • Cómo James Lovelock introdujo a Gaia al mundo - aquí 

  • Lovelock: Gaia puede destruir a los humanos antes de que nosotros destruyamos la Tierra - aquí

  • Captura de carbono: 2 visiones del mundo, 2 paradigmas tecnológicos, 2 sistema económicos, 2 futuros - aquí 

  • La ciencia del clima da credibilidad a la teoría de Gaia - aquí 

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page